Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Publicidad   |   Hemeroteca   |   Haz de Portaluz tu página de inicio   |   Quienes Somos   |   Contacto        Viernes, 6 de diciembre de 2019
Portaluz.org. No hay nada oculto que no haya de saberse (Mt 10,26)
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Instagram Accede a nuestros RSS    
 
Buscar
ÚLTIMA HORA

Cristo y el pecado

Actualizado 3 junio 2016  
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
P. Pedro Trevijano   


El concepto cristiano de pecado sólo es posible entenderlo a la luz de la Encarnación de Cristo.

Jesús trata en los Sinópticos de quitar a sus contemporá­neos su concepción legalista del pecado, indicándoles por el contrario el corazón como la sede de la vida moral (Mt 15,18-19; Mc 7,19-23), donde reside la raíz del mal y donde se toman las decisiones fundamentales (Mt 5,28; 6,21; 12,34; Mc 7,14-23), siendo la incredulidad el verdadero pecado (Mc 3,28-30; Lc 3,10-16), así como la ausencia de amor hacia el hermano necesitado (Mt 25,31-46). En la parábola del hijo pródigo se ve qué es para Jesús el pecado: impiedad, alejamiento de Dios y de la casa paterna, que repercute en una vida mundana y en placeres inmun­dos. En ellos Cristo repite la predicación de Juan sobre la proximidad del reino de los cielos (Mt 4,17), exigiendo por ello el cambio de costumbres, es decir la observancia de su Ley (cf. Mt 5,17-7,29) y la adhesión interna a Dios (Lc 11,42). Para Jesús con Él irrumpe en la Tierra el Reino de Dios y se cumple la promesa divina, proclamada a través de los profetas, de salvar a su pueblo, siendo inseparable la actividad salvífica de Dios de la Persona y actividad de Jesús.

Jesús llama a los pecadores a la fe y les llama porque es misericordioso, estando la gran novedad evangélica en el ofrecimiento del perdón. Los ejemplos que nos pone Jesús, sacados de la vida cotidiana, tienen como finalidad hacernos comprender que es Dios quien da el primer paso. Por ello la conversión cristiana es sobre todo un acto de fe, un proclamar nuestra confianza en la bondad y misericordia de Dios, que se nos manifiesta por medio de Jesucris­to.

Otra novedad de Jesús está en que mientras la conversión predicada a Israel es una vuelta hacia sus orígenes y a la Alianza con Dios, el arrepentimiento en el Nuevo Testamento es un cambio radical con la apertura a una existencia nueva en la que nos hacemos discípulos de Cristo al aceptar por la fe su Evangelio. Convertirse y creer, tal es la respuesta fundamen­tal del cristiano: conversión libre como acto y actitud, apoyada en la Igle­sia. Hay por ello relación entre fe y peniten­cia, siendo fe y conversión la actitud a adoptar, si bien no como algo pasivo, pues Jesús quiere que le sigamos y le anunciemos: «entonces se fueron y predicaban la conver­sión»(Mc 6,12).

En el episodio de Simón el fariseo y la pecadora (Lc 7,36-50) el amor que ésta demuestra a Jesús es un signo que «sus muchos pecados le han sido perdonados»(7,47). Es la experiencia del perdón la que da a la pecadora la fuerza de amar, habiéndola cambiado el perdón, mientras que Simón no cambia en absoluto, porque no se arrepiente ni en consecuencia es perdonado. La pecadora con su gesto de perfumar los pies de Jesús indica a la vez su pecado y la superación de su pecado por el amor.

También la vida de Zaqueo cambió radicalmente (Lc 19,1-10), en virtud de la experiencia de perdón que le aportó la aceptación de Jesús, experiencia que le condujo a la conversión.

Y cuando los fariseos le citan el ejemplo de los discípulos del Bautista, que ayunan con frecuencia y se acercan así al ideal de santidad moral, Jesús replica que ha venido a llamar no a los justos sino a los pecadores al arrepentimiento (Mt 9,13), y es que amor y perdón van unidos.

Aunque Cristo denuncia el pecado y no duda en increparlo enérgicamente (Mt 7,5 y 15-20; 12,33-34; Lc 6,24-26), Él es su Redentor y quien viene a perdonarlo. Ya a San José se le dice: «Le pondrás por nombre Jesús, porque salvará a su pueblo de sus pecados»(Mt 1,21). Cristo es el «Cordero de Dios que quita el pecado del mundo»(Jn 1,29), frase de S. Juan Bautis- ta sólo comprensible si recordamos que entre los ritos de expiación del Antiguo Testamento estaba el sacrificio de animales por los pecados del mundo4. No vino «a llamar a los justos, sino a los pecadores»(Mt 9,13), da su sangre «para la remisión de los pecados»(Mt 26,28), tiene derecho a perdonar los pecados (Mt 9,6; Mc 2,9; Lc 4,18) y establece el bautismo para ello (Hch 2,38), concediendo a los Apóstoles y sus sucesores el poder de perdonar­los (Jn 20,22-23). Jesús viene a reclamar para Dios lo que es legítimamente suyo y que la potestad diabólica usurpaba, rompiendo para ello el dominio de Satanás que tenía sujeta a la humanidad entera (Rom 1,18-3,30), siendo en su crucifixión y resurrec­ción derrotados pecado y muerte. Se realiza así el plan de salvación de Dios sobre la humanidad: «por su unión con Cristo, todos retornarán a la vida» (1 Cor 15,22).

