Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Publicidad   |   Hemeroteca   |   Haz de Portaluz tu página de inicio   |   Quienes Somos   |   Contacto        Lunes, 9 de diciembre de 2019
Portaluz.org. No hay nada oculto que no haya de saberse (Mt 10,26)
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Instagram Accede a nuestros RSS    
 
Buscar
ÚLTIMA HORA

´Un hombre como vosotros´

´Un hombre como vosotros´
Actualizado 17 marzo 2017  
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
Juan Manuel de Prada   


Cada época dispensa una suerte de veneración fetichista e irracional a hombres inanes y también un desdén sórdido y cerril por hombres que hubiesen merecido su aprecio. Un ejemplo doliente de esta última categoría lo encarna Pablo VI, al que incluso en el ámbito católico no se mira con demasiadas simpatías (y a veces, incluso, con franca animadversión). Para reivindicar su figura ha publicado Giovanni Maria Vian Un hombre como vosotros (Ediciones Cristiandad), una selección de textos personales de Pablo VI que nos ofrece la radiografía de una persona de gran finura espiritual y sensibilidad en vilo, dispuesto siempre a la inmolación personal. Algunos de los textos reunidos fueron escritos para leer en público (y sin embargo en ellos se deslizan pensamientos muy íntimos y sinceros); otros son textos privados en los que Pablo VI medita sobre la razón de su vida con una clarividencia conmovedora.
 
Así ocurre con el primer texto de la antología, una carta escrita en la adolescencia a un amigo muy querido, en la que la contemplación del cielo en una noche serena le infunde «un deseo de ascender a lo alto», hasta alcanzar las estrellas, para enseguida recordar la «historia de amor y de llanto» que protagonizó el «mártir del calvario»; y de estas dos reflexiones en apariencia antagónicas brota en el muchacho de dieciséis años el deseo de abrazar «el dolor y el desprecio» de los hombres, encaminando su vida hacia Dios. Muchos años más tarde, cuando sea elegido Papa, descubrirá que en las alturas también anida el dolor, bajo la forma de una «soledad total y tremenda» que repite la soledad de Cristo en la cruz. A Pablo VI le tocó vivir un tiempo feroz «en el que el olvido de Dios se hace habitual»; un tiempo, además, en el que «las expresiones del espíritu alcanzan cumbres de irracionalidad y de desolación». Y en ese tiempo tuvo que desarrollar su misión, a riesgo de ser incomprendido por todos: «Tal vez nuestra vida no tenga otra nota más clara -escribe en otra ocasión- que la voluntad de amar a nuestro tiempo, a nuestro mundo, a cuantas almas hayamos podido acercarnos y a cuantas nos podamos acercar; pero con la lealtad y con la convicción de que Cristo es necesario y verdadero». Y en esa voluntad de amar a sus contemporáneos no podía faltar el mensaje comprensivo y compungido a los artistas, que tiene algo de petición de auxilio y reconciliación: «Vosotros nos habéis abandonado un poco, os habéis ido lejos, a beber a otras fuentes, con la intención legítima de expresar otras cosas. (…) Sabéis que llevamos una herida en el corazón, cuando os vemos dedicados a algunas expresiones artísticas que nos ofenden. (…) Pero para ser sinceros y leales reconocemos que también nosotros os hemos ocasionado algunas tribulaciones. (…) Quizá os hayamos puesto un poco de plomo en vuestras espaldas».
 
En alguna ocasión Pablo VI se comparó con Hamlet; y en estos textos entendemos la razón. Es un alma deseosa de brindarse, deseosa de atraer a los hombres de su tiempo hacia la Iglesia, que sin embargo se tropieza con una obtusa incomprensión que lo invita a atrincherarse o, por el contrario, a renunciar a sus lealtades y convicciones; y ante ese dilema resuelve seguir el ejemplo del apóstol Pablo, porque entiende -como había escrito en su juventud- «que la doctrina debe ser fiel a sí misma: vivir de su lógica propia; no temer sus consecuencias desagradables y contraproducentes; permanecer siempre tal cual es; conocer su valor divino hasta preferirlo a la misma vida terrena».

Muchos años más tarde, siendo ya un anciano, tendrá que probar esas consecuencias desagradables, cuando en su encíclica Humanae Vitae anteponga el valor divino de la doctrina al aplauso terreno, sabiendo que así se enfrenta al desprecio de quienes pensaban que su mano tendida era una mano dispuesta a la quiebra; y también el desprecio de quienes nunca aceptaron que la tendiera.
 
