Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Publicidad   |   Hemeroteca   |   Haz de Portaluz tu página de inicio   |   Quienes Somos   |   Contacto        Viernes, 3 de abril de 2020
Portaluz.org. No hay nada oculto que no haya de saberse (Mt 10,26)
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Instagram Accede a nuestros RSS    
 
Buscar
ÚLTIMA HORA

Crónicas de un Obsoleto 30. De los antepasados protestantes

Actualizado 9 octubre 2015  
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
Mauro Matthei   


Estimados lectores:

 Dicen los entendidos que en la inmigración alemana del Sur de Chile en la segunda mitad del siglo XIX, en Valdivia y Osorno prevalecieron los colonos de fe luterana, mientras que en Puerto Montt y las regiones del lago Llanquihue abundaron más los católicos. Estos últimos tendieron más rápidamente a contraer matrimonios con los chilenos de raigambre hispánica ; los primeros fueron más reticentes, no por algún prejuicio, sino por los mismos hábitos de culto protestante. Pero después de un siglo todos quedaron emparentados y la práctica de la lengua alemana menguada. Los luteranos tenían un nivel cultural más alto, siendo no pocos los hogares dotados de bibliotecas y con hábito de lectura extendido. Al llegar a Chile, una de sus primeras preocupaciones era la fundación de colegios. El más antiguo fue el “Instituto alemán de Osorno”, creado en 1854. El bisabuelo del Obsoleto figura por medio de una gran placa de bronce como insigne benefactor de dicho plantel. El abuelo del Obsoleto, don Segismundo, llegó a Chile en 1878, después de titularse de farmacéutico en la Universidad de Marburgo, Alemania. En 1880 revalidó su título en la Universidad de Chile y desde 1881 rigió en Osorno la primera “botica y droguería” de la ciudad. En una de sus sesiones de fin de semana en el departamento del canto del gallo don Federico había explicado a su hijo la mutación sustancial que se había operado en el noble oficio farmacéutico gracias al “progreso”. En los tiempos del abuelo Segismundo y en gran parte también en el suyo, la profesión del farmacéutico requería conocimientos ante todo botánicos y químicos. La “botica y droguería” requería muchas horas de laboratorio, en que el profesional componía él mismo los remedios, recurriendo a la experiencia de muchos y a la suya propia. Era una tarea muy creativa. Don Segismundo no ahorraba viajes a San Juan de la Costa, para recurrir a la experiencia de las machis indígenas y a las yerbas de los bosques costinos. A su vez la clientela Huilliche en la “botica y droguería” era numerosa y venía a amarrar sus caballos al largo poste horizontal que frente  al oficio de don Segismundo separaba la vereda de la calle. El gozaba la riqueza del intercambio humano que le procuraba su profesión con toda clase de personas. En cambio, la aparición de los grandes laboratorios químicos y el desplazamiento de las tareas creativas por la precisión científica anónima, había privado al oficio farmacéutico de todo su misterio y transformado en un intercambio meramente  comercial. “Hijo”., le había dicho don Federico a su hijo, “no estudies eso, tienes que seguir tu vocación”. Y eso, que él gerentaba tres farmacias en la ciudad. Más de una vez el padre le repetía al hijo que  el secreto de la vida estaba en la fuerza de la vocación. Don Federico ignoraba el peso profético que sus palabras contenían para Obsoleto, el hijo.

Otras revelaciones se fueron dando en el departamento del gallicanto, que mostraron al Obsoleto el desencanto religioso de su padre. En las clases de preparación para la confirmación luterana Federico debía encargarse del toque de las campanas de la iglesia. Una vez le tocó como de costumbre ascender la escalera de la torre, cuando se topó con dos zapatos y dos piernas suspendidas en el aire. Con espanto descubrió que en la semi-penumbra se había colgado el pastor de la comunidad. Nunca se supo por qué motivo había puesto fin a su vida y porqué precisamente en aquel lugar.

