Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Publicidad   |   Hemeroteca   |   Haz de Portaluz tu página de inicio   |   Quienes Somos   |   Contacto        Miércoles, 23 de septiembre de 2020
Portaluz.org. No hay nada oculto que no haya de saberse (Mt 10,26)
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Instagram Accede a nuestros RSS    
 
Buscar
ÚLTIMA HORA

Ante el COVID-19, ¿Qué ofrece la Iglesia?

Ante el COVID-19, ¿Qué ofrece la Iglesia?
Actualizado 10 junio 2020  
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
Mons. Felipe Arizmendi Esquivel   


Ver

Es alarmante la forma en que el contagio se ha expandido, provocando una gran cantidad de muertes. La ciencia y la técnica están haciendo su máximo esfuerzo para encontrar la vacuna que detenga la pandemia. Las medidas restrictivas que han tomado los gobiernos son indispensables para controlar el contagio masivo, aunque mucha gente no hace caso de nada. Las economías se han fracturado y la supervivencia de millones está en riesgo. ¿Qué pueden ofrecer las religiones, en particular nuestra Iglesia?

Un cardenal africano dice que esta pandemia es una llamada de atención a nuestra Iglesia, para que se centre en lo suyo, que es la fe, la oración, los sacramentos, la predicación… Es como una acusación, porque dice que hablar de ecología, de la Amazonia, de los pobres, de la justicia, y que tomar tantas precauciones ante la pandemia, es como alejarse de lo que nos da identidad en Cristo. Es lo mismo que dicen otras personas, que se consideran auténticas católicas. No estoy de acuerdo con esas afirmaciones, porque la fe en Cristo nos lleva indefectiblemente a los demás, a no desentendernos de lo que están sufriendo, para no regresar a un sacerdocio del Antiguo Testamento, centrado en el culto y la oración.

Pensar

El Concilio Vaticano II, en su Constitución sobre la Iglesia en el mundo actual, Gaudium et spes, hace ya 55 años, expresaba:

“Los gozos y las esperanzas, las tristezas y las angustias de los hombres de nuestro tiempo, sobre todo de los pobres y de cuantos sufren, son a la vez gozos y esperanzas, tristezas y angustias de los discípulos de Cristo. Nada hay verdaderamente humano que no encuentre eco en su corazón” (1).

“Para cumplir su misión, es deber permanente de la Iglesia escrutar a fondo los signos de los tiempos e interpretarlos a la luz del Evangelio, de forma que, acomodándose a cada generación, pueda responder a los perennes interrogantes de la humanidad sobre el sentido de la vida presente y futura y sobre la mutua relación de ambas. Es necesario por ello conocer y comprender el mundo en que vivimos, sus esperanzas, sus aspiraciones y el sesgo dramático que con frecuencia le caracteriza.

El género humano se halla hoy en un periodo nuevo de su historia, caracterizado por cambios profundos y acelerados, que progresivamente se extienden al universo entero. Los provoca el hombre con su inteligencia y su dinamismo creador, pero recaen luego sobre el hombre… Como ocurre en toda crisis de crecimiento, esta transformación trae consigo no leves dificultades. Así, mientras el hombre amplía extraordinariamente su poder, no siempre consigue someterlo a su servicio” (4).

“El mundo moderno aparece a la vez poderoso y débil, capaz de lo mejor y de lo peor, pues tiene abierto el camino para optar por la libertad o la esclavitud, entre el progreso o el retroceso, entre la fraternidad o el odio.  El hombre sabe muy bien que está en su mano el dirigir correctamente las fuerzas que él ha desencadenado, y que pueden aplastarle o servirle. Por ello se interroga a sí mismo” (9).

