Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Publicidad   |   Hemeroteca   |   Haz de Portaluz tu página de inicio   |   Quienes Somos   |   Contacto        Jueves, 2 de abril de 2020
Portaluz.org. No hay nada oculto que no haya de saberse (Mt 10,26)
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Instagram Accede a nuestros RSS    
 
Buscar
ÚLTIMA HORA

La hermosa penitencia

La hermosa penitencia
Actualizado 24 marzo 2020  
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
Juan Manuel de Prada   


La belleza nos asalta, súbita como una liebre, en el lugar menos pensado. A veces ese lugar es un acantilado al crepúsculo, a veces una capilla cubierta de frescos de Signorelli, a veces en el andén de una estación de metro donde una muchacha lee un libro de poemas, entre tantos borregos enfrascados en su teléfono móvil.

Ahora mismo acaba de asaltarme la belleza leyendo las palabras que Santo Tomás dedica a la virtud de la penitencia (III, q. 85, n. 4) en la Suma Teológica. En unas pocas líneas describe la penitencia (que el moderno asocia con ejercicios penosos y castigos ímprobos) como una suerte de combinado portentoso en el que se abrazan todas las virtudes: «La penitencia –escribe Santo Tomás–, aunque sea una especie de justicia, abarca en cierto modo la materia de todas las virtudes. En cuanto justicia del hombre para con Dios, ha de participar algo de las virtudes teologales, que tienen a Dios por objeto. Así pues, la penitencia incluye la fe en la pasión de Cristo, por la cual nos justificamos de nuestros pecados, la esperanza del perdón y el odio a los pecados, que es fruto de la caridad. En cuanto virtud moral, participa algo de la prudencia. Y, por ser justicia, no sólo posee lo propio de la justicia, sino también lo de la templanza y la fortaleza; pues los objetos que causan deleite, cuya moderación pertenece a la templanza, y los que ocasionen terror, moderados por la fortaleza, sirven para el intercambio propio de la justicia. Y, según esto, la justicia debe abstenerse de deleites, que son objeto de la templanza, y soportar las penalidades, objeto de la fortaleza».

La mente arquitectónica de Santo Tomas es capaz de expresar en muy pocas líneas un pensamiento vertiginoso, cual es la ‘composición’ de ese agregado de virtudes que se esconde en la penitencia, y sus efectos sobre el alma. Que son propiamente los de una resurrección, como si una corriente de savia se repartiese por todos sus rincones. Pero sospecho que, para el moderno, la belleza de este pasaje resulta indescifrable. El moderno encuentra primeramente muchas dificultades en entender la naturaleza y el sentido de las virtudes, que a veces desdeña (si es degenerado) y a veces castra (si es buenecito), convirtiéndolas en vistosos y pomposos remedos (los pestilentes ‘valores’), que son como las plumas de pavo real de una disciplina moral concebida al modo en que se conciben los ejercicios del gimnasio, como una prueba de superación personal. Pero, sobre todo, el moderno (tan endiosadín y empoderado) ha dejado de entender la virtud de la penitencia por la sencilla razón de que no siente que deba arrepentirse de nada. Newman decía que la ‘libertad de conciencia’ al final se ha convertido en la libertad para prescindir de la conciencia; y este inevitable deslizamiento nos ha traído una época de modernos satisfechísimos de haberse conocido que nunca tienen ningún reproche que hacerse. Aunque, paradójicamente, no dejen de hacerle reproches al prójimo, al que por el contrario consideran infestado de todos los males.

Esta doble ofuscación de los modernos los hace impermeables a la virtud de la penitencia, convirtiéndolos en lo que Charles Péguy llamaba ‘corazas sin defecto’, gentes completamente cretinas e infatuadas que no presentan en sus vidas pavorosas heridas ni cicatrices mal curadas que a veces supuren y sigan doliendo. Y es por esas heridas todavía abiertas o cicatrices mal curadas por donde se cuela la virtud de la penitencia. Todas las virtudes necesitan, además de disciplina moral, una herida por la que puedan colarse. Al moderno que piensa que no tiene heridas (y mucho menos conciencia), nada se le dará. El que no está caído, no será recogido; el que no está sucio, no será jamás limpiado. Pero al que está sucio y caído y tiene la humildad de reconocerlo, tarde o temprano lo visita la hermosa virtud de la penitencia. En un pasaje del Evangelio de San Juan, se nos narra la sobrecogedora conversación que Nicodemo mantiene con Jesús: «¿Cómo puede uno nacer siendo ya viejo? –pregunta Nicodemo–. ¿Acaso se puede entrar otra vez en el seno de la madre y volver a nacer?». Y Jesús le responde que, en efecto, cualquier hombre, no importa cuán viejo sea, puede volver a nacer del Espíritu. Basta dejar que la savia vivificadora de la penitencia penetre por nuestras llagas. Pero para eso hay que despojarse primero del ‘hombre viejo’; quiero decir, del hombre moderno, esa coraza que no se encuentra defecto alguno del que arrepentirse, aunque luego se resquebraje y se haga caquita ante el coronavirus. La hermosa penitencia, por cierto, mata todos los temores provocados por el coronavirus. ¡Alguna ventaja teníamos que tener los antimodernos!

