Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Publicidad   |   Hemeroteca   |   Haz de Portaluz tu página de inicio   |   Quienes Somos   |   Contacto        Sábado, 19 de septiembre de 2020
Portaluz.org. No hay nada oculto que no haya de saberse (Mt 10,26)
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Instagram Accede a nuestros RSS    
 
Buscar
ÚLTIMA HORA

De Dios nadie se burla

De Dios nadie se burla
Actualizado 14 octubre 2017  
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
P. Pedro Trevijano   


Jesús llama hijos del diablo a los que cumplen estas tres condiciones: no creer en Él, como tanta gente presume incluso de ello, ser homicidas (¿qué es el aborto?), y decir la mentira (¿qué pasa con el relativismo y la mentira?) (cf. Jn 8,37-44).

Vivimos en la Sociedad del buenismo. Hagamos lo que hagamos, nos portemos como nos portemos, como Dios es Padre e infinitamente bueno, la salvación es universal y nos alcanzará a todos. Y por ello no queremos enterarnos cuando nos encontramos con textos en los evangelios que contradicen lo que acabo de decir.
 
Leemos en el evangelio de san Mateo: «·Entonces se puso Jesús a recriminar a las ciudades donde había hecho loa mayor parte de sus milagros, porque no se habían convertido: ‘¡Ay de ti, Corozaín, ay de ti, Betsaida! Si en Tiro y en Sidón se hubieran hecho los milagros que en vosotras, hace tiempo que se habrían convertido, cubiertas de sayal y ceniza. Pues os digo que el día del juicio les será más llevadero a Tiro y a Sidón que a vosotras. Y tú, Cafarnaún, ¿piensas escalar el cielo? Bajarás al abismo. Porque si en Sodoma se hubieran hecho los milagros que en ti, habría durado hasta hoy» (11,20-23).
 
Jesús increpa a estas ciudades, lo dice expresamente, porque no se habían convertido. Ahora bien, la pregunta que tenemos que hacernos es: ¿qué pasa con nuestra Sociedad actual? Desde luego, a primera vista, la situación es francamente mala. El Cristianismo y sus valores y virtudes simplemente molestan y deben ser abolidos, así como los verdaderos Derechos Humanos, es decir los que la ONU promulgó en 1948. Se fomenta al máximo la libertad individual, pero como ésta se tropieza con las libertades de los demás, es el Jefe del Partido el que decide lo que hay que hacer, con absolutamente vía libre, porque los conceptos de Ley Natural, Verdad y Mentira, Bien y Mal desaparecen, primando en cambio las ideología del Relativismo y de la Ideología de Género, y si hay conflicto entre la realidad y las ideologías, hay que hacer caso a éstas y no a la realidad Con ello se terminó la Democracia, porque se establece la dictadura de estas ideologías, en las que es la realidad la que ha de acomodarse a la ideología y no la ideología a la realidad. Entramos por tanto en la Dictadura del Relativismo y de la Ideología de Género, lo que significa la apostasía de las creencias cristianas de nuestra Sociedad.
 
Pero dado que Jesucristo es «el camino, la verdad y la vida» (Jn 14,6), renunciar a Cristo es renunciar a la verdad y la vida. Se nos ha anunciado que en el nuevo periodo parlamentario va a ser ley nacional la ley sobre ideología de género que rige ya en muchas comunidades autónomas. Ahora bien Jesús llama hijos del diablo a los que cumplen estas tres condiciones: no creer en Él, como tanta gente presume incluso de ello, ser homicidas (¿qué es el aborto?), y decir la mentira (¿qué pasa con el relativismo y la mentira?) (cf. Jn 8,37-44).
 
En el evangelio de Lucas, encontramos las malaventuranzas: «¡Ay de vosotros los ricos, porque Ya habéis recibido vuestro consuelo!, ¡ay de vosotros, los que estáis saciados, porque tendréis hambre!, ¡ay de los que ahora reís, porque haréis duelo y lloraréis!, ¡ay si todo el mundo habla bien de vosotros! Eso es lo que hacían vuestros padres con los falsos profetas» (6,24-26).
 
Y sobre los apóstatas, Jesús es también muy claro: «Quien se avergüence de mí y de mis palabras en esta generación adúltera y pecadora, también el Hijo0 del Hombre se avergonzará de él cuando venga con la gloria de su Padre entre sus santos ángeles (Mc 8,38; Lc 9,26). Cuando vi la película de Scorsese «Silencio», me pareció una grandísima película, con el enorme mérito que hace pensar, pero religiosamente me pareció un desastre, porque no deja de ser una apología de la apostasía y resulta curioso también el pensar que este texto que acabo de citar y que es el texto clave en la problemática de la apostasía no es citado para nada en el film. Aquí recuerdo la frase de un glorioso mártir, Santo Tomás Moro, cuando le dijeron aceptase la boda de Enrique VIII con Ana Bolena: «¿Voy a cambiar la eternidad por veinte años de mi vida? Ni hablar».
 
