Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Publicidad   |   Hemeroteca   |   Haz de Portaluz tu página de inicio   |   Quienes Somos   |   Contacto        Jueves, 2 de abril de 2020
Portaluz.org. No hay nada oculto que no haya de saberse (Mt 10,26)
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Instagram Accede a nuestros RSS    
 
Buscar
ÚLTIMA HORA

El prescindir de Dios

El prescindir de Dios
Actualizado 24 marzo 2020  
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
P. Pedro Trevijano   


Es indudable que una de las realidades de nuestro tiempo, por lo menos en España y en muchos países europeos, es el de su descristianización. Ya Pío XI, en su Encíclica «Mit brennender Sorge» denunciaba las consecuencias del alejamiento de Dios con estas palabras: «34. Sobre la fe en Dios, genuina y pura, se funda la moralidad del género humano. Todos los intentos de separar la doctrina del orden moral de la base granítica de la fe, para reconstruirla sobre la arena movediza de normas humanas, conducen, pronto o tarde, a los individuos y a las naciones a la decadencia moral. El necio que dice en su corazón: No hay Dios, se encamina a la corrupción moral (Sal 13[14],1)...
 
«35. Es una nefasta característica del tiempo presente querer desgajar no solamente la doctrina moral, sino los mismos fundamentos del derecho y de su aplicación, de la verdadera fe en Dios y de las normas de la revelación divina».
Recientemente la Revista Misión publicaba una entrevista con don José Carlos Gómez-Hurtado, presidente de EWTN España, a quien también acabo de oír una conferencia, en que éste denunciaba que, habiendo estado ausente de España veinte años, se había encontrado con un país mucho más triste, como lo demuestra que hemos pasado de ser una de las naciones con menos suicidios a uno de los que más en el mundo, siendo entre adolescentes y jóvenes la primera causa de mortalidad. Poseemos también una de las tasas de nacimientos más bajas del mundo, se ha extendido la plaga del divorcio y casi todas las televisiones son profundamente anticatólicas.

¿Cuál es la causa de este desastre? Pienso que pretender expulsar a Dios de nuestra sociedad y aceptar que el relativismo impere.

Vemos como nuestra sociedad, y de modo especial nuestros políticos, no cuentan para nada con Dios, salvo el no hace mucho aparecido Vox, y por su influjo, parte del PP, donde ya hay quien empieza a cuestionarse la ideología de género. Los tres primeros mandamientos, los que hacen referencia a Dios, son ignorados por unos dirigentes que se declaran ateos, o como mucho agnósticos. Ciertamente no puedes esperar de ellos una profesión de fe, como lo muestra que, cuando tienen que jurar o prometer un cargo público, la práctica totalidad de ellos emplea la fórmula de la promesa. Está claro, por tanto, que ni aman a Dios sobre todas las cosas, ni santifican las fiestas, y además muchos de ellos son profundamente anticristianos.

En el Antiguo Testamento el libro del Eclesiástico nos recuerda que el apartarse de Dios es el principio de la soberbia y su consecuencia el pecado (cf. 10,12-13). Ello lleva a la dictadura del relativismo, con las aberraciones de rechazar las leyes de la naturaleza e incluso de la existencia de la verdad moral, defendiendo la cultura de la muerte contra la civilización de la vida, rechazando la diferencia entre varón y mujer, intentando destruir el matrimonio y la familia, llamando a los crímenes del aborto y de la eutanasia derechos y corrompiendo en nombre de una pretendida libertad sexual a niños y adolescentes.

La famosa frase de Zapatero «la libertad os hará verdaderos» se opone a la de Jesucristo «la verdad os hará libres» (Jn 8,44). La libertad sin verdad es mentirosa y lleva al desastre. Dios nos ha dotado de libertad y de libre albedrío. Ello «implica la posibilidad de elegir entre el bien y el mal, y, por tanto, de crecer en perfección o de flaquear y pecar» (CEC 1732), Ser libre es la gran tarea de la vida, si sé ponerla al servicio de la Verdad, el Bien y el Amor, es decir de Dios.

La libertad me ha sido dada como un germen precioso depositado en el interior de mi personalidad; y hay que irla desarrollan­do, como mi propia persona, en el proceso educativo, con mi esfuerzo y la ayuda de otros. Pero existen dos grados diversos de libertad: uno más imperfecto es simplemente la libertad de poder escoger o decidir, incluso entre el Bien y el Mal, es decir, poder planificar nuestro futuro, ante el que tenemos diversas posibilidades, escogiendo los fines y los medios para alcanzarlos. Libertad es decidir, pero también darme cuenta de lo que estoy decidiendo.

El otro grado más pleno de libertad lleva consigo la aceptación de la creencia en un sentido final de nuestra vida, en saber poner mi libertad al servicio del amor y es la libertad de amar, que nos hace entregarnos confiadamente a Dios y a los demás: un ejemplo puede hacernos ver la superioridad del segundo grado de libertad sobre el primero; hay personas para quienes en su vida conyugal el adulterio puede ser un auténtico problema (libertad de elección), mientras otras están tan profundamente enamoradas que no tienen el menor deseo de realizarlo y no supone para ellas ninguna tentación (la libertad que da el amor).

