Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Publicidad   |   Hemeroteca   |   Haz de Portaluz tu página de inicio   |   Quienes Somos   |   Contacto        Viernes, 19 de julio de 2019
Portaluz.org. No hay nada oculto que no haya de saberse (Mt 10,26)
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Instagram Accede a nuestros RSS    
 
Buscar
ÚLTIMA HORA

La cruz, con ´Medalla de San Benito´, escudo y arma centenaria de los exorcistas

La cruz, con ´Medalla de San Benito´, escudo y arma centenaria de los exorcistas
Abadía de Beuron, donde acuñaron la primera "Medalla de San Benito"
¿Por que la cruz que en la unión de los dos maderos contiene la "Medalla de San Benito" es de uso predilecto de exorcistas como el italiano Gabrielle Amorth, el español Salvador Hernández o el chileno Luis Escobar, según consta de entrevistas y libros en que hacen referencia a ello?
Actualizado 11 julio 2019  
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
Portaluz   


Hemeroteca de Portaluz/ “Yo uso un crucifijo que contiene la medalla de San Benito. El crucifijo tiene una función fundamental, porque es Cristo quien derrotó a Satanás y es en nombre de Cristo que derrotamos a Satanás”, confidenció en el programa Cuarto Milenio hace algunos años el exorcista Gabriele Amorth (q.e.p.d.).
 
Esta medalla tan apreciada por Amorth y sus hermanos exorcistas de todo el mundo, por una de sus caras tiene grabada la imagen de la Cruz y en el anverso la de san Benito Abad.


 
Sobre la Cruz suele aparecer el monograma del Salvador, IHS, o el lema de la orden benedictina: PAX.
 
En los cuatros ángulos externos de la Cruz están grabadas las siguientes iniciales: C.S.P.B., que significa: Cruz Sancti Patris Benedicti (Cruz del Santo Padre Benito).
 
En las líneas vertical, horizontal y alrededor de la Cruz se leen, estas otras máximas que unidas componen una oración imprecatoria que se atribuyen a dichos que el propio san Benito -señala la tradición- expresó a lo largo de su vida:
 
C.S.S.M.L. Cruz Sancta Sit Mihi Luz (La Santa Cruz sea mi luz)
 
N.D.S.M.D. Non Draco Sit Mihi Dux (Que el Demonio no sea mi amo)
 
V.R.S. Vade Retro Satanás (Retírate Satanás)
 
N.S.M.V. Numquam Suadeas Mihi Vana (No me persuadirás de cosas vanas)
 
S.M.Q.L. Sunt Mala Quae Libas (Son cosas malas las que tú brindas)
 
I.V.B. Ipse, Venena Bibas (Bebe tú esos venenos)



 

La historia de un escudo y arma poderosa
 
El año 1647 en los bosques cercanos a la Abadía benedictina St. Michael de Metten (Baviera, sur de Alemania) fueron atrapadas unas mujeres acusadas de hechicería. Durante el proceso judicial se declararon inocentes de cualesquier daño, señalando que su única falta era que –movidas por el Demonio- habían intentado sin éxito enfermar con sus conjuros a los monjes de la Abadía. Interrogadas confesaron que habían fracasado porque el lugar estaba protegido por la Cruz. Los monjes descubrieron luego en la biblioteca barroca del recinto una pintura de la Cruz con las iniciales que hoy acompañan a la Medalla y un manuscrito procedente de Austria (siglo XIV) que explicaba el significado de esas iniciales y que contenía además la oración formada con los dichos del santo fundador.
 
Desde ese instante los monjes comenzaron a utilizar y difundir la devoción a este símbolo y oración, hasta que el año 1742 Papa Benedicto XIV aprobó el uso de la Cruz-Medalla de San Benito para todos los fieles. En 1880 al conmemorarse 1400 años del nacimiento de san Benito Abad, los abades benedictinos de todo el mundo reunidos en la Abadía de Montecassino (Italia) aprobaron acuñar y difundir la “medalla del Jubileo” cuya creación –que permanece hasta hoy- fue obra de la Abadía de Beuron (Alemania). Desde entonces se diseminó por todo el mundo hasta nuestros días.
 
La santidad tras la medalla
 
Cada 11 de julio –como el de este viernes-, la iglesia y en especial los monjes y monjas de occidente, celebran al padre del monacato: san Benito Abad.
 
