Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Publicidad   |   Hemeroteca   |   Haz de Portaluz tu página de inicio   |   Quienes Somos   |   Contacto        Lunes, 17 de mayo de 2021
Portaluz.org. No hay nada oculto que no haya de saberse (Mt 10,26)
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Instagram Accede a nuestros RSS    
 
Buscar
ÚLTIMA HORA

Emergencia a 10 mil metros de altura

Emergencia a 10 mil metros de altura
Actualizado 5 mayo 2018  
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
P. Rodrigo Vargas Pizarro   


Casi todos dormíamos, cuando de pronto reaccionamos al sentir un tremendo ruido que me pareció un impacto contra el fuselaje del avión. Eran casi las tres de la madrugada al empezar las turbulencias y se encendió la señal de abrochar el cinturón. El nerviosismo se apoderó de todos, pues al pasar los minutos -a diferencia de otros vuelos-, no bajaba la intensidad del zamarreo, a diez mil metros de altura, sino que crecía a cada instante más y más.
 
Se escuchaban gritos desesperados. Y estábamos todos ahí, sobrevolando Balmaceda, rumbo a Punta Arenas, en el último confín de Chile continental. Las turbulencias suelen presentarse en esta zona, pero no tan brutales. Y no podíamos hacer absolutamente nada. A oscuras, envueltos por la noche, la escena era aún más angustiante.
 
En momentos como este, cuando percibes cercana la muerte, cuando la inevitable fragilidad humana se expresa y el miedo amenaza… te agarras de la oración, en fracciones de segundo surgen preguntas, tu mente simplemente se dispara y se nubla. Percibes a Dios e inmediatamente te cuestionas: ¿por qué deben llegar estos momentos extremos para acercarte más a Él?
 
Veía los rostros de todos aquellos que quiero con el alma. Sentí cercana mi muerte como nunca antes. ¡Hay un cielo prometido! ¿Iré allá? Y en segundos me pregunté si mis obras hablarían de mi fe ¿Me ha faltado más fe? ¿Más obras? ¿Qué dirá Dios al juzgarme?
 
Luego, absorto al ruido del zamarreo que amenazaba despedazar el avión, ya no escuché tampoco gritos ni lamentos y me pregunté: ¿Qué me faltó por hacer? ¿En qué malgasté mis últimos días? ¿Quién sentirá de corazón mi partida? ¡Tantas preguntas que llegaron en unos segundos! En esos momentos dramáticos uno recapacita y hasta se replantea cosas fundamentales de la vida.
 
Y entonces volví a percibir el entorno. El avión con ruidos de metal, de un lado a otro, con movimientos aterradores. Sí, sólo te puedes aferrar a la fe. Miré un instante hacia los lados y comprobé que también otros rezaban, incluso  con el rosario en la mano. Y también oré: “¡Señor! te necesitamos. Te necesitamos mucho. En la tormenta te apareciste caminando sobre las aguas tempestuosas ante el pavor de los apóstoles. Animaste a Pedro y a los apóstoles en su fe… Nos cuesta verte e identificarte aquí Señor. ¿Nos abandonaste? ¡Ten compasión de nosotros porque nos olvidamos de ti y porque no te reconocemos lo suficiente! Te mereces mucho más. Te mereces todo y te damos tan poco. ¡Perdón Señor!” Oré con el alma.
 
Cuántas veces nos hemos sentido así, angustiados, abandonados, desesperados y llenos de incertidumbre. Caminando sin rumbo. Nos hablan y las turbulencias de nuestro interior nos impiden escuchar, sentir y decidir. ¿Habrás sentido esto Señor, en el huerto de los olivos? ¿Hasta qué nivel llegó tu angustia? Y, aun así, te pusiste de pie y llegaste a decir esa frase que a muchos nos paraliza: ¡QUE SE HAGA TU VOLUNTAD! Pasando así del miedo a la fortaleza y a fijar tu mirada en el Padre. Creo que muchos de quienes íbamos en ese vuelo pudimos decir: "¡Hágase tu voluntad!"
 
Finalmente llegó el aterrizaje. Nadie hablaba. Los rostros mostraban cansancio y temor. Vi abrazos con sus seres queridos, llenos de emoción. Cada uno partió a sus casas y trabajos esa mañana. Era sin duda una nueva oportunidad. Seguramente algunos agradecieron a Dios un nuevo día más de vida; otros estoy seguro, hicieron sentir a sus familias cuánto los querían y así todos actuando de acuerdo a esta tremenda experiencia vivida.
 
Todo esto ocurrió hace 8 años, en diciembre del 2010, luego de haber participado en el encuentro de oración de ‘Taizé Chile’, junto a un grupo de jóvenes de Magallanes. Hoy que comparto el aprendizaje que me ha dejado esta experiencia, vuelvo a orar:
 
Señor, ayúdanos a permanecer contigo siempre y no sólo en momentos de tragedia. Danos la sabiduría e inteligencia necesarias para hacer tu voluntad en este mundo; sin dejar para mañana lo que podemos hacer hoy. Danos valentía para hacer vida tu Evangelio. Y por sobre todo, se tú el Capitán de nuestra vida. ¡Llévanos hacia ti, día a día y en toda circunstancia! Amén

 
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
 Comentar
 Otros artículos de Opinión
Buscar el origen del mal
La sexualidad en el Antiguo Testamento: realidad terrena creada por Dios
Una mirada de amor
¿Un Napoleón cristiano?
Mes de mayo, mes de María
Amable benevolencia
El origen de nuestros conflictos y diferencias
Redimir la política
Seguridades inseguras
Todos, todas, todes

RSS
Rodrigo Antonio Vargas Pizarro es sacerdote en la austral diócesis de Punta Arenas, Chile. Párroco en la Parroquia Santa Teresa de Los Andes es también Licenciado en Educación de la Pontificia Universidad Católica de Chile, Profesor de Educación Media en Religión y Moral y Capellán de algunas instituciones públicas.
ARCHIVO

Ver posts de otros meses

SEPTIEMBRE 2018 (1 artículos)

AGOSTO 2018 (1 artículos)

JULIO 2018 (1 artículos)

JUNIO 2018 (2 artículos)

MAYO 2018 (2 artículos)

ABRIL 2018 (1 artículos)

MARZO 2018 (2 artículos)

ENERO 2018 (1 artículos)

La Pasión de Cristo

La Pasión de Cristo

Sanación de la pareja

Sanación de la pareja

La total pequeñez o la vida en María

La total pequeñez o la vida en María

LO MÁS LEÍDO
1 «Recen para que él muera, decían los médicos a mi familia». La extraordinaria experiencia de un joven piloto
2 Legisladores por la dignidad humana
3 La renuncia cristiana
4 Liberando la tensión de la Comunidad
5 El origen de nuestros conflictos y diferencias
6 El ingeniero que recibió el don de la conversión "como un relámpago" y quedó prendado del amor de Dios
7 Acusan al Dr. Fauci: Financió investigación de «ratones humanizados» que usó cuero cabelludo de bebés abortados
8 Cuando tras el Camino de Santiago se esconde una peligrosa secta esotérica
9 Obispos piden enviar cartas a fabricantes de vacunas para que dejen de utilizar líneas celulares derivadas del aborto
YOUTUBER DESTACADO
   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Suscríbete   |   Política de Privacidad   |   Cookies   |   Aviso Legal   |    RSS   |