Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Publicidad   |   Hemeroteca   |   Haz de Portaluz tu página de inicio   |   Quienes Somos   |   Contacto        Jueves, 2 de abril de 2020
Portaluz.org. No hay nada oculto que no haya de saberse (Mt 10,26)
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Instagram Accede a nuestros RSS    
 
Buscar
ÚLTIMA HORA

Crónicas de un obsoleto 9. El sacerdote descubre el gozo de "Liberar"

Actualizado 13 marzo 2015  
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
Mauro Matthei   


Recordados lectores: De vuelta de varios de los encantadores rincones de Chile, que en la mayoría de las veces carecen de Internet, intento ahora  contarles  de otros rincones de nuestro país, menos encantadores, el de los drogadictos y sus madres.

Primer rincón: En los años en que el obsoleto colaboraba con el excelente colegio San Lorenzo en el barrio de Recoleta, en que los oblatos benedictinos con los profesores y profesoras no sólo enseñan a los niños, sino que también ofrecen diversos cursos útiles para las mamás y canchas de futbol y hasta un gimnasio para los papás, una madre que tenía dos hijos drogadictos, le rogó al obsoleto que fuera a bendecir su casa. Ella vivía sola con sus hijos y su vivienda estaba casi desprovista de muebles y en muy mal estado. Explicaba al obsoleto que los muchachos le habían vendido poco a poco todos sus enseres para comprar droga y que podrían hacer tranquilamente la bendición porque los dos estaban durmiendo.
 
El primer sobresalto que tuvo el obsoleto fue cuando vio en el living colgada una jaula que no albergaba ni canario, ni loro, ni ardilla, sino dos grandes ratones grises que deslizaban sus largas colas fuera de los  barrotes. A la vista de tan repelentes mascotas le contó un poco de su infortunio, de su marido infiel y alcohólico que la había abandonado, de los hijos ladrones y viciosos que la maltrataban todos los días.
 
El segundo sobresalto fue cuando la mujer lo hizo pasar al dormitorio de los muchachos. Parecía algo como Hiroshima después del lanzamiento de la bomba atómica, todo estaba roto, destruido, deshecho en torno a los dos miserables lechos en que yacían los malhechores, quebrados los vidrios de la ventana, harapientas las frazadas, agujereadas las paredes, cubiertas de graffitis, desvencijadas las dos sillas encima de las cuales habían dispersado sus pedazos de ropa, sueltas e incompletas las tablas del piso, sucio y hediondo todo el ambiente. Mudo el obsoleto retornó al living con la jaula de ratones pensando si la mujer que le había pedido la bendición había obrado por superstición o por una profunda fe.
 
En esos tiempos el obsoleto aun no había recibido los dones de conocimiento sobre el “misterio de la iniquidad” del que habla la Biblia y suponía muy lejos de sí las “profundidades de Satanás” que menciona el libro del .Apocalipsis. Se sentía asustado y dubitativo cuando comenzó a pronunciar el primer Padrenuestro del ritual, siguiendo después con los salmos y las oraciones. Después sacó de sus bolsillos el frasquito con el agua bendita y comenzó tímidamente a derramar  chorritos de agua en toda la estancia, incluida la jaula con los ratones. Ellos cambiaron rápidamente de posición en la jaula y se alborotaron. Finalmente trazó con el agua una cruz en la frente de la acongojada madre y se dispuso a volver al colegio, En secreto el obsoleto la admiraba, porque había creído que el rocío de una bendición podía derrotar al poder del pecado y del infortunio resultante de él.

            Del segundo rincón trataremos en la crónica de la próxima semana.

 
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
 Comentar
 Otros artículos de Opinión
Acto Penitencial 2
La ilusión se disipa
Se me revuelven las tripas
Cristo bañado por las lágrimas del cielo...
El prescindir de Dios
La hermosa penitencia
Mujeres creadas para amar y ser amadas
Nuestra Fragilidad
Globalismo vírico
El virus de la violencia

RSS
Nació en 1929 y lleva 63 años buscando conocer y fundirse en el misterio de Dios. Su currículum es extenso, como el rico patrimonio que sus escritos e investigaciones sobre historia, han legado a la cultura y a la iglesia. Es Mauro Matthei, el primer monje benedictino de origen chileno, quien a sus 85 años comparte en Portaluz su pasión por seguir a Cristo según la regla de san Benito; como sus sabias reflexiones.
ARCHIVO

Ver posts de otros meses

MAYO 2016 (1 artículos)

MARZO 2016 (2 artículos)

ENERO 2016 (1 artículos)

NOVIEMBRE 2015 (2 artículos)

OCTUBRE 2015 (2 artículos)

SEPTIEMBRE 2015 (2 artículos)

AGOSTO 2015 (2 artículos)

JULIO 2015 (4 artículos)

JUNIO 2015 (2 artículos)

MAYO 2015 (4 artículos)

ABRIL 2015 (4 artículos)

MARZO 2015 (3 artículos)

ENERO 2015 (2 artículos)

DICIEMBRE 2014 (4 artículos)

NOVIEMBRE 2014 (2 artículos)

Divino amor hecho carne

Divino amor hecho carne

El siglo de los mártires

El siglo de los mártires

Cultos afroamericanos y cristianismo

Cultos afroamericanos y cristianismo

LO MÁS LEÍDO
1 Joven periodista con neumonía por Covid 19: "Solo rezar y hablar con mi madre hacía que me calmase"
2 Padre José Antonio Fortea reflexiona sobre la posibilidad de que el Covid19 fuese un castigo de Dios
3 El coronavirus: las sectas se aprovechan de la epidemia del miedo
4 En tiempos del virus Covid19 seguir el ejemplo de santa Jacinta Marto y estar atentos a Medjugorje
5 En impactante audio sacerdote afectado por Covid-19 llama a ofrecer "la vida, sacerdotalmente, por nuestro pueblo"
6 Video de Adoración Eucarística y bendición Urbi et Orbi ante la pandemia. "La Oración es nuestra arma" alienta el Papa
7 ¿Ante el Covid 19 Dios se queda en silencio? "Tiempos difíciles, tiempos de santos", dice el padre Luis Zazano
8 El signo de la cruz
9 El Papa Francisco enseña: "Debemos acostumbrarnos a mirar el crucifijo bajo la luz de la redención"
YOUTUBER DESTACADO
   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Suscríbete   |   Política de Privacidad   |   Cookies   |   Aviso Legal   |    RSS   |