Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Publicidad   |   Hemeroteca   |   Haz de Portaluz tu página de inicio   |   Quienes Somos   |   Contacto        Miércoles, 14 de abril de 2021
Portaluz.org. No hay nada oculto que no haya de saberse (Mt 10,26)
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Instagram Accede a nuestros RSS    
 
Buscar
ÚLTIMA HORA

En la caverna platónica

En la caverna platónica
Actualizado 26 septiembre 2020  
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
Juan Manuel de Prada   


Pero, dejando aparte las calumnias delirantes y energúmenas, podría darse el caso de que algún lector despistado pensase que mis diatribas anticapitalistas delatan alguna velada simpatía hacia la otra forma de organización económica aparentemente adversa (y en realidad complementaria, como enseguida veremos). Nuestra generación ha sido formateada en estas dicotomías burdas y maniqueas, que son la levadura de las pasiones sectarias y el mejor modo de mantener a los pueblos prisioneros en la caverna platónica.

En una obra que fervientemente les recomiendo, El Estado servil (1912), Hilaire Belloc retrata con clarividencia pasmosa la íntima comunión de capitalismo y comunismo, que a la postre ha instaurado una tercera realidad –el ‘Estado servil’– en la que una mayoría de individuos sin libertad ni propiedad trabajan en beneficio de una plutocracia que acapara toda la propiedad. Así, bajo disfraz democrático, se generan dos clases de hombres: una primera clase, reducidísima, en posesión de los medios de producción; y una segunda, sin libertad económica ni política, y cada vez más alimañizada a la que se asegura la satisfacción de ciertas necesidades vitales, con la añadidura de unos derechos de bragueta que la hagan infecunda y unas dulces morfinas –desde las series de Netflix a la eutanasia– que hagan más llevadero su tedio de vivir.

Para combatir el capitalismo sólo existen dos métodos: la negación de la propiedad privada, mediante la instauración del comunismo; o bien la distribución equitativa y lo más amplia posible de la propiedad. Curiosamente, el capitalismo rechaza el segundo modelo, haciendo creer a las masas cretinizadas que es inaplicable, y acaba siempre aliándose con el primero. ¿Por qué? Porque sabe que toda reforma de inspiración comunista acaba, a la postre, produciendo una sociedad en la que los propietarios continúan siendo pocos y en la que la masa prefiere una mínima seguridad económica a costa de la servidumbre. La distribución de la propiedad, en cambio, resulta inaceptable para el capitalismo; y sus defensores –los tradicionalistas– son sistemáticamente demonizados (quien lo probó lo sabe), tanto por los partidarios del capitalismo como por la izquierda caniche que supuestamente postula el comunismo y en realidad es la encargada de pastorear a los pueblos hacia los rediles del Estado servil.

Los tradicionalistas son, a juicio de Belloc, los reformadores más prácticos, pues –a diferencia de los comunistas– «trabajan con realidades conocidas que tienen por objetivo un régimen social cuyas características de estabilidad y bondad fueron puestas a prueba y comprobadas por la experiencia». Pero, paradójicamente, son también los menos prácticos en otro sentido, porque proponen la solución más difícil y contraria a las inercias que convienen al capitalismo. El tradicionalista le dice al enfermo que, para recuperar sus miembros atrofiados, ha de sacrificarse y ejecutar disciplinadamente tales o cuales ejercicios; mientras que el comunista pone a disposición del enfermo una silla de ruedas. Además, el comunista se adapta completamente a la degenerada sociedad capitalista a la que se propone sustituir: trabaja con la misma maquinaria que el capitalismo; habla y piensa con los mismos términos que el capitalismo; cultiva y exacerba los mismos apetitos, ambiciones y resentimientos despertados por el capitalismo; y ridiculiza, calificándolas de ‘quiméricas’ o ‘anticuadas’, aquellas virtudes cristianas «cuya memoria mató el capitalismo en el alma de los hombres dondequiera llegó su flagelo».

