Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Publicidad   |   Hemeroteca   |   Haz de Portaluz tu página de inicio   |   Quienes Somos   |   Contacto        Martes, 7 de abril de 2020
Portaluz.org. No hay nada oculto que no haya de saberse (Mt 10,26)
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Instagram Accede a nuestros RSS    
 
Buscar
ÚLTIMA HORA

El Sagrado Corazón bendice nuestra misión

Actualizado 22 julio 2016  
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
P. Diego Cano   


Hace mucho que no les escribía, y les confieso que tuve que mirar las fotos para recordar bien lo que deseo contarles. Me imagino que la primer sorpresa para ustedes será leer que estoy escribiendo desde Italia. En este momento me encuentro participando del VII Capítulo General de mi congregación, y esta es además la razón de mi demora para ponerme en contacto por este medio, ya que estamos con mucho trabajo entre reuniones y comisiones. También podré contarles más delante sobre de esta actividad, pero cada cosa a su tiempo, porque hay cosas de la misión que se me han quedado en el tintero, y sé que los que leen estas crónicas, están ávidos de noticias de nuestro querido Ushetu.
 

 
En la crónica anterior les dejé por la mitad el relato de la visita del P. Martelli y del P. Serio Pérez a nuestra misión, ahora retomo. Luego de los preciosos días en Sanzíbar, llegamos a nuestra parroquia para una breve estadía de cinco días. Puedo contarles dos hechos destacados: la fiesta del Sagrado Corazón y la visita a la aldea de Miluli, en el sur de nuestra misión.
 

 
De la fiesta del Sagrado Corazón puedo contarles, pero hablarán mejor las fotos que espero puedan ver. Los que sean lectores de estas historias, recordarán lo que he contado años anteriores al llegar al mes de junio, el mes del sagrado Corazón. Este grupo de oración y cofrades ha ido en notable crecimiento en nuestra parroquia. Ellos están presentes en todas las parroquias de la diócesis y si no me equivoco, también en todo Tanzania.

Esta devoción me imagino que se ha difundido mucho gracias a la acción de los Padres Blancos, misioneros de origen francés principalmente. Sumado a esto la connaturalidad del africano a esta devoción, como nos lo enseñan los misioneros, y lo vemos nosotros corroborado en los hechos. Lo que sucede es que en la mayoría de las parroquias este grupo es pequeño, y en su normalmente formados por ancianos.
 
Gracias a la acción de nuestro tan conocido catequista Filipo, muy devoto del Sagrado Corazón, la devoción en nuestra parroquia ha crecido mucho, y sigue en notable aumento. Yo trato de apoyarlo lo más posible, porque es una devoción importantísima, y esta devoción irá elevando el nivel espiritual de los fieles. Lo que pudimos insistir es que en cada aldea de la parroquia comience a funcionar este grupo.
 
Principalmente se deben reunir todos los viernes para rezar, cantar, y seguir un libro de devoción que está muy simple y bien desarrollado a la vez. Luego, los primeros viernes de cada mes hacen un día de retiro en nuestro centro, con adoración, rosario, misa, y meditaciones. Lo admirable es que en algunas aldeas a prendido muy bien la devoción, luego de que Filipo fuera para reunirlos y explicarles, inmediatamente comenzaron. Así fue que este año ingresaron oficialmente más de cincuenta personas, en la fiesta del Sagrado Corazón.
 

 
Admira también que muchos de ellos vienen de aldeas muy lejanas, los de más lejos vinieron de Nonwe, a 40 kilómetros de distancia. Los que pueden pagar, vienen en transporte público, pero otros que vienen de 20 kilómetros, o menos, pero vienen en bicicleta o simplemente a pie. Si vieran ustedes a muchas señoras mayores, y a otras llevando en la espalda a sus niños, llegar en bicicleta, se cuestionarían mucho sobre la propia devoción… que tantas veces hacemos poco y nada para mostrar nuestro amor a Dios. Es sorprendente de verdad por parte de estas personas, muchas de las cuales, vienen del paganismo. ¡Cuánto amor debe haber allí! Creo que no está de más decirles que cuando vienen de lejos, vienen el día anterior, y las comodidades de alojamiento que tenemos son muy pobres… duermen en el piso, y cocinan la comida que ellos mismos traen, comida muy simple.
 
Esta vez eran más de cien, y la misa de la fiesta y oficialización estuvo hermosa, vestida de color rojo y mucha alegría. Los padres Emanuel y Sergio estaban sorprendidos y muy contentos de participar. Al final de la misa repetimos lo que comenzamos a hacer el año anterior: consagramos la parroquia al Sagrado Corazón. Yo leí la fórmula en nombre de la parroquia entera, por ser el párroco, pero se arrodillaron junto a mí el líder de la parroquia, el de la aldea, y luego un representante de cada grupo: de las hermanas, los jóvenes, niños, monaguillos, el coro, los hombres, las mujeres, el coro, Legión de María y los empleados… un acto muy sencillo pero a la vez muy solemne. El Sagrado Corazón nos está bendiciendo.
 

 
Después de la misa, el intento de sacarnos una foto todos juntos, empresa casi imposible, porque todos querían estar adelante. Ellos mismos prepararon los festejos, y comimos debajo del gran árbol de mangos que nos cobija bajo su generosa sombra.

 
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
 Comentar
 Otros artículos de Opinión
La Misa y los mártires
La ilusión se disipa
Se me revuelven las tripas
Cristo bañado por las lágrimas del cielo...
El prescindir de Dios
La hermosa penitencia
Mujeres creadas para amar y ser amadas
Nuestra Fragilidad
Globalismo vírico
El virus de la violencia

RSS
Diego Cano, es sacerdote del Instituto del Verbo Encarnado, ordenado en el año 2001 en San Rafael, Mendoza, Argentina. Ha sido misionero por dos años en Ecuador (en Loja y Gualel), luego durante ocho años ha sido rector del Seminario Menor
ARCHIVO

Ver posts de otros meses

NOVIEMBRE 2019 (1 artículos)

JUNIO 2019 (1 artículos)

ENERO 2018 (1 artículos)

JULIO 2016 (1 artículos)

MARZO 2016 (1 artículos)

DICIEMBRE 2015 (2 artículos)

Divino amor hecho carne

Divino amor hecho carne

El siglo de los mártires

El siglo de los mártires

Cultos afroamericanos y cristianismo

Cultos afroamericanos y cristianismo

LO MÁS LEÍDO
1 ¡Cardenal George Pell en libertad! Tribunal Supremo declara no creíble que haya cometido abuso sexual de menores
2 No. Los astrólogos y los videntes no predijeron el coronavirus, ni pueden predecir nada
3 Padre José Antonio Fortea reflexiona sobre la posibilidad de que el Covid19 fuese un castigo de Dios
4 Psiquiatra Guillermo Restrepo: Para enfrentar los miedos, la angustia y la muerte recemos el rosario
5 En su noche oscura, colapsada por las crisis de pánico, Pauline conoció el amor de Dios Padre
6 El coronavirus: las sectas se aprovechan de la epidemia del miedo
7 Una empresaria reencuentra su fe y devoción a la Virgen al enfrentar la enfermedad y muerte de su esposo
8 La Misa y los mártires
9 En tiempos del virus Covid19 seguir el ejemplo de santa Jacinta Marto y estar atentos a Medjugorje
YOUTUBER DESTACADO
   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Suscríbete   |   Política de Privacidad   |   Cookies   |   Aviso Legal   |    RSS   |