Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Publicidad   |   Hemeroteca   |   Haz de Portaluz tu página de inicio   |   Quienes Somos   |   Contacto        Viernes, 3 de abril de 2020
Portaluz.org. No hay nada oculto que no haya de saberse (Mt 10,26)
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Instagram Accede a nuestros RSS    
 
Buscar
ÚLTIMA HORA

Crónicas de un obsoleto 37. Neruda, veinte años después

Actualizado 6 mayo 2016  
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
Mauro Matthei   


Estimados Lectores:

Damos un salto de veinte años que dieron casi juntos Pablo Neruda y el Obsoleto. Excusas a todos por lo pretencioso que suena el referir ambos personajes en un solo aliento, como si fueran del mismo rango. No, no lo son, está claro. El primero es un gran poeta y Premio Nobel de Literatura, el segundo es sólo un monje, católico y encima obsoleto. Pero el sentido de humor de la Providencia divina quiso ponerlos juntos en dos ocasiones.

La primera vez en 1945, en la casa llamada “Michoacán” del gran poeta -y encima comunista-, con ocasión de un concurso literario de colegiales de Santiago. Se recordará que el jurado de dicho certamen estaba formado por Pablo Neruda, Nicanor Parra y Luis Oyarzún. Neruda no pudo venir a la entrega de los premios, pero Nicanor Parra y Luis Oyarzún nos dispensaron su benevolencia. Hubo su gloria estudiantil, porque se nos ocurrió lanzar sobre los agraciados  una lluvia de papel picado desde la galería del aula magna. Ese detalle resultó todo un éxito.

La segunda conjunción de estrellas -por decir así (y perdonen los lectores)-, fue en 1965 y tuvo lugar en casa del Obsoleto; es decir, el Monasterio Benedictino de Las Condes. Forzosamente, estimados lectores, habrá que aducir lo del agua pasada bajo los puentes en esa veintena de años.

En el caso de Neruda en 1955 quedó definitivamente sellada la separación de su segunda esposa, Delia del Carril, a quien el Obsoleto había acompañado un rato en el dibujo de uno de sus famosos caballos y quedó inaugurada su tercera y última etapa junto a Matilde Urrutia.

El Obsoleto, por su parte, derivó desde el querido INBA hacia el Instituto Pedagógico de la Universidad de Chile, cuya hermosa nueva y amplia sede en la avenida Macul contribuyó a ganar después de una inolvidable marcha estudiantil. Inolvidable fue porque careció enteramente de encapuchados, de semáforos rotos, de baños de agua fría lanzada por guanacos de malvados carabineros, de lanza-piedras y heridos. Tales fenómenos aledaños de causas estudiantiles no se daban simplemente en el Antiguo Régimen. Hubo pancartas, sí, pero no paramos el tránsito, ni volcamos los kioskos de humildes suplementeros.

Recuerda el Obsoleto que portaba una pancarta que declaraba: “Una sede digna para los educadores de Chile”. Caminamos por el bandejón  central de la Alameda desde Avda. Cumming hasta la Casa Central de la Universidad de Chile, donde fuimos amablemente recibidos por el Rector, que entonces lo era el Sr. Juvenal Hernández, lógicamente  masón. Nos aseveró que dentro de poco tendríamos nuestra sede y así fue. Lo aplaudimos calurosamente y nos retiramos contentos. En marzo de 1950 tomábamos posesión de nuestra sede, con sus aulas luminosas, su césped verde y sus árboles. Corto fue aquel disfrute de una universidad que nos hacía sentir como en Harvard o en Heidelberg, porque el Obsoleto fue llamado a más altos destinos y aterrizó en el Monasterio Benedictino de Las Condes en 1951.

