Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Publicidad   |   Hemeroteca   |   Haz de Portaluz tu página de inicio   |   Quienes Somos   |   Contacto        Viernes, 3 de abril de 2020
Portaluz.org. No hay nada oculto que no haya de saberse (Mt 10,26)
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Instagram Accede a nuestros RSS    
 
Buscar
ÚLTIMA HORA

Crónicas de un obsoleto 35. El inolvidable profesor de filosofía

Actualizado 11 marzo 2016  
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
Mauro Matthei   


Amigos lectores:

El obsoleto se apresura en cumplir con la promesa dada al final de la última crónica de hacerlos participar de las hermosas experiencias vividas por los alumnos del Internado Barros Arana con su inolvidable profesor de filosofía Sr.Luis Oyarzún Peña. Ya en aquellos años el ramo de su especialidad padecía una injusta fama de inútil y lo que sucede en nuestra actualidad ya lo sabe todo el mundo: la filosofía es materia prescindible. No es necesario pensar.

Luis Oyarzún era oriundo de Santa Cruz, Colchagua (Chile) y estuvo como alumno en el Internado Nacional Barros Arana y después como inspector y profesor. Era pequeño de estatura, por lo que lo llamábamos “Luchito” o “Luchín”. Su tez blanca se enrojecía a menudo cuando se enardecía en su discurso. Daba clases con sincero interés por nosotros, sus alumnos y nosotros le respondíamos con afecto. Desde la primera clase nos anunciaba que íbamos “a pensar juntos”, que lo importante era “pensar bien”, porque “pensar mal” llevaba al fracaso y a la autodestrucción. La decisión más importante de nuestra vida, según él, era “amar la verdad”, la mentira era siempre un fracaso y un engaño.

Nuestro curso se componía de cuarenta muchachos de niveles culturales muy variados, pero nuestro filósofo logró interesarnos a todos, sin excepción. Esperábamos sus clases con ansias. ¿Para qué sirve la filosofía? Para nosotros eso era una pregunta tonta. Nuestro texto al principio era el Quijote de la Mancha de Cervantes, particularmente los diálogos entre Don Quijote y Sancho Panza. En aquellos años el gran clásico aun figuraba en la lista de las lecturas obligatorias. Hoy los alumnos leen novelas sobre zombis y vampiros. Nosotros gozábamos con las ocurrencias de Sancho Panza, y con el profesor analizábamos las respuestas del hombre de la Mancha. Eran entretenidos ejercicios de pensar, “Luchito Oyarzún” nos hacía disfrutar  la lengua, buscábamos con él los términos sinónimos, los 45 minutos de clase eran una fiesta. Cuando sonaba el timbre que anunciaba el fin  nos brotaban las interjecciones de disgusto. Luchito era nuestro rey. Cada dos semanas iban a Osorno los informes del Obsoleto a papá Federico y  retornaban los consejos de este a su hijo: “Saca bien los apuntes”, “Agradece al profesor sus clases” “Edita material en la revista INBA”, “Te vamos a mandar un queque para que discretamente se lo regales al señor Oyarzún”. Llegó la encomienda con el preciado queque, pero cayó en manos de los impíos compañeros, que se lo comieron sin consideraciones. El obsoleto alegó ante los facinerosos con voz doliente “sepan que el queque venía desde más de 900 Kms de distancia” Gran hilaridad entre los culpables. Al igual que Nicanor Parra, Luis Oyarzun los fines de semana recibía alumnos en su casa, que en aquel entonces estaba en Renca. Caminábamos con él por terrenos polvorientos al pie de los cerros y él nos regalaba lo más precioso que poseía: su tiempo.

Mas tarde el Obsoleto también lo conoció en la Universidad, concretamente en el Instituto Pedagógico de la Universidad de Chile, cuando éste aun tenía su sede en la calle Cumming, frente a la “Iglesia de la Gratitud nacional”. Memorable fue una clase de “Introducción a la Literatura” en el aula magna del tercer piso: Se hizo un tenso silencio cuando empezó a discurrir sobre el sermón de la montaña del evangelio de San Mateo. Había muchos estudiantes marxistas y también estaba el futuro escritor José Donoso, lo recuerdo nítidamente. Oyarzún habló con impresionante elocuencia y gran libertad, con su cara como siempre enrojecida. No era una clase, era una prédica de Jesús, muchísimo más elocuente que la de los curas. El auditorio, sorprendido, se mantuvo inmóvil y silencioso hasta el final.Nadie se atrevió a conversar. Cuando el obsoleto bajaba las incómodas y viejas escaleras había brotado una semilla muy  precisa en su corazón. Sol poniente en la Alameda.

