Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Publicidad   |   Hemeroteca   |   Haz de Portaluz tu página de inicio   |   Quienes Somos   |   Contacto        Jueves, 2 de abril de 2020
Portaluz.org. No hay nada oculto que no haya de saberse (Mt 10,26)
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Instagram Accede a nuestros RSS    
 
Buscar
ÚLTIMA HORA

Crónicas de un Obsoleto 25. Iluminación primera

Actualizado 31 julio 2015  
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
Mauro Matthei   
 

Apreciados lectores:

 A fin de no perder el hilo de nuestra narración recordaremos en la crónica 23 la grande aunque única paliza que en toda la vida su progenitor le había asestado al hijo. Los frutos de este suceso fueron ciertamente felices, ya que el primogénito había sido capaz de pedir perdón, tanto a su padre como a su  hermana chica. En la primera parte de la paliza paterna al Obsoleto se le había atravesado  el vívido recuerdo  de  sus anteriores experiencias del amor  y afecto de su progenitor, lo que a su vez lo llevó a barruntar la gravedad de su culpa. En la segunda parte la  palabra “hombría” había sido la adrenalina capaz de hacerlo sobrellevar el beso al muñeco Joaquín y ofrecer un abrazo a su hermana Lilianita .Si bien estas fueron las circunstancias favorables de la vindicta paterna y de la penitencia filial, todavía faltaba un punto de mayor madurez en el joven por motivo de su negativa a  ingresar a la boleta de sus pecados el maltrato al muñeco y el consiguiente llanto de Lilianita. Con su sentencia “las bromas son bromas y los pecados, pecados”  había tratado de contrarrestar la insistencia de su madre.

            Por fin el ansiado y también inquietante día de la primera confesión se hizo presente el lunes 12 de noviembre  del año 1940. El pequeño grupo de niños y niñas católicos del colegio alemán de Osorno (unos 20) se dirigió con la mayoría de sus padres a la capillita de las Hermanas.de Schönstatt, justo detrás de la mole del edificio de la SAGO (Sociedad Agrícola y Ganadera de Osorno). Los esperaba el buen P. Humberto de la Congregación del Verbo Divino, revestido de alba y estola y la Hna. Isberga. El sacerdote hizo a los niños  un breve repaso de los diez mandamientos, mientras la Hermana, en salita aparte, preparaba a  los papás. Un cuadro grande de la “Madre tres veces admirable” del Movimiento de Schönstatt presidía la capilla; el confesionario – un gran cubo de madera con dos ambientes, separados por una pequeña rejilla- se hallaba en la parte más oscura de la capilla. Al momento de entrar a su turno de confesión el Obsoleto se percató de que se hallaba casi completamente a oscuras. A través de la rejilla, un poco alta para él, resonó la voz del P. Humberto: “Ave María Purísima”. El Obsoleto se demoró un poco  en desdoblar su cédula  de pecados y se quedó mudo al constatar que casi no podía descifrar las letras de su documento, que tanto le había costado. “Ave María Purísima” repitió el P. Humberto. Olvidándose en su creciente nerviosismo de la fórmula de respuesta, “Sin pecado concebida”, el Obsoleto sólo acertó a pegar su boca a la rejilla y proferir:  “Padre, no veo casi nada” El sacerdote, nervioso también él, susurró a través de la rejilla: “Dime lo que te sabes de memoria”. El joven trató de recordar alguna de las “cosas ffeas” que había acumulado durante su largo y cuidadoso examen de conciencia y sólo pudo tartamudear algunas frases deshilvanadas. Para aliviarle  entonces su confusión el sacerdote le dirigió algunas preguntas sobre los diez mandamientos: “¿Hiciste caso a tus padres? ¿Fuiste cariñoso con tus hermanitas?  Esto último el P. Humberto lo había preguntado porque era muy amigo de la familia y los conocía a todos. En el corazón del Obsoleto el nerviosismo y la angustia cesaron de golpe. Los dados estaban echados por una mano superior  que había disipado subterfugios, auto-justificaciones y mentiras. La lista de los pecados debía ahora completarse con el relato íntegro de los episodios de dolor con Lilianita y su hijo Joaquín. Muerte al placer malsano que había comenzado a anidarse en el corazón del Obsoleto. Este salió con paso vacilante del confesionario y se arrodilló en los bancos de atrás para rezar su penitencia. Su hermana Micaela había terminado antes que él y lo  esperaba junto a la mamá en el patio del Colegio. Ella abrazó a su primogénito, preguntándole: ¿Fue difícil? El Obsoleto sólo respondió: “No, nada”. La madre lo besó en la frente y trazó una cruz sobre el mismo lugar. Padres y  niños se dieron con alegría los saludos de despedida.