Nacido en Nursia (Italia) alrededor del año 480 no fue sacerdote, ni exorcista, fue un monje santo. Y por su santidad se ganó la enemistad permanente del Demonio, según narra el Papa Gregorio Magno quien en la obra Libro de los Diálogos compiló la Vida de san Benito Abad (pulse para leer o descargar en PDF). El texto fue escrito cuarenta años después que falleciera este monje quien en vida fundó la Orden monacal Benedictina, desde la que nacería en 1098, como reforma, la Orden Cisterciense (Trapense). El Abad Benito, canonizado en 1220 por el Papa Honorio III, inspiró también a decenas de otras familias monásticas que adoptaron su Regla (Regula monasteriorum); y en uno de muchos signos extraordinarios que protagonizó, vaticinó su propia muerte.

Según se narra en la obra del Papa, el monje Benito era un fervoroso devoto de la Cruz. Ello, unido a su coherente fidelidad a Dios, le permitía obrar auténticos milagros, manifestar múltiples carismas y salir victorioso en incontable ocasiones en que el demonio intentó dañarle o perder a quienes el santo monje protegía como un padre, afirma Gregorio Magno.
 
El origen de la Medalla de San Benito (y su engarce en una cruz) no puede atribuirse con certeza al mismo santo. Pero su sentido es profundamente coherente con la espiritualidad que inspiraba al Padre de los monjes de Occidente y que este supo trasmitir a sus hijos.
 
La fe, necesaria para los frutos de un sacramental
 
Con su sangre derramada en la cruz y su resurrección Jesucristo derrota para siempre al enemigo de Dios, Satanás y todo demonio. Desde entonces la cruz, adecuadamente bendecida por un sacerdote, es un signo sagrado de aquél hecho salvífico trascendente.
 
La medalla de san Benito, entre otros elementos en ella grabados, contiene uno esencial: la cruz. Testimonios de fe por cientos de años señalan su efectividad como protección y arma contra todo mal o presencia maligna. Al punto que –adecuadamente bendecida por un sacerdote- y precisamente por contener la cruz, es un signo sagrado, un sacramental.
 
El Catecismo de la Iglesia Católica en su número 1667 declara que: "La Santa Madre Iglesia instituyó, además, los sacramentales. Estos son signos sagrados con los que, imitando de alguna manera a los sacramentos, se expresan efectos, sobre todo espirituales, obtenidos por la intercesión de la Iglesia. Por ellos, los hombres se disponen a recibir el efecto principal de los sacramentos y se santifican las diversas circunstancias de la vida".
 
Como en todo sacramental, la medalla de San Benito, debidamente bendecida por un sacerdote, adquiere su eficacia sólo por la fe de la persona que reza y de los méritos y oraciones de la Iglesia como Cuerpo Místico de Cristo.

 
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
 Comentar
 Otros artículos de Evangelización
La Carmelita, Reina y Madre de la Fe
Misioneros católicos contra la violencia depredadora de China y Rusia en Centroáfrica
La Virgen de Chiquinquirá salvó la vocación sacerdotal de fray Carlos Alzate, actual rector de su Santuario
¿Quién es la misteriosa "dama de azul" que ha llevado al bautismo a una joven de 15 años?
Estuvo enferma y fue víctima de maleficios, pero la Virgen María intervino dice la arquitecta Ana Ricardo
Jóvenes chilenos aprenden de los ancianos fortalezas que enriquecen sus vidas
Antoine Payeur no se dejó seducir por los vicios y da testimonio: "Para mí, vivir es Cristo"
Yankuam: Mucho más que un "buen" misionero
"Nuestra Señora de los Quebrantados" estremece corazones sufrientes en Chicago y por todo Estados Unidos
Rubén temía decir a sus amigos que era católico, pero una confesión lo cambió todo y va camino de ser sacerdote


Divino amor hecho carne

Divino amor hecho carne

El siglo de los mártires

El siglo de los mártires

Cultos afroamericanos y cristianismo

Cultos afroamericanos y cristianismo

LO MÁS LEÍDO
1 El islam es una amenaza. Así lo percibe la mayoría de los alemanes según revela un estudio recién publicado
2 Ján Volko, campeón europeo de 60 metros: "Yo practico el atletismo para la gloria de Dios"
3 Estuvo enferma y fue víctima de maleficios, pero la Virgen María intervino dice la arquitecta Ana Ricardo
4 La Carmelita, Reina y Madre de la Fe
5 Renovación moral de nuestra sociedad
6 La Virgen de Chiquinquirá salvó la vocación sacerdotal de fray Carlos Alzate, actual rector de su Santuario
7 La cruz, con ´Medalla de San Benito´, escudo y arma centenaria de los exorcistas
8 Sociólogo José Pérez Adán constata fenómeno mundial: "Nunca antes en la historia tanta gente iba a ver a la Virgen"
9 La actualidad de un sermón anglicano
YOUTUBER DESTACADO
   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Suscríbete   |   Política de Privacidad   |   Cookies   |   Aviso Legal   |    RSS   |