Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Publicidad   |   Hemeroteca   |   Haz de Portaluz tu página de inicio   |   Quienes Somos   |   Contacto        Viernes, 10 de julio de 2020
Portaluz.org. No hay nada oculto que no haya de saberse (Mt 10,26)
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Instagram Accede a nuestros RSS    
 
Buscar
ÚLTIMA HORA

Crónicas de un obsoleto 13. "No olvidar a nuestros hermanos perseguidos"

Actualizado 10 abril 2015  
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
Mauro Matthei   


Estimados lectores: Esta vez nos toca hablar de los monjes antiguos, de los que comenzaron a poblar los desiertos del Imperio romano, después de que hubieron amainado las persecuciones de los cristianos.

Mientras que los religiosos de la Iglesia en general se encargaron de las diversas obras de la caridad cristiana, como son la educación de los niños, el cuidado de los enfermos, las misiones, más tarde los estudios universitarios, etc., los monjes y las monjas de clausura ordenaron sus vidas en torno al misterio de Dios, el manantial primigenio de la fe. Para ello se requería el apartamiento del mundo, la oración tanto personal como comunitaria, la permanente lectura de la Sagrada Escritura, el trabajo manual e intelectual, la hospitalidad. Estamos ampliamente informados de sus dicho y hechos por medio de las vidas de Antonio abad y  Pacomio, ambos egipcios; Isaías y Doroteo de Gaza, palestinos; Juan Clímaco del monte Sinaí; Macario, Efrén  y Crisóstomo de Siria; Basilio Magno y Gregorio de Nisa, de Asia Menor , en Occidente Martin de Tours, Juan Casiano y Benito de Nursia y muchos otros. A ellos les tocaría mantener viva la fe en la resurrección y la vida eterna, las grandes promesas de Jesús, en una cristiandad siempre inclinada a valorar solamente el corto tiempo de la vida en esta tierra. Frente a la urgencia de transformar el mundo, ellos debían vivir y enseñar la importancia de la transformación del hombre por medio de la santificación.

            En este tiempo cuando los cristianos de Oriente son atribulados y en el Irak y Siria son echados de sus hogares, asesinados, por guerreros vestidos de negro, con banderas negras y antifaces del mismo color… el obsoleto quiere hacer oír la voz de santos monjes, muy anteriores a la invasión de los musulmanes:
 
            Evagrio Póntico (+399) «Ha sido dicho: “Deja tu ofrenda delante del altar y ve primero a reconciliarte con tu hermano”, luego vendrás y orarás sin inquietud. Pues el rencor oscurece la facultad rectora del que ora y entenebrece sus oraciones. Los que acumulan penas y rencores y se imaginan que oran, son como quienes sacan agua y la vierten en un barril agujereado. Si eres paciente, orarás siempre con alegría».

            Isaías de Gaza (+491): «Cuida tu cuerpo como un templo de Dios (1 Co 6,19); cuídalo, porque deberá resucitar y rendir cuenta delante de Dios. El que cree que su cuerpo resucitará verdaderamente en el día de la resurrección tendrá cuidado de preservarlo de toda mancha, pues está escrito: “El transfigurará nuestro cuerpo de miseria para hacerlo conforme a su cuerpo de gloria, según la fuerza de su poder” (Flp 3,21)».

            Doroteo de Gaza (Siglo VI): «Suponed un círculo dibujado en la tierra, es decir, una línea trazada en redondo con un compás y un centro. Se llama precisamente centro el punto que está en medio del círculo. Imaginaos que ese círculo es el mundo. El centro representa a Dios y los rayos, las diferentes vías o maneras de vivir de los hombres. Cuando los santos desean aproximarse a Dios, marchan hacia el centro del círculo y en la medida en que avanzan hacia el interior, se aproximan los unos a los otros al mismo tiempo que a Dios. Cuanto más se acercan a Dios, más se acercan unos a otros y cuanto más se aproximan entre sí, más se aproximan a Dios».

            Juan Clímaco (+640) «Los que renunciaron al mundo por un impulso de temor son como el incienso: al principio huelen bien, pero después vienen a parar en humo: Los que lo hicieron por interés de la recompensa son como ruedas de molino, que siempre dan vueltas alrededor de sí mismos y nunca avanzan. Pero los que dejaron el mundo por amor de Dios, desde el principio prenden fuego en su interior y son como un incendio en medio de un gran bosque, dilatándose más y más».

