Publicidad   |   Hemeroteca   |   Haz de Portaluz tu página de inicio   |   Quienes Somos   |   Contacto        Domingo, 24 de junio de 2018
Portaluz.org. No hay nada oculto que no haya de saberse (Mt 10,26)
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Instagram Accede a nuestros RSS    
 
Buscar

5 evidencias de que nuestra Iglesia debe asumir y actuar en consecuencia

5 evidencias de que nuestra Iglesia debe asumir y actuar en consecuencia
Actualizado 11 junio 2018  
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
Josep Miró i Ardévol   
 
  1. Tiene muchos más católicos fuera de ella que dentro, personas que se definen como católicas, pero que viven alejadas, mucho o poco, de toda la práctica y de la vida eclesial. Nuestra Iglesia no asume en un grado suficiente el mandato de Jesús: “id a todos los pueblos y hacedlos discípulos míos” (Mt28,19). Y aquí la palabra clave es el “id”, el salir de la zona de confort, y como Pablo en Atenas hablar con las gentes en la plaza y el espacio público. Nuestro acto instintivo ha de ser el del pastor del que nos habla Jesús, que corre a buscar a su oveja perdida, y con más ahínco todavía porque no es una la perdida, sino a gran parte del rebaño. Nuestra Iglesia vive mayoritariamente en su zona de confort, cada vez más reducida pero confortable. Cierto que hay personas, grupos, que sí que “van” a las gentes, pero su citación, los resplandores que fulguran, constatan que son excepción y no regla.
  2. La desunión, esa sí, regla más que la unión, y es difícil observar des de fuera -y desde dentro- que lo que distingue nuestras relaciones es el amor mutuo, (San Juan 15, 9-17) como Jesús nos mandó. ¿Cómo vamos a ser testimonios de su verdad con tanta incapacidad para unirnos? Una desunión, además, mortecina, que ya no es fruto de grandes debates teológicos, sino de confundir la faceta del brillante con el valor del conjunto, que es la Iglesia. Cada faceta tallada, parte, grupo, movimiento, parroquia, vive demasiado auto referenciada, sin voluntad de proponerse objetivos compartidos concretos, tangibles que aborden la realidad. Hay, eso sí, discurso. Siempre hay un discurso a pesar de que Jesús nos advirtió sobre el riesgo del exceso de la palabra. Mucho discurso y escasa acción compartida, poca unidad surgida del amor mutuo.
  3. No quiere asumir que es contracultural en relación con la actual sociedad. Los marcos de referencia que establecen las ideas hegemónicas dentro de los cuales la gente casi sin saberlo forma su opinión, pensado que es genuinamente propia, cuando es un implante mental, y los juicios y actuaciones a los que dan lugar generan una concepción del mundo contraria al marco de referencia cristiano. No hablo de las personas de las que precisamente reclamo una más grande atención, sino de las ideas, los discursos, la opinión publicada, las leyes, especialmente las leyes, hablo de lo que se enseña en escuelas y universidades, de lo oficial, de lo hegemónico. Ante todo ello, la Iglesia encarna la contracultura. No hay lugar para las afirmaciones fundamentales del cristianismo ni para su forma de vida, los deseos de las personas están lejos de los que conducen a Dios, es decir, de la vía de la santificación y la gracia. No asumir esa realidad incurre en el riesgo de confundirse cada vez más con este mundo. Hay más, es un rechazo completo a nuestro legado cultural, a sus fuentes, que son las de la cultura occidental.
  4. En realidad, doctrina social en mano, la Iglesia sabe, como lo saben otros muchos razonadores independientes, que la democracia necesita de unos actores que ella misma es incapaz de educar a causa de la cultura que ha generado, porque carece de la capacidad necesaria, lo que redunda en una opinión pública que no entiende la política, que participa masivamente a través de las redes en un aluvión de información y desinformación, y que está llamada a pronunciarse sobre cuestiones que se suceden a una velocidad endiablada, sin capacidad para asignar la importancia real de cada suceso. El resultado está a la vista. Es la emergencia del populismo de calle o de guante blanco, el nacionalismo de la exclusión o el dictado de la tecnocracia. No es posible la democracia sin apelar a recursos de filosofía moral y prácticas, las virtudes previas a ellas. Pero estos recursos están fragmentados y la ética de la virtud olvidada.  La democracia liberal ha vivido de las rentas del pasado, es decir, del hombre menguante educado en un sistema de valores y virtudes pre liberal, que todavía era cristiano, que vivía como dice Péguy en el pecado cristiano. Ya no es así, y aquella mentalidad no ha tenido continuidad, y por eso ahora quienes todavía la detentan son ya una minoría, bajo una mayoría que ha dado lugar, como dice Daniel Innerarity, a una “democracia de incompetentes”. Todo eso nuestra Iglesia lo sabe mejor que nadie, pero ¿qué hace con esta sabiduría?, ¿esconderla?, ¿dudar de ella? ¿O la está ofreciendo alto y fuerte a toda la sociedad? Todavía algunos creen- son relictos del pasado- que la Iglesia ha de correr tras el mundo en lugar de promover que el mundo la siga a ella. Con humildad, sí, y con decisión.
  5. La evidencia es que hoy más que nunca debe esmerarse en seguir la metodología de Jesús de enseñar a sus apóstoles y discípulos a como vivir la vida necesaria para poder proclamar la verdad cristiana, olvidando de paso a uno de sus intelectuales más citados y de mayor éxito mundano, Santo Tomás de Aquino. ¿La Iglesia no prepara a sus dirigentes y maestros, sacerdotes, religiosos, religiosas y laicos en los fundamentos y prácticas necesarias relacionados con los fines que propone, sabe cómo dirigirse con claridad, sencillez convicción, autoridad y emoción al pueblo feligrés? ¿No ha trivializado el papel del maestro, despojándolo de santidad y trascendencia, y a “intelectualizado” la tradición popular o ha dejado que los poderes públicos se apoderen de la celebración apartándolas de su sentido de relación y glorificación de Dios? ¿Se ha aplanado a la fuerza del poder? No lo afirmo, pero sí lo pregunto, me lo pregunto.
  6.  

