Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Publicidad   |   Hemeroteca   |   Haz de Portaluz tu página de inicio   |   Quienes Somos   |   Contacto        Sábado, 4 de abril de 2020
Portaluz.org. No hay nada oculto que no haya de saberse (Mt 10,26)
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Instagram Accede a nuestros RSS    
 
Buscar
ÚLTIMA HORA

Mis palabras son Espíritu y Vida

Actualizado 21 agosto 2015  
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
Jesús Álvarez García, ssp   


Comentario al Evangelio del domingo 23 de agosto. Juan 6, 60-69
 
 
Después de escuchar la enseñanza de Jesús, muchos de sus discípulos decían: «¡Es duro este lenguaje! ¿Quién puede escucharlo?» Jesús, sabiendo lo que sus discípulos murmuraban, les dijo: «¿Esto los escandaliza? ¿Qué pasará, entonces, cuando vean al Hijo del hombre subir donde estaba antes? El Espíritu es el que da Vida, la carne de nada sirve. Las palabras que les dije son Espíritu y Vida. Pero hay entre ustedes algunos que no creen». En efecto, Jesús sabía desde el primer momento quiénes eran los que no creían y quién era el que lo iba a entregar. Y agregó: «Por eso les he dicho que nadie puede venir a mí, si el Padre no se lo concede». Desde ese momento, muchos de sus discípulos se alejaron de Él y dejaron de acompañarlo. Jesús preguntó entonces a los Doce: «¿También ustedes quieren irse?» Simón Pedro le respondió: «Señor, ¿a quién iremos? Sólo tú tienes palabras de Vida eterna.  Nosotros hemos creído y sabemos que eres el Santo de Dios»
 
Comentario

La mayoría del auditorio se “escandaliza” ante la promesa del Pan de Vida, y no acepta el lenguaje desconcertante de Jesús, un pobre carpintero del pueblo, y la mayoría opta por lo más fácil: abandonarlo.

Este alejarse de Cristo, Pan de Vida, sigue repitiéndose a través de la historia: casi todas las iglesias separadas y las sectas han abandonado la Eucaristía, con lo cual sus adeptos no acceden al don más grande de Dios para sus hijos: Cristo Pan de Vida eterna.

Pero lo que más “escandaliza” es que mayoría de los mismos católicos bautizados, una vez que han hecho la primera comunión, abandonan la Eucaristía y la Iglesia. Pero tampoco todos los que van a misa, comulgan, porque, en realidad, no creen lo suficiente en Cristo resucitado, presente en la Eucaristía.

Incluso muchos de los que comulgan, no creen ni aman al que reciben. Aceptan el rito, pero no la Persona de Cristo presente. Prefieren una vida cómoda, sin el esfuerzo de acoger e imitar a Jesús, a fin de tener vida y gloria eterna con Él. Quien no cree ni acoge a Cristo en la Eucaristía, ¿cómo podrá reconocerlo y acogerlo cuando se le presente al final de su vida?

La Eucaristía sin fe y sin amor a Cristo y al prójimo, es un fatal contrasentido. Como el beso hipócrita de Judas. San Pablo afirma: “Quienes comen y beben indignamente, se tragan su propia condena” (Cor 11, 29). ¡Dios nos libre de tan grande e irremediable desgracia!

Urge, pues, verificar nuestra fe en la presencia real de Cristo en la Eucaristía, y suplicarle con insistencia que aumente nuestra fe y amor hacia él: “Te creo, te amo y en ti espero, mas aumenta mi fe, mi amor y mi esperanza. “Señor mío y Dios mío” (Jn  20, 28).

Por otra parte, Jesús afirma que es imposible unirse a él si el Padre no nos lo concede. Pero nos indica cómo lograrlo: “Pidan y recibirán, porque quien pide, recibe, y quien busca, encuentra” (Mt 7, 8). “Todo lo que pidan al Padre en mi nombre, él se lo concederá” (Jn 14, 13).

Repitamos con Pedro: “Señor, ¿a quién vamos a ir? Sólo tú tienes palabras de vida eterna” (Jn 6, 60). Creemos más allá de lo que vemos y tocamos. Somos felices por creer y amar sin ver. Esperamos, acogemos y amamos a Cristo como único Salvador, y nos asociamos a su cruz, la cual nos merecerá la resurrección y la vida eterna. Lo tenemos como luz, alegría, paz y salvación; creemos y vivimos en su presencia y amistad infalible: “Yo estoy con ustedes todos los días hasta el fin del mundo” (Mt 20, 28).
La catequesis eucarística suele fallar por la base: se ocupa más de la doctrina y del rito, que de llevar al encuentro real con Cristo resucitado presente en la Eucaristía. Hay hambre de Cristo, pero también anemia espiritual por falta de real experiencia de Jesús eucarístico. Resucitado y presente.

 
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
 Comentar
 Otros artículos de Opinión
Acto Penitencial 3
La ilusión se disipa
Se me revuelven las tripas
Cristo bañado por las lágrimas del cielo...
El prescindir de Dios
La hermosa penitencia
Mujeres creadas para amar y ser amadas
Nuestra Fragilidad
Globalismo vírico
El virus de la violencia

RSS
Jesús Álvarez García, ssp es sacerdote de la Sociedad de San Pablo, español y residente en Chile. Teólogo de la Universidad Gregoriana de Roma.
ARCHIVO

Ver posts de otros meses

JUNIO 2016 (1 artículos)

MAYO 2016 (2 artículos)

ABRIL 2016 (1 artículos)

ENERO 2016 (1 artículos)

DICIEMBRE 2015 (1 artículos)

OCTUBRE 2015 (1 artículos)

SEPTIEMBRE 2015 (1 artículos)

AGOSTO 2015 (1 artículos)

DICIEMBRE 2013 (2 artículos)

NOVIEMBRE 2013 (2 artículos)

Divino amor hecho carne

Divino amor hecho carne

El siglo de los mártires

El siglo de los mártires

Cultos afroamericanos y cristianismo

Cultos afroamericanos y cristianismo

LO MÁS LEÍDO
1 No. Los astrólogos y los videntes no predijeron el coronavirus, ni pueden predecir nada
2 Padre José Antonio Fortea reflexiona sobre la posibilidad de que el Covid19 fuese un castigo de Dios
3 En su noche oscura, colapsada por las crisis de pánico, Pauline conoció el amor de Dios Padre
4 El coronavirus: las sectas se aprovechan de la epidemia del miedo
5 El exorcista italiano Paolo Carlin: "es imposible conciliar la perspectiva de la New Age y la cristiana"
6 Joven periodista con neumonía por Covid 19: "Solo rezar y hablar con mi madre hacía que me calmase"
7 Beato Ceferino, "El Pelé": Gitano martirizado por su devoción al rosario
8 Acto Penitencial 3
9 Ante el Día de las Víctimas del Terrorismo
YOUTUBER DESTACADO
   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Suscríbete   |   Política de Privacidad   |   Cookies   |   Aviso Legal   |    RSS   |