Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Publicidad   |   Hemeroteca   |   Haz de Portaluz tu página de inicio   |   Quienes Somos   |   Contacto        Sábado, 26 de septiembre de 2020
Portaluz.org. No hay nada oculto que no haya de saberse (Mt 10,26)
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Instagram Accede a nuestros RSS    
 
Buscar
ÚLTIMA HORA

A los amigos que he conocido

A los amigos que he conocido
Actualizado 30 julio 2018  
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
P. Ronald Rolheiser   


Hace poco, leyendo la revista Commonweal, me impactó esta frase de Jerry Ryan, un Pequeño Hermano de Jesús: "He perdido el contacto con tanta gente que significó mucho para mí en diferentes etapas de mi vida, gente a la que amé profundamente y de la que realmente me preocupé y que me donó tanto y me hizo quien soy".

Eso es tan cierto para mí y, sospecho, para la mayoría de nosotros. La gente entra en nuestras vidas, se desarrollan amistades, y entonces algunos de esos amigos desaparecen de nuestras vidas. A veces nos alejamos, a veces se alejan, a veces las cosas cambian y nos distanciamos, o a veces los lazos afectivos que nos mantenían juntos se desintegran y ellos, y nosotros, seguimos adelante. En la medida en que somos sensibles, siempre hay algo de dolor y culpa en esto. No es algo malsano sentir la soledad de esa pérdida, ni es malsano sentir que de alguna manera hemos fallado y hemos estado menos que atentos.

De hecho, a veces hemos sido menos que fieles, pero la mayor parte de la culpa (en la medida en que algunos se aplican) está dentro de nuestra inculpable imperfección. Sólo Dios es perfecto. Sólo Dios tiene un corazón lo suficientemente grande para estar atento a cada uno personal e íntimamente al mismo tiempo. Sólo Dios nunca se aleja o se cansa. Y sólo Dios tiene la fuerza para ser siempre fiel. No podemos no ser inadecuados.

Lucho poderosamente con esa imperfección. Siendo un misionero -dado el trabajo que hago y dadas las peculiaridades de mi personalidad- me encuentro perennemente abrumado por mi insuficiencia en el área de permanecer cerca de mi familia y amigos, incluyendo amigos muy queridos. La tarea no es fácil.

Primero, vengo de una familia muy grande que a través de las generaciones se ha expandido en una tribu virtual. Podría ser un trabajo de tiempo completo sólo para estar en contacto con la familia. Después, he estado ministrando por más de cuarenta años y durante ese tiempo he vivido dentro de varias casas oblatas con casi doscientas personas diferentes. La comunidad es familia y, una vez más, sería una tarea de tiempo completo simplemente mantenerse en contacto significativo con todos ellos. Luego, durante mis años de trabajo de postgrado, tuve la oportunidad privilegiada de desarrollar amistades duraderas con varios compañeros de clase de diferentes partes del mundo. Finalmente, durante todos esos años de ministerio, he conocido a cientos de estudiantes en las aulas y a miles de personas haciendo talleres y retiros. La mayoría de esos encuentros fueron temporales y casuales, pero a través de los años un buen número de amistades significativas se desarrollaron allí también.  Mientras todo esto sucedía, he vivido y trabajado en cuatro países diferentes haciendo hecho amigos en cada uno de esos lugares.

Luego, hoy en día, está la lucha por mantenerse en contacto con todos los contactos con los que uno necesariamente tiene que lidiar en los medios sociales.

¿Cómo se mantiene un contacto significativo con todos? ¿Cómo no traicionar a los amigos por simple negligencia?

Aunque estoy profundamente agradecido por tener un tesoro tan rico de familiares y amigos, con frecuencia me siento abrumado con la tarea de mantener un vínculo significativo con ellos y en esos momentos siento cierta culpa por haber estado siempre fuera de contacto con tanta gente con la que alguna vez estuve. A veces los amigos con los que no he tenido comunicación me recuerdan -y no siempre con delicadeza-, que he descuidado nuestra amistad. Pero a medida que pasan los años y el problema se hace más grande en lugar de más pequeño, estoy haciendo más las paces con mi imperfección y culpa, aunque no siempre con algunos de mis amigos desatendidos.