 
Fuente:
Forum Libertas

 
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
 Comentar
 Otros artículos de Opinión
El sufrimiento de los niños migrantes
Satanás, la Virgen y los sacerdotes
Homosexualidad: Diario de un joven (II), Miguel
¡150 jóvenes viven en NY la fuerza del Espíritu Santo!
Consideraciones sobre la eutanasia
Las periferias de la comunicación
Tres consejos de don Bosco para la acción y la contemplación
Alegato a favor del respeto a la vida
Mi primer exorcismo de una casa
¿Qué hay detrás de Planned Parenthood?

RSS
Josep Miró i Ardévol, es presidente de la comunidad cívica E-Cristians y miembro del Consejo Pontificio para los Laicos
ARCHIVO
JUNIO 2018

Consideraciones sobre la eutanasia

5 evidencias de que nuestra Iglesia debe asumir y actuar en consecuencia
MAYO 2018

El vacío político de la Iglesia

Familia, igualdad y cohesión social

Ver posts de otros meses

ABRIL 2018 (1 artículos)

MARZO 2018 (1 artículos)

DICIEMBRE 2017 (2 artículos)

NOVIEMBRE 2017 (1 artículos)

OCTUBRE 2017 (1 artículos)

SEPTIEMBRE 2017 (1 artículos)

JULIO 2017 (1 artículos)

JUNIO 2017 (1 artículos)

MAYO 2017 (2 artículos)

ABRIL 2017 (2 artículos)

MARZO 2017 (3 artículos)

ENERO 2017 (2 artículos)

DICIEMBRE 2016 (3 artículos)

NOVIEMBRE 2016 (2 artículos)

OCTUBRE 2016 (1 artículos)

SEPTIEMBRE 2016 (2 artículos)

JULIO 2016 (4 artículos)

JUNIO 2016 (1 artículos)

MAYO 2016 (1 artículos)

ABRIL 2016 (2 artículos)

ENERO 2016 (4 artículos)

NOVIEMBRE 2015 (1 artículos)

OCTUBRE 2015 (1 artículos)

SEPTIEMBRE 2015 (1 artículos)

AGOSTO 2015 (3 artículos)

JULIO 2015 (3 artículos)

JUNIO 2015 (1 artículos)

MAYO 2015 (3 artículos)

ABRIL 2015 (2 artículos)

MARZO 2015 (1 artículos)

ENERO 2015 (1 artículos)

DICIEMBRE 2014 (1 artículos)

NOVIEMBRE 2014 (1 artículos)

AGOSTO 2014 (1 artículos)

JULIO 2014 (1 artículos)

JULIO 2013 (1 artículos)

Cultos afroamericanos y cristianismo

Cultos afroamericanos y cristianismo

El don de la comunión trinitaria

El don de la comunión trinitaria

Relatos de un peregrino ruso

Relatos de un peregrino ruso

LO MÁS LEÍDO
1 Sectas, masonería y poder: Última estación de la entrevista a Luis Santamaría del Río
2 Tenía cinco años cuando la acusaron de haber matado a Cristo y ella ni siquiera sabía quién era esa persona
3 El capitán de Polonia vio a su padre matar a su mamá cuando era niño. Perdonó aferrado a la fe en Cristo
4 Una mujer narra cómo fue adoctrinada por la guerrilla y liberada en el sacramento de la reconciliación
5 ¡150 jóvenes viven en NY la fuerza del Espíritu Santo!
6 La copa mundial de fútbol fue creada por un católico, movido por los valores del Evangelio
7 La calificaban como una ´bomba sexy´ y reconoce haber sido "fiel al príncipe del mundo que es Satán"
8 Homosexualidad: Diario de un joven (II), Miguel
9 Sectas y Satanismo: "Acción directa del demonio que busca apartar a los hombres de Dios", señala experto
YOUTUBER DESTACADO
   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Suscríbete   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal   |    RSS   |