Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Publicidad   |   Hemeroteca   |   Haz de Portaluz tu página de inicio   |   Quienes Somos   |   Contacto        Martes, 22 de octubre de 2019
Portaluz.org. No hay nada oculto que no haya de saberse (Mt 10,26)
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Instagram Accede a nuestros RSS    
 
Buscar
ÚLTIMA HORA

Organismo masculino, organismo femenino y sentido común

Organismo masculino, organismo femenino y sentido común
Actualizado 24 marzo 2017  
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
P. Pedro Trevijano   


Cuando sólo tenía escrito el título de este artículo, me encuentro con que el Congreso de nuestros diputados ha solicitado que se retire a «Hazte Oír» de las ONG de utilidad pública, por 205 votos a favor (PSOE, Ciudadanos y Podemos), 129 abstenciones (PP) y 1 voto en contra. Dado que considero que nuestros diputados y senadores son las personas menos libres de nuestro país, me gustaría saber quién es ese héroe que tiene personalidad propia.
 
Recuerdo que cuando era joven hablando con un amigo estudiante de Medicina me decía: «En Medicina lo primero que nos enseñan es: recordad que no hay enfermedades sino enfermos y que los enfermos son personas», a lo que le respondí: «a nosotros se nos dice: la Iglesia es Madre y tiene sentido común». Por cierto la palabra «madre» es una de las que quiere erradicar la ideología de género, así como «padre» sustituyéndolas por Progenitor A y Progenitor B. No puedo por menos de preguntarme cómo se ayuda al género humano tratando de suprimir dos de las palabras y realidades más bonitas de la existencia humana.
 
Como desde 1968 he enseñado Moral Sexual, es evidente que he tenido que explicar también Anatomía y Fisiología, aunque fuese a un nivel elemental. Cuando puse en libro los apuntes que daba el capítulo dedicado a Fisiología Sexual llevaba estos apartados: Biología del Sexo, Descripción del órgano masculino, El órgano femenino, Periodicidad femenina, Hipotálamo, hipófisis y cerebro.
 
Para la ideología de género toda la sexualidad está en el cerebro. Lo que yo pienso, eso es y así en mi vida puedo ser varón o mujer según decido y puedo cambiar de opinión y por tanto de género cuantas veces lo estime oportuno. Es una barbaridad, pero eso es lo que quieren enseñarnos nuestros ilustres pensantes.
 
Que el cerebro es muy importante, eso es verdad, pero no lo es todo. Lo explicaba así a mis alumnos:
 
«La hipófisis es una pequeña glándula endocrina situada en la cavidad craneal, debajo del cerebro, en la llamada silla turca. El hipotálamo y la hipófisis son el centro de mando para todas las glándulas del cuerpo, y en particular para las glándulas sexuales. Ambas no sólo producen varias hormonas, sino que podemos considerarlas y equipararlas a un cerebro electrónico que regula la vida sexual.
 
Pero no hemos de creer en modo alguno que en cuestiones de sexualidad y afectividad sólo los instintos y el corazón tienen algo que decir. La persona entera, pero sobre todo su cabeza e inteligencia, tienen el papel fundamental.
 
Sería desde luego falso deducir que la sexualidad humana es exclusivamente cosa de hormonas. Nuestra sexualidad tiene una dimensión moral porque quien tiene el mando supremo, quien tiene en su mano el centro de control clave de la sexualidad, es la mente humana, cuya sede es el cerebro. A éste confluyen todos los estímulos, y él decide aceptarlos, activarlos, o frenarlos y anularlos. No nos olvidemos que el don más grande que Dios nos ha dado es la cabeza, y lo propio de ella es pensar. Dominará así sus deseos y se sobrepondrá a sus instintos, si quiere. Pero también si está enfermo, afectado por preocupaciones, miedos u otros condicionamientos, puede inconscientemente bloquear toda la actividad sexual.
 
Por ello se ha dicho: «El órgano sexual principal del hombre es su cerebro, dicho de otro modo, su espíritu, que se expresa en estructuras de reflexión y amor» (P. Chauchard). Nuestro cerebro sexuado se va programando desde el nacimiento como un ordenador, mediante el influjo sobre él de las actitudes, información y educación transmitidos sobre él por padres, educadores, amigos y medios de comunicación, consistiendo la madurez y salud sexual en la integración y desarrollo armónico de todas las instancias en la totalidad sexuada de la persona. Es en el cerebro, es decir en la mente, donde se gana o se pierde radicalmente la batalla sexual. Piénsese en los múltiples y graves problemas predominantemente psicológicos de la impotencia, frigidez y otros complejos puestos a la luz por el psicoanálisis.
 
La mente es el órgano de la voluntad, que es la que nos hace personas responsables y libres. Para dominar la voluntad, es necesario poner atención y controlar lo que sucede en nuestro cerebro, siéndonos el conocimiento de nuestra sexualidad y de las funciones sexuales de gran ayuda para lograr este dominio, que supone nada menos que la conquista de nosotros mismos y nuestra realización personal».
 
