Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Publicidad   |   Hemeroteca   |   Haz de Portaluz tu página de inicio   |   Quienes Somos   |   Contacto        Viernes, 6 de diciembre de 2019
Portaluz.org. No hay nada oculto que no haya de saberse (Mt 10,26)
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Instagram Accede a nuestros RSS    
 
Buscar
ÚLTIMA HORA

La vida cristiana y el matrimonio

Actualizado 7 octubre 2016  
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
P. Pedro Trevijano   


El matrimonio cristiano es mucho más que casarse “en la Iglesia”, con un rito que permite fotos y recuerdos bonitos, pero con una motivación espiritual a menudo muy pobre, sino un casarse “en el Señor” (cf. 1 Cor 7,39), pues Dios quiere que estemos próximos a Él, pero tenemos que dejarle ayudarnos con su gracia. Necesitamos rezar, pues la oración en familia es expresión de fe y ayuda a la unión familiar, habiendo un refrán que dice “familia que reza unida, permanece unida”. Hay que vivir una vida espiritual intensa en fidelidad a la gracia, la cual, bien aprovechada, puede conducir a la pareja a la santidad y a la realización personal, llenando su vida de sentido y felicidad. El amor es un don de Dios, pero un don que hay que cultivar, porque si no lo hacemos así, termina por extinguirse. Por ello, si después de la ceremonia religiosa, abandonamos la vida cristiana, si no se reza ni individualmente ni en pareja, si no se reciben  los sacramentos del perdón ni de la comunión, si no se intenta vivir cristianamente en familia, nos alejamos de Dios y la gracia del sacramento del matrimonio permanecerá estéril por nuestra culpa.
 
 Es necesario por ello que el enfoque del amor cristiano sea realista y que la fidelidad sea el principio inspirador de la vida conyugal, ya que los esposos no han entrado ni mucho menos en el paraíso y todo matrimonio corre el riesgo de verse lejos del ideal trazado por Cristo y su Iglesia, envueltos como Adán y Eva en la discordia (Gén 3,12-17). Hay una tensión entre la carne y el espíritu (Rom 7,14-25), ya que la convivencia tan íntima que exige la vida matrimonial nunca es  fácil, por lo que hay que saber perdonar y  reconciliarse.
 
 Este amor sabe de oración, de confianza, de diálogo, de sacrificio, de dominio de sí, de respeto, de delicadeza, de espera, de fidelidad, de saber compartir, de esfuerzo para hacerse cada día más digno del cariño del otro. En este punto hay que recordar la genial orden de San Pablo: “Estad siempre alegres” (1 Tes 5,16), y es que la alegría y el optimismo, así como el sentido del humor y una buena mano izquierda para los momentos difíciles, contribuyen a hacer llevadera la convivencia matrimonial, mientras que, por el contrario, el pesimismo sólo crea tristeza y amargura.
 
 Junto a esto hay otros muchos gestos en la convivencia habitual (los “detalles” entre los esposos), que suponen ternura, rompen la monotonía diaria con pequeñas sorpresas agradables y llenan de gozo la vida. El sentirse querido es una de nuestras necesidades fundamentales, hasta el punto de que con frecuencia la relación sexual, por muy satisfactoria que sea, no es suficiente para llenar la necesidad de amor, siendo el matrimonio y la familia lugares muy adecuados para satisfacer nuestras exigencias afectivas.
 
 Pero, dado que cada uno percibe el amor de manera diversa, mantener vivo el amor en el matrimonio no siempre es fácil. Es necesario, por supuesto, ser persona educada y que busca lo que al otro le puede agradar. Si no se llega a captar el modo en que el otro cónyuge quiere recibir amor, no nos extrañe que el matrimonio atraviese dificultades sin que lleguemos a saber el porqué. Los gestos afectuosos antes de la relación sexual y en la vida cotidiana son el modo ordinario de expresar el amor, su sello inconfundible. Muchas de estas manifestaciones de ternura se caracterizan por la búsqueda del bien del otro, empezando por intentar conocer lo que el otro desea de mí. Pero cuando a nuestra vez buscamos algo del otro, sepamos pedírselo y no exigírselo, dándonos cuenta que también hay que dejar al otro hacer las cosas a su manera, sin intentar prescribirle cómo debe actuar.
 
 Son importantes las frases amables, las palabras de ánimo y el dar las gracias por lo que el otro hace, así como la buena disposición en el hacer los servicios y trabajos que el otro desea que yo haga. Hay también que saber ofrecer al cónyuge momentos especiales, en los que lo importante no es estar o hacer algo juntos, sino estar a su plena disposición, ofreciéndole tiempo y disponibilidad, a fin de llegar a una relación interpersonal que intente comprender los mutuos pensamientos, sentimientos y deseos, sabiendo escuchar y procurando no interrumpir. Los pequeños actos de cariño y sus expresiones físicas, entre los que hay que destacar besos y caricias, pues el contacto físico es una muy buena manera de transmitir amor, así como los regalos y nuestra presencia cercana en sus momentos difíciles, por lo que suponen de atención hacia su persona, afectan muy positivamente a la relación mutua, dándole elegancia y constituyendo los presupuestos psicológicos del gesto específicamente matrimonial.
 
 Sin embargo hay que tener presente que no siempre coinciden los lenguajes de amor y lo que para uno puede ser muy importante, para el otro no, por lo que hay que intentar saber lo que ambos realmente valoran, a fin de evitar incomprensiones. Es indiscutible que ninguno es perfecto y que fácilmente podemos no acertar e incluso herir, por lo que es muy conveniente reconocer los propios errores, tratando de evitar el malhumor, saber pedir perdón y procurar comportarse en el futuro de otra manera.
 
