Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Publicidad   |   Hemeroteca   |   Haz de Portaluz tu página de inicio   |   Quienes Somos   |   Contacto        Martes, 25 de junio de 2019
Portaluz.org. No hay nada oculto que no haya de saberse (Mt 10,26)
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Instagram Accede a nuestros RSS    
 
Buscar
ÚLTIMA HORA

El barrizal positivista

El barrizal positivista
Actualizado 13 mayo 2019  
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
Juan Manuel de Prada   


Para captar la magnitud del barrizal positivista, conviene leer cierto pasaje de santo Tomás donde se nos propone un criterio infalible para determinar el objeto de protección de las leyes, basado en las inclinaciones elementales del ser humano. La primera de estas inclinaciones, que el hombre comparte con todo lo que existe, es la conservación de su ser; de ahí que las leyes deban conservar la vida del hombre e impedir lo contrario. La segunda de estas inclinaciones, que el hombre comparte con los demás animales, es la procreación; de ahí que las leyes deban garantizar la unión de los sexos y la consecuente protección de la prole. La tercera de estas inclinaciones, específica del hombre, es la inclinación a vivir en comunidad y a conocer a Dios; de ahí que las leyes deban proteger la comunidad política y la religión.
 
El positivismo ha desprotegido la más elemental de todas estas inclinaciones, permitiendo el aborto, las mutilaciones con finalidades no terapéuticas, incluso el suicidio asistido. Ha desprotegido la segunda inclinación, amparando todas las formas de vida que dificultan la procreación y la crianza de los hijos, admitiendo leyes laborales opresoras, debilitando la patria potestad y convirtiendo las escuelas en corruptorios. Y, en fin, ha desprotegido la tercera de estas inclinaciones, mediante leyes que impiden conocer a Dios (todas las que promueven el «laicismo», así como la llamada sarcásticamente «libertad religiosa») y que dañan la existencia de la comunidad.
 
A mí me hace mucha gracia esa gente tan, tan, tan patriota que se cabrea muchísimo con los separatistas que quieren «romper España»; pero, en cambio, está encantadísima con todas las leyes que se dedican a dificultar, castigar o impedir todas las demás inclinaciones elementales del ser humano. Honestamente, considero que quienes así actúan utilizan el separatismo como un «payaso de las bofetadas» (al que pueden atizar de lo lindo), mientras apoyan y aplauden leyes que castigan o impiden las inclinaciones más elementales del ser humano. Pero hagamos abstracción de esta evidencia (que es como tragar el camello) e imaginemos que el separatismo es el mayor de los males (que es como colar el mosquito). Sin embargo, este mal es también hijo del positivismo. Es el positivismo el que niega que la comunidad política sea una realidad natural y la convierte en un artificio, hijo de un «contrato» llamado Constitución (y lo que es hijo de un contrato tiende, tarde o temprano, a caducar). Es el positivismo el que, a través de ese «contrato», ampara y sufraga la propagación de ideas disolventes de la comunidad política, permitiendo a quienes las propagan formar partidos y defenderlas en los órganos de la «voluntad popular»; y luego, el positivismo pretende que esas ideas que ampara y sufraga no puedan llevarse a cabo. Los cínicos que defienden este apaño sostienen que, cuando se firmó ese «contrato», había que alcanzar «consensos», por razones de cálculo (y de reparto del momio también, aunque esto lo callen). Pero la ley justa -nos enseña Platón- es descubrimiento de «lo que es», no sometimiento al cálculo. El positivismo antepone siempre el cálculo al descubrimiento de «lo que es», sin importarle negar las inclinaciones más elementales del ser humano. Y esto es puro nihilismo y rechazo de «lo que es»; o sea, pura psicopatía ontofóbica.
 
Pero tampoco nos pongamos trágicos. Al positivista que necesita un «payaso de las bofetadas» al que atizar, mientras apoya leyes que impiden las inclinaciones más elementales del ser humano, siempre le quedará el consuelo miserable de la derrota del Barça ante el Liverpool. Como ironizaba Válery, el moderno se conforma con poco.


Fuente: ABC.es

 
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
 Comentar
 Otros artículos de Opinión
Nuestro verdadero enemigo
Aclaración antropológica
Algunos males de los sistemas democráticos
II Carta abierta a Su Santidad el Papa Francisco…
La incompatibilidad de la Ideología de Género con la Fe
Hipocresía tecnológica
Nuestros orígenes: lo que somos y podemos ser
Y el Espíritu Santo actuó en Forli
Ir a la raíz de la migración
Laicismo y ¿sociedad adulta?

RSS
Juan Manuel de Prada es un escritor español y articulista en diversos medios de comunicación.
ARCHIVO
ABRIL 2019

Tradición

Resurrección

¡Demonios!

La eutanasia de la razón

Ver posts de otros meses

JUNIO 2019 (2 artículos)

MAYO 2019 (3 artículos)

ABRIL 2019 (4 artículos)

MARZO 2019 (3 artículos)

ENERO 2019 (1 artículos)

DICIEMBRE 2018 (1 artículos)

NOVIEMBRE 2018 (2 artículos)

OCTUBRE 2018 (1 artículos)

JULIO 2018 (1 artículos)

ABRIL 2018 (3 artículos)

MARZO 2018 (4 artículos)

ENERO 2018 (1 artículos)

DICIEMBRE 2017 (2 artículos)

NOVIEMBRE 2017 (2 artículos)

SEPTIEMBRE 2017 (3 artículos)

AGOSTO 2017 (4 artículos)

JULIO 2017 (2 artículos)

JUNIO 2017 (3 artículos)

ABRIL 2017 (4 artículos)

MARZO 2017 (3 artículos)

ENERO 2017 (3 artículos)

DICIEMBRE 2016 (2 artículos)

OCTUBRE 2016 (1 artículos)

SEPTIEMBRE 2016 (2 artículos)

AGOSTO 2016 (2 artículos)

JUNIO 2016 (2 artículos)

ABRIL 2016 (2 artículos)

DICIEMBRE 2015 (1 artículos)

NOVIEMBRE 2015 (1 artículos)

Divino amor hecho carne

Divino amor hecho carne

El siglo de los mártires

El siglo de los mártires

Cultos afroamericanos y cristianismo

Cultos afroamericanos y cristianismo

LO MÁS LEÍDO
1 II Carta abierta a Su Santidad el Papa Francisco…
2 Antoine Payeur no se dejó seducir por los vicios y da testimonio: "Para mí, vivir es Cristo"
3 Papa Francisco: El Santísimo Cuerpo y Sangre de Cristo "desata en nososotros la fuerza del amor"
4 El exorcista chileno Luis Escobar advierte a los católicos sobre la relación con los "Mandalas"
5 ¡Católicos, es preferible el martirio antes que traicionar a Cristo! La lección de Franz un objetor de conciencia
6 "Nuestra Señora de los Quebrantados" estremece corazones sufrientes en Chicago y por todo Estados Unidos
7 Algunos males de los sistemas democráticos
8 Aclaración antropológica
9 "#No te calles Cuéntalo": El libro que muestra su eficiencia para prevenir los abusos y también destaparlos
YOUTUBER DESTACADO
   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Suscríbete   |   Política de Privacidad   |   Cookies   |   Aviso Legal   |    RSS   |