Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Publicidad   |   Hemeroteca   |   Haz de Portaluz tu página de inicio   |   Quienes Somos   |   Contacto        Martes, 21 de septiembre de 2021
Portaluz.org. No hay nada oculto que no haya de saberse (Mt 10,26)
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Instagram Accede a nuestros RSS    
 
Buscar
ÚLTIMA HORA

A los 25 años murió tras un violento accidente y dice haber visto «una luz más potente que el sol». Hoy es sacerdote

A los 25 años murió tras un violento accidente y dice haber visto «una luz más potente que el sol». Hoy es sacerdote
"El médico dijo que me creía porque todo lo que decía era cierto, pero que no podía explicarse por la ciencia porque mi corazón ya no latía", testimonia Vincent Lafargue.
Actualizado 30 agosto 2021  
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
Portaluz   


Al padre Vincent Lafargue le gusta celebrar cada año el 14 de noviembre, ya que marca el día de lo que él considera su segundo nacimiento. Ese día, en el año 2000, a sus 25 años, este suizo sufrió un terrible accidente mientras conducía su moto, que le llevó a la muerte. 
 
Una hemorragia interna, seguida de un paro cardíaco, le impulsó fuera de su propio cuerpo, dice, hacia una poderosa luz en la que se sintió rodeado por el amor absoluto de Dios.
 
Esa experiencia cercana a la muerte cambió radicalmente su forma de ver la vida y el sentido profundo que daba a su presencia en la tierra, hasta el punto de llevarle a abrazar la vocación sacerdotal dos años después, como cuenta en esta entrevista publicada por el Register.
 
Ordenado sacerdote para la diócesis de Sion (en el cantón de Valais, Suiza) en 2010, el padre Lafargue vive en Villeneuve (cantón de Vaud), mientras se forma actualmente para ser capellán de un hospital cercano en Rennaz.
 
¿En qué contexto se produjo su accidente?
Tenía 25 años y tres trabajos al mismo tiempo: Era actor por la noche, presentador de radio por la mañana y profesor de francés durante el día. Como mucha gente a esa edad, me creía inmortal. Solía hacerlo todo extremadamente rápido, como me hizo notar una vez uno de mis alumnos, observando un tic verbal que tenía: Siempre decía la palabra "rápidamente". "Vamos a hacer un ejercicio rápidamente". "Vamos a pasar a otro tema rápidamente". "Te voy a enseñar algo rápidamente". Me di cuenta de ello gracias a este alumno.
Estaba pensando en esto esa noche en mi motocicleta, y comencé a hablar con Dios en mi corazón. Le dije: "Sé que voy demasiado rápido y que este tic dice algo sobre mi vida. Estoy haciendo demasiado, y me gustaría poder frenar, pero no sé cómo hacerlo, sobre todo porque me encanta todo lo que hago". Y añadí: "Si eres tan inteligente, si realmente existes, ¿por qué no intentas detenerme?".
Estaba en un semáforo en rojo; y en ese momento, se oyó claramente una voz que cubría la música que estaba escuchando a todo volumen en mis auriculares y que empezó a hablarme. Esta voz, muy suave y amable -y que no tenía nada que ver con la voz de mi conciencia- me preguntó dos veces: "¿Eres realmente consciente de lo que me estás pidiendo?" Y dos veces, en voz alta, sin estar seguro de lo que hacía, respondí: "Sí".
El semáforo se puso en verde y recorrí unos 100 metros antes de encontrarme con un coche delante, a 80 km/h. Había una ilusión óptica en ese punto de la carretera, y el conductor del coche y yo no teníamos forma de vernos. Los investigadores se dieron cuenta más tarde de ello e hicieron corregir la carretera. Todo ocurrió en medio segundo. El otro coche también iba a 80 km/h, así que fue como chocar contra un muro a 100 km/h. Fue muy violento. Fue muy violento. La conductora del coche, que se convirtió en una amiga después, quedó traumatizada durante mucho tiempo.



