Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Publicidad   |   Hemeroteca   |   Haz de Portaluz tu página de inicio   |   Quienes Somos   |   Contacto        Domingo, 24 de enero de 2021
Portaluz.org. No hay nada oculto que no haya de saberse (Mt 10,26)
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Instagram Accede a nuestros RSS    
 
Buscar
ÚLTIMA HORA

¿Podemos hablar de culpa?

Actualizado 29 enero 2016  
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
P. Fernando Pascual   


La palabra “culpa” no gusta. Implica reconocer la propia responsabilidad. Si hay culpa, uno tiene que reparar, que pedir perdón. Si no la hay, no existen daños que subsanar.

Por eso, con frecuencia buscamos excusas. “No sabía, no lo hice a propósito, fue un mal momento, me provocaron, quizá no sea algo tan malo, además todos lo hacen...”

Lo curioso es que las excusas que usamos para defendernos de las propias culpas no las aplicamos muchas veces a los demás. Ellos sí son culpables, maliciosos, egoístas, descuidados...

Necesitamos una buena dosis de humildad para reconocer las propias culpas. No como un reproche masoquista que no sirve para nada, sino como preparación del corazón para la siguiente etapa: reparar, pedir perdón, y volver a empezar.

El reconocimiento de la culpa es necesario para el reencuentro con Dios. Si hay culpa, hay pecado. Y si hay pecado, solo la misericordia divina puede darnos el único perdón que sana los corazones.

Igualmente, necesitamos aprender a ver a los demás de otra manera. Es cierto que también otros tienen culpas, pero no siempre ocurre eso. Además, ¿no deseamos ser perdonados? El mejor camino para recibir el perdón consiste en perdonar a los demás: familiares, amigos, compañeros de trabajo, conocidos, personajes públicos, etc.

Hoy, como en cada época humana, necesitamos hablar de culpa. Solo cuando afrontemos en serio los propios pecados y faltas, estaremos en condición para ponernos en manos del verdadero Médico: Jesucristo. Él es el Hijo de Dios e Hijo de María, el Salvador que nos trajo el gran regalo de la misericordia de un Padre que ama a cada uno de sus hijos.

 
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
 Comentar
 Otros artículos de Opinión
Nos apremia, personal y socialmente, creer en Dios, hoy
Jesús y las bromas
Servidores y no dominadores
La fragilidad humana nos interpela
Ministerios laicales femeninos
Año Jubilar de la Familia, a los cinco años de "Amoris Laetitia"
Lo que puede ocurrir en el futuro
Para seguir pensando
La debilidad política de los católicos
Palabras que cambian vidas

RSS
P. Fernando Pascual es sacerdote, doctor en filosofía de la Universidad Gregoriana de Roma; Licenciado en Teología moral y especializado en Bioética.
ARCHIVO
ENERO 2016

¿Podemos hablar de culpa?

Ver posts de otros meses

ENERO 2021 (3 artículos)

DICIEMBRE 2020 (1 artículos)

NOVIEMBRE 2020 (3 artículos)

SEPTIEMBRE 2020 (1 artículos)

JULIO 2020 (2 artículos)

JUNIO 2020 (2 artículos)

MARZO 2020 (1 artículos)

DICIEMBRE 2019 (1 artículos)

NOVIEMBRE 2019 (2 artículos)

OCTUBRE 2019 (4 artículos)

SEPTIEMBRE 2019 (2 artículos)

AGOSTO 2019 (1 artículos)

JULIO 2019 (3 artículos)

JUNIO 2019 (1 artículos)

MAYO 2016 (1 artículos)

ENERO 2016 (1 artículos)

DICIEMBRE 2015 (1 artículos)

NOVIEMBRE 2015 (1 artículos)

OCTUBRE 2015 (2 artículos)

SEPTIEMBRE 2015 (2 artículos)

MAYO 2015 (2 artículos)

JULIO 2014 (2 artículos)

JUNIO 2014 (1 artículos)

MAYO 2014 (1 artículos)

AGOSTO 2013 (1 artículos)

San Juan Pablo Magno

San Juan Pablo Magno

La verdad nace de la carne

La verdad nace de la carne

María, signo de esperanza

María, signo de esperanza

LO MÁS LEÍDO
1 La New Age es un motor ideológico para las "teorías de la conspiración"
2 La batalla de un joven que anhelaba ser liberado: "Me rebelé contra los planes del demonio"
3 El pastor de ovejas salvado por su Escapulario: Un centenario sacramental que sigue mediando milagros
4 Nos apremia, personal y socialmente, creer en Dios, hoy
5 Testigo denuncia la maquinaria del mal: "Mi amigo en el corredor de la muerte me dibujó el Sagrado Corazón".
6 El sacramento "Unción de los enfermos" sana, no es sólo para los moribundos y debería ser más ofrecido a los fieles
7 Servidores y no dominadores
8 Siete días orando con el Papa Francisco por la unidad de los cristianos
9 La fragilidad humana nos interpela
YOUTUBER DESTACADO
   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Suscríbete   |   Política de Privacidad   |   Cookies   |   Aviso Legal   |    RSS   |