En otra ocasión le había dicho con voz apesadumbrada que él no podía seguir a Cristo, porque este había exigido en su evangelio que para seguirlo a él había que dejarlo todo y a todos. Y el no nos podía dejar a nosotros, la familia, porque de hacerlo, moriríamos de hambre. Al Obsoleto este error de interpretación, que él no supo refutar por respeto, siempre le dolió en el recuerdo.

Otro recuerdo de sus antepasados protestantes era que su abuelo Segismundo y su abuela Anamaría (hija del gran benefactor del Colegio alemán conmemorado con  placa de bronce)al atardecer leían la Biblia. Encima de su cama la abuela tenía siempre colgada una tabla de madera con la inscripción pirograbada de la sentencia que en el libro del Apocalipsis  el ángel dirige a la iglesia de Esmirna (2,10): “Se fiel hasta la muerte y te daré la corona de la vida” Ella  entendió esta palabra llevando durante cuarenta años trajes de luto a partir de la muerte de su esposo.

 
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
 Comentar
 Otros artículos de Opinión
Acto Penitencial 2
La ilusión se disipa
Se me revuelven las tripas
Cristo bañado por las lágrimas del cielo...
El prescindir de Dios
La hermosa penitencia
Mujeres creadas para amar y ser amadas
Nuestra Fragilidad
Globalismo vírico
El virus de la violencia

RSS
Nació en 1929 y lleva 63 años buscando conocer y fundirse en el misterio de Dios. Su currículum es extenso, como el rico patrimonio que sus escritos e investigaciones sobre historia, han legado a la cultura y a la iglesia. Es Mauro Matthei, el primer monje benedictino de origen chileno, quien a sus 85 años comparte en Portaluz su pasión por seguir a Cristo según la regla de san Benito; como sus sabias reflexiones.
ARCHIVO

Ver posts de otros meses

MAYO 2016 (1 artículos)

MARZO 2016 (2 artículos)

ENERO 2016 (1 artículos)

NOVIEMBRE 2015 (2 artículos)

OCTUBRE 2015 (2 artículos)

SEPTIEMBRE 2015 (2 artículos)

AGOSTO 2015 (2 artículos)

JULIO 2015 (4 artículos)

JUNIO 2015 (2 artículos)

MAYO 2015 (4 artículos)

ABRIL 2015 (4 artículos)

MARZO 2015 (3 artículos)

ENERO 2015 (2 artículos)

DICIEMBRE 2014 (4 artículos)

NOVIEMBRE 2014 (2 artículos)

Divino amor hecho carne

Divino amor hecho carne

El siglo de los mártires

El siglo de los mártires

Cultos afroamericanos y cristianismo

Cultos afroamericanos y cristianismo

LO MÁS LEÍDO
1 Joven periodista con neumonía por Covid 19: "Solo rezar y hablar con mi madre hacía que me calmase"
2 Padre José Antonio Fortea reflexiona sobre la posibilidad de que el Covid19 fuese un castigo de Dios
3 El coronavirus: las sectas se aprovechan de la epidemia del miedo
4 En tiempos del virus Covid19 seguir el ejemplo de santa Jacinta Marto y estar atentos a Medjugorje
5 En impactante audio sacerdote afectado por Covid-19 llama a ofrecer "la vida, sacerdotalmente, por nuestro pueblo"
6 ¿Ante el Covid 19 Dios se queda en silencio? "Tiempos difíciles, tiempos de santos", dice el padre Luis Zazano
7 Video de Adoración Eucarística y bendición Urbi et Orbi ante la pandemia. "La Oración es nuestra arma" alienta el Papa
8 El signo de la cruz
9 El Papa Francisco enseña: "Debemos acostumbrarnos a mirar el crucifijo bajo la luz de la redención"
YOUTUBER DESTACADO
   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Suscríbete   |   Política de Privacidad   |   Cookies   |   Aviso Legal   |    RSS   |