Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Publicidad   |   Hemeroteca   |   Haz de Portaluz tu página de inicio   |   Quienes Somos   |   Contacto        Jueves, 20 de febrero de 2020
Portaluz.org. No hay nada oculto que no haya de saberse (Mt 10,26)
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Instagram Accede a nuestros RSS    
 
Buscar

«¡He ahí el Cordero de Dios!»

Actualizado 16 enero 2014  
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
P. Raniero Cantalamessa   


Comentario al Evangelio del domingo 19 de enero, Juan 1,29-34

En el Evangelio escuchamos a Juan el Bautista que, presentando a Jesús al mundo, exclama: «¡He ahí el cordero de Dios, el que quita el pecado del mundo!». El cordero, en la Biblia, y en otras culturas, es el símbolo del ser inocente, que no puede hacer daño a nadie, sino sólo recibirlo. Siguiendo este simbolismo, la primera carta de Pedro llama a Cristo «el cordero sin mancha», que, «ultrajado, no respondía con ultrajes, y sufriendo no amenazaba con venganza». En otras palabras, Jesús es, por excelencia, el Inocente que sufre.
 
Se ha escrito que el dolor de los inocentes «es la roca del ateísmo». Después de Auschwitz, el problema se ha planteado de manera más aguda todavía. Son incontables los libros escritos en torno a este tema. Parece como si hubiera un proceso en marcha y se escuchara la voz del juez que ordena al imputado a levantarse. El imputado en este caso es Dios, la fe.
 
¿Qué tiene que responder la fe a todo esto? Ante todo es necesario que todos, creyentes o no, nos pongamos en una actitud de humildad, porque si la fe no es capaz de «explicar» el dolor, menos aún lo es la razón. El dolor de los inocentes es algo demasiado puro y misterioso como para poderlo encerrar en nuestras pobres «explicaciones». Jesús, que ciertamente tenía muchas más explicaciones para dar que nosotros, ante el dolor de la viuda de Naím y de las hermanas de Lázaro no supo hacer nada mejor que conmoverse y llorar.
 
La respuesta cristiana al problema del dolor inocente se contiene en un nombre: ¡Jesucristo! Jesús no vino a darnos doctas explicaciones del dolor, sino que vino a tomarlo silenciosamente sobre sí. Al actuar así, en cambio, lo transformó desde el interior: de signo de maldición, hizo del dolor un instrumento de redención. Más aún: hizo de él el valor supremo, el orden de grandeza más elevado de este mundo. Después del pecado, la verdadera grandeza de una criatura humana se mide por el hecho de llevar sobre sí el mínimo posible de culpa y el máximo posible de pena del pecado mismo. No está tanto en una u otra cosa tomadas por separado -esto es, o en la inocencia o en el sufrimiento--, sino en la presencia contemporánea de las dos cosas en la misma persona. Este es un tipo de sufrimiento que acerca a Dios. Sólo Dios, de hecho, si sufre, sufre como inocente en sentido absoluto.
 
Sin embargo Jesús no dio sólo un sentido al dolor inocente; le confirió también un poder nuevo, una misteriosa fecundidad. Contemplemos qué brotó del sufrimiento de Cristo: la resurrección y la esperanza para todo el género humano. Pero miremos lo que sucede a nuestro alrededor. ¡Cuánta energía y heroísmo suscita con frecuencia, en una pareja, la aceptación de un hijo discapacitado, postrado durante años! ¡Cuánta solidaridad insospechada en torno a ellos! ¡Cuánta capacidad de amor que, si no, sería desconocida!
 
Lo más importante, en cambio, cuando se habla de dolor inocente, no es explicarlo, sino evitar aumentarlo con nuestras acciones y nuestras omisiones. Pero tampoco basta con no aumentar el dolor inocente; ¡es necesario procurar aliviar el que exista! Ante el espectáculo de una niña aterida de frío que lloraba de hambre, un hombre gritó, un día, en su corazón a Dios: «¡Oh Dios! ¿Dónde estás? ¿Por qué no haces algo por esa pequeña inocente?». Y Dios le respondió: «Claro que he hecho algo por ella: ¡te he hecho a ti!».
 
