Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Publicidad   |   Hemeroteca   |   Haz de Portaluz tu página de inicio   |   Quienes Somos   |   Contacto        Miércoles, 20 de febrero de 2019
Portaluz.org. No hay nada oculto que no haya de saberse (Mt 10,26)
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Instagram Accede a nuestros RSS    
 
Buscar
ÚLTIMA HORA

Científico portugués atribuye su conversión en Medjugorje a la Santísima Virgen María

Científico portugués atribuye su conversión en Medjugorje a la Santísima Virgen María
Sin poder explicar cómo sucedió, este científico que era agnóstico reconoce que en ese instante, al escribir, tuvo conciencia de su realidad de pecado y lejanía de Dios.
Actualizado 11 enero 2019  
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
Portaluz   


Aunque estaba casado y era padre de dos hijas, por años João Carlos da Silva Dias mantuvo centrado su corazón en la investigación científica sobre Ingeniería de Biosistemas y enseñar a sus alumnos del Instituto Superior de Agronomía, en la Universidad Técnica de Lisboa. “Mi universidad, mis proyectos de investigación, mis estudiantes, eran todo para mí”, cuenta Joao.
 
Su testimonio, que ha publicado en el blog “santidade”, refiere que nació en Carcavelos, ciudad costera de Portugal cercana a Lisboa, el 22 de noviembre de 1958; siendo educado y criado en una familia católica “no practicante” y, en consecuencia, no recuerda “haber hecho la primera comunión”, puntualiza. Sin embargo, jamás olvidó la fe de su abuela, “católica devota”, que falleció cuando él tenía sólo 10 años.

No era consciente de sus pecados

Por décadas la fe, la Iglesia, estuvieron fuera de su vida; cuestión que cambió en 1982, año de su graduación en el que también se enamoró de su actual esposa, una católica coherente, que a diario rezaba, iba a misa y dejaba ver a todos su fe. Por amor, dice, en ocasiones aceptaba alguna de las reiteradas invitaciones que ella le hacía e iban juntos a la Eucaristía… Ya cuando se casaron en septiembre de 1983, estaba tan presionado por su trabajo que incluso destinaba los fines de semana a una tesis para obtener la maestría. “Era una buena excusa para no acompañarla a la Santa Misa” … siendo además una presión indirecta -por la falta de transporte y la lejanía de la iglesia reconoce João- para que algunas veces ella tampoco fuese a la eucaristía.
 
En una curiosa interacción de este matrimonio, para algunas fiestas del año como Pascua o Navidad João aparentaba aceptar el ir a confesarse como una forma de “retribuirle el amor que me tenía y cuando se privaba de la misa para hacerme compañía”, señala.  Ella le pedía que fuera a confesarse y él, alegando que no tenía pecados, pues de hecho -aclara- no era consciente de ellos… “terminaba preguntándole: «Dime uno de mis pecados». Ella lo hacía y yo iba obedientemente, aunque mis confesiones duraban 20 segundos. Es decir, le decía al sacerdote los pecados que ella me había revelado y luego volvía a ella muy contento porque sabía que por un tiempo no volvería a pedírmelo”.
 
Pasaron los años, tenían dos hijas, João vivía centrado en la Universidad cuando de pronto, en octubre de 2000, su esposa sufrió una crisis nerviosa seguida de una depresión y presentó licencia por enfermedad en el trabajo. Entonces descubrió "milagrosamente", recuerda João, un grupo de oración carismático que le ayudó a restaurar la salud y cuando regresó a trabajar destinó el tiempo libre de los jueves a un grupo de adoración al Santísimo Sacramento. Esta decisión traería una real revolución en la vida de toda la familia...
 
La Reina de la Paz, mediadora para la conversión de todos
 
 

“El primer día que ella fue allí le regalaron una imagen de la Virgen de Medjugorje, quedó encantada con su belleza y preguntó quién era. Le explicaron las apariciones que estaban teniendo lugar en una aldea de Bosnia Herzegovina y ese día volvió a casa entusiasmada. Le dijo a mis dos hijas, de 9 y 11 años respectivamente: «Chicas, la Virgen se aparece en Medjugorje, en Bosnia-Herzegovina (ex-Yugoslavia) desde hace 20 años, ¡y yo no lo sabía! Tenemos que ir allí». Luego se volvió hacia mí y me dijo que le gustaría ir. Le dije que sí. Ella me preguntó: «¿Y tú?» Yo le dije: «Tú adéntrate en tu vida y yo en la mía. El lugar debe ser hermoso y veré la agricultura, las montañas, las playas, etc.».  De vez en cuando me preguntaba: «¿Así es que no vienes con nosotras?» y yo le contestaba que iba a ir con ellas, pero que seguiría con mi vida y ellas con las suyas”.
 