Lo que me ayuda es recordar constantemente la gran gracia que es tener una familia tan grande y un número tan grande de amigos. Hay pocas cosas por las que estar más agradecido. Luego, trato de mantener un contacto significativo con ellos en la medida en que el tiempo, la energía y la distancia lo permitan. Pero lo más importante, dada mi insuficiencia, es que trato de encontrarme con mi familia y amigos en un lugar donde el tiempo, la energía y la distancia son eclipsados por una presencia inmediata e íntima. Hay un lugar donde no somos inadecuados, donde podemos estar en más de un lugar al mismo tiempo y donde podemos amar a incontables personas individual e íntimamente, es decir, dentro del Cuerpo de Cristo.

La Escritura nos dice que, como creyentes, formamos juntos un cuerpo que, tanto como cualquier cuerpo vivo, es un verdadero organismo vivo, con todas las partes afectando a todas las demás partes. Dentro de ese cuerpo estamos presentes el uno al otro, no completamente conscientes por supuesto, sino profundamente, verdaderamente, realmente. En la medida que vivamos nuestras vidas fielmente, compartiendo amistad honesta y compañerismo con aquellos que están inmediatamente a nuestro alrededor, no sólo somos enzimas saludables que ayudan a traer salud al cuerpo, sino que también estamos presentes los unos a los otros, afectivamente, de una manera que nos toca al nivel más profundo de nuestras almas.

Por esto, les digo a todos mis amigos: ¡todavía estamos juntos!

 
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
 Comentar
 Otros artículos de Opinión
Cuidar de los enfermos aprendiendo lo que significa amar
Mi dolor, mi esperanza
Misericordia, Pecado y Perdón
Cúpula de ONG musulmana: Vinculados al terrorismo
Algo habrá hecho
La Bestia solo quiere esclavizarnos
El Partido Comunista Chino y su genocidio cultural en Mongolia
Chiara Lubich y el Jesús de la Cuarta Palabra
Tan iguales y tan distintos
Desolación e incoherencia

RSS
Ronald Rolheiser es un sacerdote, miembro de los Misioneros Oblatos de María Inmaculada, presidente de la Escuela de Teología de los Oblatos en San Antonio, Texas
ARCHIVO
JULIO 2018

A los amigos que he conocido

Un insulto que penetra profundamente

María en la Escritura y María para las devociones

Dolor

Ver posts de otros meses

AGOSTO 2020 (2 artículos)

JULIO 2020 (1 artículos)

JUNIO 2020 (2 artículos)

MAYO 2020 (2 artículos)

ABRIL 2020 (1 artículos)

MARZO 2020 (2 artículos)

DICIEMBRE 2019 (3 artículos)

OCTUBRE 2019 (2 artículos)

SEPTIEMBRE 2019 (1 artículos)

AGOSTO 2019 (1 artículos)

JULIO 2019 (3 artículos)

ABRIL 2019 (2 artículos)

ENERO 2019 (1 artículos)

DICIEMBRE 2018 (2 artículos)

NOVIEMBRE 2018 (1 artículos)

OCTUBRE 2018 (2 artículos)

SEPTIEMBRE 2018 (1 artículos)

AGOSTO 2018 (3 artículos)

JULIO 2018 (4 artículos)

JUNIO 2018 (1 artículos)

AGOSTO 2016 (1 artículos)

MAYO 2015 (4 artículos)

AGOSTO 2013 (1 artículos)

San Juan Pablo Magno

San Juan Pablo Magno

La verdad nace de la carne

La verdad nace de la carne

María, signo de esperanza

María, signo de esperanza

LO MÁS LEÍDO
1 Dolindo Ruotolo: místico, exorcista, sanador de enfermos, sujeto de bilocaciones, "el padre Pío de Nápoles"
2 La voz profética del Papa advierte a Naciones Unidas que se debe apoyar el "proyecto de Dios sobre el mundo"
3 Desolación e incoherencia
4 Entre las ruinas que dejaron los terroristas del ISIS, vuelven a florecer las vocaciones sacerdotales
5 Tan iguales y tan distintos
6 "¡Jesús me salvó!" proclama un joven francés que apostató de la fe tras ser víctima de abuso
7 Los mormones pretenden instrumentalizar a la Iglesia Católica: Desde el Papa hasta Cáritas y las parroquias
8 El singular milagro que una enferma de ELA recibió en Lourdes
9 Explícito y emotivo testimonio de un joven español: "Dios me permitió experimentar su amor"
YOUTUBER DESTACADO
   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Suscríbete   |   Política de Privacidad   |   Cookies   |   Aviso Legal   |    RSS   |