Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Publicidad   |   Hemeroteca   |   Haz de Portaluz tu página de inicio   |   Quienes Somos   |   Contacto        Jueves, 17 de junio de 2021
Portaluz.org. No hay nada oculto que no haya de saberse (Mt 10,26)
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Instagram Accede a nuestros RSS    
 
Buscar
ÚLTIMA HORA

Carismas (Segunda Parte)

Actualizado 2 enero 2014  
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
Marcelo Dezzi   


La gracia de Dios supone la naturaleza humana; Dios habló a su pueblo a través de los profetas, y nos sigue hablando a través de los carismas y ministerios. Lo sobrenatural (Dios) supone lo natural (el hombre).
 
Existen carismas de iluminación y de acción.
 
Iluminación de la palabra y del pensamiento.

1) Iluminación de la palabra comprende: oración en lenguas, canto en lenguas, interpretación de lenguas y profecía en lenguas.
 
a y b) Oración y canto en lenguas
Se trata de un idioma no conceptual, que resulta imposible de aprender o simular y que sin duda es un carisma del Espíritu. Digo sin duda pues esa fue mi duda durante años; pasaré a explicar: en mi primer retiro, en P. Hurtado con el P. Agustín Sánchez mi lengua comenzó a moverse y a balbucear un idioma por demás extraño que en aquella época no sabía de qué se trataba. El P. Agustín me confirma que se trataba de un carisma de lenguas.
 
No satisfecho con la explicación del sacerdote, le pedí al Señor que me diera certeza de lo que me acontecía; la respuesta la tuve doce años después en un retiro que estaba dando en la provincia de Córdoba en Argentina.
Una hermana, judía convertida, que durante todo el retiro estaba enojada conmigo, al finalizar y durante la última misa, el sacerdote me pide que haga una oración en lenguas mientras él hacía imposición de mano a los ejercitantes. Ésta hermana mientras yo oraba se arrodilla ante mí, y al desplazarme hacia un costado y ante mi asombro, se postra también ante mí, ante lo cual sigo haciendo la oración y dando las palabras de sabiduría que el Señor inspiraba. Al momento de los testimonios la hermana me pregunta con insistencia si yo era judío, pues hablaba en un arameo perfecto una canción que su mamá le cantaba cuando ella era pequeña, y para cantar en arameo no solo hay que ser judío sino que hay que conocer el hebreo antiguo o sea el idioma arameo, que era el idioma de Jesús.
 
A la semana siguiente, en otro retiro, al finalizar el canto en lenguas después de una alabanza, otra hermana me pregunta si era árabe, pues para hablar en árabe debía ser árabe o haber estudiado ese idioma: cantaba en lenguas una canción que le cantaba su papá árabe cuando ella era pequeña.
 
Ya nunca más tuve dudas, pues se repetía lo de Pentecostés: cada uno escuchaba hablar a los apóstoles en su propio idioma Hechos 2, 1-6
 
c) Interpretación de lenguas
Es un carisma que suele ser transitorio o permanente. El hermano que interpreta lenguas, traduce este idioma como si fuera un traductor especializado; mientras uno habla o canta en lenguas, éste hermano va traduciendo con fluidez a la asamblea.
 
d) Profecía en lenguas
Ya es un carisma del pensamiento que se manifiesta después de una alabanza con canto u oración en lenguas.
 
2) Iluminación del pensamiento comprende: profecía, palabra de conocimiento o de ciencia, palabra de sabiduría, discernimiento de espíritus y entendimiento de las Escrituras.
 
a) Profecía
Es el carisma preferido de San Pablo, pues edifica a la asamblea; no así el carisma de lenguas solamente. 1 Cor 14, 1-33
 
b y c) Palabra de conocimiento o de ciencia y palabra de sabiduría
Se pueden dar en visión, idea o moción. Daré otro testimonio personal: durante la oración compartida en un retiro de silencio que concurrí como ejercitante, tengo una visión donde una hermana que estaba también como participante, se encuentra bailando con escasa vestimenta en un sitio poco recomendable. Me incomoda la visión, y le pregunto al Señor lo siguiente : "qué hago Señor con esto que me muestras"? e inmediatamente tengo otra visión: una caja de fósforos con un bidón de combustible; interpreto que me tengo que callar pues puedo producir un incendio. Y así fue. Le pregunto al finalizar la oración al P. Aldunate acerca de la situación y me responde con una enseñanza: " la primer visión es una palabra de conocimiento o de ciencia en visión, y lo que tú debes hacer con esa palabra de conocimiento se llama palabra de sabiduría"; es lo que te respondió el Señor con la segunda visión. Conclusión, siempre se debe pedir al Señor lo que uno debe hacer con una palabra de ciencia, y de ningún modo volcarla a la asamblea sin " la autorización del Señor". Se evitan así muchas imprudencias. Por supuesto que no dije nada, pero le pregunté al P. Aldunate cuál sería la razón para que el Señor me diera esa visión; la respuesta fue la siguiente: para que ores por tu hermana. ella era una prostituta convertida recientemente, y del ambiente del cual provenía era casi imposible que alguien orara por ella. Acá comprobamos una vez más el método que utiliza el Señor: la oración.
 