¿Qué tan grave fue el accidente para usted?
Fue muy grave, pero una serie de "casualidades" -el nombre que toma Dios cuando actúa de incógnito, pues se trata de casualidades con mayúsculas- hicieron que no muriera esa noche. La conductora tenía un teléfono móvil en el coche (algo que no era habitual en el año 2000), y llamó inmediatamente a la policía en lugar de a la ambulancia porque estaba convencida de que yo estaba muerto cuando me encontró en un charco de sangre. Esto fue lo que me salvó la vida, porque más tarde nos dijeron que la ambulancia estaba atascada en el tráfico, lejos del lugar del accidente, mientras que el coche médico de la policía estaba cerca y llegó en dos minutos.
Me llevaron al hospital de Ginebra. Tenía muchas fracturas, sobre todo en la pelvis, lo que me provocó una hemorragia interna que no se detectó enseguida. Me salvó in extremis un médico que había terminado su jornada de trabajo, pero que se había detenido junto a la máquina de café antes de marcharse. Cuando me vio, me preguntó qué me pasaba y luego pidió ver mis radiografías. Reconoció un punto que indicaba las hemorragias y comprendió que me estaba muriendo. Mi corazón se detuvo justo en la puerta del quirófano.
 
¿Así que fue entonces cuando todo cambió?
Sí. Lo que sucedió en ese momento es mucho más vívido que cualquier otra cosa en mi mente. De repente vi una escena que pude observar desde arriba. Vi a una persona herida en una cama, la gente se agitaba a su alrededor, y luego oí un pitido que indicaba que el corazón se habia detenido. Me preocupé por esta persona sin comprender que era yo. Me encontraba en un estado de bienestar total.
En realidad, apenas duró un minuto, pero en mi percepción, fue mucho más largo. Entonces me di la vuelta de repente, como si alguien me tirara por detrás. Pero en lugar de ver el techo, vi esa famosa luz inmensa, de la que nunca había oído hablar. Es mucho más potente que la luz del sol, sin ser deslumbrante. Me sentí atraído por ella. Floté hacia esta luz durante unos instantes, pero a diferencia de otros, [que, por ejemplo, afirman haber visto a seres queridos fallecidos o incluso a Jesús ] no fui más allá. Sin embargo, para mí, esta luz estaba habitada, no por una persona visible, sino por una presencia evidente, que era el Amor, el Amor incondicional. Y, para mí, como aprendí después, el amor es una Persona: Dios. Esto fue lo que sentí profundamente.



Dices que después de ver esta intensa luz no fuiste más allá. ¿Qué pasó después?
De repente fui arrojado de nuevo a mi cuerpo. Fue el peor momento de mi vida, sensorialmente hablando, aunque fue cuando mi corazón volvió a empezar. Se despertaron todos mis dolores. A continuación me sometieron a una serie de duras intervenciones. Algunos recuerdos de mi experiencia volvieron a mí rápidamente después de despertarme, sin que entendiera realmente el significado de todo aquello.
Unos meses más tarde, hablé de ello con el mismo médico que me había operado. Le conté lo que había visto, el masaje cardíaco, el diálogo entre él y las enfermeras, el número que vi en la pared, el nombre en la etiqueta de la bata blanca de un cuidador junto a mi cama... El médico se mostró interesado y confuso a la vez, diciendo que yo no podía recordar científicamente nada de eso, especialmente al hombre junto a la cama, porque nunca lo había visto fuera del quirófano. Dijo que me creía porque todo lo que decía era cierto, pero que no podía explicarse por la ciencia porque mi corazón ya no latía.
 
Esta experiencia le empujó a tomar una nueva y radical decisión de vida. Pero, ¿cómo te cambió concretamente?
Hay tres características principales que observé en mí después y que se encuentran en muchos que han vivido experiencias cercanas a la muerte. En primer lugar, el hecho de que ya no tengo miedo a la muerte. El segundo elemento es, efectivamente, la voluntad de cambiar mi vida. Pasé de mis tres trabajos a la vocación sacerdotal. La tercera característica es la necesidad de estar al servicio de los demás. En mi misión, participo en la capellanía de un hospital, lo que me permite involucrarme con la gente como otros lo hicieron conmigo después de mi accidente.
A nivel personal, he desarrollado "antenas contra la hipocresía", en cierto modo. Es un sentido agudo de lo que es franco, justo, sincero. No siempre es cómodo. Me empuja a decir la verdad, lo que no siempre es fácil.
 
