Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Publicidad   |   Hemeroteca   |   Haz de Portaluz tu página de inicio   |   Quienes Somos   |   Contacto        Martes, 7 de abril de 2020
Portaluz.org. No hay nada oculto que no haya de saberse (Mt 10,26)
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Instagram Accede a nuestros RSS    
 
Buscar
ÚLTIMA HORA

El encubrimiento de abusadores

El encubrimiento de abusadores
Actualizado 21 mayo 2018  
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
Gonzalo Carrasco Astudillo   


Los últimos acontecimientos en la Iglesia chilena han removido fuertemente al país, no dejando a nadie indiferente, para bien o para mal. Existe perplejidad entre los católicos, constituyendo estos últimos graves sucesos de abusos sexuales (y encubrimiento), una prueba de fidelidad difícil de llevar, pero necesaria para quien ha hecho un compromiso de lealtad.

¿Qué debe hacer un laico de a pie? Lo primero es advertir los posibles fraudes que se fragüen en aras de deconstruir y construir una Iglesia que no puede ser adúltera, porque es incorruptible, pura, santa y sin mancha, por ello las puertas del infierno no prevalecerán sobre ella.

En efecto, en una perspectiva hacia Dios, la Iglesia es Santa, porque su fundador es el mismo Cristo. Sin embargo, en una perspectiva hacia adentro, la cosa es distinta, y eso se ha manifestado a lo largo de la historia de la Iglesia, donde falseadores, abusadores de poder y traidores han estado desde un primer momento presentes.

Decir lo anterior no es un acto de rebelión contra la Santa Madre Iglesia, sino más bien una obligación indivisible de quien busca morir como hijo de ella. Por ejemplo, Santa Teresa de Jesús en su sana obsesión por morir dentro de la Iglesia, tuvo que enfrentar a mucho farsante, los que no solo trepaban en la Iglesia, sino que buscaban aplastar al verdadero creyente porque era figura delatadora de su hipocresía.

Los riesgos en esta etapa de remoción de obispos son los fraudes que puedan infectar una limpieza de abusadores y mal gobierno eclesial, para de esta manera buscar un acomodamiento a los tiempos modernos, poniéndola en una posición de liviana solidaridad que debe cambiar de acuerdo con cada circunstancia, similar a una ONG. Pero, así como no es lícito establecer otra Iglesia, tampoco se puede transmitir otra Fe ni instituir otros Sacramentos (San Tomás, S. Th. III, q.64, a.2 ad 3).

Ya se escucha la opinión de los ideólogos del género sobre los cambios que deben operar dentro de la Iglesia, de los democratizadores fundamentalistas, que quieren democracia en todo, la familia, el matrimonio, las escuelas, la universidad, y por qué no, en la Iglesia; de los izquierdistas que buscan posicionar a sacerdotes “obreros” que más hacen política que apostolado.

¿Qué debe hacer la Iglesia? Además de advertir la influencia de estos fraudes, debe desligarse del mundo, para ser más precisos, de la mundanidad, manteniéndose más que nunca leal con la doctrina, custodiándola y transmitiéndola de manera íntegra, aunque a la mirada terrena, se destaquen más el pecado y las faltas de fidelidad, que son más llamativos.

Debe seguir incomodando a la izquierda y a la derecha, y a cuanta doctrina política exista, porque el Evangelio no se acomoda a las veleidades y transacciones políticas. Asimismo, debe tener claridad que aumentará el maltrato contra la Iglesia, ya que como señala Juan Manuel de Prada “vilipendiarla y ridiculizarla se ha convertido en salvoconducto de progresía; presuntos intelectuales se afanan en asestarle los golpes más rastreros, creyendo que así posan de bizarros ante la galería, cuando en realidad se están retratando como unos cobardes oportunistas”.

Si en la Iglesia se descubre algo que arguya la debilidad de nuestra condición humana, no debe atribuirse a su constitución jurídica, sino más bien a la deplorable inclinación de los individuos al mal; inclinación que su Divino Fundador permite aun en los más altos miembros del Cuerpo Místico, para que se pruebe la virtud de las ovejas y de los pastores, y para que en todos aumenten los méritos de la fe cristiana (PÍO XII, enc. Mystici Corporis 29-VI-1943). Por lo mismo, San Josemaría Escrivá de Balaguer enseñaba que “demostraría poca madurez el que, ante la presencia de defectos y de miserias, en cualquiera de los que pertenecen a la Iglesia -por alto que esté colocado en virtud de su función-, sintiese disminuida su fe en la Iglesia y en Cristo. La Iglesia no está gobernada ni por Pedro ni por Juan ni por Pablo; está gobernada por el Espíritu Santo, y el Señor ha prometido que permanecerá a su lado todos los días hasta la consumación de los siglos”.


 
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
 Comentar
 Otros artículos de Opinión
La Misa y los mártires
La ilusión se disipa
Se me revuelven las tripas
Cristo bañado por las lágrimas del cielo...
El prescindir de Dios
La hermosa penitencia
Mujeres creadas para amar y ser amadas
Nuestra Fragilidad
Globalismo vírico
El virus de la violencia

RSS
Gonzalo Carrasco Astudillo, es Abogado y líder de opinión en medios digitales.
ARCHIVO

Ver posts de otros meses

MAYO 2018 (1 artículos)

AGOSTO 2016 (1 artículos)

JUNIO 2015 (1 artículos)

MAYO 2014 (1 artículos)

Divino amor hecho carne

Divino amor hecho carne

El siglo de los mártires

El siglo de los mártires

Cultos afroamericanos y cristianismo

Cultos afroamericanos y cristianismo

LO MÁS LEÍDO
1 ¡Cardenal George Pell en libertad! Tribunal Supremo declara no creíble que haya cometido abuso sexual de menores
2 Padre José Antonio Fortea reflexiona sobre la posibilidad de que el Covid19 fuese un castigo de Dios
3 No. Los astrólogos y los videntes no predijeron el coronavirus, ni pueden predecir nada
4 Psiquiatra Guillermo Restrepo: Para enfrentar los miedos, la angustia y la muerte recemos el rosario
5 En su noche oscura, colapsada por las crisis de pánico, Pauline conoció el amor de Dios Padre
6 El coronavirus: las sectas se aprovechan de la epidemia del miedo
7 Una empresaria reencuentra su fe y devoción a la Virgen al enfrentar la enfermedad y muerte de su esposo
8 La Misa y los mártires
9 En tiempos del virus Covid19 seguir el ejemplo de santa Jacinta Marto y estar atentos a Medjugorje
YOUTUBER DESTACADO
   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Suscríbete   |   Política de Privacidad   |   Cookies   |   Aviso Legal   |    RSS   |