Así, la aleación de capitalismo y comunismo logra el Estado servil, en el que una muchedumbre de desposeídos se congratula de su servidumbre (recompensada, sin embargo, con una paguita extra de derechos de bragueta y dulces morfinas que le alivien el tedio de vivir), y aplaude agradecida al demagogo que la subsidia. Así, las sociedades modernas acaban asimilando –citamos a Belloc– «aquel principio servil que fue su fundamento antes de la llegada de la fe cristiana, principio del cual esta fe la emancipó lentamente, y al cual vuelve naturalmente con la decadencia de ésta». Frente a la aleación de capitalistas y comunistas que se amalgama en el Estado servil avizorado por Belloc y hoy vigente, no existe otra alternativa que la solución que defiende el pensamiento tradicional, que es el que desde este rincón de papel y tinta sostenemos humildemente. Pero, como el personaje del romancero, «yo no digo mi canción / sino a quien conmigo va»; lo cual, inevitablemente, solivianta a los energúmenos que alimentan a sus secuaces con dicotomías burdas y maniqueas, para mantenerlos prisioneros en la caverna platónica.

 
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
 Comentar
 Otros artículos de Opinión
Satanás en nuestra sociedad
Dos mil mujeres condenadas a muerte
Hay esperanza
Pasión del centinela del sepulcro
Morir para resucitar
Amar la amistad
Ante lo que pasa en el mundo
La Comedia de Dante, un libro para la esperanza
¿Cristo sonriente?
Pasión de Nicodemo

RSS
Juan Manuel de Prada es un escritor español y articulista en diversos medios de comunicación.
ARCHIVO
SEPTIEMBRE 2020

En la caverna platónica

Ver posts de otros meses

ABRIL 2021 (1 artículos)

MARZO 2021 (3 artículos)

OCTUBRE 2020 (1 artículos)

SEPTIEMBRE 2020 (1 artículos)

AGOSTO 2020 (4 artículos)

JULIO 2020 (1 artículos)

JUNIO 2020 (1 artículos)

MAYO 2020 (3 artículos)

ABRIL 2020 (4 artículos)

MARZO 2020 (4 artículos)

ENERO 2020 (3 artículos)

DICIEMBRE 2019 (1 artículos)

NOVIEMBRE 2019 (1 artículos)

OCTUBRE 2019 (1 artículos)

SEPTIEMBRE 2019 (1 artículos)

AGOSTO 2019 (4 artículos)

JULIO 2019 (3 artículos)

JUNIO 2019 (2 artículos)

MAYO 2019 (3 artículos)

ABRIL 2019 (4 artículos)

MARZO 2019 (3 artículos)

ENERO 2019 (1 artículos)

DICIEMBRE 2018 (1 artículos)

NOVIEMBRE 2018 (2 artículos)

OCTUBRE 2018 (1 artículos)

JULIO 2018 (1 artículos)

ABRIL 2018 (3 artículos)

MARZO 2018 (4 artículos)

ENERO 2018 (1 artículos)

DICIEMBRE 2017 (2 artículos)

NOVIEMBRE 2017 (2 artículos)

SEPTIEMBRE 2017 (3 artículos)

AGOSTO 2017 (4 artículos)

JULIO 2017 (2 artículos)

JUNIO 2017 (3 artículos)

ABRIL 2017 (4 artículos)

MARZO 2017 (3 artículos)

ENERO 2017 (3 artículos)

DICIEMBRE 2016 (2 artículos)

OCTUBRE 2016 (1 artículos)

SEPTIEMBRE 2016 (2 artículos)

AGOSTO 2016 (2 artículos)

JUNIO 2016 (2 artículos)

ABRIL 2016 (2 artículos)

DICIEMBRE 2015 (1 artículos)

NOVIEMBRE 2015 (1 artículos)

La Pasión de Cristo

La Pasión de Cristo

Sanación de la pareja

Sanación de la pareja

La total pequeñez o la vida en María

La total pequeñez o la vida en María

LO MÁS LEÍDO
1 Cardenal Sean reitera deber de los católicos: "Tolerancia cero" con el abuso en la Iglesia y la sociedad civil
2 Padeció al extremo por ser hija de una monja y posesa del demonio. Hoy es beata protectora de los exorcistas
3 Dios no le interesaba, hasta que llegó a sus manos un panfleto sobre una experiencia del "más allá"
4 El Papa Francisco anima la batalla espiritual en la tierra: "Desde el cielo los santos siguen echándonos una mano"
5 "Lola" cuenta cómo su familia experimentó la "fuerza diabólica" de "Un Curso de Milagros"
6 El Papa durante su juventud era adorador nocturno en la Basílica del Santísimo Sacramento
7 Tragacionistas
8 Papa Francisco invita a seguir los pasos de San José, quien acogió los sueños que Dios tenía para él
9 La Comedia de Dante, un libro para la esperanza
YOUTUBER DESTACADO
   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Suscríbete   |   Política de Privacidad   |   Cookies   |   Aviso Legal   |    RSS   |