d) Discernimiento de espíritus.
Debemos discernir si lo que vemos, sentimos como moción o idea, es del buen espíritu, del mal espíritu, o del espíritu humano. Esto supone un camino de Iglesia, de oración, santísimo, sacramentos y especialmente reconciliaciones periódicas. Veremos los frutos y allí está el discernimiento. Me comentaba el P. Aldunate que San Ignacio decía que todo hombre de oración necesita no más de quince minutos para decidir las cosas importantes de su vida; cuánto tiempo habrá necesitado San José para decidir si tomaba a María como esposa?.
 
e) Entendimiento de las Escrituras.
Se trata de orar previo a la apertura de la Biblia. Con La Palabra abierta comienzo a leer, y si el contenido de La Palabra toca mi corazón, es precisamente allí donde el Señor me está tocando, me está hablando. No se trata de hacer " bibliomancia " ni de exigirle al Señor que me responda: no es un acto de adivinación sino de profundo respeto. El Señor nos habla a través de su Palabra; según San Jerónimo la Palabra es la eucaristía escrita, " no dejen caer una partícula de La Palabra". y dice " quien no conoce La Palabra no conoce a Dios".
 
Si lo que leo no toca mi corazón, simplemente cierro la Biblia; el Señor no tiene la obligación de responder cuando yo se lo pido; el Señor no es mi empleado; yo soy su hijo y debo obedecer.
 
Carismas de acción comprende: sanación interior, sanación fisica, liberación y carisma de milagros.

a) Sanación interior.
La llave de la sanación interior es el perdonar: a Dios por no evitar lo que ocurrió, a los que le hicieron daño de cualquier índole, a uno mismo y agrego a los antepasados de la familia. Con respecto a los antepasados, es importante aceptar que no es un castigo orar por los antepasados, todo lo contrario: Dios lo elige para que con su oración, ofrecimientos, misas ofrecidas por ellos, se desaten sus antepasados y pasen al cielo desde el purgatorio.
 
b) Sanación física.
El Señor le presenta la sanación en palabra de conocimiento en visión, en moción o en idea, y lo dará a conocer como palabra de sabiduría como ya se explicó.
 
c) Liberación
De la misma manera que la anterior.
 
d) Milagros.
Generalmente son transitorios estos carismas, y para situaciones que exceden la ciencia. He participado con P. Aldunate de este tipo de carisma. San Pablo nos habla en Hch 20,9-12 de una resurrección de un muerto, de Eutico, y de la manera que vive un hombre de Dios las cosas del Señor: con total naturalidad; viven lo sobrenatural como natural.
 
También San Pablo nos acerca con su testimonio a la base de los carismas, " la fe carismática", la fe que no admite la menor duda.
 
Para terminar, a los carismas hay que desearlos, y suponen una mayor responsabilidad con el Señor; suponen un camino de Iglesia y oración constante: dejar que el Espíritu ore en uno. Como decía Pablo: no soy yo, es Cristo que vive en mí.




Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
 Comentar
 Otros artículos de Opinión
El lugar del escritor
Ante la epidemia
Asesinatos de Hazaras
El escándalo de los abusos y la reforma en la Iglesia
Serpientes que hablan
El peligro de cismas y herejías
Johannes Joergensen, poeta de Francisco de Asís
"Yo soy muy random"
Homilías
El poder vinculante del odio

RSS
Marcelo Dezzi es un psiquiatra convertido hace 23 años. Destacado predicador de retiros y jornadas desde 1997. Autor de 7 obras sobre espiritualidad
ARCHIVO

Ver posts de otros meses

ENERO 2014 (1 artículos)

DICIEMBRE 2013 (1 artículos)

OCTUBRE 2013 (1 artículos)

La Pasión de Cristo

La Pasión de Cristo

Sanación de la pareja

Sanación de la pareja

La total pequeñez o la vida en María

La total pequeñez o la vida en María

LO MÁS LEÍDO
1 Mensaje del Papa Francisco a la OIT: «La propiedad privada es un derecho secundario»
2 "Nunca os dé vergüenza decir que sois cristianos", arenga una anciana católica española
3 Homilías
4 Secta china intenta captar a católicos y evangélicos a través de Facebook y WhatsApp
5 Un hombre de origen protestante y una joven católica, unidos por la Santísima Virgen María
6 Ante la epidemia
7 El escándalo de los abusos y la reforma en la Iglesia
8 Johannes Joergensen, poeta de Francisco de Asís
9 Asesinatos de Hazaras
YOUTUBER DESTACADO
   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Suscríbete   |   Política de Privacidad   |   Cookies   |   Aviso Legal   |    RSS   |