Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Publicidad   |   Hemeroteca   |   Haz de Portaluz tu página de inicio   |   Quienes Somos   |   Contacto        Sábado, 17 de agosto de 2019
Portaluz.org. No hay nada oculto que no haya de saberse (Mt 10,26)
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Instagram Accede a nuestros RSS    
 
Buscar
ÚLTIMA HORA

Los principios educativos laicistas

Actualizado 24 junio 2016  
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
P. Pedro Trevijano   


Un conocido mío, no creyente, se expresaba así: “Oigo tales cosas que quiero educar a mis hijos en unos principios morales serios. Los principios cristianos me parecen serios y por tanto voy a educar en ellos a mis hijos”.


            Seguramente en nuestra Sociedad está mucho más de moda y de actualidad el Relativismo que el Cristianismo. Pero ¿sobre qué principios se basa el Relativismo? Voy a citar dos frases de dos conocidos relativistas.

            José Luis Rodríguez Zapatero: Declaraciones publicadas en la revista italiana Micromega el 2 de Marzo del 2006. Dicen así: “La idea de una ley natural por encima de las leyes que se dan los hombres es una reliquia ideológica frente a la realidad social y a lo que ha sido su evolución. Una idea respetable, pero no deja ser un vestigio del pasado”.

            Hillary Clinton: «Los códigos culturales profundamente arraigados, las creencias religiosas y las fobias estructurales han de modificarse. Los gobiernos deben emplear sus recursos coercitivos para redefinir los dogmas religiosos tradicionales». Así lo aseguró Hillary Clinton el 24 de abril del 2015 durante la sexta cumbre anual «Women in the World» (Mujeres en el Mundo) en el Lincoln Center de Manhattan.

            El laicismo proclama una autonomía o independencia frente a Dios, cuya ley el hombre puede seguir o no a su antojo. Su consecuencia, el relativismo, considera que no hay verdades absolutas, porque lo que hoy es verdad, mañana puede ser falso y al revés. Las verdades religiosas, por ello, no pasan de ser simples opiniones o hipótesis. El relativismo intenta crear un nuevo tipo de ciudadanos, buscando liberar al hombre de sus ataduras más profundas, incluso las ligadas con la propia naturaleza humana, con lo que se da origen a la ideología de género. No hay una Verdad objetiva, el Bien y el Mal son intercambiables. Se trata de vivir nuestra existencia sin obligaciones y gozar sin trabas. El eslogan de esta corriente es  “la Libertad os hará verdaderos”, que contradice al de Jesucristo “la Verdad os hará libres” (Jn 8,32). La ideología prima hasta el punto que, al contrario de lo que sucede con los filósofos creyentes, para quienes contra el hecho no valen argumentos, aquí es la realidad la que debe ponerse al servicio de la ideología, incluso aunque haya que distorsionarla,  como sucede con la ideología de género.

            El objetivo fundamental que debe buscar la educación, según esta ideología,  es realizar el cambio cultural a través del cambio en la moral, en la ética y en lo que se considera sentido común, cambio a realizar cuanto antes mejor. Para la ideología laicista, el Estado debe asumir la responsabilidad de formar a los ciudadanos en el civismo, definido como aquella ética mínima que debería suscribir cualquier ciudadano. De acuerdo con ese principio, no corresponde a los padres, sino al Estado, decidir sobre la educación de los hijos, porque la ciudadanía prevalece frente al derecho de los padres. La educación debe desterrar ideologías como la religión, y ninguna creencia religiosa debe interferir los fines morales y sexuales educativos del Estado.

            Ahora bien, el ideal democrático consiste en proteger y respetar los derechos humanos que posee el hombre por su dignidad intrínseca. Pero resulta que el laicismo se arroga el derecho a educar a los niños por encima de los padres, violando el artículo 26, n° 3 de la Declaración de Derechos Humanos de la ONU del 10 de Diciembre de 1948. Tampoco respeta a los valores religiosos, en cuanto deben ser desterrados del ámbito educativo, y en cuanto a los valores humanos, al no distinguir el Bien del Mal y dar lo mismo una cosa que su contraria, se priva al educando de puntos de referencia y, si se tienen algunos, como en el terreno sexual el evitar las enfermedades venéreas y el quedar embarazadas, su teórica neutralidad en realidad se convierte en una invitación al hedonismo, al libertinaje y a la promiscuidad, como sucede en la ideología de género, en la que uno puede acostarse con quien quiera, menos con su cónyuge.