¿Qué tipo de relación tenía con Dios antes del accidente?
Era creyente, no muy practicante, pero solía leer en misa para mi comunidad católica. Estaba más acostumbrado a hablar con Dios para pedirle cuentas por las desgracias y el mal del mundo, que a rezar. No me daba cuenta de que Dios no es responsable de esos males que provienen de otro. ...
Una anécdota relacionada con mi accidente ilustra cómo el Señor vino a responderme sobre este tema. Inmediatamente después de mi accidente, un capellán vino a visitarme a mi habitación, y lo despedí bruscamente. Pero volvió a la semana siguiente, y cada semana después, durante mi larga hospitalización. Me explicó largamente que Dios nunca hace el mal, que no quería el mal que me había ocurrido, sino que lo estaba utilizando para tocar mi corazón. Me dijo que el Señor estaba clavado conmigo en esa cruz que tenía que soportar, clavado en mi cama, y que era con él con quien podía superar todo esto. Obviamente, estas palabras fueron muy importantes y jugaron un papel importante en mi camino.
La "suerte" quiso que el día que fui a visitar el seminario de Friburgo por primera vez, él estaba allí, ¡dando una conferencia sobre capellanía hospitalaria!
En 2019, me han pedido que asista a los pacientes de un nuevo hospital en Rennaz (en el cantón de Vaud). Da la casualidad de que el capellán de este nuevo centro sigue siendo él, el antiguo capellán del hospital de Ginebra, que ahora está a punto de jubilarse. Hace poco me pidió que me hiciera cargo de la capellanía del hospital. Así que para eso me estoy formando actualmente. No cabe duda de que el Señor puede ser muy decidido cuando llama a alguien.
 
¿Su vocación floreció inmediatamente después de su experiencia cercana a la muerte?
No, primero pasaron dos años, durante los cuales exploré todas las religiones del mundo. Estaba buscando. El primer detonante fue la visita del Dalai Lama a Suiza, durante la cual pidió a la población local que no se convirtiera al budismo, sino que redescubriera la belleza de su propia religión. Esto me empujó a volver a mi fe católica, que había tenido la suerte de recibir de niño.
El otro detonante fue un programa de radio. A menudo Dios viene a nosotros a través de lo que nos habla. Yo había sido locutor de radio, y él vino a mí a través de ese canal. Iba en coche a la escuela y cogí un programa por el camino. Escuché a un hombre mayor que hablaba de todo lo que me gusta -poesía, arte, cine- de una manera que me conmovió mucho, sin que yo supiera quién era. Era una radionovela que duró dos o tres días. Al día siguiente, encendí la radio para escucharlo y me quedé de piedra al saber que ese hombre era un cura. Para mí, los sacerdotes sólo decían misa los domingos, y no tenía ni idea de que pudieran hablar de todos estos temas con tanta precisión.
Entonces busqué su información de contacto y le llamé. Mientras hablaba con él por teléfono, su voz era tan abrumadora como en la radio. Sin siquiera pensarlo, le dije que le había escuchado en la radio y que me sentía llamado a la misma vocación que él. Fui el primer sorprendido por lo que dije. ...


 
¿Cómo reaccionan sus compañeros sacerdotes ante su historia? ¿Le animó su jerarquía a dar más testimonio de esta experiencia para evangelizar a las personas alejadas de la fe para que vuelvan?
Muchos compañeros sacerdotes conocen mi historia, porque ha salido en los medios de comunicación, pero ninguno me habla de ella, salvo algunas excepciones. Muchos se avergüenzan porque este tema es bastante tabú en la Iglesia institucional. Tienden a evitar hablar de lo que la ciencia no puede explicar, lo cual es sorprendente porque ¡la ciencia nunca ha podido explicar los milagros realizados por Jesús! Esta tendencia se da sobre todo en Europa occidental, un poco menos en Estados Unidos y, por supuesto, en la Iglesia oriental.
 
