Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Publicidad   |   Hemeroteca   |   Haz de Portaluz tu página de inicio   |   Quienes Somos   |   Contacto        Jueves, 9 de julio de 2020
Portaluz.org. No hay nada oculto que no haya de saberse (Mt 10,26)
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Instagram Accede a nuestros RSS    
 
Buscar
ÚLTIMA HORA

Algunos consejos sobre la oración que me compartió un viejo maestro

Algunos consejos sobre la oración que me compartió un viejo maestro
Actualizado 1 junio 2020  
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
P. Ronald Rolheiser   


A riesgo de ser simplista, quiero decir algo sobre la oración de una manera muy simple.
 
Mientras hacía estudios de doctorado, tuve un profesor, un anciano sacerdote agustino, que, en su trato, palabras y actitud, irradiaba sabiduría y madurez. Todo en él era integridad a medida. Inmediatamente se confiaba en él, como en el sabio y viejo abuelo de los libros de cuentos.
 
Un día en clase habló de su propia vida de oración. Como con todo lo demás que compartía, no había filtros, sólo honestidad y humildad. No recuerdo sus palabras exactas, pero recuerdo bien la esencia de lo que dijo y ha permanecido conmigo durante los casi cuarenta años desde que tuve el privilegio de estar en su clase.
 
Esto es lo que compartió: la oración no es fácil porque siempre estamos cansados, distraídos, ocupados, aburridos y atrapados en tantas cosas que es difícil encontrar el tiempo y la energía para centrarnos en Dios por algunos momentos. Así que esto es lo que hago: no importa cómo sea mi día, no importa lo que tenga en mente, no importa cuáles sean mis distracciones y tentaciones, soy fiel a esto: Una vez al día rezo el Padre Nuestro lo mejor que puedo desde donde estoy en ese momento. Dentro de todo lo que está pasando dentro de mí y a mi alrededor ese día, rezo el Padre Nuestro, pidiendo a Dios que me escuche desde dentro de todas las distracciones y tentaciones que me acosan. Es lo mejor que puedo hacer. Tal vez es un mínimo y debería hacer más y tratar de concentrarme más, pero al menos lo hago. Y a veces es todo lo que puedo hacer, pero lo hago todos los días, lo mejor que puedo. Es la oración que Jesús nos dijo que rezáramos.
 
Sus palabras pueden sonar simplistas y minimalistas. De hecho, la iglesia nos desafía a hacer de la Eucaristía el centro de nuestras vidas de oración y a hacer un hábito diario de meditación y oración privada. Además, muchos escritores espirituales clásicos nos dicen que deberíamos reservar una hora diaria para la oración privada, y muchos escritores espirituales contemporáneos nos desafían a la práctica diaria centrada en la oración o alguna otra forma de oración contemplativa. ¿Dónde deja esto a nuestro viejo teólogo agustino y su consejo de rezar un sincero Padre Nuestro cada día - lo mejor que podamos?
 
Bueno, nada de esto va en contra de lo que él tan humildemente compartió. Él sería el primero en estar de acuerdo en que la Eucaristía debería ser el centro de nuestras vidas de oración, y también estaría de acuerdo tanto con los escritores espirituales clásicos que aconsejan una hora de oración privada al día, como con los autores contemporáneos que nos desafían a hacer alguna forma de oración contemplativa diariamente, o al menos habitualmente. Pero él diría esto: en uno de esos momentos del día (idealmente en la Eucaristía o mientras rezas el Oficio de la Iglesia, pero al menos en algún momento del día) cuando estés rezando el Padre Nuestro, rézalo con tanta sinceridad y concentración como puedas reunir en el momento ("lo mejor que puedas") y sabe que, sin importar tus distracciones en el momento, es lo que Dios te está pidiendo. Y es suficiente.
 
Su consejo ha permanecido conmigo a través de los años y aunque digo varios Padrenuestros cada día, intento, al menos en uno de ellos, rezar el Padrenuestro lo mejor que puedo, siendo plenamente consciente de lo mal que lo hago. ¡Qué desafío y qué consuelo!
 