Pero por mucho que me empeñe hay una realidad objetiva, que no puedo cambiar. Si tengo pene, cromosomas XY y próstata, soy varón y además no puedo quedarme embarazado. Pero si tengo vulva, cromosomas XX y matriz, soy mujer. Y si no fuese así, si tuviese razón la ideología de género, habría que cambiar muchísimas cosas en los libros de Ciencias y de Medicina y no entiendo como no les ha caído ya, por sus sensacionales descubrimientos, algunos premios Nobel en Medicina y Ciencias. Pero como de todos modos quiero ser políticamente correcto y que no me acusen de homofobia, pues ya defiendo ilegalidades como el pretender que un homosexual si él lo desea puede intentar salir de la homosexualidad, lo cual es negado con severas sanciones de más de 20.000 euros por la Ley Cifuentes, quisiera saber qué nombre tengo que dar a lo que hasta ahora llamaba órgano masculino, y también cuál es el actual de lo que hasta hace poco decíamos órgano femenino.
 
Termino con una pregunta: ¿es que nos hemos vuelto locos? La respuesta para mí es clara: Sí.

 
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
 Comentar
 Otros artículos de Opinión
Un camino interior hacia Dios
Tibios y cobardes
Una muy importante noticia silenciada
"Cuestionamientos al Sínodo Amazónico"
El secreto de confesión
La llegada de refugiados, antiguos y nuevos
La única Cruz que salva
Stefan Wyszynski: Cuando la fe se hace carne
Acusaciones contra los seres humanos
El perfume de la humildad

RSS
P. Pedro Trevijano. Sacerdote, doctor en Teología Moral, por el Alfonsiano de Roma. Licenciado en Derecho.
ARCHIVO
MARZO 2017

Organismo masculino, organismo femenino y sentido común

El ateísmo de nuestros jóvenes

Ver posts de otros meses

OCTUBRE 2019 (2 artículos)

AGOSTO 2019 (1 artículos)

JULIO 2019 (2 artículos)

JUNIO 2019 (2 artículos)

MAYO 2019 (4 artículos)

MARZO 2019 (3 artículos)

ENERO 2019 (3 artículos)

DICIEMBRE 2018 (4 artículos)

NOVIEMBRE 2018 (3 artículos)

OCTUBRE 2018 (2 artículos)

AGOSTO 2018 (2 artículos)

JUNIO 2018 (1 artículos)

MAYO 2018 (1 artículos)

ABRIL 2018 (2 artículos)

MARZO 2018 (2 artículos)

FEBRERO 2018 (1 artículos)

ENERO 2018 (2 artículos)

DICIEMBRE 2017 (3 artículos)

NOVIEMBRE 2017 (3 artículos)

OCTUBRE 2017 (2 artículos)

SEPTIEMBRE 2017 (3 artículos)

AGOSTO 2017 (1 artículos)

JUNIO 2017 (2 artículos)

MAYO 2017 (2 artículos)

ABRIL 2017 (1 artículos)

MARZO 2017 (2 artículos)

NOVIEMBRE 2016 (4 artículos)

OCTUBRE 2016 (3 artículos)

SEPTIEMBRE 2016 (1 artículos)

AGOSTO 2016 (1 artículos)

JULIO 2016 (1 artículos)

JUNIO 2016 (4 artículos)

MAYO 2016 (1 artículos)

ABRIL 2016 (1 artículos)

MARZO 2016 (1 artículos)

ENERO 2016 (3 artículos)

DICIEMBRE 2015 (4 artículos)

NOVIEMBRE 2015 (3 artículos)

SEPTIEMBRE 2015 (1 artículos)

AGOSTO 2015 (3 artículos)

JULIO 2015 (2 artículos)

JUNIO 2015 (4 artículos)

ABRIL 2015 (1 artículos)

MARZO 2015 (1 artículos)

ENERO 2015 (1 artículos)

DICIEMBRE 2014 (2 artículos)

NOVIEMBRE 2014 (1 artículos)

JULIO 2014 (1 artículos)

JUNIO 2014 (1 artículos)

Divino amor hecho carne

Divino amor hecho carne

El siglo de los mártires

El siglo de los mártires

Cultos afroamericanos y cristianismo

Cultos afroamericanos y cristianismo

LO MÁS LEÍDO
1 La vida como don "para testimoniar, bendecir, consolar, levantar, transmitir la belleza de Jesús", dice el Papa
2 Adicción a las drogas y al sexo no derrotaron a Ludovic: "Dios es mucho más fuerte que las fuerzas del mal"
3 Para superar la crisis: "Rezo del Rosario" y una "investigación independiente", dice obispo de Hong Kong
4 No existe un gen gay, concluye reciente estudio científico. Consecuencias legales analizadas por el sociólogo Paul Sullins
5 Padre Gerardo Piñeros alerta de "una fuerte actividad demoníaca" durante octubre que culmina en Halloween
6 Estadísticas 2019 de la Iglesia: Número 1 en beneficencia, más católicos y menos candidatos al sacerdocio
7 Implicancias morales del Sínodo: "La vida humana y la vida de la naturaleza están interconectadas"
8 Monseñor Felipe Bacarreza revela impactantes detalles de su viaje a Medjugorje, la aldea donde se aparece la Virgen
9 "Cuanto más tenía, más vacío sentía, yo vivía muerta. En Medjugorje recibí la gracia"
YOUTUBER DESTACADO
   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Suscríbete   |   Política de Privacidad   |   Cookies   |   Aviso Legal   |    RSS   |