Me ha emocionado y reconfortado la lectura de este hermoso libro, porque me ha ayudado a entender a un hombre al que siempre enjuicié a beneficio de inventario, ignorando el tesoro de delicadezas humanas que escondía, ignorando su secreto sacrificio, su radiante humildad, su amor a la creación artística. Un hombre que, cuando valora su paso por la tierra, escribe estas palabras tan hermosas: «Pobre vida mía, débil, enclenque, mezquina, tan necesitada de paciencia, de reparación, de infinita misericordia. Siempre me parece suprema la síntesis de san Agustín: miseria y misericordia. Miseria mía, misericordia de Dios». Un hombre, en efecto, como nosotros mismos, pero mucho menos orgulloso que nosotros.


 
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
 Comentar
 Otros artículos de Opinión
Anclándonos en la bondad de Dios
El maravilloso plan de Dios
Virgen de la Medalla Milagrosa
"Sigo creyendo en el ser humano"
Liga Estudiantil Anticristiana de China de 1922: Preparando la persecución
Estado totalitario
El día contra la violencia «de género»
Jesucristo Rey del universo y de los corazones
¿Qué hay en Busubi?
Desengáñese de sus señorías

RSS
Juan Manuel de Prada es un escritor español y articulista en diversos medios de comunicación.
ARCHIVO
MARZO 2017

Desublimación represiva

´Un hombre como vosotros´

Pobres refugiados

Ver posts de otros meses

NOVIEMBRE 2019 (1 artículos)

OCTUBRE 2019 (1 artículos)

SEPTIEMBRE 2019 (1 artículos)

AGOSTO 2019 (4 artículos)

JULIO 2019 (3 artículos)

JUNIO 2019 (2 artículos)

MAYO 2019 (3 artículos)

ABRIL 2019 (4 artículos)

MARZO 2019 (3 artículos)

ENERO 2019 (1 artículos)

DICIEMBRE 2018 (1 artículos)

NOVIEMBRE 2018 (2 artículos)

OCTUBRE 2018 (1 artículos)

JULIO 2018 (1 artículos)

ABRIL 2018 (3 artículos)

MARZO 2018 (4 artículos)

ENERO 2018 (1 artículos)

DICIEMBRE 2017 (2 artículos)

NOVIEMBRE 2017 (2 artículos)

SEPTIEMBRE 2017 (3 artículos)

AGOSTO 2017 (4 artículos)

JULIO 2017 (2 artículos)

JUNIO 2017 (3 artículos)

ABRIL 2017 (4 artículos)

MARZO 2017 (3 artículos)

ENERO 2017 (3 artículos)

DICIEMBRE 2016 (2 artículos)

OCTUBRE 2016 (1 artículos)

SEPTIEMBRE 2016 (2 artículos)

AGOSTO 2016 (2 artículos)

JUNIO 2016 (2 artículos)

ABRIL 2016 (2 artículos)

DICIEMBRE 2015 (1 artículos)

NOVIEMBRE 2015 (1 artículos)

Divino amor hecho carne

Divino amor hecho carne

El siglo de los mártires

El siglo de los mártires

Cultos afroamericanos y cristianismo

Cultos afroamericanos y cristianismo

LO MÁS LEÍDO
1 Exorcista Beppino Co´ alerta sobre el "arma secreta" y otras tácticas que hoy usa Satanás
2 En reciente aparición a joven campesino la Virgen reitera lo dicho en Fátima. Multitudes acuden al lugar
3 Video testimonio de una niña que volvió a caminar, orando en la gruta de Lourdes
4 Virgen de la Medalla Milagrosa
5 Creo en la Comunión de los Santos
6 Una joven musulmana se enamora de Jesús al comprender que, siendo Dios "aceptó morir en la cruz por amor"
7 Científico Stephen Barr: "Ningún cambio social nos puede impedir orar, amar a Dios, al prójimo y ser fieles católicos"
8 Expertos de 23 países piden a gobiernos apoyen a quienes buscan superar la Atracción al Mismo Sexo
9 "Sigo creyendo en el ser humano"
YOUTUBER DESTACADO
   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Suscríbete   |   Política de Privacidad   |   Cookies   |   Aviso Legal   |    RSS   |