Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Publicidad   |   Hemeroteca   |   Haz de Portaluz tu página de inicio   |   Quienes Somos   |   Contacto        Martes, 7 de abril de 2020
Portaluz.org. No hay nada oculto que no haya de saberse (Mt 10,26)
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Instagram Accede a nuestros RSS    
 
Buscar
ÚLTIMA HORA

Una persona homosexual, ¿Cómo debe acercarse a la confesión?

Actualizado 23 abril 2015  
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
P. Juan Avila Estrada   

Con alguna frecuencia, en nuestra relación con Dios, aparecen sentimientos de indignidad frente a él. La sensación inmediata es la de estar ante la majestad de un amor incomprensible por la grandeza y perfección que posee. Nuestra pequeñez, miseria, pero sobre todo el peso de nuestros pecados hace que agachemos la cabeza para repetir una y otra vez como el publicano que oraba en el templo: “Señor, ten piedad de mí, que soy un pecador”.

No es de extrañar entonces que dicho sentimiento se haga más evidente y profundo en aquellos momentos en que conscientes y verdaderamente contritos nos acercamos al sacramento de la reconciliación para decirle al Padre del cielo: “Señor, pequé, ten misericordia de mí…”

¿Pero qué sucede cuando junto  a esos pecados cotidianos se suma una realidad de carácter particular y muchas veces despreciada por el común de las gentes? ¿Cómo actuar como penitentes y confesores ante quien se reconoce como homosexual y creyendo firmemente en la misericordia del Señor se le quiere recibir con todo el corazón y con toda el alma?

Ante todo, la verdad; pero no sólo la epistemológica, sino además la existencial. Decir las cosas con claridad entendiendo lo que se es sin desprecio ni auto-humillación por tal condición. Es importante reconocer que la condición de hijo de Dios no se pierde por la orientación sexual puesto que todo aquello que pasa por nuestra naturaleza humana ha sido asumido por la muerte de Jesús en la cruz.

También cuenta qué se quiere de la propia vida, cuáles son los recursos humanos que se tienen para alcanzar las metas y cómo se vislumbra el futuro. A cada cosa hay que llamarla con nombre propio sin pretender cambiarles el significado pero sobre todo sin justificarnos a nosotros mismos; esto vale para cualquier confesión. No es necesario decir: “Soy…pero es que…” Reconoce que la justificación viene de Cristo, es él quien ya lo ha hecho.

Como confesores estamos llamados a ejercer la misericordia de manera incondicional. Quien ha llegado busca una palabra de aliento, una exhortación amorosa y una acogida humana que le haga creer que el amor de Dios es tangible en la tierra cuando somos capaces de COMPRENDER;  amar es comprender sin hacer juicios sobre las personas.

De la misma manera como invitamos a cualquier heterosexual a respetar su cuerpo como templo vivo de Dios y vivir la castidad entendiendo la sexualidad como un don de Dios que no se comparte con cualquiera como si fuera un juguete de entretenimiento, así mismo invitamos a quien se acerca al sacramento para que viva castamente su vida.

Es indispensable  que el penitente entienda, lo mismo que el confesor, que hay diferencia entre la orientación sexual, la identidad sexual y el ejercicio sexual. La orientación (qué tipo de personas le atraen) y  la identidad (cómo se ve a sí mismo, si como hombre o como mujer) no son temas de confesión puesto que no hay pecado en ello. No es pecado la homosexualidad “per-sé” sino el ejercicio de la misma. Del mismo modo como cada heterosexual está llamado a la castidad, también lo está el homosexual.

Ahora bien, a cada penitente en cada confesión, cualquiera que esta sea, se le pide siempre lo mismo: que haya un deseo sincero de luchar contra todo lo que le ata; que por lo menos aquella frase que decimos en el acto de contrición: “Propongo, firmemente, no volver a pecar…” sea su frase de combate espiritual, aceptando que en su lucha no está solo sino que le acompaña la Gracia de Dios.

La castidad es un don de Dios y un esfuerzo humano y como tal debe pedirse humildemente a él, sabiendo que si se volviera a caer, Dios siempre estará con los brazos abiertos para un hijo que cae por caminar y por luchar. Hay que abrirse a la misericordia del Señor, aceptar que sólo no se puede, que le necesitamos pero sobre todo nos ama como somos y nos invita a amarnos de la misma manera.

Un buen confesor escucha con amor, corrige con ternura pero siempre habla con la verdad. La condescendencia y la falsa comprensión no nos pueden llevar a engañar ni a estos hijos  ni a ningún otro. Dios no juzga la homosexualidad sino la ejercitación inadecuada de la hermosura de la sexualidad humana.

Si tienes una AMS (atracción al mismo sexo), no te sientas discriminado ni odiado, pues Dios te ama y te invita abrir tus brazos a él. Acércate al sacramento y recibe la absolución. 

 
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
 Comentar
 Otros artículos de Opinión
La Misa y los mártires
La ilusión se disipa
Se me revuelven las tripas
Cristo bañado por las lágrimas del cielo...
El prescindir de Dios
La hermosa penitencia
Mujeres creadas para amar y ser amadas
Nuestra Fragilidad
Globalismo vírico
El virus de la violencia

RSS
Juan Avila Estrada, sacerdote colombiano.
ARCHIVO

Ver posts de otros meses

JUNIO 2015 (1 artículos)

MAYO 2015 (1 artículos)

ABRIL 2015 (1 artículos)

FEBRERO 2015 (1 artículos)

JULIO 2014 (1 artículos)

JUNIO 2014 (1 artículos)

Divino amor hecho carne

Divino amor hecho carne

El siglo de los mártires

El siglo de los mártires

Cultos afroamericanos y cristianismo

Cultos afroamericanos y cristianismo

LO MÁS LEÍDO
1 ¡Cardenal George Pell en libertad! Tribunal Supremo declara no creíble que haya cometido abuso sexual de menores
2 No. Los astrólogos y los videntes no predijeron el coronavirus, ni pueden predecir nada
3 Padre José Antonio Fortea reflexiona sobre la posibilidad de que el Covid19 fuese un castigo de Dios
4 Psiquiatra Guillermo Restrepo: Para enfrentar los miedos, la angustia y la muerte recemos el rosario
5 En su noche oscura, colapsada por las crisis de pánico, Pauline conoció el amor de Dios Padre
6 El coronavirus: las sectas se aprovechan de la epidemia del miedo
7 La Misa y los mártires
8 Una empresaria reencuentra su fe y devoción a la Virgen al enfrentar la enfermedad y muerte de su esposo
9 En tiempos del virus Covid19 seguir el ejemplo de santa Jacinta Marto y estar atentos a Medjugorje
YOUTUBER DESTACADO
   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Suscríbete   |   Política de Privacidad   |   Cookies   |   Aviso Legal   |    RSS   |