Publicidad   |   Hemeroteca   |   Haz de Portaluz tu página de inicio   |   Quienes Somos   |   Contacto  
Portaluz.org. No hay nada oculto que no haya de saberse (Mt 10,26)
Miércoles, 26 de julio de 2017. Actualizado a las 00:00  
 
Buscar
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Instagram Accede a nuestros RSS    
Y el Verbo se hizo carne

La Santa Misa en la clínica de abortos que lo cambió todo

La Santa Misa en la clínica de abortos que lo cambió todo
Cómo se libró una batalla entre las fuerzas del bien y el mal en una plaza ordinaria de Londres y la sorprendente declaración de victoria al final de la lucha.
Actualizado 13 marzo 2015  
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
CWR/ Portaluz   


Los miembros británicos de '40 días por la Vida' rezan de rodillas en Londres tal como vemos en la fotografía. Los miembros de 'Un Rosario por Chile', cientos, en el país sudamericano más austral del mundo, se coordinan  por WhatsApp a las 19 horas, para su “Rosario por la Vida”.

No son masas que hagan saltar el corazón de políticos que desearan sus votos, no ofrecen cuñas de corta vida a los sicarios de la comunicación, tampoco se plantean reaccionarios contra el sistema destruyéndolo todo a su paso.

Por el contrario… desde Londres a Chile, desde Australia a Estados Unidos, una misma opción para defender la vida  e invitar a la conversión: Oración (en particular el rezo del rosario), ofrecer sacrificios y Eucaristía son sus “armas” para defender la vida, para amar en definitiva. Y tienen éxito, perdurable en el tiempo.

He aquí el testimonio del periodista K.V. Turley, publicado por Catholic World Report quien pudo comprobarlo…

 
Temprano una mañana de domingo, después de haber pasado por las calles silenciosas de Londres, llegué a una plaza desierta llena de sol. El edificio que estaba buscando quedó a la vista. Su estructura era imponente, estaba vacío, abandonado, con un gran signo advirtiendo "Do Not Enter". No había nada para sugerir lo que fue alguna vez; tampoco evidencias de lo había ocurrido aquí. Y, sin embargo, hace tres años este rincón de Londres fue el escenario de una batalla, aunque invisible, entre las fuerzas de este mundo y las de otro, y con un resultado totalmente inesperado.

La historia que está a punto de leer mantiene, por razones legales, anónimos algunos personajes. Las fechas son las reales; también el lugar; los nombres de quienes "lucharon", por ahora debo silenciarlos.

En las primeras horas del miércoles de Ceniza de 2011, un puñado de personas se dirigieron a una de las muchas plazas georgianas de Londres. Su única característica de identificación era una pancarta llevada por uno de ellos con la insignia del movimiento “40 Días por la Vida” (que hoy tiene su réplica en decenas de países de todo el mundo… gracias a Dios) y un versículo bíblico: "…antes que te formase en el vientre de tu madre". Ellos tomaron posiciones en la parte noroeste de la plaza, directamente frente a la fachada de una de las edificaciones. Y, al hacerlo, la batalla había comenzado.

Al principio, el grupo pequeño despertó poco interés. Los peatones pasaban cerca, ajenos. Quienes llegaban al edificio, enfrente, no se percataron de ellos, pues estaban ocupados, muy ocupados, ya que cada día un rastro de mujeres en su mayoría jóvenes, furtivamente llegaba hasta la puerta que se abría y detrás de la cual desaparecían. Sin embargo, este no era un edificio común, ni era cualquier negocio el que allí se desarrollaba. Realmente no eran muchas las señales que advirtieran lo que ocurría allí, pero ello no detenía la marea de mujeres jóvenes que a diario venían para intentar "lavarse" en este rincón. Pero este no era un refugio seguro sino el lugar del naufragio emocional, de un desastre inimaginable para estas mujeres que estaban ingresando… a una clínica de abortos.