 Lo que a mí más me hiere, su contrario es fácilmente lo que más deseo, así como lo que más espontáneamente expreso, es con frecuencia lo que más anhelo. Pero por ello también hay que esforzarse en darse cuenta de lo que el otro valora y ofrecérselo así,  aunque a quien lo hace tal vez le diga poco. No hay que olvidar tampoco que en el noviazgo se está enamorado, experiencia magnífica pero pasajera, mientras en el matrimonio se vuelve a ser quien se era antes, lo que no impide que, sobre todo si se está atento, se pueda expresar de muchas maneras el amor, y un amor duradero, con su correspondiente fruto de llenar de sentido la vida.
 
 Conviene también que los hijos perciban en sus padres el amor y los gestos de cariño,  pues muchas veces sólo se dan cuenta de las demasiado públicas broncas, con su sensación de inseguridad.

 
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
 Comentar
 Otros artículos de Opinión
Anclándonos en la bondad de Dios
El maravilloso plan de Dios
Virgen de la Medalla Milagrosa
"Sigo creyendo en el ser humano"
Liga Estudiantil Anticristiana de China de 1922: Preparando la persecución
Estado totalitario
El día contra la violencia «de género»
Jesucristo Rey del universo y de los corazones
¿Qué hay en Busubi?
Desengáñese de sus señorías

RSS
P. Pedro Trevijano. Sacerdote, doctor en Teología Moral, por el Alfonsiano de Roma. Licenciado en Derecho.
ARCHIVO
OCTUBRE 2016

Feminismo contra mujeres

Lo que defiende la ideología de género (I)

La vida cristiana y el matrimonio

Ver posts de otros meses

NOVIEMBRE 2019 (3 artículos)

OCTUBRE 2019 (4 artículos)

AGOSTO 2019 (1 artículos)

JULIO 2019 (2 artículos)

JUNIO 2019 (2 artículos)

MAYO 2019 (4 artículos)

MARZO 2019 (3 artículos)

ENERO 2019 (3 artículos)

DICIEMBRE 2018 (4 artículos)

NOVIEMBRE 2018 (3 artículos)

OCTUBRE 2018 (2 artículos)

AGOSTO 2018 (2 artículos)

JUNIO 2018 (1 artículos)

MAYO 2018 (1 artículos)

ABRIL 2018 (2 artículos)

MARZO 2018 (2 artículos)

FEBRERO 2018 (1 artículos)

ENERO 2018 (2 artículos)

DICIEMBRE 2017 (3 artículos)

NOVIEMBRE 2017 (3 artículos)

OCTUBRE 2017 (2 artículos)

SEPTIEMBRE 2017 (3 artículos)

AGOSTO 2017 (1 artículos)

JUNIO 2017 (2 artículos)

MAYO 2017 (2 artículos)

ABRIL 2017 (1 artículos)

MARZO 2017 (2 artículos)

NOVIEMBRE 2016 (4 artículos)

OCTUBRE 2016 (3 artículos)

SEPTIEMBRE 2016 (1 artículos)

AGOSTO 2016 (1 artículos)

JULIO 2016 (1 artículos)

JUNIO 2016 (4 artículos)

MAYO 2016 (1 artículos)

ABRIL 2016 (1 artículos)

MARZO 2016 (1 artículos)

ENERO 2016 (3 artículos)

DICIEMBRE 2015 (4 artículos)

NOVIEMBRE 2015 (3 artículos)

SEPTIEMBRE 2015 (1 artículos)

AGOSTO 2015 (3 artículos)

JULIO 2015 (2 artículos)

JUNIO 2015 (4 artículos)

ABRIL 2015 (1 artículos)

MARZO 2015 (1 artículos)

ENERO 2015 (1 artículos)

DICIEMBRE 2014 (2 artículos)

NOVIEMBRE 2014 (1 artículos)

JULIO 2014 (1 artículos)

JUNIO 2014 (1 artículos)

Divino amor hecho carne

Divino amor hecho carne

El siglo de los mártires

El siglo de los mártires

Cultos afroamericanos y cristianismo

Cultos afroamericanos y cristianismo

LO MÁS LEÍDO
1 En reciente aparición a joven campesino la Virgen reitera lo dicho en Fátima. Multitudes acuden al lugar
2 Para matrimonios en crisis exorcista comparte el testimonio de su madre sobre el Sagrado Corazón de Jesús
3 Carta Apostólica Admirabile signum del Santo Padre Francisco sobre el significado y el valor del belén
4 Paternidad sobrenatural y seguimiento de Cristo: Defensa del celibato del p. Carter Griffin
5 Una joven musulmana se enamora de Jesús al comprender que, siendo Dios "aceptó morir en la cruz por amor"
6 La pasión por Cristo Eucaristía del futbolista converso Deblin Hodges: "Allí pude sentir la presencia de Dios"
7 Urgente: Piden rezar rosarios para lograr liberación de misionera esclavizada por terroristas de Al Qaeda
8 Conmovedora adoración de tres "Hijas de María" ante la Preciosísima Sangre de Cristo derramada accidentalmente
9 El mundo necesita mujeres como Clara: Con fe en el poder de Dios Eucaristía que desbarata toda violencia
YOUTUBER DESTACADO
   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Suscríbete   |   Política de Privacidad   |   Cookies   |   Aviso Legal   |    RSS   |