Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Publicidad   |   Hemeroteca   |   Haz de Portaluz tu página de inicio   |   Quienes Somos   |   Contacto        Domingo, 31 de mayo de 2020
Portaluz.org. No hay nada oculto que no haya de saberse (Mt 10,26)
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Instagram Accede a nuestros RSS    
 
Buscar
ÚLTIMA HORA

Retos y responsabilidades

Actualizado 27 marzo 2015  
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
Cardenal Antonio Cañizares Llovera   


Con el derrumbe de lo moral, se hunde lo humano del hombre. Superar todo esto, es superar la corrupción; y todavía más, es implantar el bien común, la paz y la justicia y ejercer la caridad política.
 
Con profunda esperanza nos disponemos, a entrar, a partir del próximo domingo, Domingo de Ramos, en la Semana Santa. La mirada de creyentes y no creyentes mirarán a la Cruz.

Miraremos y contemplaremos al que cuelga del madero como un despojo y un guiñapo humano, con su rostro doliente, desfigurado y el ademán descompuesto. Es en la Cruz donde tenemos a Cristo. ¿Dónde está vuestro Dios?, nos preguntan muchos ante tanto dolor, ante tanto sufrimiento sobre todo de inocentes, tanta violencia, tanto desprecio hacia el hombre, tanta injusticia, tanto engaño, tanta corrupción de todo tipo. No tenemos otra respuesta que ésta: en la Cruz, crucificado, clavado en ella. No es un espectador ante los dolores y sufrimientos: Él es el «varón de dolores», el siervo que da toda su vida, el amor que se entrega sin reservarse nada para sí, Dios que lo apuesta todo por el hombre, que derrama su sangre por el hombre. Ahí se encuentra ese misterio de infinito amor que es Jesucristo, crucificado, que vive pues ha vencido y derrotado para siempre a la muerte, al egoísmo, alodio, a la violencia, a la injusticia. Ahí está Dios que quiere que el hombre viva porque lo ama, con verdadera pasión, la de la cruz como amor hasta el extremo. Ahí, en todo lo que es la Cruz, en el Crucificado, está la palabra más plena de lo Alto que se ha pronunciado sobre la tierra en la historia humana, desde la cruz todo nos habla de amor sin límites, de paz y reconciliación, de perdón, de liberación, curación, salvación, de Dios que es perdón, misericordia, vida y esperanza única para todos; de allí nos llegan palabras llenas de vida, que son vida, perdón, amor.

Hablaba la semana pasada aquí, de «no cerrar las ojos»; no podemos cerrarlos ante lo que sucede, ante el proyecto con tanto poder que nos circunda y que, ciertamente, no está a favor del hombre, que no es manifestación ni fruto de un amor por todo hombre, ni para el que no todo hombre cuenta. Todos, pero los cristianos, al menos y con mayor motivo por la caridad que nos apremia, tenemos una responsabilidad grande que nos brinda este año en el que hay que actuar y tomar decisiones importantes. La caridad política exige actuar consciente y libremente con responsabilidad; sabiendo, además, que todas las actuaciones conscientes y libres tienen una dimensión moral y que, aunque nada que se oferte debe confundirse con el Evangelio, no todo, sin embargo, es indiferente al Evangelio. Es hora de buscar el bien común, del que tan poco se habla. El bien común se realiza en el estar con el hombre y a favor del hombre, de todo hombre, sin exclusiones. El ser humano, un nuevo ser humano, este hombre esté como esté y sea de la condición que sea, pertenece al bien común y en él se realiza el bien común sin el cual las comunidades humanas, las sociedades, las naciones, se disgregan, desmoronan y corren el riesgo de desaparecer. El derecho a la vida, su defensa y su tutela, es base y exigencia ineludible por sí mismo, y que, además, nos reclama y exige la caridad en su dimensión política. El bien común, el hombre, la vida... son inseparables de la familia, asentada en la verdad del matrimonio: apoyar la familia, revitalizar la familia es una tarea ineludible siempre y más en la situación en la que estamos y en la que va a llegar con la responsabilidad de las decisiones que se adopten.

Esta exigencia y responsabilidad nos lleva también a la consolidación de todo aquello que reclama la vida en convivencia, democrática y libre, rectamente entendida, fundada en principios morales, válidos para todos y respetados por todos, que están más allá de determinaciones particulares o propias de los diferentes grupos que constituyen el entramado de la sociedad. Sin una base moral, sin tener en cuenta lo que es bueno y verdadero y lo que no lo es no podremos construir juntos una nueva sociedad. En los momentos que vivimos es muy importante consolidar y fortalecer los principios y reglas constitucionales que nos rigen. A todos nos preocupa, con razón, la crisis económica, que está en boca de muchos. Los sufrimientos e inquietudes humanas y sociales que acarrea tanto tiempo son innegablemente grandes. Es necesario atender con urgencia prioritaria y decisión a esta situación, y sus consecuencias: el paro todavía tan enorme, su repercusión en las familias, la falta de cobijo para vivir dignamente, hambre, nuevas pobrezas... Pero también hay que atender a otros aspectos básicos y prioritarios: la desmoralización envolvente que, entre otra cosas, ha originado tal crisis.

