Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Publicidad   |   Hemeroteca   |   Haz de Portaluz tu página de inicio   |   Quienes Somos   |   Contacto        Viernes, 3 de abril de 2020
Portaluz.org. No hay nada oculto que no haya de saberse (Mt 10,26)
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Instagram Accede a nuestros RSS    
 
Buscar
ÚLTIMA HORA

Confesión y dirección espiritual

Confesión y dirección espiritual
Actualizado 7 enero 2020  
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
P. Pedro Trevijano   


Aunque actualmente los consejeros psicológicos realizan tareas que antes eran propias de los directores espirituales, éstos sin embargo siguen teniendo un importante papel.

La confesión es un encuentro privilegiado del alma con Dios a través de su ministro. Lo ideal sería hacerla en un diálogo que permitiera discernir bien la situación de las almas, las raíces de sus faltas y los medios empleados o no para extirparlas. Convendría instruir sobre la vida espiritual, el modo de progresar en las virtudes o, por el contrario, las actitudes a cambiar. Hay también que animar contra el desaliento y ayudar a los angustiados que no ven avances en su vida espiritual, tratando igualmente de evitar la rutina. Por ello sería bueno que la confesión se juntara con la dirección espiritual, y esta conveniencia es precisamente mayor cuando se trata de personas que intentan seguir más fielmente a Cristo.

Todo esto hay que tenerlo presente para evitar el esperar que nuestras simples confesiones nos aporten necesa­riamente una luz capaz de orientar nuestra conducta, o el creer que el director que nos da un consejo o aviso lo hace con la misma autoridad absoluta que adopta su palabra en la absolución, cuando actúa como instrumento de Cristo.

Es importante tener un confesor fijo a quien recurrir habitualmente; éste, llegado a ser así también director espiri­tual, sabrá indicar a cada uno el camino a seguir para responder generosamente a la llamada a la santidad. Confesarse con un confesor que nos conoce puede hacer más fácil al penitente saber lo que Dios espera de él.

La dirección espiritual es un ponerse a la escucha de las indicaciones del Espíritu Santo, en un cierto contexto espiritual y psicológico. Más concretamente se llama dirección espiritual al esfuerzo de búsqueda de las directrices del Espíritu Santo, que un cristiano realiza con la ayuda de un director. La dirección espiritual es, desde luego, algo distinto al psicoanáli­sis, pues lo que el director y el dirigido buscan, en la obediencia a la Palabra de Dios y en la oración, es que sea el Espíritu Santo el que dirija nuestra vida según su voluntad.

La dirección espiritual suele ser más eficaz cuando utiliza el método no directivo, que consiste en que el director sobre todo escucha y generalmente no interviene de manera autoritaria, para dejar así a su dirigido encontrar por su propia reflexión, con la ayuda de la gracia, cuáles son las directrices del Espíritu. En efecto, sólo al interesado corresponde decidir por sí mismo lo que debe hacer. El hombre adulto, en efecto, excepto el caso de enfermedad psíquica como los escrúpulos, es personal­mente responsable de lo que hace y no puede en consecuencia apelar a la obediencia para verse libre de sus responsabilidades. El parecer de un buen director no puede pretender más que orientar en la evolución de la vida espiritual a los que recurren a sus consejos y de ordinario preferirá el consejo al mandato, intentando además fomentar la autonomía de la razón.

El recurrir a un director o padre espiritual es totalmente legítimo, como lo es el recurrir a un educador para el progreso en la madurez personal. La dirección espiritual no tiene nada que ver con una visión patológica del ser humano, puesto que lo que intenta es dar orientaciones para la vida normal, procurando ayudar al individuo al "hallazgo del yo", a fin de que pueda dar más libremente su respuesta de fe. En consecuencia la dirección espiritual se dirige a lo humano, pero para ponerlo al servicio de Dios. La ciencia, experiencia y objetividad de un sacer­dote pueden ser un importante apoyo, pues es difícil ver bien lo que nos concierne personalmente, y, como se dice ordina­riamente, cuatro ojos ven más que dos.

Pero esto no impide que sólo cada uno de nosotros se halle en el punto exacto en el que convergen los signos múlti­ples, complementarios y con frecuencia tenues, con los que Dios nos indica y nos precisa día a día cuál es su voluntad sobre nosotros y cómo por consiguiente nos es posible responder a su amor. Al dirigido le toca, pues, decidir, aun teniendo en cuenta el papel de su director. No obstante esto, no hemos de poner la dirección espiritual al mismo nivel de los consejos simplemente humanos, pues entre el penitente o dirigido y el sacerdote se encuentra, aunque invisible, Cristo; si bien el director espiritual ha de procurar permitir que Cristo se manifieste a través suyo, pues su modo de ser puede constituir también un cierto obstáculo entre el penitente y Cristo. Pero normalmente es muy bueno tener junto a nosotros un confidente escogido no sólo por sus afinidades y simpatías humanas, sino porque representa a Dios y a su Iglesia, con la autoridad del ministro que puede consolar, exhortar y perdonar, pudiendo así evitarse muchas angustias y problemas.