 
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
 Comentar
 Otros artículos de Opinión
¿Los hijos no pertenecen a los padres?
Por un cristianismo del rostro
Un cretinismo muy moderno
Los dos papas
Eugenesia liberal
Tercera Nota sobre la acción política en la construcción del Reino
Los niños, los padres y el Estado
Estar al loro
Una contribución sobre el celibato sacerdotal, en obediencia filial al Papa
Parece que los malos ganan

RSS
P. Raniero Cantalamessa, de la Orden de los Frailes Menores Capuchinos, es doctor en Teología, Predicador de la Casa Pontificia.
ARCHIVO
ENERO 2014

«¡He ahí el Cordero de Dios!»

¿Por qué Dios se ha hecho hombre?

Ver posts de otros meses

DICIEMBRE 2019 (1 artículos)

NOVIEMBRE 2019 (1 artículos)

MAYO 2019 (1 artículos)

ABRIL 2019 (1 artículos)

MARZO 2019 (3 artículos)

DICIEMBRE 2018 (2 artículos)

ABRIL 2018 (1 artículos)

ENERO 2018 (2 artículos)

DICIEMBRE 2017 (2 artículos)

NOVIEMBRE 2017 (1 artículos)

OCTUBRE 2017 (1 artículos)

SEPTIEMBRE 2017 (3 artículos)

AGOSTO 2017 (1 artículos)

MAYO 2017 (2 artículos)

MARZO 2017 (1 artículos)

DICIEMBRE 2016 (2 artículos)

NOVIEMBRE 2016 (2 artículos)

SEPTIEMBRE 2016 (4 artículos)

AGOSTO 2016 (2 artículos)

JULIO 2016 (3 artículos)

MAYO 2016 (1 artículos)

DICIEMBRE 2015 (1 artículos)

NOVIEMBRE 2015 (3 artículos)

OCTUBRE 2015 (1 artículos)

MAYO 2015 (1 artículos)

ABRIL 2015 (1 artículos)

ENERO 2015 (1 artículos)

DICIEMBRE 2014 (1 artículos)

NOVIEMBRE 2014 (1 artículos)

OCTUBRE 2014 (2 artículos)

SEPTIEMBRE 2014 (1 artículos)

AGOSTO 2014 (3 artículos)

JULIO 2014 (3 artículos)

JUNIO 2014 (3 artículos)

MAYO 2014 (3 artículos)

ABRIL 2014 (2 artículos)

MARZO 2014 (3 artículos)

ENERO 2014 (2 artículos)

DICIEMBRE 2013 (2 artículos)

NOVIEMBRE 2013 (2 artículos)

OCTUBRE 2013 (4 artículos)

SEPTIEMBRE 2013 (2 artículos)

Divino amor hecho carne

Divino amor hecho carne

El siglo de los mártires

El siglo de los mártires

Cultos afroamericanos y cristianismo

Cultos afroamericanos y cristianismo

LO MÁS LEÍDO
1 Empresaria norteamericana dice que ha vencido su adicción consagrándose al Inmaculado Corazón de María
2 Un ángel interviene en bautismo de emergencia a un moribundo. Testimonio del padre John Horgan
3 Una nueva derrota para el demonio: Joven francesa que vivía en fiestas y borracheras se Confiesa
4 Los ángeles de Pedrito
5 Tercera Nota sobre la acción política en la construcción del Reino
6 El Papa a sacerdotes y obispos: "Cuando el Señor nos eligió, nos dio el Espíritu Santo. Y esto es pura gracia"
7 La valiente y ejemplar batalla de los laicos en Bolivia
8 El Papa pide a los cristianos vivir la "hospitalidad ecuménica" en especial con "los más vulnerables"
9 Los niños, los padres y el Estado
YOUTUBER DESTACADO
   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Suscríbete   |   Política de Privacidad   |   Cookies   |   Aviso Legal   |    RSS   |