Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Publicidad   |   Hemeroteca   |   Haz de Portaluz tu página de inicio   |   Quienes Somos   |   Contacto        Martes, 22 de octubre de 2019
Portaluz.org. No hay nada oculto que no haya de saberse (Mt 10,26)
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Instagram Accede a nuestros RSS    
 
Buscar
ÚLTIMA HORA

Restablecer el sentido del pecado

Actualizado 2 abril 2015  
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
P. Pedro Trevijano   


En el Credo confesamos nuestra fe en el perdón de los pecados, lo que significa que el Cristianismo ha de insistir no en el pecado, sino en la Buena Nueva de su perdón. Es decir, no creemos en el pecado, sino que el objeto de nuestra fe es el perdón de los pecados, que no es precisamente lo mismo. Se trata por tanto de la reconciliación del cristiano pecador con Dios y con la Iglesia. El sacramento de la Penitencia tiene su origen por una parte en la experiencia de la realidad del pecado en el interior de la comunidad cristiana, y por otra en el convencimiento que el pecado del cristiano puede ser superado, si hay una verdadera conversión, por el poder del perdón de Dios transmitido a la Iglesia por medio de Jesús.

Nuestra reflexión sobre el pecado se plantea inmediatamente los interrogantes sobre de dónde brota y cuál es el origen del mal moral en el mundo, pero especialmente cuál es el sentido del pecado.

El sentido del pecado sólo se puede entender a través del perdón, que es de iniciativa divina, proviniendo de su gracia el primer inicio de nuestra conversión, pues Dios llama a los pecadores mientras viven a la salvación.

Pío XII tuvo una frase célebre: "El más grande pecado del mundo actual es tal vez el hecho que los hombres han perdido el sentido del pecado"(27-X-1946).

Indudablemente la afirmación de Pío XII es al menos en parte verdadera. Verdadera en cuanto el sentido del pecado supone la fe en las relaciones personales entre Dios y nosotros, y muchos, influenciados por la progresiva secularización de la sociedad y la pérdida del sentido de lo sagrado, aunque se dan cuenta de sus faltas para con el prójimo, no llegan a considerarse en culpa ante Dios o le marginan, teniendo un modo de vivir que deja de lado, como si no existiera, al Dios soberano, última referencia de nuestra realización. Además la ausencia o el debilita­miento del sentido de Dios y del pecado nos incapacita para comprender el significado y la necesidad de la penitencia, pues pocas cosas nos repugnan más que la mortifica­ción y el sacrifi­cio.

Ante este problema san Juan Pablo II en su Exhortación Apostóli­ca "Reconciliatio et Paenitentia" nos dice: "Restablecer el sentido justo del pecado es la primera manera de afrontar la grave crisis que afecta al hombre de nuestro tiempo. Pero el sentido del pecado se restablece únicamente con una clara llamada a los principios inderogables de razón y de fe que la doctrina moral de la Iglesia ha sostenido siempre".

"El sentido del pecado tiene su raíz en la conciencia moral del hombre y es como su termómetro. Está unido al sentido de Dios, ya que se deriva de la relación consciente que el hombre tiene con Dios como su Creador, Señor y Padre. Por consiguiente así como no se puede eliminar completamente el sentido de Dios ni apagar la conciencia, tampoco se borra completamente el sentido del pecado".

"Sin embargo sucede frecuentemente en la Historia, durante períodos de tiempo más o menos largos y bajo la influencia de múltiples factores, que se oscurece gravemente la conciencia moral en muchos hombres"..."Es inevitable que en esta situación quede oscurecido también el sentido del pecado, que está íntimamente unido a la conciencia moral, a la búsqueda de la verdad, a la voluntad de un uso responsable de la libertad. Junto a la conciencia queda también oscurecido el sentido de Dios, y entonces, perdido este decisivo punto de referencia interior, se pierde el sentido del pecado".

"Se diluye este sentido del pecado en la sociedad contempo­ránea también a causa de los equívocos en los que se cae al aceptar ciertos resultados de la ciencia humana. Así, en base a determinadas afirmaciones de la psicología, la preocupación por no culpar o por no poner frenos a la libertad, lleva a no reconocer jamás una falta"..."A su vez una cierta antropología cultural, a fuerza de agrandar los innegables condicionamientos e influjos ambientales e históricos que actúan en el hombre, limita tanto su responsabilidad que no le reconoce la capacidad de ejecutar verdaderos actos humanos y, por lo tanto, la capacidad de pecar".

"Disminuye también el sentido del pecado a causa de una ética que relativiza la norma moral, negando su valor absoluto e incondicional y consiguientemente que puedan existir actos intrínsecamente ilícitos. Se diluye finalmente el sentido de pecado, cuando éste se identifica erróneamente con el sentimiento morboso de la culpa o con la simple trasgresión de normas y preceptos legales"(nº 18).

