Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Publicidad   |   Hemeroteca   |   Haz de Portaluz tu página de inicio   |   Quienes Somos   |   Contacto        Domingo, 25 de agosto de 2019
Portaluz.org. No hay nada oculto que no haya de saberse (Mt 10,26)
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Instagram Accede a nuestros RSS    
 
Buscar
ÚLTIMA HORA

Pecado, Perdón, Amor a Dios

Pecado, Perdón, Amor a Dios
Actualizado 16 marzo 2019  
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
P. Pedro Trevijano   


Hace unos días tuve que dar una charla sobre el sacramento de la Penitencia. Pero me pareció que, antes que nada, hay que decir unos puntos previos.

Es indudable que, para un cristiano, la base doctrinal de este sacramento está en el Credo, cuando afirmamos que creemos en el perdón de los pecados. Que el pecado y el mal existen, pienso que es una evidencia, aunque hoy las doctrinas relativistas intenten negar la existencia de una Verdad objetiva y que el Bien y el Mal sean claramente diferentes. Hay que tener muchas tragaderas para defender ante un campo de concentración nazi que no hay verdades objetivas, que todo es opinable y que depende del punto de vista del que se mire, y que ni siquiera los valores esenciales como la vida, la libertad, el amor, la justicia y la paz son objetivos e inamovibles.

Entendemos por pecado la negativa voluntaria y libre, actual o habitual, a realizar lo que Dios pide y espera del hombre, expresado en su oferta de amor y amistad que encuentra por nuestra parte una oposición y un no querer amar y abrirnos hacia Dios y hacia el prójimo. O como dice el Catecismo de la Iglesia Católica pecado «es faltar al amor verdadero para con Dios y para con el prójimo, a causa de un apego perverso a ciertos bienes» (CEC 1849). O aún más breve pecado es no amar.

Pero si existe el pecado, el objeto de nuestra fe no es él directamente, sino su perdón. Se trata de la reconciliación del cristiano pecador con Dios y su Iglesia. El sacramento de la Penitencia tiene su origen por una parte en la experiencia de la realidad del pecado, y por otra en el convencimiento que el pecado del cristiano puede ser superado, si hay una verdadera conversión, por el poder del perdón de Dios transmitido a la Iglesia por medio de Jesús, como nos señala el propio Salvador en su primera aparición a los discípulos reunidos después de su resurrección (cfr. Jn 20,23).

En consecuencia, el camino del cristiano para superar el pecado va a ser el de la fe y esperanza, pues el cristiano no puede hablar de pecado y culpa, sin hablar también de perdón y reconciliación, que es lo que hace que el Evangelio sea la Buena Noticia y no una amenaza. Experimentamos con dolor que no respondemos a lo que Cristo espera de nosotros, y que, en lugar de dejarnos llevar por el espíritu de Cristo, una y otra vez seguimos el «espíritu de este mundo». Pero la misericordia de Dios es más grande que nuestras infidelidades, ya que a los que después del Bautismo han caído en pecado, Dios les ofrece nuevas posibilidades de conversión con el sacramento de la peniten­cia.

Jesús nos recuerda que el mandamiento principal de la Ley es «Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma, con toda tu mente» (Mt 22,37), y por ello pecado es no amar. Pero hay un problema por el que mucha gente se pregunta: ¿nos es posible amar a Dios así? Recuerdo que hace algún tiempo me planteé la cuestión de hasta qué punto amaba yo a Dios, para llegar a la conclusión que más bien le quería poco, por lo que le hice dos peticiones: que me concediese la gracia de quererle y, sobre todo, la de aprovechar la gracia anterior para que no fuese peor el remedio que la enfermedad.

Ahora bien, nuestro amor a Dios no es un amor puramente incorpóreo y espiritual, porque tenemos cuerpo y alma, y como nos advierte San Juan: «Si alguno dice: ‘Amo a Dios’, y aborrece a su hermano, es un mentiroso; pues quien no ama a su hermano, a quien ve, no puede amar a Dios, a quien no ve» (1 Jn 4,20). No nos desanimemos porque no logremos amar a Dios con todas nuestras fuerzas, porque Dios nos conoce perfectamente, ya que nos ha creado y conoce nuestras debilidades, pero pidámosle que seamos conscientes que nuestra fuerza reside en la gracia de Dios, y no en nosotros mismos.

