Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Publicidad   |   Hemeroteca   |   Haz de Portaluz tu página de inicio   |   Quienes Somos   |   Contacto        Viernes, 14 de agosto de 2020
Portaluz.org. No hay nada oculto que no haya de saberse (Mt 10,26)
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Instagram Accede a nuestros RSS    
 
Buscar
ÚLTIMA HORA

Creo en la Comunión de los Santos

Creo en la Comunión de los Santos
Actualizado 13 noviembre 2019  
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
P. Pedro Trevijano   


La profesión de fe de la Iglesia empieza von una sencilla palabra: «Creo». Esta profesión de fe la decimos en las Misas de los domingos y solemnidades, pero pienso que algunas de las verdades allí contenidas no son muy comprendidas por buena parte de los fieles. Hoy por ello quiero referirme a nuestra creencia en la Comunión de los Santos.

El YouCat, es decir el Catecismo para Jóvenes nos lo explica así: «146. ¿Qué significa la «comunión de los santos»?

De la «comunión de los santos» forman parte todas las personas que han puesto su esperanza en Cristo y le pertenecen por el bautismo, hayan muerto ya o vivan todavía. Puesto que somos un cuerpo en Cristo, vivimos en una comunión que abarca el cielo y la tierra.

La Iglesia es más grande y está más viva de lo que pensamos. A ella pertenecen los vivos y los muertos, ya se encuentren en un proceso de purificación o estén en la gloria de Dios. Conocidos y desconocidos, grandes santos y personas insignificantes. Nos podemos ayudar mutuamente sin que la muerte lo impida. Podemos invocar a nuestros santos patronos y a nuestros santos favoritos, pero también a nuestros parientes difuntos, de quienes pensamos que ya están junto a Dios. Y al contrario, podemos socorrer a nuestros difuntos que se encuentran aún en un proceso de purificación, mediante nuestras oraciones. Todo lo que cada uno hace o sufre en y para Cristo, beneficia a todos. La conclusión inversa supone, desgraciadamente, que cada pecado daña la comunión».

La expresión comunión de los santos puede tener dos sentidos en la Iglesia: Uno, comunión en las cosas santas, es decir participamos en los mismos bienes espirituales, como pueden ser tenemos la misma fe, es decir participamos en la fe de la Iglesia recibida de los Apóstoles, tenemos los mismos sacramentos que nos unen con Cristo, recibimos las gracias del Espíritu Santo para el provecho común y estamos unidos en la caridad, repercutiendo nuestros actos buenos en ayuda a los demás, aunque también nuestros pecados dañan a la comunidad.

El otro sentido es que de la comunión de los santos formamos parte todas las personas que somos miembros del Cuerpo de Cristo: unos, los que peregrinamos en la Tierra, somos la Iglesia militante; otros, los que están en el Purgatorio en estado de purificación, son la Iglesia purgante; y el tercer grupo, los que gozan de la visión beatífica y de la felicidad eterna al haber alcanzado la plena comunión con Dios, son la Iglesia triunfante.

Pero bueno es saber que la diferencia y separación de los tres grupos no es tan radical como podríamos suponer, pues hay una comunicación de bienes espirituales. Los que vivimos en este mundo podemos recurrir a la intercesión de aquéllos, que por estar ya en el cielo, están más íntimamente unidos con Cristo y que no dejan de ayudarnos en nuestras dificultades. Por otra parte, con respecto a la Iglesia purgante es bueno rezar y ofrecer sufragios por ellos, porque «es una idea santa y piadosa orar por los difuntos para que se vean libres de sus pecados» (2 Macabeos 12,46). Nuestra oración por los difuntos puede no solamente ayudarles, sino también hacer eficaz su intercesión en nuestro favor.

La comunión de los santos abarca, por tanto, a los fieles de todos los pueblos y de todas las épocas, ya que por Jesucristo y en el Espíritu Santo nos unimos en una comunidad a la que pertenecen los fieles de todos los tiempos, que formamos parte del Cuerpo de Cristo, del que somos miembros, sin perder por ello nuestra personalidad, idea desarrollada sobre todo por San Pablo en 1 Cor. 12,12-27. No somos ni seremos como gotas de agua en un océano en el que se pierde nuestra propia personalidad, sino que ésta la seguiremos conservando aunque estemos disfrutando de la gloria eterna.