El desafío es rezar un Padre Nuestro cada día, lo mejor que podamos. Como sabemos, esa oración es profundamente comunitaria. Cada petición en ella es plural - "nuestro", "nosotros", "nos" - no hay un "yo" en el Padre Nuestro. Además, todos nosotros somos sacerdotes desde nuestro bautismo e inherente a la alianza que hicimos entonces, se nos pide diariamente rezar por los demás, por el mundo. Para aquellos que no pueden participar en la Eucaristía diariamente y para aquellos que no rezan el Oficio de la Iglesia, rezar el Padre Nuestro es su oración eucarística, su oración sacerdotal por los demás.
 
Y este es el consuelo: ninguno de nosotros es divino. Todos somos incurablemente humanos, lo que significa que muchas veces, tal vez la mayoría, cuando intentamos rezar nos encontramos con todo, desde el cansancio, al aburrimiento, a la impaciencia, a la planificación de la agenda de mañana, a la clasificación de las heridas del día, a la discusión sobre con quién estamos enfadados, a tratar con las fantasías eróticas. Nuestra oración rara vez sale de un corazón puro, sino normalmente de uno muy terrenal. Pero, y este es el punto, su misma terrenalidad es también su verdadera honestidad. Nuestro corazón inquieto y distraído es también nuestro corazón existencial y es el corazón existencial del mundo. Cuando rezamos desde allí, estamos (como la definición clásica de la oración lo tendría) elevando la mente y el corazón a Dios.
 
Intenta, cada día, rezar un sincero Padre Nuestro. ¡Lo mejor que puedas!

 
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
 Comentar
 Otros artículos de Opinión
La moral del Diablo
Un magisterio para la paz y contra la hipocresía
Evangelizar y reforzar la conciencia de ser pueblo de Dios, liberar el mundo, sanar la Tierra, conquistar el espacio (I)
Estatuas
Cuando el Evangelio resulta difícil
Olvidaron lo fundamental
La perenne normalidad eucarística
Feminismos contrapuestos
Cartas del sobrino a su diablo (XX)
Dignidad

RSS
Ronald Rolheiser es un sacerdote, miembro de los Misioneros Oblatos de María Inmaculada, presidente de la Escuela de Teología de los Oblatos en San Antonio, Texas
ARCHIVO
JUNIO 2020

Dignidad

Algunos consejos sobre la oración que me compartió un viejo maestro

Ver posts de otros meses

MAYO 2020 (2 artículos)

ABRIL 2020 (1 artículos)

MARZO 2020 (2 artículos)

DICIEMBRE 2019 (3 artículos)

OCTUBRE 2019 (2 artículos)

SEPTIEMBRE 2019 (1 artículos)

AGOSTO 2019 (1 artículos)

JULIO 2019 (3 artículos)

ABRIL 2019 (2 artículos)

ENERO 2019 (1 artículos)

DICIEMBRE 2018 (2 artículos)

NOVIEMBRE 2018 (1 artículos)

OCTUBRE 2018 (2 artículos)

SEPTIEMBRE 2018 (1 artículos)

AGOSTO 2018 (3 artículos)

JULIO 2018 (4 artículos)

JUNIO 2018 (1 artículos)

AGOSTO 2016 (1 artículos)

MAYO 2015 (4 artículos)

AGOSTO 2013 (1 artículos)

Divino amor hecho carne

Divino amor hecho carne

El siglo de los mártires

El siglo de los mártires

Cultos afroamericanos y cristianismo

Cultos afroamericanos y cristianismo

LO MÁS LEÍDO
1 La moral del Diablo
2 "Ora et Labora". "A Dios rogando y con el mazo dando". Católicos que viven las exigencias del amor fraterno
3 Se exponen a violentos ataques del demonio quienes usan el exorcismo de León XIII sin estar facultados por la Iglesia
4 Cardenal Cañizares denuncia "obra del diablo": crean vacunas contra el Covid 19 "con células de fetos abortados"
5 Estatuas
6 Ponte, el escritor homosexual que cuestiona en Italia ley sobre homofobia y transfobia
7 Feminismos contrapuestos
8 La Preciosa Sangre de Jesús fue derramada con la plena adhesión de María al pie de la cruz
9 El tratamiento contra el cáncer del actor Val Kilmer y el peligro de la secta Ciencia Cristiana
YOUTUBER DESTACADO
   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Suscríbete   |   Política de Privacidad   |   Cookies   |   Aviso Legal   |    RSS   |