Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Publicidad   |   Hemeroteca   |   Haz de Portaluz tu página de inicio   |   Quienes Somos   |   Contacto        Miércoles, 21 de agosto de 2019
Portaluz.org. No hay nada oculto que no haya de saberse (Mt 10,26)
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Instagram Accede a nuestros RSS    
 
Buscar
ÚLTIMA HORA

La "Jilguerita de Jesucristo" subsiste alabando a Dios en las calles de Bogotá

La "Jilguerita de Jesucristo" subsiste alabando a Dios en las calles de Bogotá
"Toda persona tiene derecho a un nivel de vida adecuado que le asegure, así como a su familia, la salud y el bienestar, y en especial la alimentación, el vestido, la vivienda, la asistencia médica y los servicios sociales necesarios…" (artículo 25 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos).
Actualizado 26 abril 2019  
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
Portaluz. Ana Beatriz Becerra   


Suele ocurrir que lo establecido por las leyes constitucionales de un país o acuerdos entre naciones, como la Declaración Universal de los Derechos Humanos, permanece en el papel y no se concreta en la vida de millones de personas.
 
Claudia Ramírez se levanta muy temprano cada día y junto a su compañero de aventuras, un tranquilo perrito chihuahua, se dirige a uno de los puntos céntricos de Bogotá donde sus cantos de alabanza a Dios ya son conocidos por los transeúntes habituales, quienes al pasar le regalan alguna moneda.
 
Claudia a quien llaman con cariñola jilguerita de Jesucristo, nació y vive con osteogénesis. Que subsista de esta forma habla de todo lo que en Colombia y en el mundo queda por avanzar para asegurar lo que el artículo 25 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos establece: 
 
Toda persona tiene derecho a un nivel de vida adecuado que le asegure, así como a su familia, la salud y el bienestar, y en especial la alimentación, el vestido, la vivienda, la asistencia médica y los servicios sociales necesarios; tiene asimismo derecho a los seguros en caso de desempleo, enfermedad, invalidez, viudez, vejez y otros casos de pérdida de sus medios de subsistencia por circunstancias independientes de su voluntad…
 
“Mi niñez fue muy bonita”
 
Claudia nació con esta enfermedad, comúnmente llamada “huesos de cristal” y en su conversación con Portaluz recuerda con alegría los años de infancia: “Mi niñez fue muy bonita, aunque nunca pude caminar y me fracturaba seguido, yo igual jugaba con ser algún día cantante”.
 
Hija de músico, su mamá quedó embarazada y luego el padre las abandonó.  Creció al cuidado de la abuela y su madre que se ganaba el sustento de las tres trabajando de lavandera y vendiendo rifas.
 
“El doctor le dijo a mi mamá que yo no tenía cura”
 
Como hoy, tampoco entonces la inclusión era una realidad custodiada adecuadamente en las leyes ni incorporada en la cultura o la convivencia misma de las personas.
 
Cuando tenía 9 años recuerda que una junta médica proyectó lo que sería su futuro. No ha olvidado al médico informando a su madre: “…Que yo no tenía cura, ni acá, ni en Suiza, ni en ningún país y era posible que me siguiera fracturando más”, puntualiza.  Junto a su madre siguió luchando por subsistir e incluso en su adolescencia -al no existir lugares donde la recibieran- la madre pudo pagar a un profesor y Claudia se educaba en casa. “Estudiaba, jugaba y miraba a mi mamá como cosía”, recuerda con su característica sonrisa esta valiente mujer.
 
 Para la resiliencia: Dios, su prójimo y el canto
 
A pesar de todo es una resiliente que nunca -dice- se victimizó o permitió ser discriminada. Siempre intentando jugar con sus primos y en especial con una prima que le prestaba las muñecas Barbie que hasta hoy le gustan. Así, en su familia “en ningún momento que yo me acuerde me sentí discriminada”, reitera.
  
Desde pequeña sintió una gran atracción por el canto y las melodías, ya de grande ingresó a una academia de música, pero se aburrió porque lo que más le gustaba era cantar y no tanto las clases teóricas: “Empecé a practicar piano y me lo robaron, entonces me dediqué a la composición” señala. 
 
La muerte su madre hace 9 años atrás fue un duro golpe.  Recuerda cómo rezaba la gente, y la rabia que ella sentía. “Le hice el reclamo a Dios cuando se murió mi mamá, eso sí, pero el resto de mi enfermedad nunca le reclamé a Dios nada porque siempre he creído que Él sabe lo que hace” confidencia Claudia.
 
“Me alejé de Dios”
 
La abuela estaba demasiado anciana y Claudia en su condición no era físicamente capaz de atenderla. No faltó sí, una vecina, buena samaritana que venía cada día para encargarse de la anciana. Claudia, por su parte, se dejó arrastrar por la tristeza. “Me alejé de Dios, empecé a tomar alcohol, aguardiente, a consumir marihuana y después me di cuenta que yo necesitaba a Dios”. Pero no pasó mucho tiempo y ya estaba buscando reconciliarse con Dios, “pidiendo su perdón” nos dice.
 
De todo esto y más hablan sus canciones que atraen a muchos que llevan vidas sacrificadas. En la silla de ruedas abraza a su perrito mientras canta. Los transeuntes, en especial la gente sencilla de las calles de Bogotá son los más solidarios en el acto de caridad con La Jilguerita de Jesucristo…  “Dios es bueno, se ha pasado de bueno conmigo, y, sí, soy feliz”, rubrica.

 
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
 Comentar
 Otros artículos de Personajes
Judaísmo, ateísmo, catolicismo y martirio. El singular camino de una Carmelita Descalza excepcional
El adolescente que atrapó la intimidad espiritual de padre Pío con su cámara fotográfica
Tras sobrevivir al desastre que arrasó el valle de Armero y otro en minas de esmeraldas se ofreció a Dios
Actriz de Televisa confidencia el desastre que padeció por la Cienciología, la Ouija y el Tarot
Un sacerdote ermitaño entrega su vida siendo "buen samaritano" de musulmanes
Francesco María, el converso del ateísmo que predicó un retiro al Papa
Ján Volko, campeón europeo de 60 metros: "Yo practico el atletismo para la gloria de Dios"
Impactante testimonio de un milagro: "Por favor, Cardenal Newman, ¡haz que se detenga la hemorragia!"
¡Católicos, es preferible el martirio antes que traicionar a Cristo! La lección de Franz un objetor de conciencia
Laura falleció a los 6 años dejando un vivo testimonio de unión a Jesús Eucaristía, la Virgen y su Ángel guardián


Divino amor hecho carne

Divino amor hecho carne

El siglo de los mártires

El siglo de los mártires

Cultos afroamericanos y cristianismo

Cultos afroamericanos y cristianismo

LO MÁS LEÍDO
1 Padre Bamonte líder de los Exorcistas: ¡Los demonios reconocen que el Corazón Inmaculado de María triunfará!
2 La campaña que demanda… ¡Basta de abuso basta de vientres de alquiler!
3 Pornoadictos
4 Las razones de una fiscal para afirmar que su accidente cerebrovascular fue "una bendición de Dios"
5 El impactante relato de cómo vio la Asunción de la Virgen una testigo privilegiada
6 Creo en Dios y en la Vida
7 El adolescente que atrapó la intimidad espiritual de padre Pío con su cámara fotográfica
8 "El deseo de Dios se me hizo irresistible": La vital confesión de un joven que pronto será sacerdote
9 Chesterton y el obispillo
YOUTUBER DESTACADO
   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Suscríbete   |   Política de Privacidad   |   Cookies   |   Aviso Legal   |    RSS   |