La oración continuaba en el exterior, y lo haría durante toda la Cuaresma. Desde temprano en la mañana hasta tarde en la noche. Poco a poco, la gente empezó a reconocer esta presencia. Comenzaron los comentarios, pocos fueron positivos, la mayoría eran hostiles, algunos incluso eran amenazantes. Desde el interior de la clínica de abortos comenzaron a mirar a través de sus ventanas a quienes estaban fuera, y cuando lo hicieron pudieron comprender lo que estaba ocurriendo. La policía fue llamada. Ellos vinieron y cuestionaron a estos cuyo único "crimen" parecía ser estar rezando al aire libre de una calle de Londres. Los orantes fueron advertidos de las posibles consecuencias que podría tomar la policía, con la esperanza de que se decidieran a salir o al menos permanecer tan inactivos como fuere posible.

La vigilia se mantuvo. Habían llegado para 40 días y se quedaría por 40 días. Más tarde, algunos dirían que esta experiencia en la plaza les recordaba el Camino de la Cruz, un Londres de Calvario, tal eran las vociferaciones y el desprecio que les mostraron. Pero por ahora, continuaron orando y la vista fija en la Clínica de abortos.

Luego grupos diametralmente opuestos a quien los defensores de la vida representan tomaron nota. A su debido tiempo, comenzaron a mostrarse: parecía sólo curiosidad al principio, pero pronto expresaron su enojo, con insultos y orquestando el descrédito.  Circulaban comentarios de lo que estaba sucediendo en la plaza, azuzados por la aparición de artículos en los periódicos que criticaban estas vigilias que ocurrían en las calles británicas y que fuera de una clínica de abortos era percibido como particularmente provocativo.
 
Las contra-manifestaciones se hicieron más grandes. La reunión de mafiosos atraía rápidamente a otros peatones que se acercaban a los orantes simplemente para hacerles muecas grotescas y burlarse.
 
“Dios te Salve María…” se escuchaba como única respuesta, en un susurro que se elevaba, poderoso, por sobre todo otro sonido.
 
Y entonces la ira se volvió furia. Ya no lanzaban sólo insultos, sino orina y excrementos, enervando su discurso hasta lo blasfemo. Tal como era de esperar, los símbolos satánicos comenzaron a aparecer en los muros de las calles cercanas. El asalto físico no se haría esperar, como bizarra expresión. Sin errar, cual pilotos kamikaze de los últimos días, una panda de ciclistas regularmente se precipitaban sobre la vigilia de oración, apisonando la bandera y a quienes rezaban a su alrededor.

Más policías llegaron. La vigilia, vista por los medios de comunicación como la fuente de los disturbios, alimentaba debates y era denostada en la radio nacional. Sin embargo, ante el rostro de esta acción de odio, las velas seguían ardiendo en la plaza y los que habían venido a dar testimonio se mantuvieron firmes.

Maravillas sucedieron. Una joven mujer pasó junto a la vigilia y subió los escalones para ingresar en el centro de abortos. Pero se detuvo, giró sobre sí, se sentó y, tomándose la cabeza entre las manos, se puso a llorar. Luego hablaría con quienes rezaban… para descender de aquellos escalones y nunca subirlos de nuevo. Otras mujeres jóvenes comenzaron también a pedir conversar con quienes estaban en la vigilia. Algunas regresaron de vuelta por donde habían venido; otras fueron enviadas a un centro cercano de asesoramiento en embarazo complejo ( Good Counsel Network ), donde recibieron ayuda social, psico-emocional y espiritual en su nueva vida de bienvenida al mundo. No es impensable que algún día algunos de estos niños salvados de la muerte pasen por esa misma plaza, tal vez inconsciente del drama que allí ocurrió, donde su propia existencia estuvo en juego.

Esta acción de amor supremo por la vida humana pasó a través del viento y la lluvia, la desaprobación oficial y el escarnio público. Entonces la Pascua llegó, y con ella la vigilia cesó.

Sin embargo, se fueron sólo para volver la siguiente Cuaresma, para encontrarse con más de lo mismo. Mofándose y burlándose, la oposición fue implacable, pero también lo era el goteo de las mujeres embarazadas que "dio la vuelta". Y así, con cada día que pasó, la vigilia oró más intensamente que nunca; una súplica dirigida al edificio de enfrente, por los corazones y las mentes de quienes asesinaban vidas allí, y por aquellas que se acercaron a sus "salas de consulta."