Decidida, respaldada por las hijas de ambos, la esposa de João compró un libro que informaba sobre los sucesos de Medjugorje y supo que la mejor fecha de viaje era para el llamado “Festival de la Juventud” entre el 31 de junio y el 5 de agosto de ese año 2001.
 
El 30 de junio João, su esposa e hijas se embarcaban en el aeropuerto de Lisboa rumbo a Dubrovnik (Croacia) desde donde se desplazarían por tierra hasta la aldea de Medjugorge (Bosnia Herzegovina) en un viaje de unas tres horas. “Debo confesar que ese día me sentí muy mal porque todos pertenecían a tal o cual grupo de oración, desarrollaban tal o cual actividad en la Iglesia… Llegamos a Medjugorje por la noche al Hostal donde nos dieron una habitación desde cuyo balcón se podía ver el monte Krisevack coronado por una gran cruz a la derecha y el Podbrdo, casi al frente del hostal, el monte de las apariciones”.

Sin saber qué pedir

Al día siguiente comenzó el Festival de la Juventud… a más de 40 grados centígrados, con miles de jóvenes, decenas de conferencias, testimonios de videntes, filas con cientos de personas de distintos idiomas esperando para confesarse, eucaristías masivas al aire libre, con cantos y rosarios sin cesar por donde se moviera el impactado científico portugués João Carlos da Silva Dias.  Para coronar, casi como si fuese un guion escrito para él, al regresar de noche al hostal -dice João- la guía les dijo que, al día siguiente, a primera hora de la mañana: “Era la aparición para los no creyentes, con la Vidente Mirjana… Pensé que ese era mi día y fui el primero en estar preparado. Había un calor abrazador, muchísima gente, a pleno sol. Esperando a la vidente cantaban canciones y rezaban el rosario. De pronto la gente comenzó a escribir intenciones en pequeños papeles que los pasaban con fotos y botellas con agua hacia el lugar donde la aparición iba a tener lugar. Mi esposa tomó una hoja y la escribió por ambos lados. También mis dos hijas escribieron muchas intenciones”.

Fueron ellas quienes pasaron a João una hoja presionándolo a que también escribiese. Y aunque “no quería ni sabía qué decir”, terminó cediendo y escribió en el papel: «La Virgen interceda por mí ante Dios para que me perdone mis pecados».
 
Ve a confesarte
 
Sin poder explicar cómo sucedió, este científico que era agnóstico reconoce que en ese instante, al escribir, tuvo conciencia de su realidad de pecado y lejanía de Dios.  Y luego, durante la aparición esa certeza se profundizó al punto que sentía -puntualiza- “gran arrepentimiento de mi vida pecaminosa pasada y pasé todo mi tiempo pidiendo perdón a Dios por mis pecados”. Esta íntima experiencia estuvo acompañada de signos sensibles relata João: “yo estaba como absorbido por una brisa fresca y simultáneamente todas las células de mi cuerpo, desde los pies a la cabeza, fueron atravesadas por algo como una corriente eléctrica. Este fenómeno duró unos segundos… la vidente Mirjana se estaba levantando y era una señal de que había terminado la Aparición. Mi primera reacción fue preguntarle a mi hija menor, que estaba delante de mí si había sentido esa brisa fresca. Me dijo que no y que se estaba muriendo de calor. Entonces miré a ambos lados y todos éramos como sardinas en una lata…”.

A partir de ese momento, João estuvo disponible para ayudar y participar en todas las actividades. Su esposa -que ya sabía lo que él había vivido y lo calificaba como una “inmensa gracia de Dios”-, no cejaba en insistirle que se confesase. Él se resistió hasta que ella aprovechando la presencia del sacerdote que acompañaba al grupo, padre João de Brito, le pidió a este que esperase a su esposo en el confesionario… “Entonces me quedé callado, y sintiéndome atrapado le dije a mi esposa la misma frase de antaño: «Para confesarme, tienes que decirme mis pecados». Ella me respondió: «Vete con el sacerdote, tienes mucho que hacer», y pidió a mis hijas que me acompañaran. Fui allí con ellas, entré en el confesionario y mi confesión duró dos horas… un relato de toda mi vida pasada. Sé que duró dos horas porque mis hijas cuando volvíamos lo dijeron a su madre: Madre, fue una vergüenza, el papá entró al confesionario y estuvo allí dos horas… yo sólo cantaba, yo estaba en las nubes… Fui a misa ese día de la Transfiguración y desde entonces las misas han dejado de ser aburridas; sólo me entristece cuando se celebran apresuradamente o sin cantos”.
 