¿Cómo se explica esto?
Nuestra Iglesia católica occidental es muy racionalista; desconfía mucho de lo paranormal, en general. Básicamente, las únicas personas con las que puedo hablar realmente de mi experiencia son los exorcistas, porque saben muy bien que hay fenómenos paranormales que la ciencia no explica y por los que la Iglesia debería interesarse.
Por otra parte, muchos fieles se conmueven con mi testimonio porque están sedientos de testimonios que les permitan intentar comprender lo que la ciencia no explica. Lo veo cada vez que se emite un artículo o un programa sobre mí. Creo que la Iglesia debe tener una palabra que decir sobre este tipo de cosas. Al fin y al cabo, ¡se trata de la vida eterna!
 
Usted ha tenido ocasión de decir en algunas entrevistas que la ausencia de miedo a la muerte no le impide aferrarse con fuerza a la vida. ¿Cómo afronta hoy esta "segunda vida"?  ¿Tiene menos prisa que hace 20 años?
Por desgracia, no. Soy un activista infatigable. Sigo teniendo prisa por vivir la vida al máximo, hoy incluso más que ayer. También soy consciente de lo que casi he perdido. Los días nunca son lo suficientemente largos, ¡y me gustaría no necesitar dormir para tener tiempo de hacer todo lo que quiero hacer en la tierra!
Me acerco a la vida como un niño ante un enorme buffet de chocolates y dulces, sin saber cómo conseguir comerlo todo, sin saber por dónde empezar...
 
 
Fuente: National Catholic Register

 
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
 Comentar
 Otros artículos de Evangelización
La historia inicia cuando Madre Teresa se sentó en el avión junto al único católico converso del reino budista de Bután
La increíble historia de Alberto: El descenso a los infiernos del Covid y el milagro de su vuelta a la vida
Un desafío de 90 días para hombres valientes que buscan la verdadera libertad
Joven chef francés redescubre su vocación: «¡Quiero darle mi vida a Dios!»
Sacerdote chileno Oliver Pasten revela varios milagros que ha recibido desde su gestación mediados por la Virgen María
El verano en que Mathilde encontró su tesoro: «Fui tocada por el amor de Dios»
La fe viva de Ethan y Bobbi: Ella regala rosarios que fabrica y él es un líder llamado por Dios al sacerdocio
Un joven canadiense Testigo de Jehová dice que Dios lo llamó a "ser católico" estando en una zona rural de Kazajstán
A un barista de Sicilia su novia lo abofeteó cuando le dijo que la dejaba para ser sacerdote
«Nuestra Señora de Fátima salvó mi fe mostrando a los niños el Infierno». Testimonio de Peter Wolfgang


La Pasión de Cristo

La Pasión de Cristo

Sanación de la pareja

Sanación de la pareja

La total pequeñez o la vida en María

La total pequeñez o la vida en María

LO MÁS LEÍDO
1 Un desafío de 90 días para hombres valientes que buscan la verdadera libertad
2 Un médico italiano ateo conmocionado ante un crucifijo que no fue dañado por el incendio que destruyó su edificio
3 Dramático informe de Malteser Internacional confirma que en Alemania 167 mil personas padecen esclavitud
4 La historia inicia cuando Madre Teresa se sentó en el avión junto al único católico converso del reino budista de Bután
5 Pachamama o Cristo
6 11 de septiembre – Veinte años después
7 El obispo emérito de Solsona, la institución eclesial y los fieles de a pie
8 Desde Eslovaquia y mirando la fe de María, el Papa perfila una misión para los cristianos
9 Donald Trump, Durão Barroso y otros líderes mundiales, en el evento de una secta mesiánica
YOUTUBER DESTACADO
   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Suscríbete   |   Política de Privacidad   |   Cookies   |   Aviso Legal   |    RSS   |