            Micaela y el Obsoleto junto a su madre cruzaron  la Plaza de Armas para ingresar al Teatro Principal, y  disfrutar el ansiado premio del día del perdón, la película “Las aventuras de Pinocho”. El Obsoleto sentía una paz muy grande y un gozo creciente. A medida que avanzaba el argumento de la película este iba cediendo su lugar a la celebración de un cristalino gozo. Cuando se cerraron las cortinas del telón final y se oyeron los aplausos de chicos y grandes, el Obsoleto se sentía en otro mundo, mudo, sin ganas de conversar. Su madre sabía que el incipiente sadismo de su hijo se había desatado no sólo en la tierra, sino que también en el cielo.

 
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
 Comentar
 Otros artículos de Opinión
Acto Penitencial 2
La ilusión se disipa
Se me revuelven las tripas
Cristo bañado por las lágrimas del cielo...
El prescindir de Dios
La hermosa penitencia
Mujeres creadas para amar y ser amadas
Nuestra Fragilidad
Globalismo vírico
El virus de la violencia

RSS
Nació en 1929 y lleva 63 años buscando conocer y fundirse en el misterio de Dios. Su currículum es extenso, como el rico patrimonio que sus escritos e investigaciones sobre historia, han legado a la cultura y a la iglesia. Es Mauro Matthei, el primer monje benedictino de origen chileno, quien a sus 85 años comparte en Portaluz su pasión por seguir a Cristo según la regla de san Benito; como sus sabias reflexiones.
ARCHIVO

Ver posts de otros meses

MAYO 2016 (1 artículos)

MARZO 2016 (2 artículos)

ENERO 2016 (1 artículos)

NOVIEMBRE 2015 (2 artículos)

OCTUBRE 2015 (2 artículos)

SEPTIEMBRE 2015 (2 artículos)

AGOSTO 2015 (2 artículos)

JULIO 2015 (4 artículos)

JUNIO 2015 (2 artículos)

MAYO 2015 (4 artículos)

ABRIL 2015 (4 artículos)

MARZO 2015 (3 artículos)

ENERO 2015 (2 artículos)

DICIEMBRE 2014 (4 artículos)

NOVIEMBRE 2014 (2 artículos)

Divino amor hecho carne

Divino amor hecho carne

El siglo de los mártires

El siglo de los mártires

Cultos afroamericanos y cristianismo

Cultos afroamericanos y cristianismo

LO MÁS LEÍDO
1 Joven periodista con neumonía por Covid 19: "Solo rezar y hablar con mi madre hacía que me calmase"
2 Padre José Antonio Fortea reflexiona sobre la posibilidad de que el Covid19 fuese un castigo de Dios
3 El coronavirus: las sectas se aprovechan de la epidemia del miedo
4 En tiempos del virus Covid19 seguir el ejemplo de santa Jacinta Marto y estar atentos a Medjugorje
5 En impactante audio sacerdote afectado por Covid-19 llama a ofrecer "la vida, sacerdotalmente, por nuestro pueblo"
6 Video de Adoración Eucarística y bendición Urbi et Orbi ante la pandemia. "La Oración es nuestra arma" alienta el Papa
7 ¿Ante el Covid 19 Dios se queda en silencio? "Tiempos difíciles, tiempos de santos", dice el padre Luis Zazano
8 El signo de la cruz
9 El Papa Francisco enseña: "Debemos acostumbrarnos a mirar el crucifijo bajo la luz de la redención"
YOUTUBER DESTACADO
   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Suscríbete   |   Política de Privacidad   |   Cookies   |   Aviso Legal   |    RSS   |