            Efrén el Sirio (+373) «Alabad con nosotros al gran Dios, por su gran bondad. Que lo alabe el ateo, que blasfema contra él y, sin embargo, Dios lo sacia de pan. Que lo alabe el rebelde que lo ofende y, sin embargo, Dios lo alimenta. El en todo es bueno con todos y regala el amanecer al que trocó la majestad divina por los ídolos y hace llover sobre el que lo insultó. A todos los quiere ganar para que se conviertan y él pueda alegrarse  de ello. ¿Quién puede igualarse a tu bondad?».

            Seudo-Macario (Siglo V): «Así como el ojo no puede ver si no tiene luz; así como no se puede hablar si no se tiene lengua; así como no se puede oír si no se tienen oídos; así como sin pies no se puede caminar y así como sin manos no se puede trabajar, así no puedes salvarte sin Jesús».

            Isaac de Nínive (+700): «Hazme digno, Señor, de morir a todas las cosas, a fin de que por  medio de esa muerte puedas concederme sentir el misterio de la vida nueva». 

Que estos breves extractos de las obras de los monjes orientales, tan poco conocidos, nos ayuden a no olvidar a nuestros hermanos perseguidos.


 
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
 Comentar
 Otros artículos de Opinión
La nueva normalidad del corazón
La moral del Diablo
Un magisterio para la paz y contra la hipocresía
Evangelizar y reforzar la conciencia de ser pueblo de Dios, liberar el mundo, sanar la Tierra, conquistar el espacio (I)
Estatuas
Cuando el Evangelio resulta difícil
Olvidaron lo fundamental
La perenne normalidad eucarística
Feminismos contrapuestos
Cartas del sobrino a su diablo (XX)

RSS
Nació en 1929 y lleva 63 años buscando conocer y fundirse en el misterio de Dios. Su currículum es extenso, como el rico patrimonio que sus escritos e investigaciones sobre historia, han legado a la cultura y a la iglesia. Es Mauro Matthei, el primer monje benedictino de origen chileno, quien a sus 85 años comparte en Portaluz su pasión por seguir a Cristo según la regla de san Benito; como sus sabias reflexiones.
ARCHIVO
ABRIL 2015

Crónicas de un obsoleto 15. "La sabiduría de Agatón"

Crónicas de un obsoleto 14. Sí. Es un Genocidio

Crónicas de un obsoleto 13. "No olvidar a nuestros hermanos perseguidos"

Crónicas de un obsoleto 12. Un teólogo me supone ingenuo, por lo del "ángel"

Ver posts de otros meses

MAYO 2016 (1 artículos)

MARZO 2016 (2 artículos)

ENERO 2016 (1 artículos)

NOVIEMBRE 2015 (2 artículos)

OCTUBRE 2015 (2 artículos)

SEPTIEMBRE 2015 (2 artículos)

AGOSTO 2015 (2 artículos)

JULIO 2015 (4 artículos)

JUNIO 2015 (2 artículos)

MAYO 2015 (4 artículos)

ABRIL 2015 (4 artículos)

MARZO 2015 (3 artículos)

ENERO 2015 (2 artículos)

DICIEMBRE 2014 (4 artículos)

NOVIEMBRE 2014 (2 artículos)

Divino amor hecho carne

Divino amor hecho carne

El siglo de los mártires

El siglo de los mártires

Cultos afroamericanos y cristianismo

Cultos afroamericanos y cristianismo

LO MÁS LEÍDO
1 El día en que Padre Pío y Mons. Karol Wojtyla se unieron en oración pidiendo a Dios su misericordia
2 La nueva normalidad del corazón
3 Cartas del sobrino a su diablo (XX)
4 La moral del Diablo
5 El tratamiento contra el cáncer del actor Val Kilmer y el peligro de la secta Ciencia Cristiana
6 Ponte, el escritor homosexual que cuestiona en Italia ley sobre homofobia y transfobia
7 Cardenal Cañizares denuncia "obra del diablo": crean vacunas contra el Covid 19 "con células de fetos abortados"
8 Estatuas
9 Impactante conversión de un asesino: Se ha consagrado a Cristo en castidad, pobreza y obediencia
YOUTUBER DESTACADO
   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Suscríbete   |   Política de Privacidad   |   Cookies   |   Aviso Legal   |    RSS   |