Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Publicidad   |   Hemeroteca   |   Haz de Portaluz tu página de inicio   |   Quienes Somos   |   Contacto        Sábado, 26 de septiembre de 2020
Portaluz.org. No hay nada oculto que no haya de saberse (Mt 10,26)
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Instagram Accede a nuestros RSS    
 
Buscar
ÚLTIMA HORA

Misericordia, Pecado y Perdón

Misericordia, Pecado y Perdón
Actualizado 11 septiembre 2020  
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
P. Pedro Trevijano   


Misericordia, pecado y perdón son temas que están íntimamente unidos en la Revelación cristiana. Ya en el Credo confesamos nuestra fe en el perdón de los pecados, lo que significa que hemos de insistir no en el pecado, sino en su perdón. Se trata por tanto de la reconciliación del cristiano pecador con Dios y con la Iglesia. El sacramento de la Penitencia parte del convencimiento que el pecado del cristiano puede ser superado, si hay verdadero arrepentimiento, es decir si sabemos aceptar la gracia que Dios nos envía para ello, por el poder del perdón de Dios transmitido a la Iglesia por medio de Jesús, y eso es lo que hace que el Evangelio sea la Buena Noticia y no una amenaza.

Aunque Cristo denuncia el pecado y no duda en increparlo enérgicamente (Mt 7,5 y 15-20; 12,33-34; Lc 6,24-26), Él es su Redentor y quien viene a perdonarlo. Ya a San José se le dice: «Le pondrás por nombre Jesús, porque salvará a su pueblo de sus pecados»(Mt 1,21). Cristo es el «Cordero de Dios que quita el pecado del mundo»(Jn 1,29) No vino «a llamar a los justos, sino a los pecadores»(Mt 9,13), da su sangre «para la remisión de los pecados»(Mt 26,28), tiene derecho a perdonar los pecados (Mt 9,6; Mc 2,9; Lc 4,18) y establece el bautismo para ello (Hch 2,38), concediendo a los Apóstoles y sus sucesores el poder de perdonar­los (Jn 20,22-23). Jesús viene a reclamar para Dios lo que es legítimamente suyo y que la potestad diabólica usurpaba.

Por ello Jesús nos pide «sed misericordiosos, como vuestro Padre es misericordioso» (Lc 6,36) y en el Padre Nuestro decimos «perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden» (Mt 5,12), frase que nos recuerda que yo también tengo que perdonar, porque todos estamos encantados que se nos perdone y tanto más Dios, pero perdonar nosotros eso es ya otra cosa. Y sin embargo hemos de ser muy conscientes que no hacerlo es dejarnos arrastrar por el rencor y el odio, con lo que lo único que conseguimos es envenenarnos y hacernos daño a nosotros mismos. Cuando hablo con una víctima del terrorismo le recuerdo que si yo fuese terrorista, me alegraría no sólo por el mal que he hecho, sino por haber destrozado la vida de sus familiares, al haberlas llenado de odio. Sí les digo que reclamen justicia, porque con frecuencia las penas de los terroristas y sus cómplices son ridículas, e incluso algún político desleal, sin vergüenza y sin principios ha llegado a llamar a algún cabecilla «hombre de paz», pero por nuestra parte, precisamente porque sabemos distinguir el bien del mal, no debemos nunca dejarnos arrastrar por el odio. No nos olvidemos que Satanás es odio y Jesucristo amor. En el perdón juegan papeles muy importantes ante todo la gracia de Dios y también mi voluntad y mis sentimientos. Mandar sobre la voluntad es relativamente más fácil y la mejor manera para ello es encomendar a Dios a quien me ha hecho daño. En cambio, mandar sobre mis sentimientos es más difícil. Por ello lo que debo hacer es rezar por quien me ha ofendido, convencido que Dios modificará poco a poco mis sentimientos hasta que sean como a Él le gustarían.

La novedad de Jesús está en que el arrepentimiento en el Nuevo Testamento es un cambio radical con la apertura a una existencia nueva en la que nos hacemos discípulos de Cristo al aceptar por la fe su Evangelio. La persona convertida no trata sólo de evitar el pecado, sino que cambia de conducta y vive su vida a la luz de la fe en Cristo y dejándose guiar por su Espíritu. Nuestra fe tiene también un contenido moral: al convertirse en compromiso coherente de vida, exige también nuestro testimonio. Convertirse y creer, tal es la respuesta fundamen­tal del cristiano: conversión libre como acto y actitud, apoyada en la gracia de Dios y en el perdón sacramental de la Igle­sia. Hay por ello relación entre fe y peniten­cia, siendo fe y conversión la actitud a adoptar.