            Por tanto la pregunta que hay que hacerse es: ¿qué clase de juventud pretendemos tener?, ¿una juventud corrupta y sin valores? Supongo que los laicistas me contestarán: una juventud democrática. Pero si no respeto las opiniones de los demás, su filosofía, en lugar de apoyarse sobre la capacidad que tiene el hombre de buscar y conocer la verdad, considera la imposibilidad de un tal conocimiento, lo que le ha llevado a derivar en varias formas de agnosticismo y de relativismo, hundiéndose así su investigación filosófica en las arenas movedizas de un escepticismo general, llegando incluso a afirmar que la verdad se manifiesta de igual manera en las diversas doctrinas, incluso contradictorias entre sí, por lo que todo se reduce a opinión. El relativismo es una actitud que violenta la estructura más íntima de la inteligencia humana, al contrariar su inclinación natural a conocer la verdad. Pero, para conocer la verdad, hace falta un mínimo de rectitud moral, porque la verdad moral no sólo se abraza con la mente, sino con la vida entera. Si no hay una disposición a ajustar la propia vida a la verdad conocida, y si la razón no gobierna nuestras pasiones, las pasiones gobernarán la razón. Pero, probablemente, es lo que pretenden.

 
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
 Comentar
 Otros artículos de Opinión
Tan necesario como el agua
Conocimiento y felicidad
Comprensión Divina
Moro, el humanista cristiano
Supremacismo
Liberalismo y socialismo (y II)
Amigos y salud mental
Restos humanos bajo la Nunciatura
Avalanchas de mentiras y héroes de la verdad
Valoremos tantas cosas buenas que hay

RSS
P. Pedro Trevijano. Sacerdote, doctor en Teología Moral, por el Alfonsiano de Roma. Licenciado en Derecho.
ARCHIVO
JUNIO 2016

Los principios educativos laicistas

Familia que reza unida, permanece unida

Laicismo antidemocrático

Cristo y el pecado

Ver posts de otros meses

JULIO 2019 (2 artículos)

JUNIO 2019 (2 artículos)

MAYO 2019 (4 artículos)

MARZO 2019 (3 artículos)

ENERO 2019 (3 artículos)

DICIEMBRE 2018 (4 artículos)

NOVIEMBRE 2018 (3 artículos)

OCTUBRE 2018 (2 artículos)

AGOSTO 2018 (2 artículos)

JUNIO 2018 (1 artículos)

MAYO 2018 (1 artículos)

ABRIL 2018 (2 artículos)

MARZO 2018 (2 artículos)

FEBRERO 2018 (1 artículos)

ENERO 2018 (2 artículos)

DICIEMBRE 2017 (3 artículos)

NOVIEMBRE 2017 (3 artículos)

OCTUBRE 2017 (2 artículos)

SEPTIEMBRE 2017 (3 artículos)

AGOSTO 2017 (1 artículos)

JUNIO 2017 (2 artículos)

MAYO 2017 (2 artículos)

ABRIL 2017 (1 artículos)

MARZO 2017 (2 artículos)

NOVIEMBRE 2016 (4 artículos)

OCTUBRE 2016 (3 artículos)

SEPTIEMBRE 2016 (1 artículos)

AGOSTO 2016 (1 artículos)

JULIO 2016 (1 artículos)

JUNIO 2016 (4 artículos)

MAYO 2016 (1 artículos)

ABRIL 2016 (1 artículos)

MARZO 2016 (1 artículos)

ENERO 2016 (3 artículos)

DICIEMBRE 2015 (4 artículos)

NOVIEMBRE 2015 (3 artículos)

SEPTIEMBRE 2015 (1 artículos)

AGOSTO 2015 (3 artículos)

JULIO 2015 (2 artículos)

JUNIO 2015 (4 artículos)

ABRIL 2015 (1 artículos)

MARZO 2015 (1 artículos)

ENERO 2015 (1 artículos)

DICIEMBRE 2014 (2 artículos)

NOVIEMBRE 2014 (1 artículos)

JULIO 2014 (1 artículos)

JUNIO 2014 (1 artículos)

Divino amor hecho carne

Divino amor hecho carne

El siglo de los mártires

El siglo de los mártires

Cultos afroamericanos y cristianismo

Cultos afroamericanos y cristianismo

LO MÁS LEÍDO
1 Las razones de una fiscal para afirmar que su accidente cerebrovascular fue "una bendición de Dios"
2 Tan necesario como el agua
3 Si es de día o es de noche allí están los adoradores: "Oramos por el mundo entero"
4 El adolescente que atrapó la intimidad espiritual de padre Pío con su cámara fotográfica
5 "El deseo de Dios se me hizo irresistible": La vital confesión de un joven que pronto será sacerdote
6 El impactante relato de cómo vio la Asunción de la Virgen una testigo privilegiada
7 Papa Francisco reitera llamado a respetar la dignidad de cada ser humano
8 La carta del Papa Francisco a los sacerdotes. Versión original y completa
9 Mons. Bizzeti, pastor de un territorio cuyo anterior vicario apostólico fue asesinado por un furibundo musulmán
YOUTUBER DESTACADO
   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Suscríbete   |   Política de Privacidad   |   Cookies   |   Aviso Legal   |    RSS   |