Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Publicidad   |   Hemeroteca   |   Haz de Portaluz tu página de inicio   |   Quienes Somos   |   Contacto        Jueves, 16 de julio de 2020
Portaluz.org. No hay nada oculto que no haya de saberse (Mt 10,26)
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Instagram Accede a nuestros RSS    
 
Buscar
ÚLTIMA HORA

Costumbre ante la pobreza

Costumbre ante la pobreza
Actualizado 29 octubre 2019  
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
María Esther Gómez de Pedro   


La costumbre es buena a veces, pero no siempre, especialmente si a lo que nos acostumbramos es algo que no es bueno, o en sí mismo no hace bien, como la pobreza extrema.

Me refiero a la pobreza vivida como miseria, es decir, como condición de miserable, que la hace digna de compasión por parte de los demás. De ahí el acierto del “Día mundial de la Erradicación de la Pobreza” por cuestionar y sacudirnos interiormente la costumbre, en este caso perversa, ante la situación de pobreza que viven tantas personas, cercanas o lejanas. Debiera, por tanto, generar en nosotros esa especial actitud y virtud llamada misericordia, es decir, la disposición de acoger la miseria que padece el prójimo como si fuera propia que, como consecuencia, lleva a tratar de remediar la situación de miseria. ¿Pero, es así?

Más que centrarme en porcentajes y datos de pobreza mundial, que son relevantes para tomar medidas y crecer en la conciencia de las necesidades y de la extensión del problema, quisiera apuntar a otra dimensión vinculada a esa maravillosa unidad que somos como personas, únicas en sí mismas, pero con diversas dimensiones. Y así, no sólo podemos percibir necesidades y miserias en el plano material o físico de las personas, lo cual es, por otro lado, lo más evidente y más nos afecta. También, en efecto, existen miserias de tipo moral, espiritual y psicológico que provocan sufrimiento interior en quienes las sufren y que, cuando se da unidas a la miseria física, pueden generar desesperación. Percibir ambas dimensiones implica abrirse y dejarse tocar interiormente por algo que no siempre se ve con los ojos, haciéndonos aquí eco del gran mensaje de El Principito, al que su amigo el zorro recordaba que “lo esencial es invisible a los ojos”.

Estoy convencida de que hay mucha pobreza interior que degenera en actitudes de egoísmo, inmadurez, hedonismo inmediatista, abuso de otras personas como si fueran un medio para el placer egoísta, avaricia… y tantas otras manifestaciones. Y, sin embargo, quizás pasen desapercibidas porque no llaman la atención externamente.

Sí. Junto a la concienciación y búsqueda de soluciones, ojalá con toda le energía posible, de las necesidades materiales y exteriores, no olvidemos las interiores, más difíciles de detectar, pero igualmente dignas de compasión. Pues ayudar a otro a descubrir o a recuperar el verdadero sentido de la vida, es solucionar una gran pobreza.

 
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
 Comentar
 Otros artículos de Opinión
Mariano de Cavia, el periodista que creía en la Virgen del Pilar
El Covid y la Resurrección
¿Resiliencia o fortaleza? Respuesta adaptada al desafío actual
La nueva normalidad del corazón
La moral del Diablo
Un magisterio para la paz y contra la hipocresía
Evangelizar y reforzar la conciencia de ser pueblo de Dios, liberar el mundo, sanar la Tierra, conquistar el espacio (I)
Estatuas
Cuando el Evangelio resulta difícil
Olvidaron lo fundamental

RSS
María Esther Gómez de Pedro es miembro de la Cruzada de Santa María en Chile. Licenciada en Filosofía, profesora de secundaria y Doctora en Filosofía por la Universidad de Barcelona, España. Directora Nacional de Formación e Identidad - UST
ARCHIVO
JULIO 2020

¿Resiliencia o fortaleza? Respuesta adaptada al desafío actual
JUNIO 2020

Santo Tomás de Aquino: "Familia como útero espiritual"

Ver posts de otros meses

MAYO 2020 (1 artículos)

ABRIL 2020 (1 artículos)

MARZO 2020 (1 artículos)

ENERO 2020 (1 artículos)

DICIEMBRE 2019 (2 artículos)

OCTUBRE 2019 (2 artículos)

AGOSTO 2019 (2 artículos)

JUNIO 2019 (1 artículos)

ABRIL 2019 (1 artículos)

MARZO 2019 (1 artículos)

ENERO 2019 (1 artículos)

DICIEMBRE 2018 (1 artículos)

NOVIEMBRE 2018 (1 artículos)

OCTUBRE 2018 (2 artículos)

SEPTIEMBRE 2018 (2 artículos)

AGOSTO 2018 (1 artículos)

JUNIO 2018 (1 artículos)

MAYO 2018 (2 artículos)

MARZO 2018 (3 artículos)

ENERO 2018 (1 artículos)

DICIEMBRE 2017 (2 artículos)

Divino amor hecho carne

Divino amor hecho carne

El siglo de los mártires

El siglo de los mártires

Cultos afroamericanos y cristianismo

Cultos afroamericanos y cristianismo

LO MÁS LEÍDO
1 El dióxido de cloro o MMS: sustancia peligrosa con la que han intentado engañar incluso al Papa Francisco
2 Lourdes, y el secreto no revelado por Bernadette
3 Asociación Internacional de Exorcistas publica "Directrices para el Ministerio de Exorcismo"
4 El padre Chris Wadelton dona en vida uno de sus riñones: "Dios me dio la oportunidad y dije que sí"
5 Papa Francisco: "El día del Juicio seremos juzgados por la compasión que hayamos tenido"
6 Destacado científico considera inaceptable la eutanasia, "a la luz de la ciencia y la antropología"
7 Mariano de Cavia, el periodista que creía en la Virgen del Pilar
8 El Covid y la Resurrección
9 ¿Resiliencia o fortaleza? Respuesta adaptada al desafío actual
YOUTUBER DESTACADO
   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Suscríbete   |   Política de Privacidad   |   Cookies   |   Aviso Legal   |    RSS   |