En las confesiones corrientes el sacerdote ha de añadir algunas palabras o consejos que ayuden al penitente a salir más dispuesto a progresar en la vida espiritual de lo que estaba cuando inició la confesión. A menudo tendremos penitentes habituales que nos consultarán sus problemas y pedirán de nosotros una cierta dirección espiritual. Otras veces encontraremos personas que nos solicitan como directores de conciencia.

Hay también gente que más que tener un director espiritual fijo, procura aconsejarse de varias personas en sus problemas espirituales. Las revisiones de vida y otros medios semejantes pueden ser para la vida de fe de estas personas ayudas eficaces.


 
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
 Comentar
 Otros artículos de Opinión
Acto Penitencial 2
La ilusión se disipa
Se me revuelven las tripas
Cristo bañado por las lágrimas del cielo...
El prescindir de Dios
La hermosa penitencia
Mujeres creadas para amar y ser amadas
Nuestra Fragilidad
Globalismo vírico
El virus de la violencia

RSS
P. Pedro Trevijano. Sacerdote, doctor en Teología Moral, por el Alfonsiano de Roma. Licenciado en Derecho.
ARCHIVO
NOVIEMBRE 2014

Renovación en la Iglesia

Ver posts de otros meses

MARZO 2020 (2 artículos)

ENERO 2020 (2 artículos)

DICIEMBRE 2019 (1 artículos)

NOVIEMBRE 2019 (3 artículos)

OCTUBRE 2019 (4 artículos)

AGOSTO 2019 (1 artículos)

JULIO 2019 (2 artículos)

JUNIO 2019 (2 artículos)

MAYO 2019 (4 artículos)

MARZO 2019 (3 artículos)

ENERO 2019 (3 artículos)

DICIEMBRE 2018 (4 artículos)

NOVIEMBRE 2018 (3 artículos)

OCTUBRE 2018 (2 artículos)

AGOSTO 2018 (2 artículos)

JUNIO 2018 (1 artículos)

MAYO 2018 (1 artículos)

ABRIL 2018 (2 artículos)

MARZO 2018 (2 artículos)

FEBRERO 2018 (1 artículos)

ENERO 2018 (2 artículos)

DICIEMBRE 2017 (3 artículos)

NOVIEMBRE 2017 (3 artículos)

OCTUBRE 2017 (2 artículos)

SEPTIEMBRE 2017 (3 artículos)

AGOSTO 2017 (1 artículos)

JUNIO 2017 (2 artículos)

MAYO 2017 (2 artículos)

ABRIL 2017 (1 artículos)

MARZO 2017 (2 artículos)

NOVIEMBRE 2016 (4 artículos)

OCTUBRE 2016 (3 artículos)

SEPTIEMBRE 2016 (1 artículos)

AGOSTO 2016 (1 artículos)

JULIO 2016 (1 artículos)

JUNIO 2016 (4 artículos)

MAYO 2016 (1 artículos)

ABRIL 2016 (1 artículos)

MARZO 2016 (1 artículos)

ENERO 2016 (3 artículos)

DICIEMBRE 2015 (4 artículos)

NOVIEMBRE 2015 (3 artículos)

SEPTIEMBRE 2015 (1 artículos)

AGOSTO 2015 (3 artículos)

JULIO 2015 (2 artículos)

JUNIO 2015 (4 artículos)

ABRIL 2015 (1 artículos)

MARZO 2015 (1 artículos)

ENERO 2015 (1 artículos)

DICIEMBRE 2014 (2 artículos)

NOVIEMBRE 2014 (1 artículos)

JULIO 2014 (1 artículos)

JUNIO 2014 (1 artículos)

Divino amor hecho carne

Divino amor hecho carne

El siglo de los mártires

El siglo de los mártires

Cultos afroamericanos y cristianismo

Cultos afroamericanos y cristianismo

LO MÁS LEÍDO
1 Joven periodista con neumonía por Covid 19: "Solo rezar y hablar con mi madre hacía que me calmase"
2 Padre José Antonio Fortea reflexiona sobre la posibilidad de que el Covid19 fuese un castigo de Dios
3 El coronavirus: las sectas se aprovechan de la epidemia del miedo
4 En tiempos del virus Covid19 seguir el ejemplo de santa Jacinta Marto y estar atentos a Medjugorje
5 Asociación Internacional de Exorcistas: No tenemos evidencia que el demonio sea la causa eficiente del Covid 19
6 En impactante audio sacerdote afectado por Covid-19 llama a ofrecer "la vida, sacerdotalmente, por nuestro pueblo"
7 ¿Ante el Covid 19 Dios se queda en silencio? "Tiempos difíciles, tiempos de santos", dice el padre Luis Zazano
8 El signo de la cruz
9 Coronavirus. El Papa encomienda el mundo a la Madre de Dios y pide a los sacerdotes llevar la comunión a los enfermos
YOUTUBER DESTACADO
   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Suscríbete   |   Política de Privacidad   |   Cookies   |   Aviso Legal   |    RSS   |