Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Publicidad   |   Hemeroteca   |   Haz de Portaluz tu página de inicio   |   Quienes Somos   |   Contacto        Martes, 25 de febrero de 2020
Portaluz.org. No hay nada oculto que no haya de saberse (Mt 10,26)
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Instagram Accede a nuestros RSS    
 
Buscar

Nos morderán las serpientes

Nos morderán las serpientes
Actualizado 21 enero 2019  
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
P. Ronald Rolheiser   


Todas las partes forman una unidad. Siempre que no nos lo tomamos en serio, pagamos un precio.

El renombrado teólogo Hans Urs Von Balthasar da un ejemplo de ello. La belleza, afirma, no es un pequeño "extra" que podamos valorar o denigrar según nuestros gustos y temperamentos, como un lujo que no nos podemos permitir. Como la verdad y la bondad, es una de las propiedades de Dios y por lo tanto exige que se la tome en serio como bondad y verdad. Si descuidamos o denigramos la belleza, dice, pronto comenzaremos a descuidar otras áreas de nuestras vidas.  Aquí están sus palabras:

"Nuestra situación hoy muestra que la belleza exige para sí misma al menos tanto valor y decisión como la verdad y la bondad, y no se dejará separar y aislar de sus dos hermanas sin haber realizado antes un misterioso acto de venganza. Podemos estar seguros de que quien se burla de su nombre, como si fuera un adorno de un pasado burgués, lo admita o no, ya no está pudiendo rezar y pronto ya no podrá amar".

Esta es una expresión más sencilla de lo que acabo de decir... Es una pequeña y encantadora historia africana que pone de relieve la interconexión entre todas las cosas e ilustra cómo, si separamos una cosa de sus hermanas, pronto pagamos un precio. La historia es así:

Hubo un tiempo, en el que los animales todavía hablaban, los ratones de una granja llamaron a una reunión de todos los demás animales. Estaban preocupados, se lamentaban, porque habían visto a la señora de la casa comprar una ratonera. Ahora estaban en peligro. Pero los otros animales se burlaron de su ansiedad. La vaca dijo que no tenía de qué preocuparse. Un pequeño artilugio no podría hacerle daño. Podría aplastarlo con el pie. El cerdo reaccionó de manera similar. ¿De qué tenía que preocuparse frente a una pequeña trampa? El pollo también anunció que no le temía a este aparato. "Es asunto tuyo. No te preocupes por mí", les dijo a los ratones.

Pero todas las cosas están interconectadas y eso pronto se hizo evidente. La señora puso la ratonera y, la primera noche, la oyó romperse. Saliendo de su cama para ver lo que había atrapado y vio que había atrapado una serpiente por la cola. Al tratar de liberar a la serpiente fue mordida y el veneno pronto la hizo sentir enferma y con fiebre. Fue al médico que le dio las medicinas para combatir el veneno y le aconsejó: "Lo que necesitas ahora para mejorar es caldo de pollo." (Puedes adivinar adónde va el resto de esto.) Mataron a la gallina, pero su fiebre persistió. Parientes y vecinos vinieron de visita. Se necesita más comida. Mataron al cerdo. Finalmente el veneno la mató. Siguió un gran funeral. Se necesitaba mucha comida. Mataron a la vaca.

La moraleja de la historia es clara. Todo está interconectado y nuestra falta de visión nos pone en peligro. La ceguera a nuestra interdependencia, voluntaria o no, es peligrosa. Estamos íntimamente ligados el uno al otro y a todo lo que hay en el mundo.  Podemos protestar por lo contrario, pero la realidad se mantendrá firme. Por lo tanto, no podemos valorar realmente una cosa mientras despreciamos otra. No podemos amar a una persona mientras odiamos a otra. Y no podemos concedernos una exención en un área moral y esperar estar moralmente sanos en su conjunto. Todas las partes forman una unidad. No hay excepciones. Cuando ignoramos esa verdad, finalmente nos muerde una serpiente.
Hago hincapié en esto porque hoy, prácticamente en todas partes, se está instalando un peligroso tribalismo. En todas partes, al igual que los animales de esa historia africana, vemos familias, comunidades, iglesias y países enteros que se centran más o menos exclusivamente en sus propias necesidades sin preocuparse por otras familias, comunidades, iglesias y países. Creemos que los problemas de otras personas no son de nuestra incumbencia. Desde la estrechez de nuestras iglesias, a la identidad política, a las naciones enteras que ponen sus propias necesidades en primer lugar, escuchamos los ecos de la vaca, el cerdo y el pollo diciendo: "¡No es asunto mío! Yo me cuidaré solo. ¡Cuídate tú mismo!" Esto volverá y nos morderán las serpientes.

