Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Publicidad   |   Hemeroteca   |   Haz de Portaluz tu página de inicio   |   Quienes Somos   |   Contacto        Jueves, 2 de abril de 2020
Portaluz.org. No hay nada oculto que no haya de saberse (Mt 10,26)
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Instagram Accede a nuestros RSS    
 
Buscar
ÚLTIMA HORA

Crónicas de un obsoleto 18. Sobre la negación de las evidencias

Actualizado 15 mayo 2015  
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
Mauro Matthei   


Estimados lectores: En la pasada crónica les habíamos referido las tribulaciones de la señora Berta cuando las visitadoras sociales le habían exigido la asistencia de su hijo Sebastián a la escuela y ella no había sabido explicarles la naturaleza del impedimento de su niño. “Si les decía que Sebastián estaba endemoniado me habrían creído loca” le contó la madre al obsoleto, “me habrían castigado con un interdicto y me habrían quitado el niño, que al fin y al cabo, endemoniado y todo, es mi hijo”.

Aquí nos topamos con el gran problema de la negación de las evidencias que aflige al ser humano desde antiguo, pero especialmente a nuestro mundo moderno, tan avanzado y progresista. En alguna ocasión Lenin afirmó: “No existen los hechos; sólo existe la interpretación de los hechos”. Con esa sentencia genial los discípulos del revolucionario pueden decir por ejemplo: “Las Torres de Paine no existen” y, como lo dicen con tanto aplomo, todo el mundo les cree.

Pues bien, el evangelista San Marcos (Mc 1,23-24) al indicar que Jesucristo iba todos los sábados a la sinagoga para dar enseñanzas, sin arrugarse dice: “Hallándose en la sinagoga un hombre poseído de un espíritu impuro, comenzó a gritar, diciendo: ¿Qué hay entre ti y nosotros, Jesús de Nazaret? ¿Has venido a perdernos? Te conozco; tú eres el Santo de Dios. Jesús le mandó: Cállate y sal de él. El espíritu impuro, agitándolo violentamente, dio un fuerte grito y salió de él”. Dice el evangelista que todos se quedaron estupefactos, pero como eran gente sensata que se rinde ante las evidencias, “se dijeron unos a otros: ¿Qué es esto? Una doctrina nueva y revestida de autoridad, que manda a los espíritus inmundos y ellos lo obedecen. Extendió luego su fama por doquiera en todas las regiones limítrofes de Galilea”.

En nuestros tiempos se puede vivir exactamente la misma experiencia que vivieron los feligreses de la sinagoga de Nazaret, pero en nuestro mundo no se da el respeto ante la evidencia que tuvieron ellos y por consiguiente no se percibe tampoco el mensaje que estos hechos transmiten. En cuanto a la persona misma de Cristo se avanza la teoría de que él se habría adaptado a las supersticiones de su época, sin pretender que estas “evidencias” tuvieran un valor absoluto y permanente.  De este modo habrían caracterizado a Cristo como un cínico oportunista, lo que ciertamente no era, ni podía serlo.

Los endemoniados, que son mencionados a menudo en los evangelios, sufren la desgracia de albergar en ellos un espíritu “impuro”, “malo” o “inmundo”. Con todos esos adjetivos se los conoce, tanto en el tiempo de Jesús como en el nuestro. La diferencia estriba en que ahora se les desconoce su existencia y se ridiculiza a los que dicen reconocerlos. En el evangelio de Marcos Cristo nombra doce espíritus impuros (Mc 7,14-23), en el de San Mateo sólo siete (Mt 15,17-20). En San Marcos revela: “Lo que del hombre sale, eso es lo que mancha al hombre, porque lo de dentro, del corazón del hombre proceden los pensamientos malos: las fornicaciones, los hurtos, los homicidios, los adulterios, las codicias, las maldades, el fraude, la impureza, la envidia, la blasfemia, la altivez, la insensatez. Todas estas maldades del hombre proceden y manchan al hombre”. Por su parte, el evangelista Mateo nos da noticia de seis malos espíritus: “Lo que sale de la boca procede del corazón. Porque del corazón provienen los malos pensamientos: los homicidios, los adulterios, las fornicaciones, los robos, los falsos testimonios, las blasfemias. Esto es lo que hace impuro al hombre”.

 
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
 Comentar
 Otros artículos de Opinión
Acto Penitencial 2
La ilusión se disipa
Se me revuelven las tripas
Cristo bañado por las lágrimas del cielo...
El prescindir de Dios
La hermosa penitencia
Mujeres creadas para amar y ser amadas
Nuestra Fragilidad
Globalismo vírico
El virus de la violencia

RSS
Nació en 1929 y lleva 63 años buscando conocer y fundirse en el misterio de Dios. Su currículum es extenso, como el rico patrimonio que sus escritos e investigaciones sobre historia, han legado a la cultura y a la iglesia. Es Mauro Matthei, el primer monje benedictino de origen chileno, quien a sus 85 años comparte en Portaluz su pasión por seguir a Cristo según la regla de san Benito; como sus sabias reflexiones.
ARCHIVO

Ver posts de otros meses

MAYO 2016 (1 artículos)

MARZO 2016 (2 artículos)

ENERO 2016 (1 artículos)

NOVIEMBRE 2015 (2 artículos)

OCTUBRE 2015 (2 artículos)

SEPTIEMBRE 2015 (2 artículos)

AGOSTO 2015 (2 artículos)

JULIO 2015 (4 artículos)

JUNIO 2015 (2 artículos)

MAYO 2015 (4 artículos)

ABRIL 2015 (4 artículos)

MARZO 2015 (3 artículos)

ENERO 2015 (2 artículos)

DICIEMBRE 2014 (4 artículos)

NOVIEMBRE 2014 (2 artículos)

Divino amor hecho carne

Divino amor hecho carne

El siglo de los mártires

El siglo de los mártires

Cultos afroamericanos y cristianismo

Cultos afroamericanos y cristianismo

LO MÁS LEÍDO
1 Joven periodista con neumonía por Covid 19: "Solo rezar y hablar con mi madre hacía que me calmase"
2 Padre José Antonio Fortea reflexiona sobre la posibilidad de que el Covid19 fuese un castigo de Dios
3 El coronavirus: las sectas se aprovechan de la epidemia del miedo
4 En tiempos del virus Covid19 seguir el ejemplo de santa Jacinta Marto y estar atentos a Medjugorje
5 En impactante audio sacerdote afectado por Covid-19 llama a ofrecer "la vida, sacerdotalmente, por nuestro pueblo"
6 Video de Adoración Eucarística y bendición Urbi et Orbi ante la pandemia. "La Oración es nuestra arma" alienta el Papa
7 ¿Ante el Covid 19 Dios se queda en silencio? "Tiempos difíciles, tiempos de santos", dice el padre Luis Zazano
8 El signo de la cruz
9 El Papa Francisco enseña: "Debemos acostumbrarnos a mirar el crucifijo bajo la luz de la redención"
YOUTUBER DESTACADO
   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Suscríbete   |   Política de Privacidad   |   Cookies   |   Aviso Legal   |    RSS   |