Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Publicidad   |   Hemeroteca   |   Haz de Portaluz tu página de inicio   |   Quienes Somos   |   Contacto        Viernes, 23 de agosto de 2019
Portaluz.org. No hay nada oculto que no haya de saberse (Mt 10,26)
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Instagram Accede a nuestros RSS    
 
Buscar
ÚLTIMA HORA

La eutanasia de la razón

La eutanasia de la razón
Actualizado 6 abril 2019  
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
Juan Manuel de Prada   


Una vez más, con la reciente exhibición pornográfica de una muerte en directo, tenemos la ocasión de comprobar los desbarajustes y delirios en que puede incurrir el juicio humano cuando dimite de la razón teórica, que es la capacidad humana para alcanzar principios y verdades universales (como la razón práctica es la capacidad para aplicar esos principios al caso concreto). La calamidad mayor de nuestra época consiste en negar la existencia de principios y verdades universales, lo que anula el juicio de la razón teórica; de este modo, desprendida de la savia que le da sustento, la razón práctica sucumbe al caos y chapotea en el lodazal del más burdo y pringoso emotivismo.

Quienes desean que el juicio humano chapotee en este lodazal pretenden que contra un supuesto «derecho a la eutanasia» sólo se alzan «creencias religiosas». Pero lo cierto es que no hacen falta tales creencias para alcanzar los principios que los emotivistas desean oscurecer. La razón teórica nos enseña que ningún principio puede esgrimirse como fundamento de su destrucción. Hasta Kant, el filósofo que erigió la voluntad humana en legisladora señalaba que la voluntad no puede disponer de la propia vida, pues de este modo se niega a sí misma y se autodestruye. Y Stuart Mill nos recordaba que no hay mayor enemigo de la libertad personal que quien la ejerce para suprimirla: enarbolar la libertad para matarnos o proclamarnos esclavos es un completo dislate filosófico.

La razón teórica nos enseña también que es un dislate jurídico. Pues todo derecho se configura mediante la existencia de una obligación correlativa. Si hablamos, por ejemplo, de un «derecho a la educación» es porque hay alguien obligado a educar; si hablamos de un «derecho a la vida» es porque hay un deber de no matar; y así sucesivamente. Si afirmamos la existencia de un «derecho» al suicidio asistido estamos afirmando que hay alguien obligado a matarnos. Pero esto es un completo dislate jurídico: no hay nadie obligado a matarnos, mucho menos un familiar o un médico, que están obligados a cuidarnos (y tampoco, desde luego, el Estado, cuya obligación es velar por la vida y la salud de sus súbditos). A la postre, al reparar en la naturaleza de ese sedicente «derecho», descubrimos que no es un ejercicio de la voluntad propia, sino la imposición de una voluntad sobre otra. O bien el enfermo impone su voluntad sobre un médico o familiar; o bien el familiar o médico imponen su voluntad sobre un enfermo que ya no puede ejercerla, o la tiene viciada por el sufrimiento.

Este necesario y previo juicio de la razón teórica no estorba, sin embargo, que luego la razón práctica, descendiendo a los casos concretos, decida atenuar la responsabilidad de quien auxilia a un enfermo en su suicidio, en atención a las circunstancias. Y, en atención a las circunstancias, podrá también agravarla; pues hay quienes disfrazan su egoísmo con la máscara de la falsa compasión, que incluso exhiben y filman pornográficamente, para que lloriqueen las masas cretinizadas.
 
Y, en fin, estas exhibiciones, además de anular el juicio de la razón teórica y de zambullirnos en el barrizal del emotivismo, instilan el desánimo en quienes sufren con entereza penosas enfermedades y en quienes se encargan de cuidarlos. Si lo que se muestra en estas exhibiciones lo calificamos de «muerte digna», estamos admitiendo que sobrellevar el dolor y resistir la tentación del suicidio, esforzarse por seguir viviendo y por cuidar a quien sufre son «indignidades» propias de idiotas. Y así, inevitablemente, quienes profesan esta forma de callado coraje se convierten en lastres que las masas cretinizadas desprecian, mientras lloriquean con la falsa compasión de los pornógrafos.
 

Fuente: ABC

 
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
 Comentar
 Otros artículos de Opinión
Pornoadictos
Creo en Dios y en la Vida
Tan necesario como el agua
Conocimiento y felicidad
Comprensión Divina
Moro, el humanista cristiano
Supremacismo
Liberalismo y socialismo (y II)
Amigos y salud mental
Restos humanos bajo la Nunciatura

RSS
Juan Manuel de Prada es un escritor español y articulista en diversos medios de comunicación.
ARCHIVO
AGOSTO 2019

Pornoadictos

Supremacismo

Liberalismo y socialismo (y II)
JULIO 2019

Liberalismo y socialismo (y I)

Chesterton y el obispillo

Muerte digna

Ver posts de otros meses

JUNIO 2019 (2 artículos)

MAYO 2019 (3 artículos)

ABRIL 2019 (4 artículos)

MARZO 2019 (3 artículos)

ENERO 2019 (1 artículos)

DICIEMBRE 2018 (1 artículos)

NOVIEMBRE 2018 (2 artículos)

OCTUBRE 2018 (1 artículos)

JULIO 2018 (1 artículos)

ABRIL 2018 (3 artículos)

MARZO 2018 (4 artículos)

ENERO 2018 (1 artículos)

DICIEMBRE 2017 (2 artículos)

NOVIEMBRE 2017 (2 artículos)

SEPTIEMBRE 2017 (3 artículos)

AGOSTO 2017 (4 artículos)

JULIO 2017 (2 artículos)

JUNIO 2017 (3 artículos)

ABRIL 2017 (4 artículos)

MARZO 2017 (3 artículos)

ENERO 2017 (3 artículos)

DICIEMBRE 2016 (2 artículos)

OCTUBRE 2016 (1 artículos)

SEPTIEMBRE 2016 (2 artículos)

AGOSTO 2016 (2 artículos)

JUNIO 2016 (2 artículos)

ABRIL 2016 (2 artículos)

DICIEMBRE 2015 (1 artículos)

NOVIEMBRE 2015 (1 artículos)

Divino amor hecho carne

Divino amor hecho carne

El siglo de los mártires

El siglo de los mártires

Cultos afroamericanos y cristianismo

Cultos afroamericanos y cristianismo

LO MÁS LEÍDO
1 "Graves y desorientadoras afirmaciones" del Superior General de los Jesuitas que contradicen al Papa
2 Franciscanos de Chile ante el desastre en la Amazonía claman a Dios y emplazan a gobiernos "ecocidas"
3 Las razones de una fiscal para afirmar que su accidente cerebrovascular fue "una bendición de Dios"
4 La cruz que el pueblo de Venezuela padece es: ¡Hambre! Video denuncia
5 Padre Bamonte líder de los Exorcistas: ¡Los demonios reconocen que el Corazón Inmaculado de María triunfará!
6 La corona de la Virgen de Luján: Millones de peregrinos que oran, se confiesan, comulgan y 20 mil bautizos al año
7 El impactante relato de cómo vio la Asunción de la Virgen una testigo privilegiada
8 Pornoadictos
9 Misterio del ciprés que desde 1628 crece sin tierra en el muro de un templo construido según dijo la Virgen
YOUTUBER DESTACADO
   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Suscríbete   |   Política de Privacidad   |   Cookies   |   Aviso Legal   |    RSS   |