De tal modo es así, que hay una serie de textos en el Nuevo Testamento que parecen excluir la posibilidad del pecado: «consideraos muertos al pecado y vivos para Dios en Cristo Jesús» (Rom 6,11); «todo el que permanece en él no peca»(1 Jn 5,18), aunque desde luego el Nuevo Testamento no se hace ilusiones sobre la ausencia del pecado en los cristianos: «si decimos que no hemos pecado, nos engañamos y no seremos sinceros»(1 Jn 1,8); «si decimos que no hemos pecado, le hacemos mentiroso y no poseemos su palabra»(1 Jn 1,10).


 
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
 Comentar
 Otros artículos de Opinión
Anclándonos en la bondad de Dios
El maravilloso plan de Dios
Virgen de la Medalla Milagrosa
"Sigo creyendo en el ser humano"
Liga Estudiantil Anticristiana de China de 1922: Preparando la persecución
Estado totalitario
El día contra la violencia «de género»
Jesucristo Rey del universo y de los corazones
¿Qué hay en Busubi?
Desengáñese de sus señorías

RSS
P. Pedro Trevijano. Sacerdote, doctor en Teología Moral, por el Alfonsiano de Roma. Licenciado en Derecho.
ARCHIVO
JUNIO 2016

Los principios educativos laicistas

Familia que reza unida, permanece unida

Laicismo antidemocrático

Cristo y el pecado

Ver posts de otros meses

NOVIEMBRE 2019 (3 artículos)

OCTUBRE 2019 (4 artículos)

AGOSTO 2019 (1 artículos)

JULIO 2019 (2 artículos)

JUNIO 2019 (2 artículos)

MAYO 2019 (4 artículos)

MARZO 2019 (3 artículos)

ENERO 2019 (3 artículos)

DICIEMBRE 2018 (4 artículos)

NOVIEMBRE 2018 (3 artículos)

OCTUBRE 2018 (2 artículos)

AGOSTO 2018 (2 artículos)

JUNIO 2018 (1 artículos)

MAYO 2018 (1 artículos)

ABRIL 2018 (2 artículos)

MARZO 2018 (2 artículos)

FEBRERO 2018 (1 artículos)

ENERO 2018 (2 artículos)

DICIEMBRE 2017 (3 artículos)

NOVIEMBRE 2017 (3 artículos)

OCTUBRE 2017 (2 artículos)

SEPTIEMBRE 2017 (3 artículos)

AGOSTO 2017 (1 artículos)

JUNIO 2017 (2 artículos)

MAYO 2017 (2 artículos)

ABRIL 2017 (1 artículos)

MARZO 2017 (2 artículos)

NOVIEMBRE 2016 (4 artículos)

OCTUBRE 2016 (3 artículos)

SEPTIEMBRE 2016 (1 artículos)

AGOSTO 2016 (1 artículos)

JULIO 2016 (1 artículos)

JUNIO 2016 (4 artículos)

MAYO 2016 (1 artículos)

ABRIL 2016 (1 artículos)

MARZO 2016 (1 artículos)

ENERO 2016 (3 artículos)

DICIEMBRE 2015 (4 artículos)

NOVIEMBRE 2015 (3 artículos)

SEPTIEMBRE 2015 (1 artículos)

AGOSTO 2015 (3 artículos)

JULIO 2015 (2 artículos)

JUNIO 2015 (4 artículos)

ABRIL 2015 (1 artículos)

MARZO 2015 (1 artículos)

ENERO 2015 (1 artículos)

DICIEMBRE 2014 (2 artículos)

NOVIEMBRE 2014 (1 artículos)

JULIO 2014 (1 artículos)

JUNIO 2014 (1 artículos)

Divino amor hecho carne

Divino amor hecho carne

El siglo de los mártires

El siglo de los mártires

Cultos afroamericanos y cristianismo

Cultos afroamericanos y cristianismo

LO MÁS LEÍDO
1 En reciente aparición a joven campesino la Virgen reitera lo dicho en Fátima. Multitudes acuden al lugar
2 Para matrimonios en crisis exorcista comparte el testimonio de su madre sobre el Sagrado Corazón de Jesús
3 Carta Apostólica Admirabile signum del Santo Padre Francisco sobre el significado y el valor del belén
4 Paternidad sobrenatural y seguimiento de Cristo: Defensa del celibato del p. Carter Griffin
5 Una joven musulmana se enamora de Jesús al comprender que, siendo Dios "aceptó morir en la cruz por amor"
6 La pasión por Cristo Eucaristía del futbolista converso Deblin Hodges: "Allí pude sentir la presencia de Dios"
7 Video testimonio de una niña que volvió a caminar, orando en la gruta de Lourdes
8 Conmovedora adoración de tres "Hijas de María" ante la Preciosísima Sangre de Cristo derramada accidentalmente
9 Urgente: Piden rezar rosarios para lograr liberación de misionera esclavizada por terroristas de Al Qaeda
YOUTUBER DESTACADO
   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Suscríbete   |   Política de Privacidad   |   Cookies   |   Aviso Legal   |    RSS   |