El fuego del Espíritu Santo

Un hombre nuevo regresó a Portugal. Vivía a diario la necesidad imperiosa de “estar con Dios”.  Oraba, rezaba el rosario, adoraba a Dios en el Santísimo Sacramento expuesto, ayunaba, iba a misa varias veces por semana… En definitiva comenzó a madurar su conversión.

El camino hacia una fe confiada a la voluntad de Dios fue un proceso no exento de quiebres refiere João en su testimonio (que puedes leerlo completo en portugués pulsando aquí). Pero el Espíritu Santo -sirviéndose de distintas comunidades católicas, sacerdotes y su paciente esposa- conquistó el alma de João cuando él se perdonó y perdonó.

“…el fuego del Espíritu Santo descendió, se apoderó de mí y me quemó, provocándome una gran curación interior… durante dos días me sentí quemado por Ese Fuego… en la zona física de mi corazón que parecía estar ardiendo. No podía dormir, sólo recé, le pedí perdón a Dios y perdoné a todos los que en la vida me habían herido… Con mi mente muy limitada pienso que esta fue la culminación de la gran intercesión de la Virgen ante Dios que yo había pedido en Medjugorje. Jesús está vivo y el Espíritu Santo está activo. Dios quiere salvar a todos y resucitar a todos los que están lejos de Él como yo lo estaba.  Finalmente, me gustaría agradecer a quienes oraron por mí y decir que todo esto sólo fue posible gracias al Amor, la Misericordia y la Gracia de Dios y porque muchos oraron e intercedieron por mí. Que Dios te bendiga.  Alabada y glorificada sea la Santísima Trinidad y la Santísima Virgen María, mi querida Madre en el Cielo”.
 
João Silva Dias, oriundo de Carcavelos (Portugal), terminó de escribir este relato de su vida el 6 de abril de 2008. Desde entonces ha dado testimonio en algunos lugares de Europa, África, Asia y Latinoamérica.
 
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
 Comentar
 Otros artículos de Evangelización
Victoire dice que recuperó la salud y la fe "bebiendo agua de Lourdes"
"Estar con ellas es como pasar un rato en el cielo"
Juan María, el fraile que vivió una extraordinaria experiencia cercana a la muerte
La fe une a los pobres y a las hermanitas del Cordero en las calles de Madrid
Filtran los contenidos del retiro que ante "la crisis de los abusos" predicó R. Cantalamessa a los obispos de U.S.A.
"El bullying me convirtió en un hombre malo"
El milagro de "Nuestra Señora de las Flores" ha vuelto a ocurrir, como cada año, desde hace 6 siglos
El comunismo y la cocaína no resolvían el vacío de una mujer que abortó cuatro bebés
¿Disminuyó durante 2018 el número de católicos que acuden al confesionario?
La artillería pesada con la cual el padre Josh Johnson busca "llevar a la gente a Jesús y que sean santos".


Cultos afroamericanos y cristianismo

Cultos afroamericanos y cristianismo

El don de la comunión trinitaria

El don de la comunión trinitaria

Relatos de un peregrino ruso

Relatos de un peregrino ruso

LO MÁS LEÍDO
1 ¡Ustedes son el "ahora" de Dios!: el Papa a los jóvenes del mundo desde la JMJ Panamá 2019
2 Las lecciones sociales de la JMJ de Panamá
3 Perdonarse a uno mismo
4 Leyes liberticidas: Las de Violencia e Ideología de Género
5 Servicio fraterno al alcance de los jóvenes
6 Diputada italiana Paola Binetti: La Virgen María es un referente para el feminismo y la política
7 "Uno puede padecer por la acción del demonio incluso antes de nacer" advierte el exorcista René Cari
8 Juan María, el fraile que vivió una extraordinaria experiencia cercana a la muerte
9 El amor nació en la JMJ de Brasil y ahora se casan en la de Panamá
YOUTUBER DESTACADO
   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Suscríbete   |   Política de Privacidad   |   Cookies   |   Aviso Legal   |    RSS   |