Publicidad   |   Hemeroteca   |   Haz de Portaluz tu página de inicio   |   Quienes Somos   |   Contacto  
Portaluz.org. No hay nada oculto que no haya de saberse (Mt 10,26)
Viernes, 23 de junio de 2017. Actualizado a las 00:00  
 
Buscar
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Instagram Accede a nuestros RSS    

Sólo el poder de Dios nos salva y nos cura, exhorta Papa Francisco

Sólo el poder de Dios nos salva y nos cura, exhorta Papa Francisco
El Vicario de Cristo reflexionó sobre la Segunda Carta de San Pablo a los Corintios – en la que el Apóstol se refiere al misterio de Cristo – afirmando que "tenemos un tesoro en vasijas de barro".
Actualizado 16 junio 2017  
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
Radio Vaticana   


 



Tener “conciencia” de que somos débiles, vulnerables y pecadores: sólo el poder de Dios nos salva y nos cura. Es la exhortación que hizo el Santo Padre en su homilía de la misa matutina celebrada en la capilla de la Casa de Santa Marta.

Ninguno de nosotros “puede salvarse a sí mismo”. Tenemos necesidad “del poder de Dios” para ser salvados. Papa Francisco reflexionó sobre la Segunda Carta de San Pablo a los Corintios – en la que el Apóstol se refiere al misterio de Cristo – afirmando que “tenemos un tesoro en vasijas de barro” y exhorta a todos a tomar “conciencia” de ser, precisamente “barro, débiles y pecadores”. Sí porque sin el poder de Dios – recordó el Papano podemos “ir adelante”. Este tesoro de Cristo –  explicó el Pontífice – lo tenemos “en nuestra fragilidad: nosotros somos barro”. Porque es “el poder de Dios, la fuerza de Dios lo que nos salva, nos cura y nos pone de pie”. Y esto, en el fondo, es “la realidad de nuestra vulnerabilidad”:

“Todos nosotros somos vulnerables, frágiles, débiles, y tenemos necesidad de ser curados. Y Él lo dice: estamos llenos de tribulaciones, estamos trastornados, somos perseguidos, afectados como manifestación de nuestra debilidad, de la debilidad de Pablo, manifestación del barro. Ésta es nuestra vulnerabilidad. Y una de las cosas más difíciles en la vida es reconocer la propia vulnerabilidad. A veces, tratamos de encubrir la vulnerabilidad, para que no se vea; o de camuflarla, para que no sea vea; o disimularla… El mismo Pablo, al inicio de este capítulo dice: ‘Cuando he caído en las disimulaciones vergonzosas. Las disimulaciones son vergonzosas. Siempre. Son hipócritas”.

Además de la “hipocresía hacia los demás” – prosiguió diciendo el Pontífice – existe también la de “la confrontación con nosotros mismos”, o sea, cuando creemos que “somos otra cosa”, pensando “que no tenemos necesidad de curación” y “apoyo”. En una palabra, cuando decimos: “no estoy hecho de barro”, tengo “un tesoro mío”.

“Éste es el camino, el camino hacia la vanidad, la soberbia, la autorreferencialidad de aquellos que no sintiéndose barro, buscan la salvación, la plenitud de sí mismos. Pero el poder de Dios es el que nos salva, y Pablo reconoce nuestra vulnerabilidad: ‘Padecemos tribulaciones, pero no estamos aplastados’. No aplastados, porque el poder de Dios nos salva. ‘Estamos trastornados’ – reconoce – ‘pero no desesperados’. Hay algo de Dios que nos da esperanza. Somos perseguidos, pero no abandonados; golpeados, pero no asesinados. Siempre está esta relación entre el barro y el poder, el barro y el tesoro. Nosotros tenemos un tesoro en vasijas de barro. Pero la tentación es siempre la misma: encubrir, disimular, no creer que somos barro. Esa hipocresía con nosotros mismos”.

El Apóstol Pablo – subrayó el Papa – con este modo “de pensar, de razonar, de predicar la Palabra de Dios” nos conduce, por tanto, a un diálogo “entre el tesoro y el barro”. Un diálogo que continuamente debemos hacer, “para ser honestos”. Francisco propuso el ejemplo de la confesión, cuando “decimos los pecados como si fuera una lista de precios del mercado”, pensando “blanquear un poco el barro” para ser más fuertes. En cambio, debemos aceptar la debilidad y la vulnerabilidad, incluso si resulta “difícil” hacerlo: es aquí donde entra en juego “la vergüenza”:

“Es la vergüenza la que ensancha el corazón para que entre el poder de Dios, la fuerza de Dios. La vergüenza de ser barro y no ser una vasija de plata o de oro. De ser barro. Y si nosotros llegamos a este punto, seremos felices. Seremos muy felices. El diálogo entre el poder de Dios y el barro: pensemos en el lavatorio de los pies, cuando Jesús se acerca a Pedro y Pedro dice: ‘No, a mí no, Señor, ¡pero por favor! ¿Qué haces?’. Pedro no había entendido que tenía necesidad del poder del Señor para ser salvado”.

De manera que está en la “generosidad” reconocer “que somos vulnerables, frágiles, débiles y pecadores”. Sólo si aceptamos que somos barro – terminó diciendo el Santo Padre – el “extraordinario poder de Dios vendrá a nosotros y nos dará la plenitud, la salvación, la felicidad, la alegría de ser salvados”, recibiendo así el “tesoro” del Señor.

 
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
 Comentar
 Otros artículos de Vaticano
Que los católicos se mantengan firmes en la fe con "oración, paciencia y esperanza" pide el Papa
"¡A cambiar el mundo con las pequeñas cosas de cada día!" alienta el Santo Padre, Papa Francisco
El Papa invita a "moverse en tres dimensiones", para una vida "bella y también gozosa"
El Papa proclama la "terapia de la esperanza"
La enseñanza de Papa Francisco: Las ideologías cierran el corazón al Espíritu Santo
El Papa pide a los católicos: Oración y penitencia en el Regina Coeli
Revive la celebración del centenario de Nuestra Señora del Rosario en Fátima con Papa Francisco
Papa Francisco reflexiona sobre "los rígidos de doble vida que hay en la Iglesia"
Señal para el mundo: Papa Francisco y Patriarca Tawadros II firman acuerdo en "búsqueda de la unidad"
El Papa con afecto proclama: "La fe nace en la mañana de Pascua"


Orar Con El Rosario De Nuestra Señora

Orar Con El Rosario De Nuestra Señora

Dios a la vista

Dios a la vista

Son tres los que se casan

Son tres los que se casan

LO MÁS LEÍDO
1 Setecientos legisladores de América exigen que la OEA abandone la agenda abortista y LGTBI
2 Nació muerta pero Dios intervino y el milagro permitió beatificar a una italiana excepcional, que por años fue atea
3 Visita Papal
4 Decenas dicen haber sido sanados y liberados, al ser bendecidos por el sacerdote canadiense Ghislain Roy
5 Aborto por 3 causales: una vergüenza nacional
6 ¿Un abortista en la Pontificia Academia para la Vida?
7 "El Santísimo Sacramento es mi mejor medicina"
8 En vez de a los Heraldos, que intervengan a los Jesuitas
9 Cinco armas infalibles para enfrentar y vencer al demonio que enseña padre Gabrielle Amorth
   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Suscríbete   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal   |    RSS   |