Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Publicidad   |   Hemeroteca   |   Haz de Portaluz tu página de inicio   |   Quienes Somos   |   Contacto        Domingo, 24 de enero de 2021
Portaluz.org. No hay nada oculto que no haya de saberse (Mt 10,26)
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Instagram Accede a nuestros RSS    
 
Buscar
ÚLTIMA HORA

¿Hay procesos reversibles?

Actualizado 25 septiembre 2015  
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
P. Fernando Pascual   


Suele hablarse de procesos irreversibles, como si hubiera cambios ante los que es imposible una “vuelta atrás”.

Sobre el tema escribí un artículo en el que concluía que ningún proceso es irreversible, porque siempre quedan posibilidades abiertas que permiten “revertir” cambios recientes y “regresar” hacia algunos aspectos del pasado.

Ahora la pregunta mira el tema desde otra perspectiva: si no hay procesos irreversibles, ¿habría procesos reversibles?

Para responder, necesitamos mirar una dimensión no eliminable de las acciones humanas: su temporalidad.

Porque somos temporales, cada vez que actuamos queda impresa una huella en la historia humana. Será una huella débil, insignificante, sin especial interés. O una huella que cambiará la vida de toda la familia, de una ciudad, o incluso de un Estado.

Pero lo que caracteriza a esa huella es que nadie puede borrarla. Una decisión tomada permanece ahí, escrita de modo indeleble en el pasado. Ni siquiera quien reconoce haberse equivocado es capaz de aniquilar un acto escrito, sobre piedras imborrables, en la historia.

Por lo mismo, cualquier decisión incide necesariamente en los procesos humanos. Podrá ser “corregida” o reajustada por otras decisiones, pero nunca eliminada.

Desde esa perspectiva, ningún proceso sería del todo reversible, en el sentido de que nunca las cosas serán como antes. El vaso roto no “renace” aunque sea sustituido por otro. Una vida matrimonial no será igual aunque los esposos se perdonen mutuamente y reconstruyan su convivencia.

La existencia humana se reviste, así, de una seriedad inaudita. Los hechos constituyen baldosas con las que avanza el bien o con las que se destruye la justicia.

Por eso, necesitamos reflexionar seriamente antes de cualquier decisión: ¿iniciará un proceso bueno? ¿Abrirá el mundo a Dios, a la misericordia, a la belleza, a la verdad? ¿Reparará daños del pasado que no pueden ser eliminados pero sí curados?

Cada día me ofrece oportunidades nuevas para decidir. Miro al cielo y pido a Dios prudencia. Con su ayuda, intentaré que mis opciones sirvan para el avance del bien. Un bien que tanto necesita mi corazón y el corazón de quienes convivimos en un mismo planeta y caminamos hacia un mismo encuentro eterno: el que nos espera a todos, tras la muerte, con un Dios misericordioso y justo.

 
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
 Comentar
 Otros artículos de Opinión
Nos apremia, personal y socialmente, creer en Dios, hoy
Jesús y las bromas
Servidores y no dominadores
La fragilidad humana nos interpela
Ministerios laicales femeninos
Año Jubilar de la Familia, a los cinco años de "Amoris Laetitia"
Lo que puede ocurrir en el futuro
Para seguir pensando
La debilidad política de los católicos
Palabras que cambian vidas

RSS
P. Fernando Pascual es sacerdote, doctor en filosofía de la Universidad Gregoriana de Roma; Licenciado en Teología moral y especializado en Bioética.
ARCHIVO
SEPTIEMBRE 2015

¿Hay procesos reversibles?

Oteadores del futuro

Ver posts de otros meses

ENERO 2021 (3 artículos)

DICIEMBRE 2020 (1 artículos)

NOVIEMBRE 2020 (3 artículos)

SEPTIEMBRE 2020 (1 artículos)

JULIO 2020 (2 artículos)

JUNIO 2020 (2 artículos)

MARZO 2020 (1 artículos)

DICIEMBRE 2019 (1 artículos)

NOVIEMBRE 2019 (2 artículos)

OCTUBRE 2019 (4 artículos)

SEPTIEMBRE 2019 (2 artículos)

AGOSTO 2019 (1 artículos)

JULIO 2019 (3 artículos)

JUNIO 2019 (1 artículos)

MAYO 2016 (1 artículos)

ENERO 2016 (1 artículos)

DICIEMBRE 2015 (1 artículos)

NOVIEMBRE 2015 (1 artículos)

OCTUBRE 2015 (2 artículos)

SEPTIEMBRE 2015 (2 artículos)

MAYO 2015 (2 artículos)

JULIO 2014 (2 artículos)

JUNIO 2014 (1 artículos)

MAYO 2014 (1 artículos)

AGOSTO 2013 (1 artículos)

San Juan Pablo Magno

San Juan Pablo Magno

La verdad nace de la carne

La verdad nace de la carne

María, signo de esperanza

María, signo de esperanza

LO MÁS LEÍDO
1 La New Age es un motor ideológico para las "teorías de la conspiración"
2 Jesús Niño se aparece estigmatizado a Padre Pío
3 Cuando la pornografía, la ambición o el estrés desmoronan tu vida es tiempo de mirar hacia San José
4 Hermanitas del Cordero: Contemplativas unidas a Cristo Eucaristía sirven a los descartados de la sociedad
5 La oración de acción de gracias acoge todo como don, enseña el Papa Francisco
6 Esperanza para el año 2021, sin lamentos del 2020
7 Canonista a obispos reformistas alemanes: "El Catecismo no es el programa base de un partido político"
8 Al exfutbolista ateo David Parker le quedaban dos meses de vida. En una misa de sanación Dios intervino
9 "El perdón me ha liberado"
YOUTUBER DESTACADO
   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Suscríbete   |   Política de Privacidad   |   Cookies   |   Aviso Legal   |    RSS   |