Aparte de todo esto tampoco olvidemos que las estructuras pueden presionar de tal modo a los individuos que se llega a eliminar o marginar toda acción auténticamente libre y personal, existiendo técnicas sumamente eficaces para eliminar la voluntad y que se utilizan abundantemente en la propaganda política, en la publicidad e incluso en la enseñanza. Además ¿quién puede acusarse hoy a nivel individual de la opresión que sufre el tercer mundo, de la marginación en torno a las grandes ciudades, de los que mueren de hambre, de la extensión de la drogadicción? Es en consecuencia necesario no sólo tener una conciencia individual de pecado, sino también tomar conciencia de las responsabilidades eclesiales incumplidas y de los quehaceres cotidianos no realizados.


 
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
 Comentar
 Otros artículos de Opinión
Un camino interior hacia Dios
Tibios y cobardes
Una muy importante noticia silenciada
"Cuestionamientos al Sínodo Amazónico"
El secreto de confesión
La llegada de refugiados, antiguos y nuevos
La única Cruz que salva
Stefan Wyszynski: Cuando la fe se hace carne
Acusaciones contra los seres humanos
El perfume de la humildad

RSS
P. Pedro Trevijano. Sacerdote, doctor en Teología Moral, por el Alfonsiano de Roma. Licenciado en Derecho.
ARCHIVO
ABRIL 2015

Restablecer el sentido del pecado

Ver posts de otros meses

OCTUBRE 2019 (2 artículos)

AGOSTO 2019 (1 artículos)

JULIO 2019 (2 artículos)

JUNIO 2019 (2 artículos)

MAYO 2019 (4 artículos)

MARZO 2019 (3 artículos)

ENERO 2019 (3 artículos)

DICIEMBRE 2018 (4 artículos)

NOVIEMBRE 2018 (3 artículos)

OCTUBRE 2018 (2 artículos)

AGOSTO 2018 (2 artículos)

JUNIO 2018 (1 artículos)

MAYO 2018 (1 artículos)

ABRIL 2018 (2 artículos)

MARZO 2018 (2 artículos)

FEBRERO 2018 (1 artículos)

ENERO 2018 (2 artículos)

DICIEMBRE 2017 (3 artículos)

NOVIEMBRE 2017 (3 artículos)

OCTUBRE 2017 (2 artículos)

SEPTIEMBRE 2017 (3 artículos)

AGOSTO 2017 (1 artículos)

JUNIO 2017 (2 artículos)

MAYO 2017 (2 artículos)

ABRIL 2017 (1 artículos)

MARZO 2017 (2 artículos)

NOVIEMBRE 2016 (4 artículos)

OCTUBRE 2016 (3 artículos)

SEPTIEMBRE 2016 (1 artículos)

AGOSTO 2016 (1 artículos)

JULIO 2016 (1 artículos)

JUNIO 2016 (4 artículos)

MAYO 2016 (1 artículos)

ABRIL 2016 (1 artículos)

MARZO 2016 (1 artículos)

ENERO 2016 (3 artículos)

DICIEMBRE 2015 (4 artículos)

NOVIEMBRE 2015 (3 artículos)

SEPTIEMBRE 2015 (1 artículos)

AGOSTO 2015 (3 artículos)

JULIO 2015 (2 artículos)

JUNIO 2015 (4 artículos)

ABRIL 2015 (1 artículos)

MARZO 2015 (1 artículos)

ENERO 2015 (1 artículos)

DICIEMBRE 2014 (2 artículos)

NOVIEMBRE 2014 (1 artículos)

JULIO 2014 (1 artículos)

JUNIO 2014 (1 artículos)

Divino amor hecho carne

Divino amor hecho carne

El siglo de los mártires

El siglo de los mártires

Cultos afroamericanos y cristianismo

Cultos afroamericanos y cristianismo

LO MÁS LEÍDO
1 La vida como don "para testimoniar, bendecir, consolar, levantar, transmitir la belleza de Jesús", dice el Papa
2 Para superar la crisis: "Rezo del Rosario" y una "investigación independiente", dice obispo de Hong Kong
3 Adicción a las drogas y al sexo no derrotaron a Ludovic: "Dios es mucho más fuerte que las fuerzas del mal"
4 No existe un gen gay, concluye reciente estudio científico. Consecuencias legales analizadas por el sociólogo Paul Sullins
5 Padre Gerardo Piñeros alerta de "una fuerte actividad demoníaca" durante octubre que culmina en Halloween
6 Estadísticas 2019 de la Iglesia: Número 1 en beneficencia, más católicos y menos candidatos al sacerdocio
7 Implicancias morales del Sínodo: "La vida humana y la vida de la naturaleza están interconectadas"
8 Monseñor Felipe Bacarreza revela impactantes detalles de su viaje a Medjugorje, la aldea donde se aparece la Virgen
9 "Cuanto más tenía, más vacío sentía, yo vivía muerta. En Medjugorje recibí la gracia"
YOUTUBER DESTACADO
   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Suscríbete   |   Política de Privacidad   |   Cookies   |   Aviso Legal   |    RSS   |