Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Publicidad   |   Hemeroteca   |   Haz de Portaluz tu página de inicio   |   Quienes Somos   |   Contacto        Viernes, 23 de agosto de 2019
Portaluz.org. No hay nada oculto que no haya de saberse (Mt 10,26)
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Instagram Accede a nuestros RSS    
 
Buscar
ÚLTIMA HORA

La principal víctima de las rupturas matrimoniales: los hijos

Actualizado 9 junio 2017  
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
P. Pedro Trevijano   


La crisis de la familia  produce en los jóvenes, profundas carencias afectivas y conflictos emocionales. Hoy crecen muchos niños que se ven privados del amor de alguno de sus padres y sabemos demasiado bien cuáles son las consecuencias negativas de esta ausencia. Cuando los padres no están ahí para sus hijos, es más probable que esos chicos vivan en la pobreza, fracasen en la escuela, o acaben en la prisión o en el desempleo más adelante, porque la ausencia de una estructura familiar sólida con su correspondiente cariño sumerge al joven en estado de aislamiento, angustia, inseguridad e inmadurez. Por ello en los hogares dañados por disensiones profundas de los padres, éstas crean un ambiente familiar inhóspito que repercute muy negativamente en los niños y adolescentes que son muy sensibles a estas dolorosas situaciones y se ven afectados por ellas.     
 
Pero cuando ya se ha producido la ruptura matrimonial, es muy conveniente que el progenitor presente no trate de envenenar la relación de su hijo con el padre ausente, procurando no hablar mal de él, y sobre todo hay que evitar que ambos cónyuges entren en competencia por llevarse el cariño del hijo. Como dice el Papa Francisco en su Exhortación Apostólica “Amoris Laetitia”: “A los padres separados les ruego: «Jamás, jamás, jamás tomar el hijo como rehén. Os habéis separado por muchas dificultades y motivos, la vida os ha dado esta prueba, pero que no sean los hijos quienes carguen el peso de esta separación, que no sean usados como rehenes contra el otro cónyuge. Que crezcan escuchando que la mamá habla bien del papá, aunque no estén juntos, y que el papá habla bien de la mamá». Es una irresponsabilidad dañar la imagen del padre o de la madre con el objeto de acaparar el afecto del hijo, para vengarse o para defenderse, porque eso afectará a la vida interior de ese niño y provocará heridas difíciles de sanar” (nº 245).  Los padres no deben buscar enfrentar a sus hijos con el otro cónyuge, ni rivalizar entre ellos por el cariño del hijo, creyéndose que éste se consigue dándoles cosas y dinero, pero sin buscar su bien. Entonces quien manda y además despóticamente es el hijo, porque aunque está superprotegido, le falta lo esencial: unos padres que le quieren y se sacrifican por él.
 
Los padres deben evitar la ingenuidad de pensar que, aun tomando estas precauciones, su ruptura no va a tener consecuencias negativas en los hijos. Diversos estudios demuestran lo que el sentido común nos indica, es decir que los niños que han crecido teniendo unos padres involucrados en su educación y presentes en el plano emocional presentan mayor capacidad de socialización y menos comportamientos conflictivos y agresivos, son más sociables, tienen mayor autoestima y empatía e intelectualmente sacan mejores notas, y posteriormente presentan más estabilidad en sus relaciones, mientras que los niños que viven una ruptura familiar tienen mayores probabilidades de tener problemas de comportamiento, pues se encuentran sin una brújula que les señale los valores de referencia, corriendo así el peligro de convertirse en una juventud pasota, que pasa de todo, menos de curso. En cambio, cuando los padres intentan en serio educar a sus hijos, yendo por delante con su ejemplo, con frecuencia el resultado son jóvenes razonables, que saben dejarse aconsejar, a la vez que tienen sentido crítico y son capaces de encontrar su camino, encontrándose a gusto consigo mismos.
 
Es indudable que la familia protege a los menores y que los padres, por norma general, desean el bien de sus hijos, porque los quieren y los conocen mejor que nadie.  Es por ello un gravísimo error y va contra los derechos humanos el pretender que sea el Estado y no los padres quienes eduquen a los hijos: “Los padres tendrán derecho preferente a escoger el tipo de educación que habrá de darse a sus hijos” (artículo 26 & 3 de la Declaración de Derechos Humanos de la ONU).  Pero creo también en el gran valor de ese refrán que dice: “Familia que reza unida, permanece unida”. Habernos olvidado de esto, es uno de los grandes problemas de la Sociedad actual.


