Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Publicidad   |   Hemeroteca   |   Haz de Portaluz tu página de inicio   |   Quienes Somos   |   Contacto        Viernes, 25 de junio de 2021
Portaluz.org. No hay nada oculto que no haya de saberse (Mt 10,26)
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Instagram Accede a nuestros RSS    
 
Buscar
ÚLTIMA HORA
"Le dije a la Virgen: «Es tuyo»"

Aceptaron con fe que su hijo podía morir

Aceptaron con fe que su hijo podía morir
Javier nació la semana de Pascua de 2011 a la hora del ángelus. Tuvieron que reanimarle en ese mismo momento. Fue bautizado en la UVI (unidad vigilancia intensiva) y unas horas después se sometió a su primera cirugía.
Actualizado 14 octubre 2016  
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
Alfa&Omega/ Portaluz   


Hay personas que parecen sostener el mundo por cómo viven. Saben leer el significado profundo que se esconde en la realidad o por lo menos, y esto es lo más admirable, el que hay en sus circunstancias, esas que les han puesto contra las cuerdas.
 
Olalla es de una de esas cariátides donde la existencia parece estar bien anclada. No solo por el perfil que se gasta, alta y con rostro de icono, sino por su firmeza dulce al hablar de lo importante.
 
Llevaba un año casada con Álvaro, el otro pilar de la historia, cuando supo que esperaba su primer hijo, un hijo perfecto, reconoce Olalla en conversación con el semanario Alfa & Omega. “Vivíamos en nuestros planes. No contábamos con otros planes que no fueran los nuestros, es decir, tener un hijo sin ningún problema”. Pero lo más esencial se nos suele escapar, y en la semana doce le diagnosticaron una laparosquisis extensa. Detrás de este nombre incómodo venía el primer hijo con una malformación grave en la pared abdominal.
 
¿Recuerdas el momento?
Perfectamente. La ginecóloga no daba crédito. Fue brusca. Cuando salimos, yo cogí la ecografía y me fui a la capilla. Le dije a la Virgen: «Es tuyo. Te encargas Tú». Mientras, Álvaro reaccionó con asombrosa entereza. Repetía que teníamos que confiar, que podíamos confiar, y ¡vi que lo decía de verdad! ¡Que él ya lo estaba haciendo! Fue todo el apoyo que necesitaba. Luego, sí, me fui a llorar un poquito a mi madre de la tierra.
 
Y ¿después?
Comenzó la historia. Pedimos a la gente que rezara. Y también nos rodeamos de personas que tiraran de nosotros para arriba. La respuesta de la Iglesia fue impresionante. Pasamos de tener miedo y angustia a ilusionarnos muchísimo por la vida que venía. ¡A disfrutar del embarazo! Y no era porque los amigos que nos acompañaban nos pusieran una venda en los ojos. Al revés, nos centraron frente a la verdad. Nos ayudaron a vivir con ilusión la posibilidad de que nuestro hijo se fuera al cielo, que al final es la misión para la que un padre está creado. Nos ayudaron a vivir orgullosísimos e ilusionados el minuto presente.
 
¿No tuviste miedo?
Al acercarse el momento del parto, sí. No tanto por si el niño no sobrevivía, que para eso estaba preparándome y sabía que sería un trance, sino por si lo hacía, con qué secuelas. Como soy médico entré en la pregunta de cómo merece la vida ser vivida, qué vidas valen la pena, si mi hijo iba a ser un resentido… Hasta que experimenté que lo importante de la vida es amar y ser amado. También mirando a mis pacientes y a sus familiares, ahora con más agudeza puedo confirmarlo. Estamos aquí para amar y ser amados.

 

 
Javier ha ido creciendo de cirugía en cirugía, largas estancias en el hospital y un trabajo extraordinario por parte de ustedes, sus padres. ¿Cómo los ha cambiado esta experiencia?
Lo que da miedo a una madre es que su hijo sea un infeliz. Que sufra psicológicamente, no físicamente, que a eso te acostumbras y pones ahí el umbral, sino que tenga una pena en la que no puedes entrar. Pero al ver que el sufrimiento no tiene por qué causar este desencadenante sino en nuestro caso al revés, te hace superarlo… Dejas de tener miedo por todo, empiezas a confiar. Y confiando se vive mejor. Siento más miedo por mi segundo hijo que nació perfectamente que por Javier, que ya lo tengo entregado. Fue todo un proceso de aceptación, pero lo hice y creo que le quiero mejor desde esa confianza que si estuviera constantemente preguntándome: «¿Y si?, ¿y si…?». Así no se puede vivir ni amar.
 
¿El sufrimiento puede albergar algún regalo?
Nosotros no somos masocas (masoquistas). Estamos esperando el tercero y no pedimos ni queremos que nazca enfermo. Pero si miro nuestra historia no cambiaría nada. En los momentos de sufrimiento es cuando mi familia ha sido más feliz porque ha estado más unida. ¿Cómo cambiar eso?

 
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
 Comentar
 Otros artículos de Familia
La paternidad es un don que se nutre del amor de Dios Padre. Confidencias de cinco «padres»
Experto en bioética Alessio Musio: Los vientres de alquiler rompen el límite entre concebir y producir
Un hombre de origen protestante y una joven católica, unidos por la Santísima Virgen María
Desde su conversión hasta hoy que es viudo, Jesús y María lo han colmado de regalos. Él agradece rezando el Rosario
Científicos revelan el engaño de estudios usados para apoyar terapias con fármacos y cirugías transgénero
"Lola" cuenta cómo su familia experimentó la "fuerza diabólica" de "Un Curso de Milagros"
La infertilidad estuvo a punto de hundir el matrimonio de Marie y Vincent
Mucho informan del 1.9 millón de muertos por Covid19 y poco de los 42.6 millones asesinados mediante aborto
"El perdón me ha liberado"
Defender la vida: Cirugía en el vientre materno salva a bebés que presentan una condición potencialmente fatal


La Pasión de Cristo

La Pasión de Cristo

Sanación de la pareja

Sanación de la pareja

La total pequeñez o la vida en María

La total pequeñez o la vida en María

LO MÁS LEÍDO
1 Sacerdote cubano advierte sobre la santería: «un mundo de miedos, culpabilidades y sufrimiento»
2 «El marxismo está ganando la guerra ideológica mundial»
3 El Papa Francisco a los adultos mayores: «Somos parte activa en la rehabilitación y el auxilio de las sociedades heridas»
4 Los 70 años de sacerdote de Joseph Ratzinger: una fe renovada incesantemente
5 Rodeados por quienes piensan lo mismo
6 ¿Qué me pide ahora el amor?
7 Martirio en Myanmar: Soldados masacran a dos jóvenes católicos por reunir alimento para los desplazados
8 Mensaje del Papa Francisco a la OIT: «La propiedad privada es un derecho secundario»
9 Diario de José de Nazaret: Grandeza y fragilidades de la vida corriente
YOUTUBER DESTACADO
   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Suscríbete   |   Política de Privacidad   |   Cookies   |   Aviso Legal   |    RSS   |