 
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
 Comentar
 Otros artículos de Opinión
Siempre es momento de agradecer
Lo importante es comulgar con Él sacramentalmente
La dinámica del odio
La Violencia
A no cerrar nuestras puertas
Satanás entre nosotros
«El PCCh hackeó computadoras pertenecientes al Vaticano»
Una pasión tiránica
El derecho sagrado de sentirse humano
El Partido Comunista Chino anuncia una gran purga interna

RSS
P. Pedro Trevijano. Sacerdote, doctor en Teología Moral, por el Alfonsiano de Roma. Licenciado en Derecho.
ARCHIVO
AGOSTO 2020

Satanás entre nosotros
JULIO 2020

Satanás y la familia

El Covid y la Resurrección

La moral del Diablo

Ver posts de otros meses

JUNIO 2020 (1 artículos)

MAYO 2020 (2 artículos)

ABRIL 2020 (3 artículos)

MARZO 2020 (2 artículos)

ENERO 2020 (2 artículos)

DICIEMBRE 2019 (1 artículos)

NOVIEMBRE 2019 (3 artículos)

OCTUBRE 2019 (4 artículos)

AGOSTO 2019 (1 artículos)

JULIO 2019 (2 artículos)

JUNIO 2019 (2 artículos)

MAYO 2019 (4 artículos)

MARZO 2019 (3 artículos)

ENERO 2019 (3 artículos)

DICIEMBRE 2018 (4 artículos)

NOVIEMBRE 2018 (3 artículos)

OCTUBRE 2018 (2 artículos)

AGOSTO 2018 (2 artículos)

JUNIO 2018 (1 artículos)

MAYO 2018 (1 artículos)

ABRIL 2018 (2 artículos)

MARZO 2018 (2 artículos)

FEBRERO 2018 (1 artículos)

ENERO 2018 (2 artículos)

DICIEMBRE 2017 (3 artículos)

NOVIEMBRE 2017 (3 artículos)

OCTUBRE 2017 (2 artículos)

SEPTIEMBRE 2017 (3 artículos)

AGOSTO 2017 (1 artículos)

JUNIO 2017 (2 artículos)

MAYO 2017 (2 artículos)

ABRIL 2017 (1 artículos)

MARZO 2017 (2 artículos)

NOVIEMBRE 2016 (4 artículos)

OCTUBRE 2016 (3 artículos)

SEPTIEMBRE 2016 (1 artículos)

AGOSTO 2016 (1 artículos)

JULIO 2016 (1 artículos)

JUNIO 2016 (4 artículos)

MAYO 2016 (1 artículos)

ABRIL 2016 (1 artículos)

MARZO 2016 (1 artículos)

ENERO 2016 (3 artículos)

DICIEMBRE 2015 (4 artículos)

NOVIEMBRE 2015 (3 artículos)

SEPTIEMBRE 2015 (1 artículos)

AGOSTO 2015 (3 artículos)

JULIO 2015 (2 artículos)

JUNIO 2015 (4 artículos)

ABRIL 2015 (1 artículos)

MARZO 2015 (1 artículos)

ENERO 2015 (1 artículos)

DICIEMBRE 2014 (2 artículos)

NOVIEMBRE 2014 (1 artículos)

JULIO 2014 (1 artículos)

JUNIO 2014 (1 artículos)

San Juan Pablo Magno

San Juan Pablo Magno

La verdad nace de la carne

La verdad nace de la carne

María, signo de esperanza

María, signo de esperanza

LO MÁS LEÍDO
1 "Milingo", el arzobispo excomulgado y su falsa prelatura de sacerdotes casados siembra confusión
2 Asesinan en El Salvador a Rector del Seminario: "La sangre inocente de un buen sacerdote sigue irrigando la tierra"
3 La Adoración Eucarística es una poderosa ayuda para quienes viven con depresión
4 La dinámica del odio
5 La Violencia
6 Alex Tingquist, un apasionado líder católico que entrega su vida por las personas sin hogar
7 Papa Francisco: "La fe siempre exige que nos dejemos sanar y convertir de nuestro individualismo"
8 El Papa reitera la urgencia del desarme nuclear
9 La batalla de Aarón con "la pornografía y la impureza"
YOUTUBER DESTACADO
   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Suscríbete   |   Política de Privacidad   |   Cookies   |   Aviso Legal   |    RSS   |