Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Publicidad   |   Hemeroteca   |   Haz de Portaluz tu página de inicio   |   Quienes Somos   |   Contacto        Jueves, 26 de noviembre de 2020
Portaluz.org. No hay nada oculto que no haya de saberse (Mt 10,26)
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Instagram Accede a nuestros RSS    
 
Buscar
ÚLTIMA HORA

Siempre es momento de agradecer

Siempre es momento de agradecer
Actualizado 11 agosto 2020  
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
María Esther Gómez de Pedro   


Se repite mucho estos días, y con razón, que es mejor ver el vaso medio lleno que verlo medio vacío, sobre todo con el inicio del desconfinamiento en varias comunes de Chile. Lo importante es saber ver que todavía hay algo en el vaso que nos permite saciar la sed o, si ampliamos la metáfora a cualquier situación, contar con algo o con alguien para seguir adelante de manera positiva. Incluso, aunque sea poca el agua, apunta a que contamos con el material, las fuerzas personales o el apoyo suficiente para superar la situación que estamos viviendo.
 
Recuerdo haber escuchado acerca de milagros en que, por intercesión de un santo, se multiplicaba el puñadito de comida o de mercancía que quedaba para alimentar y alcanzó para dar de comer a mucha gente. Si volvemos a la idea original, es cierto que nunca estamos totalmente solos o desprovistos de algún tipo de herramienta o apoyo para afrontar las dificultades de la vida y conseguir nuestros logros, especialmente al que aspiramos todos: la felicidad. Al poner de manifiesto la importancia de lo que tenemos y de lo que hemos recibido, brota la gratitud como una actitud natural de correspondencia.
 
No es este un tema nuevo sino muy antiguo, pero es tan importante que conviene renovarlo de vez en cuando. Yo misma he pensado en esto a raíz de las reflexiones de mis estudiantes sobre sus aprendizajes de este semestre: de lo que han aprendido, de lo que ha supuesto para ellos esta experiencia del COVID-19 y la cuarentena y de las lecciones que han sacado de ello. Resaltaban ellos el valor de la vida -en particular cuando la posibilidad de perderla es real y cercana-, de las virtudes, del valor de las personas, de la fortaleza interior y también en algunos se abría una puerta a una esperanza más allá del aquí y ahora concreto, limitado, hacia Dios como la esperanza última y el Bien supremo. Como consecuencia, confidencian su agradecimiento por todo eso que tenemos -el poder disfrutarlo cada día, aunque no sea fácil- venciendo la tentación del “acostumbrarse” y dejar de valorarlo.
 
De la conciencia de haber recibido algo de manera gratuita, brota, pues, la actitud y la virtud de agradecimiento. El refrán popular dice “Es de bien nacidos el ser agradecidos”. Mientras que Santo Tomás de Aquino, quien escribió mucho sobre las virtudes -las humanas y las sobrenaturales-, dice al respecto que ésta vendría ligada a la justicia como una cierta apertura del corazón y una mirada positiva, que no exige, sino que agradece por bienes recibidos de manera gratuita; y al agradecer también se entrega a otros. ¿Y qué agradecer?: las fuerzas para vivir cada día, la entrega de cada persona, el gesto de la sonrisa, sobre todo agradecer a Dios que sigue regalándonos la vida a la fuerza y sus ayudas a través de otras personas:  todos cuantos colaboran para que podamos vivir en sociedad, pues cada uno tiene una misión que cumplir, cada maestro o docente, administrativo, directivo, joven, estudiante, madre, padre, hermano, servidor público, político, juez...
 
En la Suma Teológica, al enumerar las virtudes que implican una especie de devolución natural ante algo recibido, como la religión -que lo ha recibido por Dios-, la observancia -por lo recibido de los padres-, habla finalmente de la “gratitud que, gracia por gracia, recompensa a nuestros bienhechores” (Suma Teológica, II-IIa, q. 106, a 1). Tal actitud por la que se “recompensa por un beneficio es, sobre todo, fruto del afecto” (a. 3, ad 6). Además, como toda virtud, ha de vivirse de la manera y en el momento adecuado, pues: “los beneficios se han de hacer a su debido tiempo, y llegado el tiempo oportuno no se deben diferir; y esto mismo debe observarse cuando se trata de recompensarlos” (a. 4, ad. 3).
 