En la Cuaresma de 2013, cerca del final de la vigilia de ese año, una de las trabajadoras surgió del interior de la clínica de abortos y se acercó a quienes rezaban. Aquellos que estaban de rodillas esperaron por los insultos. No ocurrió así. En cambio, la mujer hizo una pausa, y luego, mirando a la cara a los de delante de ella, dijo: "Tus oraciones están trabajando. Las chicas no están haciendo citas". Luego, se volvió y se alejó.

Más tarde, ese mismo año, los abortos cesaron en esa instalación. Poco después, todo el lugar fue cerrado. Entonces, el pequeño grupo que había estado presente enrolló su bandera y en forma anónima, tal como habían llegado, en silencio, se fueron.

Pero eso no iba a ser el final, no del todo. Algo aún más notable iba a suceder.

Al año siguiente, el 26 de abril, en la festividad de Nuestra Señora del Buen Consejo, otro grupo acompañado por un sacerdote fue visto en la plaza. Se aproximaron hasta la puerta de la antigua clínica de abortos, la abrieron, subieron los escalones y entraron. El lugar, aunque en gran parte en ruinas, todavía tenía algunos restos de su antiguo comercio de muerte. El sacerdote puso una alba tela sobre una de las mesas que estaban al fondo, luego encendió velas y situó un crucifijo… patena con hostias, cáliz, vinajeras con agua y vino.
 
Durante el apogeo de la manifestación en contra, uno de los gritos que resonaron alrededor de la plaza había sido: "Mi cuerpo, mi elección".

Ahora, mientras la luz de las velas parpadeaba en las paredes desnudas y los presentes inclinaban sus cabezas en oración, la palabras que iban a terminar definitivamente todo lo que había ocurrido en ese lugar, fueron finalmente pronunciadas:

"Este es mi Cuerpo..."


 
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
 Comentar
 Otros artículos de Fe y Moral
Obispos de Chile firmes en la defensa del no nacido: "Con más fuerza que nunca, promovemos el valor de la vida"
Canadá reconoce ejercer lobby pro aborto internacional, porque es "una herramienta para acabar con la pobreza"
A millones de niños les roban su vida: Casi 300 mil en Chile, más de un millón en Perú, 2 millones en México
Lo que dijo el obispo Novell sobre la homosexualidad… tiene apoyo en la literatura científica
Era una actriz y empresaria esclava del porno, hasta que Dios la liberó
Fue violado cuando niño, en su juventud tuvo cientos de parejas sexuales. Para volver a vivir "tenía que morir"
El "Sí" que salvó a una víctima de pedofilia
Mira el video de una joven atea confesando el horror de ser "víctima del feminismo"
El ´cornerback´ Prince Amukamara, habla sin censura de su virginidad hasta el matrimonio
Sufrió el abuso de su madre y abuelo, al perdonar sanó su alma y logró reconciliar a su familia


Orar Con El Rosario De Nuestra Señora

Orar Con El Rosario De Nuestra Señora

Dios a la vista

Dios a la vista

Son tres los que se casan

Son tres los que se casan

LO MÁS LEÍDO
1 Sarah, una líder musulmana que trabaja por la paz: "La educación es la herramienta para combatir el odio"
2 Empresario secuestrado por guerrilleros en Colombia dice que fue liberado tras rezar el rosario
3 Canadá reconoce ejercer lobby pro aborto internacional, porque es "una herramienta para acabar con la pobreza"
4 El "80%" de M. Bachelet y el aborto
5 Para el creyente es prioridad confiar en la acción de Dios que fecunda la historia enseña Papa Francisco
6 Consagrándose a la Santísima Virgen María perdonó a quienes abusaron de ella, regresó a la fe, logró paz
7 Obispos de Chile firmes en la defensa del no nacido: "Con más fuerza que nunca, promovemos el valor de la vida"
8 Stanley, el mártir beato que un Seminario calificó "sin la habilidad intelectual necesaria para ser sacerdote"
9 Sacerdotes del "Camino" buscan ovejas en plazas, centros comerciales y calles
   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Suscríbete   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal   |    RSS   |