Eventualmente pagaremos el precio por nuestra ceguera y nuestra falta de preocupación y pagaremos ese precio política, social y económicamente. Pero incluso pagaremos un precio más alto personalmente.  Lo que esa mordedura de serpiente hará está capturado en la advertencia de Von Balthasar: Quien ignore o denigre la belleza, afirma, finalmente será incapaz de orar o amar. Esto también es cierto en todos los casos cuando ignoramos nuestra interconexión con los demás. Al ignorar las necesidades de los demás, acabamos corrompiendo nuestra propia integridad, de modo que ya no somos capaces de tratarnos con respeto y empatía y, cuando eso sucede, perdemos el respeto y la empatía por la vida misma -y por Dios-, porque siempre que no se respeta la realidad, ésta nos muerde con una misteriosa venganza.
 
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
 Comentar
 Otros artículos de Opinión
¿Los hijos no pertenecen a los padres?
Por un cristianismo del rostro
Un cretinismo muy moderno
Los dos papas
Eugenesia liberal
Tercera Nota sobre la acción política en la construcción del Reino
Los niños, los padres y el Estado
Estar al loro
Una contribución sobre el celibato sacerdotal, en obediencia filial al Papa
Parece que los malos ganan

RSS
Ronald Rolheiser es un sacerdote, miembro de los Misioneros Oblatos de María Inmaculada, presidente de la Escuela de Teología de los Oblatos en San Antonio, Texas
ARCHIVO
SEPTIEMBRE 2019

El perfume de la humildad

Ver posts de otros meses

DICIEMBRE 2019 (3 artículos)

OCTUBRE 2019 (2 artículos)

SEPTIEMBRE 2019 (1 artículos)

AGOSTO 2019 (1 artículos)

JULIO 2019 (3 artículos)

ABRIL 2019 (2 artículos)

ENERO 2019 (1 artículos)

DICIEMBRE 2018 (2 artículos)

NOVIEMBRE 2018 (1 artículos)

OCTUBRE 2018 (2 artículos)

SEPTIEMBRE 2018 (1 artículos)

AGOSTO 2018 (3 artículos)

JULIO 2018 (4 artículos)

JUNIO 2018 (1 artículos)

AGOSTO 2016 (1 artículos)

MAYO 2015 (4 artículos)

AGOSTO 2013 (1 artículos)

Divino amor hecho carne

Divino amor hecho carne

El siglo de los mártires

El siglo de los mártires

Cultos afroamericanos y cristianismo

Cultos afroamericanos y cristianismo

LO MÁS LEÍDO
1 Una nueva derrota para el demonio: Joven francesa que vivía en fiestas y borracheras se Confiesa
2 Los ángeles de Pedrito
3 Empresaria norteamericana dice que ha vencido su adicción consagrándose al Inmaculado Corazón de María
4 El Papa exhorta a evangelizar con alegría: "El gozo de recibir la Palabra de Dios, el gozo de ser cristianos"
5 Un cretinismo muy moderno
6 Está casado, es padre de 4 hijos, diácono y lidera con su esposa la parroquia San Stanislao de Roma
7 Por un cristianismo del rostro
8 ¿Los hijos no pertenecen a los padres?
YOUTUBER DESTACADO
   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Suscríbete   |   Política de Privacidad   |   Cookies   |   Aviso Legal   |    RSS   |