Y en el episodio del Juicio Final, leemos: «Apartaos de mí, malditos, porque tuve hambre y no me disteis de comer… Y éstos irán al castigo eterno y los justos a la vida eterna» (Mt 25,41-45).
 
Cuando leo estas frases, no puedo sino acordarme de lo que me dijo un sacerdote, cuando yo era adolescente: «Dios va a hacer todas las trampas que pueda, menos cargarse tu libertad, para llevarte al cielo». Pidámosle por tanto a Dios que sepamos hacer buen uso de nuestra Libertad. Él quiere perdonarnos: permitámoslo. Pero recordemos: «No os engañéis: de Dios nadie se burla» (Gal 6,7).

 
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
 Comentar
 Otros artículos de Opinión
Mi dolor, mi esperanza
Misericordia, Pecado y Perdón
Cúpula de ONG musulmana: Vinculados al terrorismo
Algo habrá hecho
La Bestia solo quiere esclavizarnos
El Partido Comunista Chino y su genocidio cultural en Mongolia
Chiara Lubich y el Jesús de la Cuarta Palabra
Tan iguales y tan distintos
Desolación e incoherencia
Cuando la gracia actúa sobre el barro

RSS
P. Pedro Trevijano. Sacerdote, doctor en Teología Moral, por el Alfonsiano de Roma. Licenciado en Derecho.
ARCHIVO
OCTUBRE 2017

Objetivo: destruir la familia

De Dios nadie se burla

Ver posts de otros meses

SEPTIEMBRE 2020 (1 artículos)

AGOSTO 2020 (1 artículos)

JULIO 2020 (3 artículos)

JUNIO 2020 (1 artículos)

MAYO 2020 (2 artículos)

ABRIL 2020 (3 artículos)

MARZO 2020 (2 artículos)

ENERO 2020 (2 artículos)

DICIEMBRE 2019 (1 artículos)

NOVIEMBRE 2019 (3 artículos)

OCTUBRE 2019 (4 artículos)

AGOSTO 2019 (1 artículos)

JULIO 2019 (2 artículos)

JUNIO 2019 (2 artículos)

MAYO 2019 (4 artículos)

MARZO 2019 (3 artículos)

ENERO 2019 (3 artículos)

DICIEMBRE 2018 (4 artículos)

NOVIEMBRE 2018 (3 artículos)

OCTUBRE 2018 (2 artículos)

AGOSTO 2018 (2 artículos)

JUNIO 2018 (1 artículos)

MAYO 2018 (1 artículos)

ABRIL 2018 (2 artículos)

MARZO 2018 (2 artículos)

FEBRERO 2018 (1 artículos)

ENERO 2018 (2 artículos)

DICIEMBRE 2017 (3 artículos)

NOVIEMBRE 2017 (3 artículos)

OCTUBRE 2017 (2 artículos)

SEPTIEMBRE 2017 (3 artículos)

AGOSTO 2017 (1 artículos)

JUNIO 2017 (2 artículos)

MAYO 2017 (2 artículos)

ABRIL 2017 (1 artículos)

MARZO 2017 (2 artículos)

NOVIEMBRE 2016 (4 artículos)

OCTUBRE 2016 (3 artículos)

SEPTIEMBRE 2016 (1 artículos)

AGOSTO 2016 (1 artículos)

JULIO 2016 (1 artículos)

JUNIO 2016 (4 artículos)

MAYO 2016 (1 artículos)

ABRIL 2016 (1 artículos)

MARZO 2016 (1 artículos)

ENERO 2016 (3 artículos)

DICIEMBRE 2015 (4 artículos)

NOVIEMBRE 2015 (3 artículos)

SEPTIEMBRE 2015 (1 artículos)

AGOSTO 2015 (3 artículos)

JULIO 2015 (2 artículos)

JUNIO 2015 (4 artículos)

ABRIL 2015 (1 artículos)

MARZO 2015 (1 artículos)

ENERO 2015 (1 artículos)

DICIEMBRE 2014 (2 artículos)

NOVIEMBRE 2014 (1 artículos)

JULIO 2014 (1 artículos)

JUNIO 2014 (1 artículos)

San Juan Pablo Magno

San Juan Pablo Magno

La verdad nace de la carne

La verdad nace de la carne

María, signo de esperanza

María, signo de esperanza

LO MÁS LEÍDO
1 El poderoso significado de las cuentas del Santo Rosario, revelado en visiones al Beato Alano de la Rupe
2 La Bestia solo quiere esclavizarnos
3 Sanar pandemias
4 Cuando la gracia actúa sobre el barro
5 Papa Francisco: "Unos pocos muy ricos poseen más que todo el resto de la humanidad ¡Una injusticia que clama al cielo!"
6 Desolación e incoherencia
7 ´El hombre eterno´
8 La verdad sobre Access Consciousness: un oscuro método del potencial humano
9 Nueva agresión a los católicos del dictador Lukašenko: Impide el ingreso al país de Mons. Kondrusiewicz
YOUTUBER DESTACADO
   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Suscríbete   |   Política de Privacidad   |   Cookies   |   Aviso Legal   |    RSS   |