Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Publicidad   |   Hemeroteca   |   Haz de Portaluz tu página de inicio   |   Quienes Somos   |   Contacto        Viernes, 6 de diciembre de 2019
Portaluz.org. No hay nada oculto que no haya de saberse (Mt 10,26)
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Instagram Accede a nuestros RSS    
 
Buscar
ÚLTIMA HORA

Sinceridad e hipocresía

Sinceridad e hipocresía
Actualizado 17 noviembre 2017  
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
Juan Manuel de Prada   


Un amigo me reprochaba el otro día mi «exceso de sinceridad». Y me aconsejaba jovialmente que aprendiese a «nadar y guardar la ropa, que es lo que ahora se estila y conviene». Mi amigo, en fin, me recomendaba que fuese hipócrita, que emboscara o disimulara mis opiniones.

 Pero creo que mi amigo estaba errado en su juicio. Sobre todo, porque atribuía a la palabra ‘sinceridad’ un sentido que hoy no tiene. Yo siempre he mirado con reticencias a quienes se proclaman «sinceros»; pues la sinceridad (con su hermanita gemela, la ‘autenticidad’) es con frecuencia la coartada emotiva, el traje de los domingos que adoptan los instintos más egoístas para hacerse respetables. Es una idea comúnmente aceptada (proveniente del psicoanálisis, pero extendida por doquier) que la represión de las tendencias instintivas produce neurosis y que sólo la sinceridad (entendida como liberación de los instintos) devuelve al hombre la salud. Y, si reparamos en el ámbito artístico, descubriremos que al artista se le demanda hoy, por encima de todo, espontaneidad. A este afloramiento de los sentimientos y apetitos naturales es a lo que nuestra época denomina ‘sinceridad’.
 
Esta sinceridad que nuestra época proclama me parece, desde luego, aborrecible. Pues suele ser excusa y cobijo del energumenismo más rudimentario, de la fantochería más testicular y la teatralidad más pinturera. Por lo demás, no creo que esta sinceridad resulte molesta al hombre contemporáneo; al contrario, no hay más que asomar los ojos un poco a los programas televisivos basurientos para comprobar que es aplaudida y agasajada, incluso aguijoneada en caso de que el pudor o la mesura la dificulten. La sinceridad, tal como la concibe nuestra época, es exhibicionismo y charlatanería.
 
 Y, sin embargo, una época tan rabiosamente sincera es la a vez una época profundamente hipócrita. Nunca como en nuestro tiempo se habían proclamado con tanto énfasis las ansias infinitas de paz; pero nunca tampoco se habían desatado tantos conflictos (y no me refiero tan sólo a conflictos bélicos) en todos los órdenes de la vida. Nunca como en nuestro tiempo había florecido una inquietud ecologista tan maniática; pero nunca tampoco se habían cultivado formas de vida tan radicalmente adversas al equilibrio natural. Son muchos los que se quejan del cambio climático y consumen a destajo; son muchos los que se proclaman pacifistas y jalean todas las formas de violencia a su alcance (que suele ser un alcance doméstico). Y, como sucede siempre cuando la hipocresía convive con la sinceridad (alimentándose recíprocamente), los hombres de nuestra época se distinguen por cargar sobre las espaldas del contrario la responsabilidad de las calamidades que nos afligen, reservándose para sí el papel de víctimas. ¿Quién dijo que no pudiéramos ser sinceros e hipócritas a la vez? Nuestra época ha ideado el modo de que podamos ser ambas cosas de forma muy intensa, de tal modo que nuestra sinceridad exaltada y vociferante, nuestra sinceridad pornográfica, oculte por completo y permita pasar inadvertida nuestra complaciente y pudibunda hipocresía.
 
 El peligro mayor del hipócrita, de hecho, es que se puede enmascarar admirablemente de hombre sincero. Tal vez no lograra hacerlo en una época en que la sinceridad fuese adhesión a la verdad de las cosas y la hipocresía un homenaje que el vicio le rendía a la virtud; pero puede lograrlo plenamente en una época en la que la sinceridad es exaltación sentimental, grandilocuencia emotiva, buenrrollismo compulsivo; y en la que la hipocresía no es otra cosa sino el vicio encumbrado como virtud de obligado cumplimiento. A fin de cuentas, la hipocresía maneja como nadie la palabra suasoria, sabe plegarse a todo, recurre a la adulación sutil y los procedimientos seudomísticos que tanto encandilan a nuestro mundo sin mística, rehúye las posturas acres o extremistas, se esfuerza por halagar siempre a quien lo escucha… Y ¿no es esto, exactamente esto, lo que nuestra época denomina ‘sinceridad’?
 