Es en este grado superior donde se realiza nuestra perfec­ción personal al unirse libertad y amor, y donde también podemos escoger entre lo bueno y lo mejor, entre lo mejor y lo óptimo, en una progresión continua. Como dice la Escritura «donde está el Espíritu del Señor está la libertad» (2 Corintios 3,17).


 
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
 Comentar
 Otros artículos de Opinión
La ilusión se disipa
Se me revuelven las tripas
El signo de la cruz
Cristo bañado por las lágrimas del cielo...
La hermosa penitencia
Mujeres creadas para amar y ser amadas
Nuestra Fragilidad
Globalismo vírico
El virus de la violencia
El aniversario de un Papa que nos guía acompañándonos

RSS
P. Pedro Trevijano. Sacerdote, doctor en Teología Moral, por el Alfonsiano de Roma. Licenciado en Derecho.
ARCHIVO
MARZO 2020

El prescindir de Dios

Ante el Día de las Víctimas del Terrorismo

Ver posts de otros meses

ENERO 2020 (2 artículos)

DICIEMBRE 2019 (1 artículos)

NOVIEMBRE 2019 (3 artículos)

OCTUBRE 2019 (4 artículos)

AGOSTO 2019 (1 artículos)

JULIO 2019 (2 artículos)

JUNIO 2019 (2 artículos)

MAYO 2019 (4 artículos)

MARZO 2019 (3 artículos)

ENERO 2019 (3 artículos)

DICIEMBRE 2018 (4 artículos)

NOVIEMBRE 2018 (3 artículos)

OCTUBRE 2018 (2 artículos)

AGOSTO 2018 (2 artículos)

JUNIO 2018 (1 artículos)

MAYO 2018 (1 artículos)

ABRIL 2018 (2 artículos)

MARZO 2018 (2 artículos)

FEBRERO 2018 (1 artículos)

ENERO 2018 (2 artículos)

DICIEMBRE 2017 (3 artículos)

NOVIEMBRE 2017 (3 artículos)

OCTUBRE 2017 (2 artículos)

SEPTIEMBRE 2017 (3 artículos)

AGOSTO 2017 (1 artículos)

JUNIO 2017 (2 artículos)

MAYO 2017 (2 artículos)

ABRIL 2017 (1 artículos)

MARZO 2017 (2 artículos)

NOVIEMBRE 2016 (4 artículos)

OCTUBRE 2016 (3 artículos)

SEPTIEMBRE 2016 (1 artículos)

AGOSTO 2016 (1 artículos)

JULIO 2016 (1 artículos)

JUNIO 2016 (4 artículos)

MAYO 2016 (1 artículos)

ABRIL 2016 (1 artículos)

MARZO 2016 (1 artículos)

ENERO 2016 (3 artículos)

DICIEMBRE 2015 (4 artículos)

NOVIEMBRE 2015 (3 artículos)

SEPTIEMBRE 2015 (1 artículos)

AGOSTO 2015 (3 artículos)

JULIO 2015 (2 artículos)

JUNIO 2015 (4 artículos)

ABRIL 2015 (1 artículos)

MARZO 2015 (1 artículos)

ENERO 2015 (1 artículos)

DICIEMBRE 2014 (2 artículos)

NOVIEMBRE 2014 (1 artículos)

JULIO 2014 (1 artículos)

JUNIO 2014 (1 artículos)

Divino amor hecho carne

Divino amor hecho carne

El siglo de los mártires

El siglo de los mártires

Cultos afroamericanos y cristianismo

Cultos afroamericanos y cristianismo

LO MÁS LEÍDO
1 Padre José Antonio Fortea reflexiona sobre la posibilidad de que el Covid19 fuese un castigo de Dios
2 ¿Ante el Covid 19 Dios se queda en silencio? "Tiempos difíciles, tiempos de santos", dice el padre Luis Zazano
3 Joven periodista con neumonía por Covid 19: "Solo rezar y hablar con mi madre hacía que me calmase"
4 El coronavirus: las sectas se aprovechan de la epidemia del miedo
5 En su noche oscura, colapsada por las crisis de pánico, Pauline conoció el amor de Dios Padre
6 El padre Giuseppe fallece tras ceder a un joven desconocido el respirador artificial que sus feligreses le habían enviado
7 Asociación Internacional de Exorcistas: No tenemos evidencia que el demonio sea la causa eficiente del Covid 19
8 El Papa Francisco enseña: "Debemos acostumbrarnos a mirar el crucifijo bajo la luz de la redención"
9 En tiempos del virus Covid19 seguir el ejemplo de santa Jacinta Marto y estar atentos a Medjugorje
YOUTUBER DESTACADO
   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Suscríbete   |   Política de Privacidad   |   Cookies   |   Aviso Legal   |    RSS   |