 
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
 Comentar
 Otros artículos de Opinión
En la caverna platónica
Disparates científicos
La buena literatura italiana
Cuidar de los enfermos aprendiendo lo que significa amar
Mi dolor, mi esperanza
Cúpula de ONG musulmana: Vinculados al terrorismo
Algo habrá hecho
La Bestia solo quiere esclavizarnos
El Partido Comunista Chino y su genocidio cultural en Mongolia
Chiara Lubich y el Jesús de la Cuarta Palabra

RSS
P. Pedro Trevijano. Sacerdote, doctor en Teología Moral, por el Alfonsiano de Roma. Licenciado en Derecho.
ARCHIVO
JUNIO 2018

La Ley Moral y Dios

Ver posts de otros meses

SEPTIEMBRE 2020 (2 artículos)

AGOSTO 2020 (1 artículos)

JULIO 2020 (3 artículos)

JUNIO 2020 (1 artículos)

MAYO 2020 (2 artículos)

ABRIL 2020 (3 artículos)

MARZO 2020 (2 artículos)

ENERO 2020 (2 artículos)

DICIEMBRE 2019 (1 artículos)

NOVIEMBRE 2019 (3 artículos)

OCTUBRE 2019 (4 artículos)

AGOSTO 2019 (1 artículos)

JULIO 2019 (2 artículos)

JUNIO 2019 (2 artículos)

MAYO 2019 (4 artículos)

MARZO 2019 (3 artículos)

ENERO 2019 (3 artículos)

DICIEMBRE 2018 (4 artículos)

NOVIEMBRE 2018 (3 artículos)

OCTUBRE 2018 (2 artículos)

AGOSTO 2018 (2 artículos)

JUNIO 2018 (1 artículos)

MAYO 2018 (1 artículos)

ABRIL 2018 (2 artículos)

MARZO 2018 (2 artículos)

FEBRERO 2018 (1 artículos)

ENERO 2018 (2 artículos)

DICIEMBRE 2017 (3 artículos)

NOVIEMBRE 2017 (3 artículos)

OCTUBRE 2017 (2 artículos)

SEPTIEMBRE 2017 (3 artículos)

AGOSTO 2017 (1 artículos)

JUNIO 2017 (2 artículos)

MAYO 2017 (2 artículos)

ABRIL 2017 (1 artículos)

MARZO 2017 (2 artículos)

NOVIEMBRE 2016 (4 artículos)

OCTUBRE 2016 (3 artículos)

SEPTIEMBRE 2016 (1 artículos)

AGOSTO 2016 (1 artículos)

JULIO 2016 (1 artículos)

JUNIO 2016 (4 artículos)

MAYO 2016 (1 artículos)

ABRIL 2016 (1 artículos)

MARZO 2016 (1 artículos)

ENERO 2016 (3 artículos)

DICIEMBRE 2015 (4 artículos)

NOVIEMBRE 2015 (3 artículos)

SEPTIEMBRE 2015 (1 artículos)

AGOSTO 2015 (3 artículos)

JULIO 2015 (2 artículos)

JUNIO 2015 (4 artículos)

ABRIL 2015 (1 artículos)

MARZO 2015 (1 artículos)

ENERO 2015 (1 artículos)

DICIEMBRE 2014 (2 artículos)

NOVIEMBRE 2014 (1 artículos)

JULIO 2014 (1 artículos)

JUNIO 2014 (1 artículos)

San Juan Pablo Magno

San Juan Pablo Magno

La verdad nace de la carne

La verdad nace de la carne

María, signo de esperanza

María, signo de esperanza

LO MÁS LEÍDO
1 La voz profética del Papa advierte a Naciones Unidas que se debe apoyar el "proyecto de Dios sobre el mundo"
2 Explícito y emotivo testimonio de un joven español: "Dios me permitió experimentar su amor"
3 La buena literatura italiana
4 Dolindo Ruotolo: místico, exorcista, sanador de enfermos, sujeto de bilocaciones, "el padre Pío de Nápoles"
5 Entre las ruinas que dejaron los terroristas del ISIS, vuelven a florecer las vocaciones sacerdotales
6 Disparates científicos
7 La Bestia solo quiere esclavizarnos
8 En la caverna platónica
9 Nueva agresión a los católicos del dictador Lukašenko: Impide el ingreso al país de Mons. Kondrusiewicz
YOUTUBER DESTACADO
   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Suscríbete   |   Política de Privacidad   |   Cookies   |   Aviso Legal   |    RSS   |