Cuántas puertas abre un “gracias” dicho de corazón, y cuesta tan poco. No en vano el Papa Francisco ha recordado innumerables veces que las tres palabras que fundamentan la convivencia humana son “Por favor, gracias y perdón”.
 
Ese vaso medio lleno es algo que podemos y debemos agradecer, y no darlo por hecho o como si fuera nuestro derecho, porque es un don gratuito. De hecho, podríamos no tenerlo. Demos gracias, sobre todo, al que nos mantiene en la vida, no se cansa de esperarnos para darnos un abrazo de Padre y su amistad divina. Y demos gracias manifestando también con la gratitud a quienes hacen que nuestra vida sea más llevadera, más bella, más enriquecedora.

 
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
 Comentar
 Otros artículos de Opinión
Una invitación a la madurez. Llorando sobre Jerusalén
Los hijos del diablo, según Jesucristo
Jesús llora
Presentación de la Virgen María
Si te pisan, chilla
Certezas y Verdades
El Informe McCarrick, una dolorosa página de la cual la Iglesia aprende
Solidaridad ante la pandemia
La ética y lo contingente
La parábola de los talentos

RSS
María Esther Gómez de Pedro es miembro de la Cruzada de Santa María en Chile. Licenciada en Filosofía, profesora de secundaria y Doctora en Filosofía por la Universidad de Barcelona, España. Directora Nacional de Formación e Identidad - UST
ARCHIVO
AGOSTO 2020

Tan iguales y tan distintos

Siempre es momento de agradecer

Ver posts de otros meses

NOVIEMBRE 2020 (1 artículos)

OCTUBRE 2020 (1 artículos)

AGOSTO 2020 (2 artículos)

JULIO 2020 (1 artículos)

JUNIO 2020 (1 artículos)

MAYO 2020 (1 artículos)

ABRIL 2020 (1 artículos)

MARZO 2020 (1 artículos)

ENERO 2020 (1 artículos)

DICIEMBRE 2019 (2 artículos)

OCTUBRE 2019 (2 artículos)

AGOSTO 2019 (2 artículos)

JUNIO 2019 (1 artículos)

ABRIL 2019 (1 artículos)

MARZO 2019 (1 artículos)

ENERO 2019 (1 artículos)

DICIEMBRE 2018 (1 artículos)

NOVIEMBRE 2018 (1 artículos)

OCTUBRE 2018 (2 artículos)

SEPTIEMBRE 2018 (2 artículos)

AGOSTO 2018 (1 artículos)

JUNIO 2018 (1 artículos)

MAYO 2018 (2 artículos)

MARZO 2018 (3 artículos)

ENERO 2018 (1 artículos)

DICIEMBRE 2017 (2 artículos)

San Juan Pablo Magno

San Juan Pablo Magno

La verdad nace de la carne

La verdad nace de la carne

María, signo de esperanza

María, signo de esperanza

LO MÁS LEÍDO
1 Acosada por los mismos espíritus que invocaba se suicidó. Lo testimonia su hija que logró liberarse y sobrevivir
2 ¿Porque te amo te mato?: Holanda permitirá la eutanasia para menores de 12 años y España no se queda atrás
3 El Papa Francisco anima la fe: "La oración de la adoración … es el fuego vivo del Espíritu"
4 "Estuve luchando entre la vida y la muerte": Impactante testimonio del Papa Francisco
5 Una invitación a la madurez. Llorando sobre Jerusalén
6 Los hijos del diablo, según Jesucristo
7 #Noviazgo de tres: "Todos tenemos la libertad de elegir seguir a Jesús, aunque nos juzguen por ello"
8 La cara oculta de "Un Curso de Milagros": hablan las víctimas
9 Un joven agnóstico dice que tras interpelar a Dios escuchó una respuesta rotunda: "Adoración, adoración"
YOUTUBER DESTACADO
   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Suscríbete   |   Política de Privacidad   |   Cookies   |   Aviso Legal   |    RSS   |