Siguieron los años de la fama de Luis Oyarzún, escritor, poeta, catedrático y decano de Estética en la facultad de Bellas Artes, invitaciones al extranjero, publicaciones. Artículos y libros sobre él. En medio del auge de los intelectuales marxistas él fue fiel a otro mundo. Era un humanista, más bien “católico a su manera”, sin compromiso, sin misa. sin sacramentos, sin mandamientos de Dios o de la Iglesia. Murió a los 52 años de edad en Valdivia, el  domingo 26 de noviembre  de 1972. Cirrosis hepática. El Obsoleto, ya convertido en sacerdote, no tuvo oportunidad de hablar con su profesor venerado sobre estos aspectos de la fe. Habría entendido muy bien lo de la misericordia divina.

 
 
 
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
 Comentar
 Otros artículos de Opinión
Acto Penitencial 2
La ilusión se disipa
Se me revuelven las tripas
Cristo bañado por las lágrimas del cielo...
El prescindir de Dios
La hermosa penitencia
Mujeres creadas para amar y ser amadas
Nuestra Fragilidad
Globalismo vírico
El virus de la violencia

RSS
Nació en 1929 y lleva 63 años buscando conocer y fundirse en el misterio de Dios. Su currículum es extenso, como el rico patrimonio que sus escritos e investigaciones sobre historia, han legado a la cultura y a la iglesia. Es Mauro Matthei, el primer monje benedictino de origen chileno, quien a sus 85 años comparte en Portaluz su pasión por seguir a Cristo según la regla de san Benito; como sus sabias reflexiones.
ARCHIVO

Ver posts de otros meses

MAYO 2016 (1 artículos)

MARZO 2016 (2 artículos)

ENERO 2016 (1 artículos)

NOVIEMBRE 2015 (2 artículos)

OCTUBRE 2015 (2 artículos)

SEPTIEMBRE 2015 (2 artículos)

AGOSTO 2015 (2 artículos)

JULIO 2015 (4 artículos)

JUNIO 2015 (2 artículos)

MAYO 2015 (4 artículos)

ABRIL 2015 (4 artículos)

MARZO 2015 (3 artículos)

ENERO 2015 (2 artículos)

DICIEMBRE 2014 (4 artículos)

NOVIEMBRE 2014 (2 artículos)

Divino amor hecho carne

Divino amor hecho carne

El siglo de los mártires

El siglo de los mártires

Cultos afroamericanos y cristianismo

Cultos afroamericanos y cristianismo

LO MÁS LEÍDO
1 Joven periodista con neumonía por Covid 19: "Solo rezar y hablar con mi madre hacía que me calmase"
2 Padre José Antonio Fortea reflexiona sobre la posibilidad de que el Covid19 fuese un castigo de Dios
3 El coronavirus: las sectas se aprovechan de la epidemia del miedo
4 En tiempos del virus Covid19 seguir el ejemplo de santa Jacinta Marto y estar atentos a Medjugorje
5 En impactante audio sacerdote afectado por Covid-19 llama a ofrecer "la vida, sacerdotalmente, por nuestro pueblo"
6 ¿Ante el Covid 19 Dios se queda en silencio? "Tiempos difíciles, tiempos de santos", dice el padre Luis Zazano
7 Video de Adoración Eucarística y bendición Urbi et Orbi ante la pandemia. "La Oración es nuestra arma" alienta el Papa
8 El signo de la cruz
9 El Papa Francisco enseña: "Debemos acostumbrarnos a mirar el crucifijo bajo la luz de la redención"
YOUTUBER DESTACADO
   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Suscríbete   |   Política de Privacidad   |   Cookies   |   Aviso Legal   |    RSS   |