Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Publicidad   |   Hemeroteca   |   Haz de Portaluz tu página de inicio   |   Quienes Somos   |   Contacto        Viernes, 10 de julio de 2020
Portaluz.org. No hay nada oculto que no haya de saberse (Mt 10,26)
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Instagram Accede a nuestros RSS    
 
Buscar
ÚLTIMA HORA

Crónicas de un obsoleto 28. Juegos de salvación.

Actualizado 11 septiembre 2015  
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
Mauro Matthei   


Atentos lectores:

Los juegos del Obsoleto con sus tres hermanas inventaban  sus libretos en base a las lecturas semanales de “El Peneca”, insigne revista infantil de los tiempos de su directora Roxane. Don Federico el  farmacéutico había suscrito a su hijo el Obsoleto a esa revista para que mejorara la ortografía y adquiriera el buen hábito de la lectura.  Uno de los juegos más importantes y repetidos que el Obsoleto desarrollaba en conjunto con sus hermanas estaba inspirado en una serie de “El Peneca” titulada “Las Aventuras de Quintín el aventurero”. Se trataba de un científico e ingeniero llamado Dr. Seymour que había inventado y construido un artefacto que era al mismo tiempo submarino, auto y avión y era manejado por el joven Quintín el aventurero. Una tercera persona era la hija del Dr. Seymour, enamorada de Quintín. El novedoso vehículo era conocido como “submarplano”.

Trasladados ya al ambiente de nuestro juego, el Obsoleto hacía el papel del Dr. Seymour y del narrador. Micaela era Quintín, piloto al mismo tiempo del submarplano, Rut era Ryan el justiciero, y Lilianita era la hija del Dr. Seymour. El lugar en que se situaba la acción dramática era el amplio dormitorio de los papás, ya que las camas matrimoniales se transformaban en el submarplano, mismo al cual los tripulantes se subían o descendían, accionaban instrumentos o disparaban armas, gritaban órdenes. La acción misma corría a cargo del Dr. Seymour, que también daba la orden de entrada en escena de las actoras.

Uno de los juegos consistía, por ejemplo, en una salida de las profundidades marítimas del submarplano con toda su tripulación, para ir a visitar una isla misteriosa del Pacífico. Para ello todos debían bajar del submarplano e internarse en la vastedad del dormitorio, descubriendo cada cual lo que iba manifestando en voz alta. En un momento dado Lilianita daba un grito de alarma porque había visto venir corriendo una “turba de forajidos y forasteros negros”. La frase era parte del vocabulario nuevo aprendido en aquella semana de “El Peneca”. Toda la tripulación empezaba a correr por la arena blanca de la playa bordeada de hermosas palmeras. Lilianita corría lógicamente al último y por ello empezaba para ella el gran peligro. En el momento debidamente señalado por el Dr. Seymour, Lilianita debía expresar su angustia gritando: “Ryan, sálvame,por favor”. Entonces venía el gran momento de Rut: Subida sobre una cómoda del dormitorio, que en realidad figuraba una roca, Ryan aparecía glorioso y alzando su revólver gritaba: “Aquí vengo, Lilianita!” y soltaba su primer sonoro disparo al aire. Mientras tanto los primeros tripulantes alcanzaban ya el submarplano, que se mecía a algunos metros sobre el agua y al cual había que acceder por una escalerilla de metal, abriendo una escotilla. Micaela-Quintìn había cogido ya el manubrio del invento Seymouriano. Ryan había accionado sucesivos disparos sobre los forajidos negros, logrando que algunos de ellos “cayeran de bruces regando con sangre las blancas arenas de la playa” (también esta frase era del Peneca). En realidad, el cowboy Ryan no formaba parte del elenco de “Quintìn el aventurero”, sino de la serie de la matinée del “Teatro Principal”, pero lo necesitábamos para las escenas de persecución. La gran escena del norteamericano gritando “Aquí vengo,Lilianita!” nos había costado mucho trabajo, porque, como ya se sabe, ella era muy sensible y siempre al borde de las lágrimas. Los “forajidos” de la playa exhalaban gritos en extremo temibles y Lilianita siempre llegaba última para alcanzar al submarplano. Era una agonía para todos hasta que la tuviéramos en la cabina del submarplano.

Atentos lectores: Captará su agudeza que el resorte principal del juego de la salvación era para los niños el contraste entre la inocencia del desembarco y paseo por la isla misteriosa y la experiencia imprevista del peligro máximo de una hostilidad desconocida, la angustia de la fuga y la majestad de una intervención justiciera; finalmente la sensación de acogida y gratitud de los salvados en la cabina del submarplano. Dejaremos para la próxima crónica un comentario de actualidad.


 
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
 Comentar
 Otros artículos de Opinión
La nueva normalidad del corazón
La moral del Diablo
Un magisterio para la paz y contra la hipocresía
Evangelizar y reforzar la conciencia de ser pueblo de Dios, liberar el mundo, sanar la Tierra, conquistar el espacio (I)
Estatuas
Cuando el Evangelio resulta difícil
Olvidaron lo fundamental
La perenne normalidad eucarística
Feminismos contrapuestos
Cartas del sobrino a su diablo (XX)

RSS
Nació en 1929 y lleva 63 años buscando conocer y fundirse en el misterio de Dios. Su currículum es extenso, como el rico patrimonio que sus escritos e investigaciones sobre historia, han legado a la cultura y a la iglesia. Es Mauro Matthei, el primer monje benedictino de origen chileno, quien a sus 85 años comparte en Portaluz su pasión por seguir a Cristo según la regla de san Benito; como sus sabias reflexiones.
ARCHIVO
SEPTIEMBRE 2015

Crónicas de un obsoleto 29. La salvación en serio

Crónicas de un obsoleto 28. Juegos de salvación.

Ver posts de otros meses

MAYO 2016 (1 artículos)

MARZO 2016 (2 artículos)

ENERO 2016 (1 artículos)

NOVIEMBRE 2015 (2 artículos)

OCTUBRE 2015 (2 artículos)

SEPTIEMBRE 2015 (2 artículos)

AGOSTO 2015 (2 artículos)

JULIO 2015 (4 artículos)

JUNIO 2015 (2 artículos)

MAYO 2015 (4 artículos)

ABRIL 2015 (4 artículos)

MARZO 2015 (3 artículos)

ENERO 2015 (2 artículos)

DICIEMBRE 2014 (4 artículos)

NOVIEMBRE 2014 (2 artículos)

Divino amor hecho carne

Divino amor hecho carne

El siglo de los mártires

El siglo de los mártires

Cultos afroamericanos y cristianismo

Cultos afroamericanos y cristianismo

LO MÁS LEÍDO
1 El día en que Padre Pío y Mons. Karol Wojtyla se unieron en oración pidiendo a Dios su misericordia
2 La moral del Diablo
3 Ponte, el escritor homosexual que cuestiona en Italia ley sobre homofobia y transfobia
4 Cardenal Cañizares denuncia "obra del diablo": crean vacunas contra el Covid 19 "con células de fetos abortados"
5 Estatuas
6 El tratamiento contra el cáncer del actor Val Kilmer y el peligro de la secta Ciencia Cristiana
7 La nueva normalidad del corazón
8 Impactante conversión de un asesino: Se ha consagrado a Cristo en castidad, pobreza y obediencia
9 Un magisterio para la paz y contra la hipocresía
YOUTUBER DESTACADO
   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Suscríbete   |   Política de Privacidad   |   Cookies   |   Aviso Legal   |    RSS   |