No podemos olvidar, sería suicida hacerlo, que la raíz de nuestros males está en el derrumbe moral de nuestra sociedad, en el desconcierto moral que atravesamos. Bueno y malo, honesto y deshonesto, no pasan de ser palabras. Se aprecian más, en muchas ocasiones, los bienes materiales que la misma vida humana. Es el valor del hombre lo que se pone en juego. Con frecuencia la vida económica, social y política deja de estar al servicio del bien común y de la persona; y la persona humana queda supeditada y a merced de los mecanismos casi anónimos de la producción, del desarrollo económico, de los intereses o del poder. Con el derrumbe de lo moral, se hunde lo humano del hombre. Superar todo esto, es superar la corrupción; y todavía más, es implantar el bien común, la paz y la justicia y ejercer la caridad política, en cuyo ejercicio y con cuyo criterio habrá que actuar ante las responsabilidades que hemos de afrontar próximamente. A esto va muy unida la necesidad de propiciar una buena educación. Estamos ante una emergencia educativa que hemos de superar, y ofrecer una alternativa de enseñanza verdaderamente educativa del hombre en su realidad integral: educar personas conscientes, libres y creadoras. Es hora de buscar entre todos la unidad, la reconciliación total, la superación de toda violencia, la defensa de nuestra identidad y de cultura, base de lo que somos, garantía de futuro. Esto también es caridad.


Fuente: La Razón


 
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
 Comentar
 Otros artículos de Opinión
Amigos fieles
Laudato Si´, una encíclica para mirar hacia el futuro después de la pandemia
Christopher Dawson, un discípulo de Beda y Newman
El control ejercido por China sobre la OMS empeoró la epidemia
La familia de san Juan Pablo II
¿Las Misas virtuales son reales?
… Y nos harán más malos
La Ideología de Género al servicio del Anticristo
El prójimo y la Humanidad
Dejando la paz como nuestro regalo de despedida

RSS
Cardenal Antonio Cañizares Llovera, Arzobispo de Valencia, ex Prefecto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos
ARCHIVO
MAYO 2014

La hora de la familia/ El reflejo que da España

Razones para la esperanza

Ver posts de otros meses

ENERO 2020 (1 artículos)

NOVIEMBRE 2019 (1 artículos)

JUNIO 2019 (1 artículos)

SEPTIEMBRE 2018 (1 artículos)

JULIO 2018 (1 artículos)

FEBRERO 2018 (1 artículos)

JULIO 2017 (1 artículos)

JULIO 2016 (2 artículos)

MAYO 2016 (1 artículos)

ABRIL 2016 (2 artículos)

MARZO 2016 (2 artículos)

OCTUBRE 2015 (2 artículos)

SEPTIEMBRE 2015 (1 artículos)

MAYO 2015 (1 artículos)

ABRIL 2015 (1 artículos)

MARZO 2015 (1 artículos)

ENERO 2015 (2 artículos)

DICIEMBRE 2014 (1 artículos)

OCTUBRE 2014 (2 artículos)

SEPTIEMBRE 2014 (1 artículos)

MAYO 2014 (2 artículos)

ENERO 2014 (1 artículos)

OCTUBRE 2013 (1 artículos)

Divino amor hecho carne

Divino amor hecho carne

El siglo de los mártires

El siglo de los mártires

Cultos afroamericanos y cristianismo

Cultos afroamericanos y cristianismo

LO MÁS LEÍDO
1 La fe de Pablo Vela, un joven sevillano de 24 años: "Cada día trato de ser más de Dios y menos de mí mismo"
2 ¿Quién es el Espíritu Santo, que hace arder a los católicos por su Amor?
3 Sacerdotes católicos torturados en China
4 El valor de la vida
5 Cuerpos gloriosos
6 La muerte: tabú destapado por el coronavirus
7 El Papa Francisco demanda garantizar a todos el acceso a la vacuna del coronavirus
8 El apasionado video de una joven que era atea y fue conquistada por el ardiente Corazón de Jesús
9 Milagro de esperanza para el mundo: ¡La sangre de San Gennaro mártir del año 305 D.C. se ha vuelto líquida!
YOUTUBER DESTACADO
   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Suscríbete   |   Política de Privacidad   |   Cookies   |   Aviso Legal   |    RSS   |