 
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
 Comentar
 Otros artículos de Opinión
Pornoadictos
Creo en Dios y en la Vida
Tan necesario como el agua
Conocimiento y felicidad
Comprensión Divina
Moro, el humanista cristiano
Supremacismo
Liberalismo y socialismo (y II)
Amigos y salud mental
Restos humanos bajo la Nunciatura

RSS
P. Pedro Trevijano. Sacerdote, doctor en Teología Moral, por el Alfonsiano de Roma. Licenciado en Derecho.
ARCHIVO
JUNIO 2017

Iglesia y homosexualidad

La principal víctima de las rupturas matrimoniales: los hijos

Ver posts de otros meses

AGOSTO 2019 (1 artículos)

JULIO 2019 (2 artículos)

JUNIO 2019 (2 artículos)

MAYO 2019 (4 artículos)

MARZO 2019 (3 artículos)

ENERO 2019 (3 artículos)

DICIEMBRE 2018 (4 artículos)

NOVIEMBRE 2018 (3 artículos)

OCTUBRE 2018 (2 artículos)

AGOSTO 2018 (2 artículos)

JUNIO 2018 (1 artículos)

MAYO 2018 (1 artículos)

ABRIL 2018 (2 artículos)

MARZO 2018 (2 artículos)

FEBRERO 2018 (1 artículos)

ENERO 2018 (2 artículos)

DICIEMBRE 2017 (3 artículos)

NOVIEMBRE 2017 (3 artículos)

OCTUBRE 2017 (2 artículos)

SEPTIEMBRE 2017 (3 artículos)

AGOSTO 2017 (1 artículos)

JUNIO 2017 (2 artículos)

MAYO 2017 (2 artículos)

ABRIL 2017 (1 artículos)

MARZO 2017 (2 artículos)

NOVIEMBRE 2016 (4 artículos)

OCTUBRE 2016 (3 artículos)

SEPTIEMBRE 2016 (1 artículos)

AGOSTO 2016 (1 artículos)

JULIO 2016 (1 artículos)

JUNIO 2016 (4 artículos)

MAYO 2016 (1 artículos)

ABRIL 2016 (1 artículos)

MARZO 2016 (1 artículos)

ENERO 2016 (3 artículos)

DICIEMBRE 2015 (4 artículos)

NOVIEMBRE 2015 (3 artículos)

SEPTIEMBRE 2015 (1 artículos)

AGOSTO 2015 (3 artículos)

JULIO 2015 (2 artículos)

JUNIO 2015 (4 artículos)

ABRIL 2015 (1 artículos)

MARZO 2015 (1 artículos)

ENERO 2015 (1 artículos)

DICIEMBRE 2014 (2 artículos)

NOVIEMBRE 2014 (1 artículos)

JULIO 2014 (1 artículos)

JUNIO 2014 (1 artículos)

Divino amor hecho carne

Divino amor hecho carne

El siglo de los mártires

El siglo de los mártires

Cultos afroamericanos y cristianismo

Cultos afroamericanos y cristianismo

LO MÁS LEÍDO
1 Padre Bamonte líder de los Exorcistas: ¡Los demonios reconocen que el Corazón Inmaculado de María triunfará!
2 El impactante relato de cómo vio la Asunción de la Virgen una testigo privilegiada
3 Las razones de una fiscal para afirmar que su accidente cerebrovascular fue "una bendición de Dios"
4 Futbolista alemán Patrick Kaesberg no logró resistir el llamado de Cristo y es ordenado sacerdote
5 Tan necesario como el agua
6 Avalanchas de mentiras y héroes de la verdad
7 El físico teórico agnóstico Marcelo Gleiser cuestiona "la arrogancia de algunos científicos"
8 Actriz de Televisa confidencia el desastre que padeció por la Cienciología, la Ouija y el Tarot
9 Mons. Bizzeti, pastor de un territorio cuyo anterior vicario apostólico fue asesinado por un furibundo musulmán
YOUTUBER DESTACADO
   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Suscríbete   |   Política de Privacidad   |   Cookies   |   Aviso Legal   |    RSS   |