 
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
 Comentar
 Otros artículos de Opinión
La ilusión se disipa
Se me revuelven las tripas
El signo de la cruz
Cristo bañado por las lágrimas del cielo...
El prescindir de Dios
Mujeres creadas para amar y ser amadas
Nuestra Fragilidad
Globalismo vírico
El virus de la violencia
El aniversario de un Papa que nos guía acompañándonos

RSS
Juan Manuel de Prada es un escritor español y articulista en diversos medios de comunicación.
ARCHIVO
MARZO 2020

Se me revuelven las tripas

La hermosa penitencia

Globalismo vírico

Solas, borrachas y con coronavirus

Ver posts de otros meses

ENERO 2020 (3 artículos)

DICIEMBRE 2019 (1 artículos)

NOVIEMBRE 2019 (1 artículos)

OCTUBRE 2019 (1 artículos)

SEPTIEMBRE 2019 (1 artículos)

AGOSTO 2019 (4 artículos)

JULIO 2019 (3 artículos)

JUNIO 2019 (2 artículos)

MAYO 2019 (3 artículos)

ABRIL 2019 (4 artículos)

MARZO 2019 (3 artículos)

ENERO 2019 (1 artículos)

DICIEMBRE 2018 (1 artículos)

NOVIEMBRE 2018 (2 artículos)

OCTUBRE 2018 (1 artículos)

JULIO 2018 (1 artículos)

ABRIL 2018 (3 artículos)

MARZO 2018 (4 artículos)

ENERO 2018 (1 artículos)

DICIEMBRE 2017 (2 artículos)

NOVIEMBRE 2017 (2 artículos)

SEPTIEMBRE 2017 (3 artículos)

AGOSTO 2017 (4 artículos)

JULIO 2017 (2 artículos)

JUNIO 2017 (3 artículos)

ABRIL 2017 (4 artículos)

MARZO 2017 (3 artículos)

ENERO 2017 (3 artículos)

DICIEMBRE 2016 (2 artículos)

OCTUBRE 2016 (1 artículos)

SEPTIEMBRE 2016 (2 artículos)

AGOSTO 2016 (2 artículos)

JUNIO 2016 (2 artículos)

ABRIL 2016 (2 artículos)

DICIEMBRE 2015 (1 artículos)

NOVIEMBRE 2015 (1 artículos)

Divino amor hecho carne

Divino amor hecho carne

El siglo de los mártires

El siglo de los mártires

Cultos afroamericanos y cristianismo

Cultos afroamericanos y cristianismo

LO MÁS LEÍDO
1 Padre José Antonio Fortea reflexiona sobre la posibilidad de que el Covid19 fuese un castigo de Dios
2 ¿Ante el Covid 19 Dios se queda en silencio? "Tiempos difíciles, tiempos de santos", dice el padre Luis Zazano
3 Joven periodista con neumonía por Covid 19: "Solo rezar y hablar con mi madre hacía que me calmase"
4 El coronavirus: las sectas se aprovechan de la epidemia del miedo
5 En su noche oscura, colapsada por las crisis de pánico, Pauline conoció el amor de Dios Padre
6 El padre Giuseppe fallece tras ceder a un joven desconocido el respirador artificial que sus feligreses le habían enviado
7 El Papa Francisco enseña: "Debemos acostumbrarnos a mirar el crucifijo bajo la luz de la redención"
8 En tiempos del virus Covid19 seguir el ejemplo de santa Jacinta Marto y estar atentos a Medjugorje
9 Asociación Internacional de Exorcistas: No tenemos evidencia que el demonio sea la causa eficiente del Covid 19
YOUTUBER DESTACADO
   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Suscríbete   |   Política de Privacidad   |   Cookies   |   Aviso Legal   |    RSS   |