En contra de lo que pensaba mi amigo, sinceridad e hipocresía no son en nuestra época extremos opuestos, sino dos caras de la misma moneda, dos falsificaciones cosméticas de la verdad. Es la verdad de las cosas la que al hombre contemporáneo le resulta cruda e insoportable; es la verdad la que no sabe nadar (como hace la sinceridad, siempre tan expansiva) y guardar la ropa (como hace la hipocresía, siempre tan reservona). ¡Pobre verdad, ahogada entre tantas opiniones sinceras o hipócritas!

 
Publicado en XLSemanal

 
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
 Comentar
 Otros artículos de Opinión
Anclándonos en la bondad de Dios
El maravilloso plan de Dios
Virgen de la Medalla Milagrosa
"Sigo creyendo en el ser humano"
Liga Estudiantil Anticristiana de China de 1922: Preparando la persecución
Estado totalitario
El día contra la violencia «de género»
Jesucristo Rey del universo y de los corazones
¿Qué hay en Busubi?
Desengáñese de sus señorías

RSS
Juan Manuel de Prada es un escritor español y articulista en diversos medios de comunicación.
ARCHIVO
NOVIEMBRE 2017

Sinceridad e hipocresía

Discordia y mediocridad

Ver posts de otros meses

NOVIEMBRE 2019 (1 artículos)

OCTUBRE 2019 (1 artículos)

SEPTIEMBRE 2019 (1 artículos)

AGOSTO 2019 (4 artículos)

JULIO 2019 (3 artículos)

JUNIO 2019 (2 artículos)

MAYO 2019 (3 artículos)

ABRIL 2019 (4 artículos)

MARZO 2019 (3 artículos)

ENERO 2019 (1 artículos)

DICIEMBRE 2018 (1 artículos)

NOVIEMBRE 2018 (2 artículos)

OCTUBRE 2018 (1 artículos)

JULIO 2018 (1 artículos)

ABRIL 2018 (3 artículos)

MARZO 2018 (4 artículos)

ENERO 2018 (1 artículos)

DICIEMBRE 2017 (2 artículos)

NOVIEMBRE 2017 (2 artículos)

SEPTIEMBRE 2017 (3 artículos)

AGOSTO 2017 (4 artículos)

JULIO 2017 (2 artículos)

JUNIO 2017 (3 artículos)

ABRIL 2017 (4 artículos)

MARZO 2017 (3 artículos)

ENERO 2017 (3 artículos)

DICIEMBRE 2016 (2 artículos)

OCTUBRE 2016 (1 artículos)

SEPTIEMBRE 2016 (2 artículos)

AGOSTO 2016 (2 artículos)

JUNIO 2016 (2 artículos)

ABRIL 2016 (2 artículos)

DICIEMBRE 2015 (1 artículos)

NOVIEMBRE 2015 (1 artículos)

Divino amor hecho carne

Divino amor hecho carne

El siglo de los mártires

El siglo de los mártires

Cultos afroamericanos y cristianismo

Cultos afroamericanos y cristianismo

LO MÁS LEÍDO
1 En reciente aparición a joven campesino la Virgen reitera lo dicho en Fátima. Multitudes acuden al lugar
2 Para matrimonios en crisis exorcista comparte el testimonio de su madre sobre el Sagrado Corazón de Jesús
3 Carta Apostólica Admirabile signum del Santo Padre Francisco sobre el significado y el valor del belén
4 Paternidad sobrenatural y seguimiento de Cristo: Defensa del celibato del p. Carter Griffin
5 La pasión por Cristo Eucaristía del futbolista converso Deblin Hodges: "Allí pude sentir la presencia de Dios"
6 Una joven musulmana se enamora de Jesús al comprender que, siendo Dios "aceptó morir en la cruz por amor"
7 El mundo necesita mujeres como Clara: Con fe en el poder de Dios Eucaristía que desbarata toda violencia
8 Urgente: Piden rezar rosarios para lograr liberación de misionera esclavizada por terroristas de Al Qaeda
9 Conmovedora adoración de tres "Hijas de María" ante la Preciosísima Sangre de Cristo derramada accidentalmente
YOUTUBER DESTACADO
   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Suscríbete   |   Política de Privacidad   |   Cookies   |   Aviso Legal   |    RSS   |