 
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
 Comentar
 Otros artículos de Opinión
Pornoadictos
Creo en Dios y en la Vida
Tan necesario como el agua
Conocimiento y felicidad
Comprensión Divina
Moro, el humanista cristiano
Supremacismo
Liberalismo y socialismo (y II)
Amigos y salud mental
Restos humanos bajo la Nunciatura

RSS
P. Pedro Trevijano. Sacerdote, doctor en Teología Moral, por el Alfonsiano de Roma. Licenciado en Derecho.
ARCHIVO
MARZO 2019

Ideologías, Homofobia y Fernando Paz

No sé si soy facha, pero desde luego no soy nazi

Pecado, Perdón, Amor a Dios

Ver posts de otros meses

AGOSTO 2019 (1 artículos)

JULIO 2019 (2 artículos)

JUNIO 2019 (2 artículos)

MAYO 2019 (4 artículos)

MARZO 2019 (3 artículos)

ENERO 2019 (3 artículos)

DICIEMBRE 2018 (4 artículos)

NOVIEMBRE 2018 (3 artículos)

OCTUBRE 2018 (2 artículos)

AGOSTO 2018 (2 artículos)

JUNIO 2018 (1 artículos)

MAYO 2018 (1 artículos)

ABRIL 2018 (2 artículos)

MARZO 2018 (2 artículos)

FEBRERO 2018 (1 artículos)

ENERO 2018 (2 artículos)

DICIEMBRE 2017 (3 artículos)

NOVIEMBRE 2017 (3 artículos)

OCTUBRE 2017 (2 artículos)

SEPTIEMBRE 2017 (3 artículos)

AGOSTO 2017 (1 artículos)

JUNIO 2017 (2 artículos)

MAYO 2017 (2 artículos)

ABRIL 2017 (1 artículos)

MARZO 2017 (2 artículos)

NOVIEMBRE 2016 (4 artículos)

OCTUBRE 2016 (3 artículos)

SEPTIEMBRE 2016 (1 artículos)

AGOSTO 2016 (1 artículos)

JULIO 2016 (1 artículos)

JUNIO 2016 (4 artículos)

MAYO 2016 (1 artículos)

ABRIL 2016 (1 artículos)

MARZO 2016 (1 artículos)

ENERO 2016 (3 artículos)

DICIEMBRE 2015 (4 artículos)

NOVIEMBRE 2015 (3 artículos)

SEPTIEMBRE 2015 (1 artículos)

AGOSTO 2015 (3 artículos)

JULIO 2015 (2 artículos)

JUNIO 2015 (4 artículos)

ABRIL 2015 (1 artículos)

MARZO 2015 (1 artículos)

ENERO 2015 (1 artículos)

DICIEMBRE 2014 (2 artículos)

NOVIEMBRE 2014 (1 artículos)

JULIO 2014 (1 artículos)

JUNIO 2014 (1 artículos)

Divino amor hecho carne

Divino amor hecho carne

El siglo de los mártires

El siglo de los mártires

Cultos afroamericanos y cristianismo

Cultos afroamericanos y cristianismo

LO MÁS LEÍDO
1 El exorcista de Cartagena de Indias: "Hay dos cosas que el demonio no aguanta, el Magníficat y el Credo"
2 Padre Bamonte líder de los Exorcistas: ¡Los demonios reconocen que el Corazón Inmaculado de María triunfará!
3 Franciscanos de Chile ante el desastre en la Amazonía claman a Dios y emplazan a gobiernos "ecocidas"
4 Curaciones que ocurren orando a Dios ante ícono que representa a la "Madre de Dios Reina de todos"
5 La cruz que el pueblo de Venezuela padece es: ¡Hambre! Video denuncia
6 "Graves y desorientadoras afirmaciones" del Superior General de los Jesuitas que contradicen al Papa
7 Papa Francisco reitera llamado a respetar la dignidad de cada ser humano
8 "El deseo de Dios se me hizo irresistible": La vital confesión de un joven que pronto será sacerdote
9 Las razones de una fiscal para afirmar que su accidente cerebrovascular fue "una bendición de Dios"
YOUTUBER DESTACADO
   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Suscríbete   |   Política de Privacidad   |   Cookies   |   Aviso Legal   |    RSS   |