 Esta vez el punto de conjunción de ambos saltos, del poeta y del monje, no fue ni en la casa “Michoacán”, tampoco en “La Chascona”, hábitat de Matilde Urrutia, sino en el monasterio, en las afueras de Las Condes, encima de una hermosa colina. Pero hay que señalar  que dicha conjunción fue unilateral, ya que el monje no se identificó ante el poeta y este ni sospechó siquiera quién era el que lo guiara por diferentes lugares del santo lugar.
Hablando con franqueza no se recuerda el motivo por el cual el poeta comunista se interesó por visitar el monasterio. De hecho lo trajo el Sr. Gabriel Valdés, en aquel entonces canciller de la República de Chile. Los ilustres visitantes fueron llevados por la iglesia, el claustro, el refectorio, el cementerio de la comunidad y finalmente la biblioteca. El intercambio verbal fue sobrio y amable. No todo quedó grabado, pero hubo dos momentos de mayor relieve. El cementerio de la comunidad fue diseñado por el mismo monje que diseñó la iglesia, es decir con sobriedad y buen gusto.  No es tan conocido como la iglesia, pero merecería serlo por su concepto dominante no de “recuerdo”, sino de “presencia y vida”. Allí Neruda se detuvo y después de echar una silenciosa mirada sobre el recinto mortuorio dijo que le gustaría ser enterrado en un lugar tan lleno de paz como ese. No lo dijo con unción, sino con un dejo de chiste. El grupo de religiosos que lo acompañaba le respondió  con el mismo toque de humor que él, que esto no podría efectuarse por su falta de pertenencia a una “cofradía”. El devolvió la suave flecha diciendo que  pediría nuestro permiso para  captar y copiar la belleza del lugar. En ese caso, respondieron los religiosos acompañantes, tendríamos que cobrarle los derechos de autor. El diálogo fue en tono de broma o quizás no tanto.

En la biblioteca se le mostró a Neruda el lugar en que estaban sus obras y visiblemente agradeció que tuviera sus lectores en un monasterio. Le presentamos la última edición de aquel momento, el “Libro de los Pájaros de Chile”. Se abrió la página de la portada interior y el P. Prior le rogó que nos escribiera una dedicatoria. Sin vacilar, Neruda tomó la pluma y estampó: “Un libro de pájaros para un monasterio que vuela”, aludiendo a la amplia vista del paisaje que se gozaba desde las ventanas de la biblioteca.

Dimos gracias porque tuvimos un encuentro encima de todas las barreras.

 
 
 
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
 Comentar
 Otros artículos de Opinión
Acto Penitencial 2
La ilusión se disipa
Se me revuelven las tripas
Cristo bañado por las lágrimas del cielo...
El prescindir de Dios
La hermosa penitencia
Mujeres creadas para amar y ser amadas
Nuestra Fragilidad
Globalismo vírico
El virus de la violencia

RSS
Nació en 1929 y lleva 63 años buscando conocer y fundirse en el misterio de Dios. Su currículum es extenso, como el rico patrimonio que sus escritos e investigaciones sobre historia, han legado a la cultura y a la iglesia. Es Mauro Matthei, el primer monje benedictino de origen chileno, quien a sus 85 años comparte en Portaluz su pasión por seguir a Cristo según la regla de san Benito; como sus sabias reflexiones.
ARCHIVO

Ver posts de otros meses

MAYO 2016 (1 artículos)

MARZO 2016 (2 artículos)

ENERO 2016 (1 artículos)

NOVIEMBRE 2015 (2 artículos)

OCTUBRE 2015 (2 artículos)

SEPTIEMBRE 2015 (2 artículos)

AGOSTO 2015 (2 artículos)

JULIO 2015 (4 artículos)

JUNIO 2015 (2 artículos)

MAYO 2015 (4 artículos)

ABRIL 2015 (4 artículos)

MARZO 2015 (3 artículos)

ENERO 2015 (2 artículos)

DICIEMBRE 2014 (4 artículos)

NOVIEMBRE 2014 (2 artículos)

Divino amor hecho carne

Divino amor hecho carne

El siglo de los mártires

El siglo de los mártires

Cultos afroamericanos y cristianismo

Cultos afroamericanos y cristianismo

LO MÁS LEÍDO
1 Joven periodista con neumonía por Covid 19: "Solo rezar y hablar con mi madre hacía que me calmase"
2 Padre José Antonio Fortea reflexiona sobre la posibilidad de que el Covid19 fuese un castigo de Dios
3 El coronavirus: las sectas se aprovechan de la epidemia del miedo
4 En tiempos del virus Covid19 seguir el ejemplo de santa Jacinta Marto y estar atentos a Medjugorje
5 En impactante audio sacerdote afectado por Covid-19 llama a ofrecer "la vida, sacerdotalmente, por nuestro pueblo"
6 ¿Ante el Covid 19 Dios se queda en silencio? "Tiempos difíciles, tiempos de santos", dice el padre Luis Zazano
7 Video de Adoración Eucarística y bendición Urbi et Orbi ante la pandemia. "La Oración es nuestra arma" alienta el Papa
8 El signo de la cruz
9 El Papa Francisco enseña: "Debemos acostumbrarnos a mirar el crucifijo bajo la luz de la redención"
YOUTUBER DESTACADO
   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Suscríbete   |   Política de Privacidad   |   Cookies   |   Aviso Legal   |    RSS   |