“Cree la Iglesia que Cristo muerto y resucitado por todos, da al hombre su luz y su fuerza por el Espíritu Santo, a fin de que pueda responder a su máxima vocación y que no ha sido dado bajo el cielo a la humanidad otro nombre en el que sea necesario salvarse. Igualmente, cree que la clave, el centro y el fin de toda la historia humana se halla en su Señor y Maestro. Afirma además la Iglesia que, bajo la superficie de lo cambiante, hay muchas cosas permanentes, que tienen su último fundamento en Cristo, quien existe ayer, hoy y para siempre. Bajo la luz de Cristo, imagen de Dios invisible, primogénito de toda la creación, el Concilio habla a todos para esclarecer el misterio del hombre y para cooperar en el hallazgo de soluciones que respondan a los principales problemas de nuestra época” (10).

Actuar

La fe en Cristo Jesús nos lleva a poner nuestra esperanza en la vida plena que Él nos ofrece, desde este mundo y en la posteridad. Todo pasa, la vida también; pero estando con Cristo, tenemos garantizada vida para siempre. Por ello, hay que acercarse a Él desde el corazón, aunque de momento no se pueda asistir a una iglesia, ni recibir los sacramentos. Hagamos mucha oración, que tiene un poder invisible e increíble.

Esa misma fe nos impulsa a hacer cuanto podamos por los demás, por los enfermos y pobres, por los que sufren y por quienes viven en soledad. Agradecemos al personal sanitario, que expone su vida en bien del prójimo; son verdaderos hermanos y mártires. Y cada quien miremos alrededor, para ver si podemos hacer algo por otras personas, tomando las debidas precauciones de salud para no aumentar los contagios.
 
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
 Comentar
 Otros artículos de Opinión
Mi dolor, mi esperanza
Misericordia, Pecado y Perdón
Cúpula de ONG musulmana: Vinculados al terrorismo
Algo habrá hecho
La Bestia solo quiere esclavizarnos
El Partido Comunista Chino y su genocidio cultural en Mongolia
Chiara Lubich y el Jesús de la Cuarta Palabra
Tan iguales y tan distintos
Desolación e incoherencia
Cuando la gracia actúa sobre el barro

RSS
Mons. Felipe Arizmendi Esquivel, Obispo de San Cristóbal de las Casas, México.
ARCHIVO
JUNIO 2020

La perenne normalidad eucarística

Ante el COVID-19, ¿Qué ofrece la Iglesia?

Ver posts de otros meses

AGOSTO 2020 (2 artículos)

JULIO 2020 (1 artículos)

JUNIO 2020 (2 artículos)

MAYO 2020 (1 artículos)

MARZO 2020 (2 artículos)

ENERO 2020 (1 artículos)

DICIEMBRE 2019 (1 artículos)

NOVIEMBRE 2019 (1 artículos)

OCTUBRE 2019 (2 artículos)

JULIO 2019 (4 artículos)

JUNIO 2019 (3 artículos)

MAYO 2019 (2 artículos)

ABRIL 2019 (1 artículos)

MARZO 2019 (3 artículos)

AGOSTO 2014 (1 artículos)

JUNIO 2014 (1 artículos)

MAYO 2014 (1 artículos)

AGOSTO 2013 (1 artículos)

San Juan Pablo Magno

San Juan Pablo Magno

La verdad nace de la carne

La verdad nace de la carne

María, signo de esperanza

María, signo de esperanza

LO MÁS LEÍDO
1 En Medjugorje se escapaba al bar para no rezar y allí le fue a buscar la Virgen
2 Algo habrá hecho
3 Una frase del Papa tocó el corazón de María y decidió dar el Sí a Dios
4 11 de septiembre: Día de la primera Adoración Eucarística y el 12 en Chile adoraron todo el día pidiendo Paz
5 Cuando la gracia actúa sobre el barro
6 El poderoso significado de las cuentas del Santo Rosario, revelado en visiones al Beato Alano de la Rupe
7 Papa Francisco: "Unos pocos muy ricos poseen más que todo el resto de la humanidad ¡Una injusticia que clama al cielo!"
8 "¡Jesús me salvó!" proclama un joven francés que apostató de la fe tras ser víctima de abuso
9 Desolación e incoherencia
YOUTUBER DESTACADO
   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Suscríbete   |   Política de Privacidad   |   Cookies   |   Aviso Legal   |    RSS   |